La re­vo­lu­ción de Co­rrea lle­ga a su fin

Ecua­dor ce­le­bra los pri­me­ros co­mi­cios des­de 2007 en los que el pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea no se­rá can­di­da­to.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Pa­blo Ro­de­ro

El 30 de sep­tiem­bre de 2010, Ecua­dor ama­ne­ció en me­dio de una in­su­rrec­ción po­li­cial y con su pre­si­den­te, Ra­fael Co­rrea, re­te­ni­do den­tro de un re­gi­mien­to. Co­rrea en­ton­ces se aso­mó al bal­cón y, arran­cán­do­se los bo­to­nes su­pe­rio­res de su ca­mi­sa, gri­tó: “¿Quie­ren ma­tar al pre­si­den­te? ¡Aquí es­tá! ¡Má­ten­lo si les da la ga­na, má­ten­lo si tie­nen po­der, má­ten­lo si tie­nen va­lor, en vez de es­tar en la mu­che­dum­bre co­bar­de­men­te es­con­di­dos!”.

El ex­mi­nis­tro de Eco­no­mía, un des­co­no­ci­do pa­ra bue­na par­te del país po­cos años an­tes de su elec­ción en 2007, ha­bía irrum­pi­do en un con­tex­to de caos ins­ti­tu­cio­nal pro­me­tien­do li­de­rar una al­ter­na­ti­va a la po­lí­ti­ca neo­li­be­ral im­pe­ran­te des­de los 80. La al­ter­na­ti­va fue bau­ti­za­da co­mo “Re­vo­lu­ción ciu­da­da­na” y en su nom­bre ha gi­ra­do to­da la po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal de Ecua­dor has­ta hoy.

“Co­rrea lle­ga al po­der co­mo con­se­cuen­cia de fuer­tes pro­ce­sos de mo­vi­li­za­ción po­pu­lar, en un mo­men­to de cri­sis po­lí­ti­ca, des­cré­di­to ins­ti­tu­cio­nal y agotamiento del pro­yec­to neo­li­be­ral”, ex­pli­ca Mateo Mar­tí­nez, fi­ló­so­fo y analista po­lí­ti­co ecua­to­riano. Eran tiem­pos de trans­for­ma­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de Go­bier­nos de iz­quier­da, co­mo el de Chá­vez en Ve­ne­zue­la o el de Mo­ra­les en Bo­li­via, ar­ma­ban una al­ter­na­ti­va a las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y so­cia­les que ha­bían do­mi­na­do el con­ti­nen­te du­ran­te dé­ca­das. A tra­vés de una nue­va Cons­ti­tu­ción, la re­ne­go­cia­ción de la deu­da ex­ter­na y la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas sus­ten­ta­das por los in­gre­sos de la ex­trac­ción pe­tro­le­ra, más de un mi­llón de per­so­nas sa­lió de la po­bre­za ex­tre­ma, con­so­li­dan­do las ba­ses de apo­yo de la Re­vo­lu­ción ciu­da­da­na.

Me­sia­nis­mo. Pe­ro es­ta re­vo­lu­ción era, an­te to­do, un pro­yec­to co­rreís­ta, don­de el pre­si­den­te asu­mió ai­res me­siá­ni­cos y, pa­ra mu­chos, ex­ce­si­va­men­te au­to­ri­ta­rios. “La con­cen­tra­ción de po­der en el pre­si­den­te des­pla­zó la po­lí­ti­ca de sus jue­gos ins­ti­tu­cio­na­les a los jue­gos del lí­der ca­ris­má­ti­co”, di­ce Fe­li­pe Bur­bano, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les.

Se­gún Mar­tí­nez, par­ti­cu­lar­men­te des­de el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do po­li­cial de 2010, el Go­bierno de Co­rrea em­pe­zó a ac­tuar sin con­tar con sus alia­dos en los mo­vi­mien­tos de ba­se: “La par­ti­ci­pa­ción de mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo el in­dí­ge­na y los eco­lo­gis­tas plan­teó una ho­ja de ru­ta de sa­li­da del neo­li­be­ra­lis­mo con ele­men­tos su­ma­men­te avan­za­dos y ra­di­ca­les. Pos­te­rior­men­te, el Go­bierno apun­tó en di­rec­ción con­tra­ria, im­po­nién­do­se los gru­pos más con­ser­va­do­res, en­ca­be­za­dos por el pro­pio pre­si­den­te”. A la pér­di­da de apo­yos en la so­cie­dad ci­vil se su­mó la cri­sis eco­nó­mi­ca por la caí­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y el pe­tró­leo y la opo­si­ción a las po­lí­ti­cas ex­trac­ti­vis­tas del Go­bierno. El úl­ti­mo ele­men­to en en­trar en la ecua­ción ha si­do la co­rrup­ción, que ha sal­pi­ca­do al sec­tor petrolero y al de las in­fraes­truc­tu­ras con los es­cán­da­los de Eco­pe­trol y Ode­brecht.

Con sus cla­ros y som­bras, la Re­vo­lu­ción ciu­da­da­na es ya par­te de la his­to­ria de Ecua­dor, que afron­ta una nue­va era sin Co­rrea tras una dé­ca­da de do­mi­nio elec­to­ral in­dis­cu­ti­ble. La pre­sen­cia en au­men­to de Chi­na en las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas, la in­cóg­ni­ta de las po­lí­ti­cas de los Es­ta­dos Uni­dos de Do­nald Trump en el con­ti­nen­te y el em­po­bre­ci­mien­to de una po­bla­ción azo­ta­da por la cri­sis mar­ca­rán aho­ra el con­tex­to en el que la nue­va Ad­mi­nis­tra­ción ten­drá que li­de­rar al pos­re­vo­lu­cio­na­rio Es­ta­do ecua­to­riano.

El pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea se di­ri­ge a los pe­rio­dis­tas en el pa­la­cio del Go­bierno en Quito, la ca­pi­tal ecua­to­ria­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.