La gue­rra del im­pues­to de su­ce­sio­nes

Des­de que al­gu­nas au­to­no­mías re­du­je­ron ca­si a ce­ro lo que hay que pa­gar por he­re­dar, los ciu­da­da­nos de las otras quie­ren lo mis­mo.

Tiempo - - A FONDO - Por Ja­vier Otero jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El cru­ce de acu­sa­cio­nes en­tre las pre­si­den­tas an­da­lu­za y ma­dri­le­ña, Susana Díaz y Cris­ti­na Ci­fuen­tes, res­pec­ti­va­men­te, so­bre có­mo ges­tio­nan el im­pues­to de su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes se ha tras­la­da­do de es­ce­na­rio. Des­de don­de se dis­cu­te la re­for­ma de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca ha pa­sa­do al te­rreno de con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca bá­si­ca en­tre PP y PSOE en aque­llas co­mu­ni­da­des en las que go­bier­nan. Los po­pu­la­res han co­men­za­do a pre­pa­rar la mo­vi­li­za­ción en la ca­lle de los con­tra­rios a es­te im­pues­to.

To­do co­men­zó cuan­do la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía, la so­cia­lis­ta Susana Díaz, se mos­tró crí­ti­ca con aque­llas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que quie­ren más re­cur­sos y a la vez ba­jan im­pues­tos. Díaz se­ña­ló con­cre­ta­men­te el im­pues­to de su­ce­sio­nes en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, en el que en la prác­ti­ca ape­nas se pa­ga por una herencia. La pre­si­den­ta an­da­lu­za uti­li­zó es­te ar­gu­men­to en la con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos que se ce­le­bró el pa­sa­do mes de enero, y fue se­cun­da­da por otras cin­co co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas go­ber­na­das por los so­cia­lis­tas. Cris­ti­na Ci­fuen­tes, por su par­te, de­fen­dió la ca­pa­ci­dad de man­te­ner la au­to­no­mía en las de­ci­sio­nes en ma­te­ria fis­cal que dis­fru­tan ac­tual­men­te las co­mu­ni­da­des y se mos­tró con­tra­ria a su­bir es­te im­pues­to. La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña aso­ció el im­pues­to de su­ce­sio­nes con una po­lí­ti­ca fis­cal que, di­jo, al­gu­nos ven co­mo con­fis­ca­to­ria.

La so­cia­lis­ta Susana Díaz tie­ne una pos­tu­ra que se re­su­me en va­rios pun­tos. El pri­me­ro de ellos es que hay que re­la­cio­nar los im­pues­tos que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han apli­ca­do en los úl­ti­mos años con la fi­nan­cia­ción que re­ci­ben des­de el Es­ta­do. A con­ti­nua­ción, Díaz se­ña­la que el he­cho de que An­da­lu­cía ten­ga una ren­ta más ba­ja que otras co­mu­ni­da­des, le obli­ga a man­te­ner al­gu­nos im­pues­tos más al­tos que en otras re­gio­nes si quie­re que sus ciu­da­da­nos dis­fru­ten de ser­vi­cios en edu­ca­ción, sa­ni­dad o de­pen­den­cia, en igual­dad de con­di­cio­nes a los del res­to de Es­pa­ña. Pa­ra Díaz, el im­pues­to de su­ce­sio­nes y el de pa­tri­mo­nio, que son “im­pues­tos a la ri­que­za”, se hi­cie­ron “apri­sa y co­rrien­do”, lo que hi­zo po­si­ble una gran dis­pa­ri­dad en­tre re­gio­nes. La pre­si­den­ta an­da­lu­za quie­re que se ten­gan en cuen­ta es­tas ra­zo­nes, por las que al­gu­nas re­gio­nes no pue­den ba­jar tan­to el im­pues­to de su­ce­sio­nes co­mo Ma­drid. En su opi­nión,

las que apli­can un im­pues­to de su­ce­sio­nes más ba­jo “qui­zá sea por­que es­tén muy bien fi­nan­cia­das”. Es­to úl­ti­mo es un avi­so so­bre los ar­gu­men­tos que uti­li­za­rá en la ne­go­cia­ción del nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que po­dría re­su­mir­se así: las que ba­jan los im­pues­tos es por­que no ne­ce­si­tan más re­cur­sos. Díaz ha acu­sa­do de fal­ta de in­for­ma­ción y ma­ni­pu­la­ción y sos­tie­ne que na­die de­be pa­gar más o me­nos im­pues­tos por vi­vir en di­fe­ren­tes lu­ga­res. Cris­ti­na Ci­fuen­tes le re­pli­ca que Ma­drid no es un pa­raí­so fis­cal ni prac­ti­ca el dum­ping (com­pe­tir apro­ve­chan­do la ven­ta­ja de im­pues­tos, en es­te ca­so, por de­ba­jo de lo nor­mal). La mis­ma acu­sa­ción de An­da­lu­cía la ha rea­li­za­do el con­se­ller de Ha­cien­da de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Vi­cent So­ler. La po­pu­lar re­ta a los so­cia­lis­tas a ba­jar los im­pues­tos a los an­da­lu­ces. Es­tos de­fien­den que pa­guen más los que más tie­nen.

