Ver y leer tea­tro

Tiempo - - VIVIR - VI­SIO­NES VI­CEN­TE MO­LI­NA FOIX

Uno de los pun­tos más su­ges­ti­vos (y pa­ra mí in­dis­cu­ti­ble) del de­ba­ti­do ar­tícu­lo de Ja­vier Ma­rías Ese idio­ta de Sha­kes­pea­re era el re­cor­dar la ma­triz li­te­ra­ria del tea­tro. Des­de su ori­gen for­mó par­te del cuer­po de la es­cri­tu­ra, aun­que, na­tu­ral­men­te, lle­gan­do en su plas­ma­ción ideal co­mo re­pre­sen­ta­ción o me­dia­ción. Al igual que la mú­si­ca. Am­bas ar­tes tie­nen su ple­na reali­dad en la per­for­man­ce, pe­ro el guion que per­mi­ti­rá esos lo­gros es­tá es­cri­to, y co­mo tal se trans­mi­te, cons­ti­tu­yen­do la ba­se de nuestro de­seo de se­guir dis­fru­tán­do­lo. Siem­pre he des­de­ña­do el la­ti­gui­llo de “tea­tro pa­ra ser leí­do”, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que le fue apli­ca­do, en­tre otros, a Fer­nan­do de Ro­jas, Va­lle-In­clán, Eliot, Clau­del o Mar­gue­ri­te Du­ras. Soy de los que dis­fru­ta asi­dua­men­te del tea­tro cuan­do es­tá he­cho con ima­gi­na­ción fi­gu­ra­ti­va y ri­gor tex­tual, pe­ro des­de mi ado­les­cen­cia he si­do un gran lec­tor de ese, lla­mé­mos­le así, gé­ne­ro. Y el gé­ne­ro con­ti­núa pu­bli­cán­do­se, no sé si con la de­bi­da aten­ción de los me­dios pe­rio­dís­ti­cos e in­te­lec­tua­les.

Re­co­mien­do aquí al­gu­nas edi­cio­nes re­cien­tes, que van des­de el res­ca­te del tea­tro, po­co co­no­ci­do y muy me­ri­to­rio, de Ra­món J. Sen­der (edi­to­rial La­rum­be) al com­pac­to de Pen­guin de la obra tea­tral com­ple­ta de Cer­van­tes, pa­ra que no to­do sea qui­jo­te una vez aca­ba­do el año san­to de los Tres Ge­nios (Sha­kes­pea­re y el In­ca Gar­ci­la­so se­rían, cla­ro es­tá, los otros dos). Hay, jun­to a esos nom­bres clá­si­cos, pie­zas con­tem­po­rá­neas de no­ta­ble ca­li­dad, y las que voy a ci­tar es­tán, ade­más, de ac­tua­li­dad. La edi­to­rial se­go­via­na La uña ro­ta, que ya ha­bía sa­ca­do la ma­yor par­te del tea­tro y la obra en­sa­yís­ti­ca de Juan Ma­yor­ga, pu­bli­ca aho­ra, en sin­to­nía con el estreno en Ma­drid, su nue­vo y su­ges­ti­vo dra­ma El car­tó­gra­fo, en car­tel has­ta fi­nal de fe­bre­ro, an­tes de ini­ciar gi­ra. Leí con pla­cer el tex­to des­pués de ver la fun­ción, con la me­mo­ra­ble per­so­ni­fi­ca­ción de Blan­ca Por­ti­llo de sus tres ro­les fe­me­ni­nos. Tam­bién es­tá en car­tel, en una muy bien re­suel­ta pro­duc­ción del Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal, Los Gon­dra, una his­to­ria vas­ca, del dra­ma­tur­go bil­baíno Borja Or­tiz de Gon­dra, que ha es­cri­to, con acen­tos per­so­na­les y agu­da mi­ra­da his­tó­ri­ca, un fas­ci­nan­te fres­co po­lí­ti­co y fa­mi­liar; aque­llos que no la pue­dan ver es­ce­ni­fi­ca­da cuen­tan con su ri­quí­si­mo tex­to edi­ta­do en li­bro por el pro­pio CDN.

Des­ta­ca, por úl­ti­mo, la opor­tu­na tra­duc­ción por Dos bi­go­tes, la va­le­ro­sa edi­to­rial de li­bros de am­plio es­pec­tro LGTB, de Tan so­lo el fin del mun­do, la obra maes­tra del ma­lo­gra­do au­tor fran­cés Jean-Luc La­gar­ce, coin­ci­dien­do con el estreno de su adap­ta­ción al ci­ne por Xa­vier Do­lan. Pie­za de ro­tun­da be­lle­za, que lle­ga en el li­bro con un muy cui­da­do ma­te­rial de apo­yo (y el acier­to de aña­dir al tí­tu­lo el ad­ver­bio “tan” que no lle­va la pe­lí­cu­la), va­le la pe­na com­pa­rar las li­ber­ta­des que se ha to­ma­do Do­lan con su mag­ní­fi­co elen­co de ac­to­res, y leer por sí mis­mo ese tex­to poe­má­ti­co y na­rra­ti­vo mar­ca­do por el do­lor, la ra­bia y la más des­nu­da ver­dad. I

AUN­QUE SE PLAS­MA CO­MO RE­PRE­SEN­TA­CIÓN, LA MA­TRIZ DEL TEA­TRO ES LI­TE­RA­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.