LOS OS­CAR DE LA NOS­TAL­GIA

La pe­lí­cu­la La La Land, un ho­me­na­je al ci­ne mu­si­cal, al jazz y al Holly­wood clá­si­co, par­te co­mo favorita con 14 no­mi­na­cio­nes en la 89ª edi­ción de los pre­mios de la Aca­de­mia de Holly­wood. La pri­me­ra ga­la de los Os­car de la era Trump se­rá el día 26.

Tiempo - - A FONDO - Por Antonio Díaz

Una ex­tra­ña sen­sa­ción de me­lan­co­lía ha re­co­rri­do Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la pre­sen­te tem­po­ra­da de pre­mios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, que se ini­ció el pa­sa­do mes de no­viem­bre y cul­mi­na­rá el 26 de fe­bre­ro con la ce­re­mo­nia de los Os­car (que emi­ti­rá en di­rec­to en Es­pa­ña Mo­vis­tar+). En gran par­te por el au­ra nos­tál­gi­ca que ema­na de la pe­lí­cu­la La ciu­dad de las es­tre­llas (La La Land), que ha triun­fa­do reite­ra­da e in­dis­cu­ti­ble­men­te en to­das las pla­zas po­si­bles, des­de los pre­mios que otor­gan los sin­di­ca­tos de ci­neas­tas, de in­tér­pre­tes o de la crí­ti­ca de su país has­ta los Bafta bri­tá­ni­cos. Pe­ro tam­bién, de al­gu­na for­ma, esa tris­te­za va­ga y pro­fun­da pro­ve­nía de la con­clu­sión de un idi­lio de ocho años en­tre la in­dus­tria del ci­ne del país y la Ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial de Ba­rack Oba­ma, que en el con­tex­to de los Os­car es­tu­vo es­ce­ni­fi­ca­da en dos mo­men­tos his­tó­ri­cos: en la edi­ción de 2013, cuan­do la pri­me­ra da­ma, Mi­che­lle Oba­ma, le­yó el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la ven­ce­do­ra de la no­che (el th­ri­ller po­lí­ti­co Ar­go), y en la úl­ti­ma ga­la, cuan­do el en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den pre­sen­tó el nú­me­ro mu­si­cal de la can­tan­te Lady Ga­ga.

La ciu­dad de las es­tre­llas, el fil­me del jo­ven ci­neas­ta Da­mien Cha­ze­lle (Rho­de Island, 1985) que reivin­di­ca el le­ga­do cul­tu­ral del gé­ne­ro mu­si­cal, la po­ten­cia eman­ci­pa­do­ra del jazz y el po­der re­den­tor de los ro­man­ces del Holly­wood de la era de oro, con sus ca­tor­ce no­mi­na­cio­nes y el ré­cord de pre­mios co­se­cha­dos en unos Glo­bos de oro (sie­te), par­te co­mo favorita en una de las edi­cio­nes de los Os­car con me­nos sus­pen­se –a prio­ri– de la pre­sen­te dé­ca­da. To­das las apues­tas la se­ña­lan co­mo ven­ce­do­ra, al me­nos, de los pre­mios prin­ci­pa­les –pe­lí­cu­la, di­rec­ción, ac­tor y ac­triz prin­ci­pa­les–, so­lo que­da sa­ber si igua­la­rá la mar­ca de on­ce pre­mios que os­ten­tan Ben-Hur, Ti­ta­nic y El se­ñor de los ani­llos: el re­torno del rey.

En es­tas cir­cuns­tan­cias, la ma­yor in­cóg­ni­ta de la no­che es una cues­tión que tras­pa­sa lo pu­ra­men­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co: si los ar­tis­tas usa­rán sus mi­cró­fo­nos y un al­ta­voz glo­bal pa­ra ex­pre­sar sus in­quie­tu­des al res­pec­to de las pri­me­ras me­di­das po­lí­ti­cas to­ma­das por el nue­vo pre­si­den­te de la na­ción, Do-

des­de su estreno en ve­ne­cia, don­de la ac­triz em­ma sto­ne se lle­vó la co­pa vol­pi, la ciu­dad de las es­tre­llas ha re­co­gi­do un to­tal de 148 pre­mios

nald Trump, abier­ta­men­te be­li­ge­ran­te con los pro­fe­sio­na­les del ci­ne, un sec­tor en reali­dad he­te­ro­gé­neo, pe­ro que en Es­ta­dos Uni­dos tien­de a iden­ti­fi­car­se con el pro­gre­sis­mo li­be­ral y la “éli­te cul­tu­ral”, enemi­gos de­cla­ra­dos del mag­na­te.

