AN­DRÉS LI­MA

Dos obras en car­tel, en Ma­drid ‘Las bru­jas de Sa­lem’, de Art­hur Mi­ller, y en Bar­ce­lo­na, ‘La ma­dre’ de Flo­rian Ze­ller. Obras exi­gen­tes pa­ra un di­rec­tor que ha he­cho de la exi­gen­cia su ra­zón pa­ra es­tar en el tea­tro.

Tiempo - - VIVIR - HER­NAN­DO F. CALLEJA DI­REC­TOR DE TEA­TRO

Co­mo di­ría un es­cri­tor pre­ca­vi­do, es pu­ra coin­ci­den­cia, pe­ro que se ha­ga aho­ra Las bru­jas de Sa­lem, con lo que es­tá ca­yen­do en Es­ta­dos Uni­dos, le da un ma­yor mor­bo si ca­be a es­ta fun­ción.

No he bus­ca­do el pa­ra­le­lis­mo, sino que la pro­pia si­mi­li­tud de las si­tua­cio­nes es lo que me lle­vó a plan­tear es­ta obra a los pro­duc­to­res. Vi­vi­mos un tiem­po que hace re­fe­ren­cia anacró­ni­ca al pa­sa­do, pa­re­ce que el ser hu­mano no pro­gre­sa a la ve­lo­ci­dad de la cien­cia y la tec­no­lo­gía. En es­te ca­so, la re­la­ción del po­der con el ciu­da­dano o la pro­pia or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca de los ciu­da­da­nos que ele­gi­mos se vuel­ve per­ver­sa en de­ter­mi­na­dos ca­sos. Hay un re­bro­te de ma­ne­ras (ni si­quie­ra de ideo­lo­gías) fas­cis­tas. Y no so­lo es Trump en Es­ta­dos Uni­dos, en Eu­ro­pa la de­re­cha se ra­di­ca­li­za ha­cia su pro­pia de­re­cha.

Se tra­ta de una obra di­fí­cil y du­ra, que en su estreno no tu­vo un gran éxi­to y que más tar­de se con­vir­tió en un clá­si­co. ¿Qué lle­va den­tro?

En­la­zan­do con mi res­pues­ta an­te­rior, no he que­ri­do ha­cer es­ta obra pa­ra de­nun­ciar na­da, sino pa­ra ha­cer­me pre­gun­tas so­bre qué es­tá pa­san­do y, ade­más, con cier­ta sor­pre­sa y con cier­ta pe­na. ¿Có­mo es po­si­ble que el pue­blo cuan­do se or­ga­ni­za, cuan­do vo­ta, lle­gue a de­ci­dir al­go tan per­ver­so? Hay al­go en la men­te del ser hu­mano, aca­so el mie­do, que le hace bus­car pro­tec­ción y sin­tién­do­se pro­te­gi­do, ata­ca a su vez. En Sa­lem, el te­rror es lo que fun­cio­na.

Mi­ller de­nun­cia­ba el mo­men­to de la ca­za de bru­jas del ma­car­tis­mo. Le pa­re­ce­ría in­creí­ble su ac­tua­li­dad 64 años des­pués.

Cuan­do leo la obra, a mí me re­sul­ta muy cer­ca­na y no que­ría per­der esa cer­ca­nía. La re­pre­sión mo­ral de la Igle­sia pu­ri­ta­na en Mas­sa­chu­setts, las pa­sio­nes re­pri­mi­das de aque­lla so­cie­dad, tam­bién las he­mos vi­vi­do en Es­pa­ña con el na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo. Esa pa­sión re­pri­mi­da, cuan­do ex­plo­ta, pue­de ex­plo­tar por cual­quier si­tio. He pre­ten­di­do que el es­pec­ta­dor se vea in­cli­na­do a la re­fle­xión de que lo que ocu­rre en la sa­la le pue­de pa­sar a uno dos­cien­tos años más tar­de, pe­ro, so­bre to­do, qui­sie­ra que se de­ja­ra lle­var por la enor­me car­ga emo­ti­va, por la pa­sión.

Es una de las obras más re­pre­sen­ta­das en el mun­do.

Es una obra in­fi­ni­ta, car­ga­da de tea­tra­li­dad y rea­lis­mo. Mi­ller pu­so una vo­lun­tad li­te­ra­ria enor­me. Él ini­cial­men­te pen­sa­ba en la de­nun­cia, pe­ro, en­se­gui­da, se su­mer­gió en Sa­lem, se do­cu­men­tó pro­fun­da­men­te, en­ten­dió las re­la­cio­nes de aque­lla so­cie­dad ce­rra­da y pu­ri­ta­na y cuan­to más du­ro se mues­tra con ellos, más te re­co­no­ces tú en ellos. Por otro la­do, es­ta obra es­tá re­ñi­da con­tra to­do lo que va­ya ideo­ló­gi­ca­men­te con­tra ella, es pro­fun­da­men­te brech­tia­na, con una es­truc­tu­ra épi­ca y un com­pro­mi­so po­lí­ti­co gran­de. Es un ex­pe­ri­men­to fe­roz que ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra ca­lar bien.

Di­cen que se acer­ca el mo­men­to en el que se re­du­ci­rá el IVA de los es­pec­tácu­los en di­rec­to.

El IVA es un asun­to re­cu­rren­te, que hay que in­ter­pre­tar co­mo lo que es, la ma­ni­fes­ta­ción del in­te­rés ce­ro por la cul­tu­ra. Te­ne­mos una po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal que ve la cul­tu­ra co­mo un es­tor­bo o co­mo un ob­je­to de lu­jo. La idea de una cul­tu­ra pú­bli­ca no exis­te. No di­go que ha­ya que na­cio­na­li­zar la cul­tu­ra, sino que lo pú­bli­co tie­ne que ac­tuar pa­ra sí mis­mo y pa­ra dar sa­li­da a pro­pues­tas pri­va­das. Ese de­sin­te­rés ha lle­va­do a la des­apa­ri­ción de los cir­cui­tos de tea­tro pú­bli­co, han des­apa­re­ci­do las ayu­das, ha subido la pre­sión fis­cal. Na­die da fa­ci­li­da­des a aque­llos que les cri­ti­can.

“¿Có­mo es po­si­ble que el pue­blo lle­gue a de­ci­dir al­go tan per­ver­so?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.