“El se­xo aca­ba sien­do un per­so­na­je más”

Tiempo - - VIVIR - Por Ós­car Sainz de la Ma­za

En la no­ve­la hay se­xo pa­ra dar y to­mar: ¿tru­co de ven­tas o fi­ja­ción per­so­nal? [Ríe]. No es­ta­ba muy con­ven­ci­da de me­ter­lo por­que es­cri­bir so­bre se­xo es de las co­sas más di­fí­ci­les que hay: una fe­ria anual de EEUU pre­mia las peo­res es­ce­nas se­xua­les de la li­te­ra­tu­ra y le to­ca has­ta a Phi­lip Roth. ¿Por qué lo me­to? Pri­me­ro por­que for­ma par­te de la vi­da, pe­ro tam­bién por­que es un per­so­na­je más, que adop­ta mu­chas for­mas: se­xo por pla­cer, por com­pa­sión, por obli­ga­ción, por amor, co­mo ar­ma... Los per­so­na­jes re­fle­xio­nan mu­cho so­bre la edad adul­ta: ¿tan­to cam­bia las co­sas? Des­de lue­go que sí. La vi­da se ve dis­tin­ta se­gún se atra­vie­san las dis­tin­tas dé­ca­das. Los pro­ta­go­nis­tas tie­nen 30, 40 e in­clu­so 60 años, que es una edad, creo, en que las co­sas se ven con una pers­pec­ti­va... do­lo­ro­sa. ¿Do­lo­ro­sa? Aun­que es­tés en tu me­jor mo­men­to, echas la vis­ta atrás y no es­tás se­gu­ro de si has he­cho to­do co­mo pre­ten­días. Cuan­to más cre­ces, más pien­sas que po­días ha­ber he­cho las co­sas de ma­ne­ra al­go dis­tin­ta. Ha­brá as­pec­tos de la no­ve­la en que ha­yas pro­yec­ta­do tu pro­pia per­so­na­li­dad... Al­go de mí tie­nen, o de mis co­no­ci­dos, mis opi­nio­nes, mis lec­tu­ras, mi ro­pa, o las con­ver­sa­cio­nes que he es­cu­cha­do. No hay nin­gún per­so­na­je que pue­da de­cir­se “es es­te” aun­que pa­ra la des­crip­ción fí­si­ca sí me he acor­da­do de de­ter­mi­na­das per­so­nas. Cuan­do es­cri­bes, atien­des a to­do lo que ocu­rre a tu al­re­de­dor pa­ra me­ter­lo en una coc­te­le­ra que sir­ve a to­dos tus per­so­na­jes. To­ca la pre­gun­ta pe­lo­ta: con tu im­pre­sio­nan­te tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, ¿cam­bia­rías al­go? Cam­bia­ría mu­chas co­sas de mi vi­da, tan­to la per­so­nal co­mo la pro­fe­sio­nal. No sig­ni­fi­ca que me arre­pien­ta y quie­ra po­ner­me un ci­li­cio, to­do eso ya for­ma par­te de mí. Pe­ro en al­gu­nos mo­men­tos, sí que ha­bría he­cho las co­sas de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Me ex­tra­ña cuan­do al­guien di­ce “¡yo no cam­bia­ría na­da!”. Pues mi­re us­ted, yo sí. Co­no­cis­te el pa­sa­do do­ra­do del pe­rio­dis­mo, ¿crees que el fu­tu­ro pin­ta peor, co­mo di­cen mu­chos? Iña­ki Ga­bi­lon­do, que es muy sa­bio, sen­ten­cia: “En las inun­da­cio­nes, lo pri­me­ro que fal­ta es agua po­ta­ble”. En las re­des so­cia­les hay mu­cha agua, pe­ro no to­da es po­ta­ble. Nos adap­ta­re­mos a la épo­ca, del mis­mo mo­do que cuan­do yo es­cri­bía en TIEM­PO, te­clea­ba en una Oli­vet­ti y tu­ve que pa­sar­me al or­de­na­dor. Los pe­rio­dis­tas, de he­cho, va­mos a ser ca­da vez más ne­ce­sa­rios, se­pa­rán­do­se la in­for­ma­ción ve­raz y con­tras­ta­da del res­to, que ca­da vez ten­drá me­nos va­lor. No au­gu­ro na­da ma­lo, es so­lo una era dis­tin­ta. Más que llo­rar so­bre nues­tras za­pa­ti­llas, hay que pen­sar en el fu­tu­ro, con sus nue­vas for­mas de con­tar las co­sas.

“MI­RAS ATRÁS Y NO ES­TÁS SE­GU­RO DE HA­BER HE­CHO TO­DO CO­MO QUERÍAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.