UN EJEM­PLO PA­RA EN­TEN­DER LAS DI­FE­REN­CIAS

Tiempo - - A FONDO -

Uno de los ejem­plos que usa el REAF so­bre las di­fe­ren­cias en el im­pues­to de su­ce­sio­nes es el de una per­so­na sol­te­ra que he­re­da 800.000 eu­ros de los que 200.000 co­rres­pon­den a la vi­vien­da del fa­lle­ci­do. En pri­mer lu­gar, se apli­ca una re­duc­ción de la ba­se im­po­ni­ble re­la­cio­na­da con la vi­vien­da y lue­go otra por su pa­ren­tes­co. Es­to da una ba­se li­qui­da­ble a la que se le apli­ca un ti­po im­po­si­ti­vo. A es­te re­sul­ta­do, fi­nal­men­te, al­gu­nas co­mu­ni­da­des apli­can una bo­ni­fi­ca­ción que hace que ha­ya que pa­gar ape­nas na­da. Lo que se pa­ga en An­da­lu­cía es más de diez ve­ces lo que se pa­ga en Ca­na­rias.

de­ba­te se­ña­lan asi­mis­mo que Ma­drid se apro­ve­cha de los efec­tos del cen­tra­lis­mo, que con­cen­tra en la ca­pi­tal de Es­pa­ña se­des em­pre­sa­ria­les y ri­que­za que tam­bién in­flu­yen en con­se­guir esa re­cau­da­ción. En el de­ba­te de fon­do se en­cuen­tra en cual­quier ca­so si los re­cur­sos de­ben ob­te­ner­se de la ri­que­za acu­mu­la­da, a tra­vés del im­pues­to de su­ce­sio­nes y de pa­tri­mo­nio, o ha­cer­lo, por ejem­plo, de la ren­ta de las per­so­nas. La ten­den­cia de los úl­ti­mos años ha ido en la lí­nea de acer­car a ce­ro los ti­pos rea­les de los im­pues­tos de pa­tri­mo­nio y su­ce­sio­nes.

En lo que se re­fie­re al im­pac­to so­bre los ciu­da­da­nos, exis­ten mu­chas si­tua­cio­nes en las que la ba­se im­po­ni­ble se re­du­ce prác­ti­ca­men­te a ce­ro. Así por ejem­plo, en Ara­gón se re­du­ce en su to­ta­li­dad en las he­ren­cias que co­rres­pon­den a los hi­jos del fa­lle­ci­do me­no­res de edad, aun­que con un má­xi­mo de tres mi­llo­nes de eu­ros. Es ha­bi­tual que los pa­rien­tes más le­ja­nos pa­guen más que el cón­yu­ge, hi­jos o as­cen­dien­tes. Tam­bién exis­ten re­duc­cio­nes que so­lo se apli­can pa­ra ba­jos pa­tri­mo­nios.

Un ca­so pue­de ser, co­mo ilus­tra el cua­dro que se pu­bli­ca en la pá­gi­na an­te­rior, una herencia de 800.000 eu­ros re­ci­bi­dos por un hi­jo, de los que 200.000 co­rres­pon­den a una vi­vien­da. La re­duc­ción de la ba­se im­po­ni­ble por vi­vien­da re­gu­la­da por el Es­ta­do es de 122.606 eu­ros, a los que la ma­yo­ría de las co­mu­ni­da­des aña­den las su­yas pro­pias. El re­sul­ta­do es que en Ca­na­rias y Can­ta­bria, es­ta ba­se so­bre la vi­vien­da de 200.000, se re­duz­ca a 198.000 eu­ros. Lue­go hay que aña­dir la re­duc­ción por pa­ren­tes­co de los 600.000 eu­ros que no son de la vi­vien­da. En­tre am­bas re­duc­cio­nes, la ba­se li­qui­da­ble se que­da en 578.000 eu­ros. A es­ta se le apli­ca un ti­po im­po­si­ti­vo del 29,75%, con lo que ten­dría que pa­gar (cuo­ta ín­te­gra) 134.234 eu­ros. Sin em­bar­go, Ca­na­rias apli­ca lue­go una bo­ni­fi­ca­ción ca­si por la to­ta­li­dad de es­ta can­ti­dad, lo que de­ja el pa­go del im­pues­to en so­lo 134 eu­ros, cuan­do en An­da­lu­cía, con otras re­duc­cio­nes, pe­ro so­bre to­do sin bo­ni­fi­ca­ción so­bre la cuo­ta de­fi­ni­ti­va a pa­gar (cuo­ta lí­qui­da) al­can­za los 164.049 eu­ros.

