El Pa­pa pre­so

Ro­ma, 20 de fe­bre­ro de 1798. El ge­ne­ral Bert­hier en­vía a Pío VI pri­sio­ne­ro a Fran­cia.

Tiempo - - VIVIR - LUIS RE­YES

En los ini­cios del cris­tia­nis­mo ser la ca­be­za de la Igle­sia te­nía el ries­go de que la cor­ta­sen. Ocho pa­pas mu­rie­ron en el mar­ti­rio en los dos pri­me­ros si­glos de la Igle­sia, em­pe­zan­do por San Pe­dro, cru­ci­fi­ca­do ca­be­za aba­jo pa­ra que su ima­gen no se con­fun­die­ra con la de Cris­to. Pe­ro a par­tir del em­pe­ra­dor Cons­tan­tino el cris­tia­nis­mo de­jó de ser una sec­ta sub­ver­si­va pa­ra trans­for­mar­se en su opues­to, la re­li­gión del Im­pe­rio, y ocu­par la se­de de San Pe­dro de­jó de ser un ofi­cio de ries­go... re­la­ti­va­men­te, por­que la Igle­sia al­can­zó un enor­me po­der tem­po­ral y los pa­pas se con­vir­tie­ron en mo­nar­cas que, aun­que pro­cla­ma­sen fi­nes es­pi­ri­tua­les, en­tra­ban en la pug­na de las po­ten­cias.

Va­rios pa­pas mu­rie­ron vio­len­ta­men­te o su­frie­ron pri­sión a lo lar­go de si­glos, en­fren­ta­dos con los em­pe­ra­do­res de Bi­zan­cio o los del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, con el rey de Fran­cia o con el de Es­pa­ña, o víc­ti­mas de las in­tri­gas ro­ma­nas, en­ve­ne­na­mien­tos y re­vuel­tas. Pe­ro el úl­ti­mo Pa­pa que pue­de con­si­de­rar­se már­tir, Pío VI, fue una ba­ja más del ca­ta­clis­mo del An­ti­guo Ré­gi­men, del pro­ce­so his­tó­ri­co que lle­vó al ca­dal­so a Luis XVI, la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa.

Gio­van­ni An­gé­li­co Bras­chi dei Ban­di na­ció en 1717 en Ce­se­na, Ro­ma­ña, y era el hi­jo ma­yor del con­de de Fal­cino. Las fa­mi­lias no­bles des­ti­na­ban a al­gún vás­ta­go a la Igle­sia, pe­ro nun­ca al pri­mo­gé­ni­to, que de­bía he­re­dar tí­tu­lo y pa­tri­mo­nio y ase­gu­rar la des­cen­den­cia de la di­nas­tía. No obs­tan­te, Gian­nan­ge­lo fue a un co­le­gio de je­sui­tas, que du­ran­te si­glos die­ron la me­jor edu­ca­ción del mun­do y des­per­ta­ron en él in­tere­ses in­te­lec­tua­les y es­pi­ri­tua­les. El jo­ven con­de Fal­cino es­tu­dió le­yes en la Uni­ver­si­dad de Fe­rra­ra, doc­to­rán­do­se en los dos de­re­chos, ci­vil y ca­nó­ni­co, al­go in­ha­bi­tual en los he­re­de­ros de un tí­tu­lo no­bi­lia­rio, pe­ro es que se ha­bía en­tra­do en el lla­ma­do Si­glo de la Ra­zón, y la Ilus­tra­ción se­ría de­ter­mi­nan­te en la vi­da de Gian­nan­ge­lo.

El car­de­nal Ruf­fo, le­ga­do pon­ti­fi­cio en Fe­rra­ra, ad­vir­tió sus cua­li­da­des y lo to­mó co­mo se­cre­ta­rio, lle­ván­do­lo con él al cón­cla­ve que eli­gió al pa­pa Be­ne­dic­to XIV, quien tam­bién con­fió en Bras­chi y le en­car­gó mi­sio­nes que exi­gían ta­len­to de ju­ris­ta y di­plo­má­ti­co. Las cum­plió a sa­tis­fac­ción y eso le pro­mo­cio­nó a ayuda de cá­ma­ra del Pa­pa, un ofi­cio im­por­tan­tí­si­mo en la cor­te pa- pal. Bras­chi se ha­bía con­ver­ti­do en cor­te­sano, lo que co­rres­pon­día a su con­di­ción no­bi­lia­ria, pe­ro cuan­do in­ten­ta­ron bus­car­le es­po­sa, pa­ra que cum­plie­ra su obli­ga­ción de pro­crear, lo re­cha­zó, pues te­nía vo­ca­ción re­li­gio­sa.