sim­pa­tías de­mó­cra­tas

La res­pues­ta a ese mis­te­rio se per­so­ni­fi­ca­rá en la la­bor del maes­tro de ce­re­mo­nias de­sig­na­do pa­ra es­ta edi­ción, Jimmy Kim­mel, hu­mo­ris­ta y pre­sen­ta­dor des­de el año 2003 de un po­pu­lar la­te night que lle­va su nom­bre y que emi­te la ca­de­na ABC, la mis­ma que os­ten­ta los de­re­chos la ga­la. Co­no­ci­do por sus sim­pa­tías ha­cia el Par­ti­do De­mó­cra­ta, des­de la to­ma de po­se­sión de Trump el pa­sa­do 21 de enero, Kim­mel ha apro­ve­cha­do su es­pa­cio pa­ra iro­ni­zar so­bre los de­cre­tos del nue­vo pre­si­den­te o pa­ra se­ña­lar las con­tra­dic­cio­nes de sus de­cla­ra­cio­nes. ABC fue la ca­de­na ele­gi­da por Trump pa­ra con­ce­der su pri­me­ra en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da des­pués de su nom­bra­mien­to, en una ho­ra de ten­sa con­ver­sa­ción con el pe­rio­dis­ta Da­vid Muir en la que apro­ve­chó pa­ra se­ña­lar a las emi­so­ras del país que en su opi­nión ha­bían in­for­ma­do de for­ma “im­pre­ci­sa y equi­vo­ca­da” du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral. En­tre ellas la pro­pia ABC, a la que no pa­re­ce preo­cu­par la po­si­bi­li­dad de agra­viar a los vo­tan­tes de Trump, par­te de su pú­bli­co po­ten­cial.

La ce­re­mo­nia es el pro­gra­ma no de­por­ti­vo más vis­to ca­da año en EEUU. Y en la pre­sen­te edi­ción, ade­más, la es­ta­dís­ti­ca jue­ga de su par­te. ABC ya ha ven­di­do to­dos los es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios por 2,1 mi­llo­nes de dó­la­res (1,97 mi­llo­nes de eu­ros), se­gún ha con­fir­ma­do la pro­pia ca­de­na al me­dio es­pe­cia­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se The Wrap. Se tra­ta de una nue­va co­ta ré­cord y la pri­me­ra vez que el va­lor de es­tos es­pa­cios de trein­ta se­gun­dos su­pera la ci­fra de los dos mi­llo­nes de dó­la­res. Es­te pre­cio se cal­cu­la con una es­ti­ma­ción de la au­dien­cia y el ca­nal es­ti­ma que su­pe­rará la del año pa­de

sa­do –34,3 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en EEUU, la más ba­ja de la dé­ca­da, se­gún los da­tos de la agen­cia Niel­sen– en ba­se a la as­tro­nó­mi­ca re­cau­da­ción de la pe­lí­cu­la favorita, La ciu­dad de las es­tre­llas, que so­lo en el país ha co­se­cha­do en ta­qui­lla 122 mi­llo­nes de dó­la­res (114 mi­llo­nes de eu­ros) y en to­do el mun­do 255 mi­llo­nes de eu­ros.

Es­ta cu­rio­sa re­la­ción se ba­sa en dos ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos: Ti­ta­nic (1997) y El se­ñor de los ani­llos: el re­torno del rey (2003), am­bas ga­na­do­ras de 11 es­ta­tui­llas, res­pec­ti­va­men­te con­vo­ca­ron fren­te a los te­le­vi­so­res a 55 y 43 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res (siem­pre se­gún da­tos de Niel­sen), dos de las au­dien­cias más al­tas de los úl­ti­mos vein­te años. Pe­ro es­ta no es la úni­ca ra­zón en la que se ba­san los eje­cu­ti­vos te­le­vi­si­vos pa­ra creer que la ga­la de es­te año ba­ti­rá mu­chas mar­cas.

apues­ta por la di­ver­si­dad

Tras dos años de pro­tes­tas por la fal­ta de di­ver­si­dad en­tre los no­mi­na­dos, de gé­ne­ro, pe­ro so­bre to­do ra­cial, acom­pa­ña­dos de una cam­pa­ña en re­des so­cia­les en de­nun­cia de unos “Os­car de­ma­sia­do blan­cos”, la Aca­de­mia de las Ar­tes y las Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas (Am­pas, por sus si­glas en in­glés), pre­si­di­da por la afro­ame­ri­ca­na Cheryl Boo­ne Isaacs, ha reac­cio­na­do fi­nal­men­te. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de los pre­mios hay al me­nos un in­tér­pre­te ne­gro no­mi­na­do en las cua­tro ca­te­go­rías re­ser­va­das a los ac­to­res y las ac­tri­ces, tres de ellas com­pi­ten al pre­mio a la me­jor ac­triz se­cun­da­ria. Tres tam­bién son los guio­nis­tas ne­gros no­mi­na­dos al me­jor guion adap­ta­do. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria hay un re­pre­sen­tan­te afro­ame­ri­cano en­tre los can­di­da­tos a me­jor fo­to­gra­fía (Brad­ford Young, por La lle­ga­da), y por pri­me­ra vez des­de 1970 un afro­ame­ri­cano que as­pi­ra al pre­mio al me­jor mon­ta­je. Los ges­tos de in­clu­sión se com­ple­tan con la pre­sen­cia de tres