En el ejem­plo ele­gi­do se pue­de ver que Ca­na­rias y Can­ta­bria apli­can las ma­yo­res re­duc­cio­nes por vi­vien­da, con 198.000 eu­ros. En la re­duc­ción por pa­ren­tes­co so­bre el res­to del pa­tri­mo­nio, en la que mu­chas co­mu­ni­da­des apli­can re­duc­cio­nes que ron­dan los 16.000 eu­ros, Ga­li­cia apli­ca 400.000 eu­ros. Es­to hace que en es­te ca­so sea la que ten­ga me­nor ba­se li­qui­da­ble. Ga­li­cia for­ma par­te del club don­de se pa­ga, en es­te ca­so, mu­cho me­nos que en An­da­lu­cía. Ga­li­cia es tam­bién una de las que apli­ca un ti­po im­po­si­ti­vo más ba­jo, del 9% fren­te al 31,75% de

Ma­drid tie­ne uno de los im­pues­tos más ba­jos, pe­ro es la que más re­cau­da

An­da­lu­cía, pe­ro no tan­to co­mo el 1% de Ba­lea­res. Es­to la co­lo­ca en la au­to­no­mía con una ba­se li­qui­da­ble de 206.000 eu­ros, la más ba­ja de to­das.

Sin em­bar­go, a pe­sar de la re­duc­ción de 400.000 eu­ros de Ga­li­cia y su ba­jo ti­po im­po­si­ti­vo, su cuo­ta lí­qui­da no es tan ba­ja co­mo la de Ma­drid, Can­ta­bria y Ba­lea­res, por­que a di­fe­ren­cia de es­ta no apli­ca nin­gu­na bo­ni­fi­ca­ción fi­nal. El re­sul­ta­do es que las que apli­can fuer­tes bo­ni­fi­ca­cio­nes so­bre la cuo­ta ín­te­gra se con­vier­ten en las que me­nos im­pues­tos se pa­gan.

Por su par­te, que so­lo se apli­que un ti­po del 1% en Ba­lea­res no la con­vier­te en el lu­gar en el que se pa­guen me­nos im­pues­tos de su­ce­sio­nes. Es­te que­da en 5.950 eu­ros, pe­ro al no apli­car­le nin­gu­na bo­ni­fi­ca­ción no es don­de me­nos im­pues­tos se pa­gan, a pe­sar de ser la que su cuo­ta ín­te­gra en es­te ca­so es más ba­ja, con so­lo 5.950 eu­ros fren­te a los 164.049 de An­da­lu­cía. Es­ta co­mu­ni­dad se en­cuen­tra en­tre las que me­nos re­duc­cio­nes y bo­ni­fi­ca­cio­nes apli­ca y, jun­to con As­tu­rias, la que tie­ne un ti­po im­po­si­ti­vo más al­to, del 31,75%.

Sin em­bar­go, la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Susana Díaz, lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que los que he­re­dan 800.000 eu­ros o me­dio mi­llón no lle­gan a mil per­so­nas en es­ta re­gión.

Án­gel de la Fuen­te, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da (Fe­dea) y ex­vi­ce­di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Aná­li­sis Económico del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), es un re­co­no­ci­do ex­per­to en fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Fue en­car­ga­do de ela­bo­rar una me­to­do­lo­gía pa­ra el cálcu­lo de las ba­lan­zas fis­ca­les y ha ana­li­za­do en va­rios es­tu­dios el im­pues­to de su­ce­sio­nes en las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des.

En cuan­to a im­pues­tos au­to­nó­mi­cos, co­men­ta a TIEM­PO que la au­to­no­mía ha de apli­car­se tam­bién a