Las dis­pa­ri­da­des en es­te im­pues­to, efec­ti­va­men­te, se ba­san en la ne­ce­si­dad de ob­te­ner más fon­dos. Pe­ro tam­bién es una for­ma de com­pe­ten­cia fis­cal que es­tá pro­du­cien­do una mi­gra­ción de las su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes de una co­mu­ni­dad a otra pa­ra be­ne­fi­ciar­se de me­no­res ti­pos im­po­si­ti­vos. Es­to po­dría ex­pli­car, por ejem­plo, la al­ta re­cau­da­ción de Ma­drid en el im­pues­to de su­ce­sio­nes, a pe­sar de que el ti­po im­po­si­ti­vo real es­té muy cer­ca de ce­ro. En es­to in­flu­ye, ade­más, que las he­ren­cias en Ma­drid son más cuan­tio­sas que en otras re­gio­nes más po­bres, de­bi­do a la con­cen­tra­ción de ri­que­za en es­ta y otras co­mu­ni­da­des con ren­tas al­tas.

Las po­si­bi­li­da­des de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas de apli­car re­duc­cio­nes de la ba­se im­po­ni­ble del im­pues­to de su­ce­sio­nes y de bo­ni­fi­ca­cio­nes so­bre la cuo­ta ín­te­gra (la can­ti­dad que de­be­ría pa­gar­se) son in­nu­me­ra­bles. El Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas y Ase­so­res Fis­ca­les (REAF) rea­li­za to­dos los años un es­tu­dio so­bre el “Pa­no­ra­ma de la fis­ca­li­dad au­to­nó­mi­ca y fo­ral”. El re­su­men de es­tas re­duc­cio­nes y bo­ni­fi­ca­cio­nes en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ocu­pa de­ce­nas de pá­gi­nas. Los su­pues­tos son in­nu­me­ra­bles y la ma­yo­ría de las ve­ces di­fe­ren­tes en­tre unas re­gio­nes y otras.

En As­tu­rias se ce­le­bró una ma­ni­fes­ta­ción el pa­sa­do mes de oc­tu­bre en la que cien­tos de per­so­nas re­cla­ma­ron la eli­mi­na­ción del im­pues­to de su­ce­sio­nes en la co­mu­ni­dad. La ini­cia­ti­va la han res­pal­da­do más de 87.000 fir­mas. As­tu­rias apa­re­ce co­mo la au­to­no­mía que pa­ga im­pues­tos más al­tos, tras An­da­lu­cía, en los ejem­plos de he­ren­cias al­tas, co­mo las que cal­cu­la el Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas y Ase­so­res Fis­ca­les. En el que se pu­bli­ca

En las is­las Ca­na­rias se pue­de pa­gar diez ve­ces me­nos que en An­da­lu­cía

en es­te re­por­ta­je, un sol­te­ro de 30 años que he­re­da­ra de su pa­dre 800.000 eu­ros, de los que 200.000 co­rres­pon­die­ran a una vi­vien­da, pa­ga­ría en As­tu­rias 162.618 eu­ros apli­can­do las re­duc­cio­nes y bo­ni­fi­ca­cio­nes del im­pues­to re­gu­la­das en esa co­mu­ni­dad. Los 162.618 eu­ros con­tras­tan con los 1.586 eu­ros que pa­ga­ría en Ma­drid. En el ca­so de que re­ci­bie­ra 800.000 eu­ros en di­ne­ro en efec­ti­vo y sin que el he­re­de­ro tu­vie­ra nin­gu­na dis­ca­pa­ci­dad pa­ga­ría 205.920 eu­ros, fren­te a los 2.000 de Ma­drid. Por su par­te, en Ex­tre­ma­du­ra han reuni­do 12.800 fir­mas con­tra el im­pues­to. Los res­pon­sa­bles de la Ha­cien­da ex­tre­me­ña sub­ra­yan que el 90% de los ex­tre­me­ños que he­re­dan no tri­bu­ta de­bi­do a las bo­ni­fi­ca­cio­nes.

Ape­sar de que pa­gar el im­pues­to de su­ce­sio­nes en Ma­drid sal­ga tan ba­ra­to, es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma es la que re­cau­da más di­ne­ro por es­te tri­bu­to. Se­gún los da­tos del úl­ti­mo in­for­me del REAF, de 2013, Ma­drid re­cau­dó 424 mi­llo­nes de eu­ros, una can­ti­dad muy su­pe­rior, por ejem­plo, a la de Ca­ta­lu­ña, que con­si­gue 298 mi­llo­nes de eu­ros. Al­gu­nas co­mu­ni­da­des que tam­bién han en­tra­do en el

Los asis­ten­tes a la con­fe­ren­cia de pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos po­san jun­to al rey Fe­li­pe VI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.