Fue con­sa­gra­do sa­cer­do­te a los 37 años, una edad muy avan­za­da pa­ra la épo­ca, y sir­vió a tres pa­pas en pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, ob­te­nien­do el ca­pe­lo car­de­na­li­cio a los 55 años, jus­to a tiem­po pa­ra par­ti­ci­par en el cón­cla­ve de 1774 que de­bía ele­gir su­ce­sor pa­ra Cle­men­te XIV, el Pa­pa que ha­bía su­pri­mi­do la Com­pa­ñía de Je­sús por pre­sio­nes de las mo­nar­quías ilus­tra­das de Es­pa­ña y Fran­cia. Ese cón­cla­ve, que du­ra­ría ca­si cin­co me­ses, se­ría de los más lar­gos y com­pli­ca­dos que ha ha­bi­do nun­ca.

Ha­bía dos blo­ques irre­con­ci­lia­bles, pro­je­sui­tas y an­ti­je­sui­tas. Los pri­me­ros, lla­ma­dos ze­lan­ti, eran car­de­na­les ita­lia­nos de la cu­ria ro­ma­na (en­tre ellos es­ta­ba Bras­chi). Los se­gun­dos eran los car­de­na­les re­pre­sen­tan­tes de las dis­tin­tas mo­nar­quías eu­ro­peas. Pe­ro los blo­ques a su vez se di­vi­dían en fac­cio­nes, que es­ta­ban de acuer­do pa­ra ve­tar a los can­di­da­tos con­tra­rios, pe­ro eran in­ca­pa­ces de res­pal­dar con­jun­ta­men­te una al­ter­na­ti­va. Por fin, tras 264 vo­ta­cio­nes in­fruc­tuo­sas, se en­con­tró un can­di­da­to de com­pro­mi­so, un car­de­nal no des­ta­ca­do y con el que na­die con­ta­ba al prin­ci­pio del cón­cla­ve: el muy mo­de­ra­do Gio­van­ni An­ge­lo Bras­chi, que to­mó el nom­bre de Pío VI. Ni si­quie­ra es­ta­ba con­sa­gra­do obis­po, y hu­bo que con­sa­grar­lo in­me­dia­ta­men­te an­tes de su co­ro­na­ción co­mo Pa­pa el 22 de fe­bre­ro de 1775.

Dés­po­ta ilus­tra­do. Su pon­ti­fi­ca­do si­guió el tí­pi­co mo­de­lo del des­po­tis­mo ilus­tra­do de la épo­ca, un pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción con re­for­mas en la ad­mi­nis­tra­ción, lu­cha con­tra la co­rrup­ción, gran­des obras pú­bli­cas y pro­tec­ción de las ar­tes. Reim­plan­tó en las pla­zas los obe­lis­cos que ha­bían traí­do los ro­ma­nos de Egip­to, res­tau­ró la Vía Ap­pia y en­gran­de­ció el Mu­seo Cle­men­tino, por

Jo­sé Bo­na­par­te, lue­go rey de Es­pa­ña, or­ga­ni­zó la sub­ver­sión pa­ra de­rri­bar a Pío VI

eso lla­ma­do aho­ra Pío-Cle­men­tino. Tu­vo con­flic­tos con ca­si to­das las cor­tes ca­tó­li­cas, por­que los mo­nar­cas ilus­tra­dos es­ta­ban em­pe­ña­dos en li­mi­tar la in­fluen­cia de la Igle­sia en sus paí­ses, pe­ro su ta­lan­te mo­de­ra­do evi­tó rup­tu­ras trau­má­ti­cas