los in­gre­sos y no so­lo al gas­to y que, en ge­ne­ral, “la com­pe­ten­cia es sa­na”. No obs­tan­te, ma­ti­za que “es ver­dad que hay im­pues­tos (y el de su­ce­sio­nes es uno de ellos) que se­gu­ra­men­te hu­bie­ra si­do me­jor no des­cen­tra­li­zar pa­ra evi­tar pro­ble­mas”. De la Fuen­te cree que se po­dría es­tu­diar la po­si­bi­li­dad “de po­ner un to­pe in­fe­rior” pa­ra es­te im­pues­to, pe­ro que ese to­pe de­be­ría en to­do ca­so ser bas­tan­te ba­jo. Tam­bién cree que an­tes con­ven­dría, se­gu­ra­men­te, re­vi­sar los pun­tos de co­ne­xión del im­pues­to (quién tie­ne que pa­gar dón­de) co­mo for­ma al­ter­na­ti­va de li­diar con al­gu­nos de es­tos pro­ble­mas. Por su par­te, Ru­bén Gi­meno, di­rec­tor del ser­vi­cio de es­tu­dios del Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas Ase­so­res Fis­ca­les, ex­pli­ca que el im­pues­to de su­ce­sio­nes y do­na­cio­nes es­tá ce­di­do par­cial­men­te a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que tie­nen po­tes­tad pa­ra re­gu­lar de­ter­mi­na­dos as­pec­tos del im- pues­to, co­mo las bo­ni­fi­ca­cio­nes, ta­ri­fas o re­duc­cio­nes. Gi­meno se­ña­la que “es­te he­cho pro­du­ce de­sigual­da­des a la ho­ra de tri­bu­tar se­gún se reali­ce en una u otra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma”. Por lo tan­to, más allá del efec­to que tie­ne en los re­cur­sos con que cuen­ta ca­da co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, Gi­meno di­ce so­bre las di­fe­ren­cias de tra­to de los con­tri­bu­yen­tes que “no es ló­gi­co que un pa­dre do­ne a dos hi­jos y que uno de ellos no tri­bu­te si re­si­de en Ma­drid y, en cam­bio, el otro hi­jo tri­bu­te si re­si­de, por ejem­plo, en As­tu­rias o Ex­tre­ma­du­ra”.

En­tre las co­mu­ni­da­des que han op­ta­do por des­ac­ti­var ca­si to­tal­men­te el pa­go del im­pues­to de su­ce­sio­nes de pa­dres a hi­jos se en­cuen­tran Ma­drid o Ca­na­rias. Am­bas se en­cuen­tran en­tre las tres en las que se pa­ga me­nos can­ti­dad por es­te tri­bu­to, co­mo se pue­de ver en el ejem­plo que se pu­bli­ca en es­te re­por­ta­je. En otras se tri­bu­ta a ti­pos cer­ca­nos al 37%, se­gún el pa­tri­mo­nio pre­exis­ten­te. En otro de los ca­sos que se pue­de dar, Ma­drid y Ca­na­rias son las dos en las que se pa­gan me­nos im­pues­tos. Así, si un hi­jo de 30 años re­ci­be 800.000 eu­ros en me­tá­li­co sin un des­tino es­pe­cí­fi­co (con el que po­der be­ne­fi­ciar­se de de­duc­cio­nes o re­duc­cio­nes) y sin que ten­ga nin­gún gra­do de dis­ca­pa­ci­dad, en An­da­lu­cía ten­dría que pa­gar 208.159 eu­ros, mien­tras que en Ma­drid so­lo 2.000 y en Ca­na­rias 200 eu­ros. Otro pro­ble­ma que se pro­du­ce es que en oca­sio­nes los he­re­de­ros tie­nen que re­nun­ciar a la herencia, pues­to que al he­re­dar bie­nes que no son lí­qui­dos, no pue­den ha­cer fren­te al pa­go del im­pues­to, por ejem­plo si he­re­dan in­mue­bles. Pa­ra Gi­meno, “se­ría bueno una cier­ta ar­mo­ni­za­ción pa­ra evi­tar es­tas de­sigual­da­des, es­ta­ble­cien­do un mí­ni­mo a pa­gar por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y de­ján­do­les cier­tos már­ge­nes de ma­nio­bra so­bre as­pec­tos muy con­cre­tos”.

La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, se opo­ne a la ar­mo­ni­za­ción fis­cal en­tre au­to­no­mías. A la de­re­cha, la pre­si­den­ta an­da­lu­za, Susana Díaz.

RE­CAU­DA­CIÓN DEL IM­PUES­TO SO­BRE SU­CE­SIO­NES Y DO­NA­CIO­NES (en mi­llo­nes de eu­ros) Las di­fe­ren­cias de ri­que­za en­tre co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, las mo­di­fi­ca­cio­nes que han rea­li­za­do so­bre el im­pues­to de su­ce­sio­nes y la hui­da de las he­ren­cias con ma­yor pa­tri­mo­nio a las co­mu­ni­da­des con me­nos im­pues­tos in­flu­yen en las di­fe­ren­cias de re­cau­da­ción en­tre unas re­gio­nes y otras.

Ma­ni­fes­ta­ción en As­tu­rias con­tra el im­pues­to de su­ce­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.