Mé­xi­co vi­bra con­tra Trump

En me­dio de la co­rrup­ción, la inseguridad y la de­sigual­dad, los me­xi­ca­nos se mo­vi­li­zan en la ca­lle con­tra las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos... y tam­bién en bus­ca de un lí­der que de­vuel­va la dig­ni­dad al país az­te­ca.

Tiempo - - ACTUALIDAD - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

Hace unos días los me­xi­ca­nos sa­lie­ron a la ca­lle pa­ra pro­tes­tar por las po­lí­ti­cas ve­ja­to­rias del pre­si­den­te Do­nald Trump con­tra Mé­xi­co y sus ciu­da­da­nos. Ba­jo la con­sig­na “Vi­bra Mé­xi­co”, 87 or­ga­ni­za­cio­nes apo­ya­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes en la ca­pi­tal fe­de­ral y otras 20 ciu­da­des. La res­pues­ta fue im­por­tan­te, unas 20.000 per­so­nas en la ca­pi­tal, aun­que me­nor de lo es­pe­ra­do, da­da la di­men­sión de la im­po­ten­cia y la ra­bia que es­tá pro­du­cien­do en el país las de­cla­ra­cio­nes y las de­ci­sio­nes del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano.

¿Por qué fue­ron me­nos de lo es­pe­ra­do? Por­que la iz­quier­da se bo­rró de la pro­tes­ta y la de­re­cha es­tá di­vi­di­da, ya que que­rían que la pro­tes­ta no se cen­tra­se úni­ca­men­te en Trump, desea­ban ex­ten­der­la al pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to, pe­ro mu­chas de las or­ga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes lo im­pi­die­ron. A pe­sar de to­do, hu­bo bas­tan­tes gri­tos con­tra el pre­si­den­te me­xi­cano, que vi­ve los mo­men­tos más ba­jos de su po­pu­la­ri­dad. Al­gu­nas en­cues­tas ase­gu­ran que es­tá por de­ba­jo del 10% de acep­ta­ción. Unos ni­ve­les de hie­lo y des­pre­cio. Son bas­tan­tes los que le ca­li­fi­can co­mo el peor pre­si­den­te de Mé­xi­co. Has­ta aho­ra no ha sa­bi­do res­pon­der a Trump con un dis­cur­so que co­nec­te con los sen­ti­mien­tos de có­le­ra que agi­tan a la ciu­da­da­nía.

A pe­sar de to­do, allí es­tu­vie­ron los in­te­lec­tua­les más re­pre­sen­ta­ti­vos y va­lo­ra­dos del país, co­mo Enrique Krau­ze, Án­ge­les Mas­tret­ta, Ho­me­ro Arid­jes, Héctor Agui­lar Co­mín y tu­vo una sig­ni­fi­ca­ción muy es­pe­cial y sim­bó­li­ca la pre­sen­cia de Enrique Graue Wie­chers, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM). Co­bra va­lor es­pe­cial la pre­sen­cia de Wie­chers si te­ne­mos en cuen­ta que es la pri­me­ra vez que un rec­tor sa­le a la ca­lle a apo­yar una cau­sa des­de 1968, en que sa­lió pa­ra pro­tes­tar con­tra la ma­tan­za de es­tu­dian­tes en la plaza de Tla­te­lol­co.

La pro­tes­ta cul­mi­nó en la es­ca­li­na­ta de la plaza del Án­gel de la In­de­pen­den­cia de la ca­pi­tal. Allí los ma­ni­fes­tan­tes can­ta­ron el himno na­cio­nal y Cie­li­to lin­do, le­van­ta­ron un mu­ro de pa­pel don­de apa­re­cían las pa­la­bras in­jus­ti­cia, odio, ra­cis­mo, intolerancia, dis­cri­mi­na­ción, xe­no­fo­bia

y vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos. El pres­ti­gio­so his­to­ria­dor Enrique Krau­ze de­cla­ró: “No nos ma­ni­fes­ta­mos con­tra el pue­blo de Es­ta­dos Uni­dos. Es en con­tra del ab­sur­do, la in­jus­ti­cia y el atro­pe­llo que nues­tros pai­sa­nos su­fren en USA y sus fa­mi­lias en Mé­xi­co. Es­tán sien­do víc­ti­mas de es­te mons­truo que por un ac­ci­den­te his­tó­ri­co ocu­pa la Ca­sa Blan­ca.” Pri­mer avi­so. Des­de que Trump sal­tó a la are­na po­lí­ti­ca pa­ra dispu­tar la no­mi­na­ción de los re­pu­bli­ca­nos tu­vo a Mé­xi­co y a los me­xi­ca­nos en el pun­to de mi­ra. Los ata­có co­mo si les tu­vie­ra un odio vis­ce­ral. Les in­sul­tó, les des­pre­ció, les in­ju­rió y ca­lum­nió. No re­cuer­do a un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano que ata­ca­ra con una vis­ce­ra­li­dad tan ren­co­ro­sa a otro país. Ni a la URSS en los tiem­pos