la la land reivin­di­ca el le­ga­do cul­tu­ral del mu­si­cal, la po­ten­cia eman­ci­pa­do­ra del jazz y el po­der re­den­tor del ci­ne del holly­wood de oro

ci­neas­tas afro­ame­ri­ca­nos que op­tan a un pre­mio, Barry Jen­kins –a la me­jor di­rec­ción por Moon­ligh– y Ava DuVer­nay y Ez­ra Edel­man –al me­jor do­cu­men­tal por 13th y O.J.: Ma­de in Ame­ri­ca, res­pec­ti­va­men­te–.

Pa­re­ce evi­den­te que to­das es­tas no­ve­da­des en las can­di­da­tu­ras son con­se­cuen­cia di­rec­ta de la ini­cia­ti­va A2020, pro­mo­vi­da por Isaacs en 2015 pa­ra im­pul­sar la di­ver­si­dad ra­cial y de gé­ne­ro en la Aca­de­mia ha­cia el año 2020, y que ha si­do res­pal­da­da por los pro­pios aca­dé­mi­cos en agos­to de 2016 cuan­do la re­eli­gie­ron co­mo pre­si­den­ta de la Am­pas. Si Es­ta­dos Uni­dos es un país for­ja­do y le­van­ta­do por in­mi­gran­tes, la Aca­de­mia, a la que se ac­ce­de por in­vi­ta­ción o por no­mi­na­ción, es su per­fec­to epí­to­me, in­te­gra­da por una he­te­ro­ge­nei­dad de ar­tis­tas pro­ve­nien­tes de to­das las par­tes del mun­do. No hay que ol­vi­dar que en los úl­ti­mos tres años, y a pe­sar de las po­lé­mi­cas por la di­ver­si­dad, ha pre­mia­do a dos di­rec­to­res me­xi­ca­nos (Al­fon­so Cua­rón, por Gra­vity, y Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu, por Bird­man y El re­na­ci­do, que con dos pre­mios con­se­cu­ti­vos ha igua­la­do a vie­jos maes­tros co­mo John Ford y Jo­seph L. Man­kie­wicz) y a su com­pa­trio­ta el di­rec­tor de la fo­to­gra­fía Em­ma­nuel Lu­bez­ki (ga­na­dor de tres pre­mios Os­car con­se­cu­ti­vos por esas mis­mas pe­lí­cu­las).

En es­te sen­ti­do es muy pro­ba­ble que la Aca­de­mia quie­ra tam­bién po­si­cio­nar­se en con­tra de Do­nald Trump, más aún te­nien­do en cuen­ta que hay un no­mi­na­do y miem­bro de la or­ga­ni­za­ción que ya se ha vis­to for­za­do a anun­ciar su au­sen­cia en la ga­la de­bi­do al ve­to mi­gra­to­rio del pre­si­den­te: el ira­ní Asg­har Far­ha­di, ga­na­dor del Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa en 2012 por Na­der y Si­mín, una se­pa­ra­ción y can­di­da­to al pre­mio es­te año en esa mis­ma ca­te­go­ría por su fil­me El via­jan­te. Tras co­no­cer la no­ti­cia, Cheryl Boo­ne Isaacs se ex­pre­só de ma­ne­ra con­tun­den­te: “Es­ta­dos Uni­dos no de­be­ría ser una ba­rre­ra sino un ejem­plo a se­guir y to­dos y ca­da uno de no­so­tros sa­brá que ha­brá va­rios asien­tos va­cíos en es­te pa­tio de bu­ta­cas. El ve­to mi­gra­to­rio ha con­ver­ti­do a los ar­tis­tas en ac­ti­vis­tas”.

el her­mano de ben af­fleck pro­ta­go­ni­za man­ches­ter fren­te al mar, des­ga­rra­do­ra his­to­ria so­bre la cul­pa, la ver­güen­za y la pul­sión de la muer­te

Em­ma Sto­ne LA CIU­DAD DE LAS ES­TRE­LLAS

Ca­sey Af­fleck MAN­CHES­TER FREN­TE AL MAR

Na­ta­lie Port­man JAC­KIE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.