El pon­ti­fi­ca­do de Pío VI fue de los más lar­gos, un cuar­to de si­glo, y hu­bie­ra ter­mi­na­do fe­liz­men­te de no pro­du­cir­se el acon­te­ci­mien­to más trau­má­ti­co de la Edad Mo­der­na: la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa. Des­de el prin­ci­pio Pío VI fue con­si­de­ra­do un enemi­go de la nue­va Fran­cia, y fue que­ma­do en efi­gie (de dos me­tros) an­te el Pa­lais Ro­yal de Pa­rís. Cuan­do el Pa­pa con­de­nó la eje­cu­ción de Luis XVI, la Con­ven­ción res­pon­dió cor­tan­do la ca­be­za de dos obis­pos y 200 cu­ras.

En 1796 la Fran­cia re­vo­lu­cio­na­ria en­vió a Ita­lia a su es­tre­lla mi­li­tar, el ge­ne­ral Bo­na­par­te, que no so­lo de­rro­tó al Ejér­ci­to aus­tria­co en Lom­bar­día, sino que pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca Ci­sal­pi­na en Mi­lán. A con­ti­nua­ción ata­có los Es­ta­dos de la Igle­sia y se ane­xio­nó la Ro­ma­ña, don­de ha­bía na­ci­do el Pa­pa, des­pre­cian­do ocu­par mi­li­tar­men­te Ro­ma, po­ca co­sa pa­ra Bo­na­par­te. Pío VI fue obli­ga­do a fir­mar el hu­mi­llan­te Tra­ta­do de To­len­tino, que, apar­te de con­ce­sio­nes te­rri­to­ria­les, le hi­zo en­tre­gar a Fran­cia 30 mi­llo­nes de es­cu­dos, 100 obras de ar­te es­co­gi­das y 400 va­lio­sos ma­nus­cri­tos del Va­ti­cano.

La vo­ra­ci­dad del Di­rec­to­rio fran­cés no se con­for­mó con es­quil­mar al Pa­pa, que­ría una re­pú­bli­ca en Ro­ma y en­vió al her­mano de Bo­na­par­te, el que lue­go se­ría rey Jo­sé de Es­pa­ña, co­mo em­ba­ja­dor a la Santa Se­de, aun­que su mi­sión era pro­vo­car la re­vo­lu­ción. La agi­ta­ción se ex­ten­dió por la ca­pi­tal pa­pal, y en un dis­tur­bio las tro­pas pon­ti­fi­cias ma­ta­ron a un mi­li­tar del sé­qui­to de Jo­sé Bo­na­par­te. Era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra que un ejér­ci­to al man­do del ge­ne­ral Bert­hier ocu­pa­se Ro­ma y pro­cla­ma­se la Re­pú­bli­ca Ro­ma­na.

En la ma­dru­ga­da del 20 de fe­bre­ro de 1798 el oc­to­ge­na­rio Pío VI fue sa­ca­do de Ro­ma en una ca­rro­za y em­pren­dió un pe­re­gri­na­je por va­rias par­tes de Ita­lia, has­ta ter­mi­nar en Fran­cia. Lle­gó a Va­len­ce-sur-Rhô­ne al año si­guien­te en muy ma­la con­di­ción de sa­lud, fa­lle­cien­do el 29 de agos­to en el exi­lio fran­cés. Se le ne­gó un en­tie­rro cris­tiano y su de­fun­ción fue re­gis­tra­da: “Fa­lle­ci­do el ciu­da­dano Bras­chi, que ejer­cía la pro­fe­sión de pon­tí­fi­ce”. Los pe­rió­di­cos eu­ro­peos die­ron la no­ti­cia de la muer­te de “Pío VI y úl­ti­mo”.

La His­to­ria de­mos­tra­ría lo equi­vo­ca­dos que es­ta­ban, el pa­pa­do so­bre­vi­vió has­ta aho­ra, pe­ro lo que sí es cier­to es que Pío VI fue el úl­ti­mo Pa­pa már­tir.

Vi­gi­la­do por hú­sa­res fran­ce­ses, Pío VI es sa­ca­do de Ro­ma de ma­dru­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.