La neu­ro­na Jen­ni­fer Aniston

La neu­ro­na ena­mo­ra­da de la en­tra­ña­ble pro­ta­go­nis­ta de Friends es cla­ve en el pro­ce­so de apren­di­za­je.

Tiempo - - VIVIR - Vicky Die­go

La gua­pa ac­triz de Holly­wood da nom­bre a un ti­po de neu­ro­na lla­ma­da “de con­cep­to”. Las neu­ro­nas Jen­ni­fer Aniston fue­ron acu­ña­das por el neu­ro­cien­tí­fi­co Rodrigo Quian Qui­ro­ga, je­fe de Bioin­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad de Leicester. Son cé­lu­las ner­vio­sas si­tua­das en el hi­po­cam­po, el área ce­re­bral en­car­ga­da de la me­mo­ria y la for­ma­ción de re­cuer­dos, que re­la­cio­nan imá­ge­nes en ape­nas 300 mi­li­se­gun­dos pa­ra ge­ne­rar re­cuer­dos.

El cien­tí­fi­co ar­gen­tino dio con ellas mien­tras es­tu­dia­ba la reac­ción de pa­cien­tes epi­lép­ti­cos, al ob­ser­var fo­to­gra­fías de fa­mo­sos y lu­ga­res tu­rís­ti­cos co­no­ci­dos. A tra­vés de elec­tro­dos co­lo­ca­dos en dis­tin­tas áreas del ce­re­bro, su equi­po re­gis­tra­ba la ac­ti­vi­dad neu­ro­nal. “Un elec­tro­do es co­mo una agu­ja que tie­ne un mi­lí­me­tro de diá­me­tro y per­mi­te es­cu­char la ac­ti­vi­dad de las neu­ro­nas, co­mo si in­tro­du­je­ras un mi­cró­fono den­tro del ce­re­bro de una per­so­na y pu­die­ras es­cu­char”, ex­pli­ca Quian Qui­ro­ga.

Sor­pren­den­te­men­te, el equi­po clí­ni­co pu­do com­pro­bar que una neu­ro­na dis­pa­ra­ba in­ten­sos im­pul­sos cuan­do se le mos­tra­ba a uno de los vo­lun­ta­rios el re­tra­to de Jen­ni­fer Aniston en di­ver­sas for­mas, con dis­tin­tos pei­na­dos y en dis­tin­tos lu­ga­res, mien­tras que con cual­quier otra ima­gen no reac­cio­na­ba. Le­jos de res­pon­der so­lo a una ima­gen o ca­rac­te­rís­ti­ca con­cre­ta, la neu­ro­na res­pon­día a la per­so­na.

Es­to sig­ni­fi­ca que las cé­lu­las del ce­re­bro pue­den aso­ciar­se a un con­cep­to

es­pe­cí­fi­co y que te­ne­mos una neu­ro­na su­per­es­pe­cia­li­za­da pa­ra ca­da per­so­na que ve­mos re­gu­lar­men­te. Se­gu­ra­men­te con­te­mos con una neu­ro­na de con­cep­to pa­ra nues­tra pa­re­ja, otra pa­ra nues­tra ma­dre y otra pa­ra la prin­ce­sa Leia, por ejem­plo. Es­te des­cu­bri­mien­to pro­po­ne que la ma­te­ria gris no so­lo se en­car­ga de al­ma­ce­nar nues­tros re­cuer­dos, sino que al­gu­nas de sus cé­lu­las se re­la­cio­nan con de­ter­mi­na­dos con­cep­tos de for­ma in­di­vi­dual. Es­tas neu­ro­nas tie­nen la fun­ción de re­la­cio­nar la per­cep­ción y la me­mo­ria, por lo que no son ne­ce­sa­rias pa­ra en­ten­der un con­cep­to, pe­ro sí pa­ra re­cor­dar­lo.

Desa­rro­llar la me­mo­ria. No exis­te un “baúl de los re­cuer­dos” lo­ca­li­za­do en al­gún rin­cón de nues­tra ca­be­za. Sin em­bar­go, sin es­ta área de nuestro ce­re­bro se­ría­mos in­ca­pa­ces de ge­ne­rar nue­vos re­cuer­dos. Por ello, es­te pro­ce­so es bá­si­co pa­ra con­so­li­dar la me­mo­ria y esen­cial en el te­rreno de la en­se­ñan­za. Las neu­ro­nas de con­cep­to pue­den ayu­dar a los ni­ños a desa­rro­llar la me­mo­ria rea­li­zan­do aso­cia­cio­nes an­tes que re­cor­dan­do con­cep­tos. Al­go que tie­ne ca­da vez más sen­ti­do en la era en la que vi­vi­mos, don­de la re­ten­ción de da­tos pier­de su re­le­van­cia gra­cias a la can­ti­dad de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble a gol­pe de clic.

De es­ta for­ma, al ob­ser­var el com­por­ta­mien­to de es­tas neu­ro­nas, po­de­mos sa­ber lo que al­guien es­tá vien­do o, in­clu­so, pen­san­do, así co­mo pro­yec­tar­lo en un mo­ni­tor. Es­to po­dría lle­gar a apli­car­se clí­ni­ca­men­te en pa­cien­tes que su­fren el sín­dro­me de en­claus­tra­mien­to (LIS), co­mo el fí­si­co Step­hen Haw­king.

La fa­mo­sa neu­ro­na de Jen­ni­fer Aniston po­dría ayu­dar a com­pren­der me­jor la for­ma en la que el ce­re­bro pro­ce­sa el mun­do ex­te­rior. Así co­mo a en­ten­der de una for­ma más com­ple­ta y com­ple­ja en­fer­me­da­des co­mo la epi­lep­sia, el Alz­hei­mer o la es­qui­zo­fre­nia, ya que to­das ellas es­tán re­la­cio­na­das con las fun­cio­nes del hi­po­cam­po.

Uno de los gran­des retos de nuestro tiem­po es com­pren­der ese gran des­co­no­ci­do que nos ca­rac­te­ri­za co­mo se­res hu­ma­nos, el ce­re­bro. Ya se han sen­ta­do las ba­ses de có­mo se or­ga­ni­zan, se co­mu­ni­can y tra­ba­jan las neu­ro­nas en­tre sí. No obs­tan­te, nos que­dan un sin­fín de in­cóg­ni­tas por des­cu­brir. Ci­tan­do al neu­ro­cien­tí­fi­co Eric Kan­del, “el ce­re­bro es el se­cre­to me­jor guar­da­do de la na­tu­ra­le­za”.

Las neu­ro­nas pue­den de­cir­nos lo que el su­je­to es­tá pen­san­do e in­clu­so pro­yec­tar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.