EL AMOR QUE TO­DO LO MUE­VE

Tiempo - - VIVIR -

Una de las obsesiones de los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos es con­ver­tir su re­li­gión en una se­ña de iden­ti­dad na­cio­nal, po­lí­ti­ca y has­ta pa­trió­ti­ca: que el país en que man­dan no se pa­rez­ca en na­da al Oc­ci­den­te im­pío, co­rrup­to y asa­ta­na­sa­do. La fies­ta de San Va­len­tín es la cris­tia­ni­za­ción de las Lu­per­ca­les ro­ma­nas, en las que se per­mi­tía prác­ti­ca­men­te to­do en lo que se re­fie­re al se­xo. Más tar­de, ya en nuestro tiem­po, fue to­ma­da al asal­to por los gran­des al­ma­ce­nes pa­ra ven­der más. Aho­ra va­yan y dí­gan­le us­te­des to­do es­to a esa se­ño­ra que ha sa­li­do de ca­sa pa­ra com­prar glo­bos.

Por Luis Al­go­rri Foto: H Amid/Efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.