Una pe­lí­cu­la so­bre los cal­vi­tos

Pa­co Aran­go es­cri­be, pro­du­ce y di­ri­ge Lo que de ver­dad im­por­ta, fil­me so­bre el cán­cer in­fan­til.

Tiempo - - VIVIR - Luis Al­go­rri lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Así les lla­ma Aran­cha, una ami­ga mía im­pli­ca­da has­ta las ce­jas en lo­grar la ma­yor fe­li­ci­dad po­si­ble pa­ra es­tos críos. Les di­ce los cal­vi­tos, y que na­die vea el me­nor ras­tro bur­lón o pe­yo­ra­ti­vo en ese tér­mino por­que no lo hay. Ha­bla de los ni­ños con cán­cer a los que la me­di­ca­ción, qui­mio o ra­dio­te­ra­pia, de­ja sin ca­be­llo. Y le po­ne tal ter­nu­ra a la pa­la­bra que uno la hace su­ya in­me­dia­ta­men­te.

De los ni­ños con cán­cer, los cal­vi­tos, se ocu­pa un nú­me­ro apre­cia­ble de per­so­nas, fun­da­cio­nes, aso­cia­cio­nes que siem­pre ne­ce­si­tan y re­cla­man más re­cur­sos por­que la in­ves­ti­ga­ción es ca­ra y la fe­li­ci­dad de es­tos ni­ños tam­bién, más ca­ra se­gu­ra­men­te que la de us­te­des o la mía.

Yo ten­go una im­pli­ca­ción per­so­nal de la que es­toy muy or­gu­llo­so con la Fun­da­ción Luis Oli­va­res, y echo una mano en lo que pue­do (que sue­le ser es­cri­bir) a otras ini­cia­ti­vas co­mo las de Jo­sé Ca­rre­ras o la Fun­da­ción En­ri­que­ta Vi­lla­vec­chia, pe­ro lo que quie­ro con­tar­les hoy es un pro­di­gio que pro­ce­de de una de las más gran­des, efi­ca­ces y em­pren­de­do­ras ini­cia­ti­vas pa­ra pe­lear con­tra el cán­cer in­fan­til: la Fun­da­ción Ala­di­na, que pre­si­de Pa­co Aran­go. Lo que pa­sa es que Aran­go no es so­lo un se­ñor fa­mo­so con mu­cho di­ne­ro. Es una má­qui­na in­can­sa­ble de ge­ne­rar ideas, y la úl­ti­ma es una pe­lí­cu­la que se lla­ma Lo que de ver­dad im­por­ta.

No es el pri­mer fil­me de Aran­go; tam­bién es­tá Mak­tub (2011), que tra­ta­ba el

mis­mo asun­to pe­ro con me­nos ex­pe­rien­cia. Y es que hace fal­ta es­tar muy con­ven­ci­do de lo que uno hace pa­ra es­cri­bir el guion, pro­du­cir y di­ri­gir un pe­li­cu­la­zo co­mo el que aho­ra pre­sen­ta Aran­go, Lo que de ver­dad im­por­ta.

El cu­ran­de­ro. El asun­to con­sis­te en que la vi­da de Alec (un cua­ren­tón bri­tá­ni­co, Oli­ver Jack­son Cohen) es­tá en ple­na cri­sis. Na­da fun­cio­na, y me­nos que na­da su tien­da de re­pa­ra­cio­nes de ca­cha­rros eléc­tri­cos, que se lla­ma El cu­ran­de­ro. Has­ta que apa­re­ce su su­pues­to tío (Jo­nat­han Pry­ce, el clon del pa­pa Fran­cis­co) y le di­ce que le pa­ga to­das sus deu­das a con­di­ción de que se va­ya a vi­vir a un pe­que­ño idí­li­co pue­blo de Ca­na­dá du­ran­te un año. El po­bre Alec ac­ce­de y, co­mo no sa­be ha­cer otra co­sa, abre allí su tien­da de re­pa­ra­cio­nes de tos­ta­do­ras, El cu­ran­de­ro. Pe­ro le en­tien­den mal: la gen­te del pue­blo pien­sa que es un se­ñor que tie­ne (o fin­ge) po­de­res má­gi­cos pa­ra cu­rar a la gen­te.

¿Y sa­ben us­te­des lo que pa­sa? Pues que es ver­dad. Que Alec tie­ne el don de cu­rar y no lo sa­be. Que el abue­lo sor­do le pi­de a su mu­jer que de­je de gri­tar­le. Que Alec re­su­ci­ta sin que­rer al pá­rro­co, uno gor­do que sa­lía en Per­di­dos.

Y de re­pen­te apa­re­ce Abi­gail, una cría ma­ra­vi­llo­sa que tie­ne cán­cer ter­mi­nal, y Alec ter­mi­na de en­ten­der qué hace allí, pa­ra qué es­tá en es­te mun­do, cuál es su fun­ción en el en­gra­na­je uni­ver­sal. Y lo que su­ce­de es que, si nos lo pro­po­ne­mos, to­dos so­mos Alec, to­dos te­ne­mos po­de­res má­gi­cos, to­dos po­de­mos cu­rar... por­que to­dos po­de­mos ayu­dar a los cal­vi­tos.

Y una de las ma­ne­ras de ha­cer­lo es sen­ci­lla­men­te ir al ci­ne. La re­cau­da­ción ín­te­gra de la pe­lí­cu­la irá des­ti­na­da a los cam­pa­men­tos es­pe­cia­les pa­ra ni­ños con en­fer­me­da­des gra­ves Se­rious Fun Chil­dren’s Net­work (https://www.se rious­fun­net­work.org), que fun­dó Paul New­man; hace diez años que el gran ac­tor, ya fa­lle­ci­do, pi­dió a Aran­go que for­ma­se par­te de la di­rec­ción de Se­rious Fun, y el crea­dor de la Fun­da­ción Ala­di­na ac­ce­dió in­me­dia­ta­men­te: ahí si­gue.

Pe­ro no se equi­vo­quen: es­ta pe­lí­cu­la no es un ar­chi­bon­da­do­so pes­ti­ño hu­ma­ni­ta­rio en el que sa­len mon­ji­tas can­tan­do Un pue­blo es con la gui­ta­rra. Es una bue­na pe­lí­cu­la con es­plén­di­dos ac­to­res en la que pien­sas y te ríes. Co­mo se ríen los ado­ra­bles cal­vi­tos en los cam­pa­men­tos a los que van pa­ra ser fe­li­ces y re­unir fuer­zas pa­ra la pe­lea.

To­dos so­mos Alec, to­dos te­ne­mos po­de­res má­gi­cos, to­dos po­de­mos cu­rar

Pa­co Aran­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.