de la Gue­rra Fría. Si­guió acu­chi­llán­do­los con im­pro­pe­rios en los de­ba­tes con Hi­llary Clin­ton y lo peor es que aho­ra, des­de la pre­si­den­cia, no so­lo les ata­ca con pa­la­bras sino que to­ma de­ci­sio­nes pa­ra da­ñar­les y hun­dir­les. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de hace unos días fue­ron el pri­mer avi­so, me te­mo que de se­guir así Trump, Mé­xi­co se con­ver­ti­rá en un gri­to uná­ni­me con­tra el in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. Les ha lla­ma­do vio­la­do­res, cri­mi­na­les, la­dro­nes... “Mé­xi­co no es nuestro ami­go”, gri­tó en una oca­sión cer­ca de la fron­te­ra.

Al día si­guien­te de su elec­ción, an­te el te­mor de que cum­plie­ra sus ame­na­zas de cam­pa­ña, el pe­so se de­pre­ció en un 13,21%. En las re­da­das que es­tán lle­van­do a ca­bo en va­rias ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses con­tra los in­mi­gran­tes ile­ga­les, los me­xi­ca­nos fi­gu­ran en­tre los pri­me­ros ob­je­ti­vos. El 80% de las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas van a EEUU y el te­mor a nue­vos y más pe­sa­dos aran­ce­les hace que vi­van en una te­me­ro­sa in­cer­ti­dum­bre. Ve­re­mos en qué que­da lo de re­ne­go­ciar o de­ro­gar el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte. En Mé­xi­co te­men lo peor, que los nue­vos aran­ce­les sean di­sua­so­rios pa­ra los in­ver­so­res ex­tran­je­ros y que cam­bien la de­ci­sión de in­ver­tir en el país. Po­cas ve­ces fue tan ver­da­de­ra la fra­se: “Po­bre de Mé­xi­co, tan le­jos de Dios y tan cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos”, atri­bui­da al pre­si­den­te Por­fi­rio Díaz, aun­que quien la de­jó es­cri­ta fue el pe­rio­dis­ta Ne­me­sio Gar­cía Naranjo.

La his­to­ria de la in­fa­mia.

Trump no so­lo ha­bla de cons­truir el mu­ro en la fron­te­ra me­xi­ca­na, aña­de que se­rá al­to y bo­ni­to, una obra de ar­te. Es cier­to que de los 3.000 ki­ló­me­tros de fron­te­ra, unos 1.000 ya tie­nen va­llas y mu­ros, pe­ro Trump quie­re ha­cer una es­pe­cie de Mu­ra­lla chi­na. Sue­ña con ha­cer al­go du­ra­de­ro, que le per­mi­ta es­cri­bir su nom­bre en la his­to­ria. En la his­to­ria de la in­fa­mia. To­do es­to cue­ce la san­gre de los me­xi­ca­nos que es­tán bus­can­do un lí­der que di­ga co­mo Ci­ce­rón a Ca­ti­li­na: “Has­ta cuán­do, Ca­ti­li­na, abu­sa­rás de nues­tra pa­cien­cia”.

La tor­men­ta Trump des­car­ga so­bre Mé­xi­co en uno de los mo­men­tos peo­res de su his­to­ria. Los me­xi­ca­nos vi­ven en un as­fi­xian­te am­bien­te de co­rrup­ción, inseguridad, de­sigual­dad, im­pu­ni­dad, iniqui­dad y el ga­so­li­na­zo. Con­tra es­tas pla­gas tam­bién que­rían ma­ni­fes­tar­se. Ter­mi­na­rán ha­cién­do­lo.

Al día si­guien­te de la vic­to­ria de Trump en EEUU el pe­so se de­pre­ció un 13%

I Un as­pec­to de la ma­ni­fes­ta­ción con­tra las po­lí­ti­cas de Do­nald Trump en Ciu­dad de Mé­xi­co, el pa­sa­do 12 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.