“Du­ran­te años he­mos con­fi­na­do al cor­to a ser esa puer­ta de en­tra­da ha­cia el lar­go”

Tiempo - - A FONDO - Por

A.Díaz

El pa­sa­do 4 de fe­bre­ro, con un Go­ya en la mano y una son­ri­sa iró­ni­ca di­bu­ja­da en la ca­ra, ani­mó a to­dos los di­rec­to­res de lar­go­me­tra­jes a que die­ran “el sal­to al cor­to­me­tra­je”. Juan­jo Gi­mé­nez (Bar­ce­lo­na, 1963) con­quis­tó la Pal­ma de oro en Can­nes el pa­sa­do año (la pri­me­ra en esa ca­te­go­ría pa­ra un ci­neas­ta es­pa­ñol y el pri­mer triun­fo de un es­pa­ñol en el fes­ti­val fran­cés des­de Luis Bu­ñuel, ven­ce­dor en 1961 por Vi­ri­dia­na). Res­pon­de a TIEM­PO des­de Los Án­ge­les, don­de ha par­ti­ci- pa­do en el ban­que­te de los no­mi­na­dos. Usó el sen­ti­do del hu­mor en sus agra­de­ci­mien­tos cuan­do re­co­gió la Pal­ma de oro y el re­cien­te Go­ya. ¿Tie­ne ya pen­sa­do qué di­rá en el ca­so de que Ti­me­co­de re­sul­te ven­ce­dor? Aún que­da tiem­po pa­ra pen­sar­lo. An­tes que pla­ni­fi­car mi dis­cur­so, es­toy en­sa­yan­do lo de po­ner bue­na ca­ra cuan­do en el con­te­ni­do del so­bre se lea el tí­tu­lo de otro cor­to­me­tra­je. Us­ted tra­ba­ja co­mo con­sul­tor in­for­má­ti­co a tiem­po par­cial e im­par­te cla­ses en la Es­co­la de Ci­ne­ma de Reus, ya dio el sal­to al lar­go­me­tra­je en 2001 con Nos ha­ce­mos fal­ta (Tilt), pe­ro pron­to vol­vió al for­ma­to cor­to. ¿Por qué he­mos asu­mi­do que el cor­to­me­tra­je es un cam­po de prue­bas pa­ra fu­tu­ros di­rec­to­res? Una as­pi­ra­ción le­gí­ti­ma de los ci­neas­tas es lle­gar a vi­vir de su tra­ba­jo. Ga­nar­se la vi­da ha­cien­do cor­to­me­tra­jes es al­go bas­tan­te im­pen­sa­ble, así que du­ran­te mu­chos años en­tre to­dos he­mos con­fi­na­do al cor­to a ser esa puer­ta de en­tra­da ha­cia la ver­da­de­ra pro­fe­sión del ci­neas­ta, que se­ría ha­cer lar­gos. Aho­ra to­do eso se ha de­rrum­ba­do, por­que la ma­yo­ría de largometrajistas tam­po­co se ga­nan la vi­da. Es­ta nue­va si­tua­ción pue­de ayu­dar a que mu­chos se plan­teen ha­cer cor­tos por la sen­ci­lla ra­zón

Ti­me­co­de es­tá ins­pi­ra­do en una his­to­ria ver­da­de­ra: una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo des­cu­brió que de­di­ca­ba sus ra­tos li­bres en la ofi­ci­na a la es­cri­tu­ra de guio­nes y us­ted exor­ci­za aquel epi­so­dio tras­pa­sán­do­lo a la re­la­ción de dos vi­gi­lan­tes pri­va­dos que tra­ba­jan en un par­king. ¿Es­ta­mos crean­do un mun­do pa­nóp­ti­co? Ca­da avan­ce en la tec­no­lo­gía y su con­se­cuen­te uso es acom­pa­ña­do por au­gu­rios apo­ca­líp­ti­cos. Cuan­do se in­ven­tó el tren, se ex­ten­dió la creen­cia ge­ne­ral de que el ser hu­mano mo­ri­ría al su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de 30 mi­llas por ho­ra. Aho­ra to­ca pen­sar que se­rá in­so­por­ta­ble vi­vir en un mun­do hi­per­con­tro­la­do por mi­llo­nes de cá­ma­ras y co­ne­xio­nes de to­do ti­po. Pe­ro de la mis­ma for­ma que cre­cen las for­mas de con­trol, in­ven­ta­re­mos tam­bién nue­vas ma­ne­ras de es­ca­par a ese con­trol, o de su­pe­rar­lo de for­ma crea­ti­va. Ha ro­da­do Ti­me­co­de co­mo un ejer­ci­cio pa­ra sus alum­nos de la Es­co­la de Reus. ¿Repetirá con el mis­mo equi­po técnico en el pró­xi­mo pro­yec­to? Hay otro cor­to­me­tra­je en ca­mino y es­ta­mos es­cri­bien­do un lar­go, pe­ro es­tá cos­tan­do avan­zar, por­que la ca­rre­ra de Ti­me­co­de re­quie­re aho­ra mis­mo de­di­ca­ción a tiem­po com­ple­to. Es­toy desean­do que pa­se la ce­re­mo­nia del día 26 pa­ra vol­ver a de­di­car­me a esos pro­yec­tos.

“HOY LA MA­YO­RÍA DE LARGOMETRAJISTAS TAM­PO­CO SE GA­NAN LA VI­DA”

de que en­ca­jan me­jor con su ma­ne­ra de afron­tar lo de ha­cer ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.