La rea­pa­ri­ción de Isa­bel Pan­to­ja

Tras dos años de si­len­cio, la can­tan­te pre­sen­ta su úl­ti­mo dis­co. La to­na­di­lle­ra ha vuel­to a los es­ce­na­rios por la puer­ta gran­de y acom­pa­ña­da de su fa­mi­lia.

Tiempo - - VIVIR - JE­SÚS MARIÑAS

Al­ti­va co­mo siem­pre, Isa­bel Pan­to­ja ha re­apa­re­ci­do des­pués de su en­car­ce­la­mien­to, tras un lar­go com­pás de es­pe­ra. La prue­ba de la pri­sión la tie­ne su­pe­ra­da. Cons­cien­te de que su úl­ti­mo dis­co es una pe­tar­dez, so­lo pu­so en éx­ta­sis al can­tar el re­per­to­rio de siem­pre, des­de Ma­ri­ne­ro de lu­ces al fla­men­co. Y so­lo hi­zo una con­ce­sión a la an­da­lu­za­da con un tra­je ne­gro no muy fa­vo­re­ce­dor de co­las de lu­na­res. Li­na, la que creó su es­ti­lo des­de que te­nía 7 años le da­ba otra dis­tin­ción. An­te 9.000 es­pec­ta­do­res re­pa­sa­ron au­sen­cias tan no­ta­bles co­mo la de sus siem­pre in­con­di­cio­na­les Jor­ge Ja­vier Váz­quez, Che­lo Gar­cía Cor­tés y Jo­sé Ma­nuel Parada.

Pa­ra re­su­ci­tar en Ma­drid, a Isa­bel le hu­bie­ra ve­ni­do al pe­lo –lo tie­ne y man­tie­ne, qué en­vi­dia– las pro­pues­tas del se­vi­llano Sa­lón de la Mo­da Fla­men­ca sos­te­ni­do por obra, gra­cia, gan­cho y buen gus­to de Ra­quel Re­vuel­ta.

De­jó de ves­tir­la la ex­qui­si­ta Li­na, que des­de Isa­bel ni­ña le creó, edu­có y dio es­ti­lo den­tro y fue­ra de es­ce­na y rom­pie­ron por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos se­gún me cuen­tan. Cre­yó la can­tan­te que la ves­ti­rían gratis. Li­na no co­men­ta ni des­mien­te. Se li­mi­ta a un “ya no tra­ba­ja­mos pa­ra ella”. Pa­re­ce que aho­ra la vis­ten unos mu­cha­chos sin pe­di­grí. Chi­le y Pe­rú la es­pe­ran y pu­bli­ci­ta fer­vo­ro­sa co­mo no lo ha he­cho con sus con­cier­tos es­pa­ño­les en Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Sevilla. Allá es­pe­ran apoteosis, pro­ce­sio­nes a la en­tra­da del es­ta­dio, fer­vo­res de “eres la más gran­de”, ol­vi­dan­do que ya se lo lla­ma­ron a Ro­cío Ju­ra­do, y sa­li­da a hom­bros aun­que no creo que con ra­bo in­clui­do.

Sevilla tie­ne un co­lor es­pe­cial.

Ya no es­tá por esas, bus­ca no­ve­dad co­mo las di­se­ña­do­ras se­vi­lla­nas que nu­tren de su­ge­ren­cias, al­gu­nas atre­vi­das, unos des­fi­les ya pun­tua­les en el ca­len­da­rio bé­ti­co que es­te año acre­di­tó a 200 me­dios. Lo nun­ca vis­to. Sevilla tie­ne un co­lor es­pe­cial y el Sa­lón Fla­men­co ya es ins­ti­tu­ción mar­ca­do­ra de re­glas que de­be­rían in­cluir ofi­cial­men­te en el pro­gra­ma ciu­da­dano. An­ti­ci­pan la fe­ria abri­le­ña. Sir­ven de orien­ta­ción, ne­ce­si­dad de cam­bio y guía de si se pos­po­nen los tí­pi­cos lu­na­res que ya no in­va­den los ves­ti­dos y tan so­lo son com­ple­men­to en vo­lan­tes o man­gas fa­rol de gran am­pli­tud. Sim­pli­fi­can los cuer­pos ci­ñén­do­los y pro­di­gan co­lo­res úni­cos co­mo rojo fuer­te y has­ta vo­lan­tes sa­lien­do de la ro­di­lla. Pa­re­ce que de­ca­yó el ai­re de gi­ta­na erran­te que su­gie­re el ca­mino del Ro­cío siem­pre con to­ca­dos flo­ra­les na­tu­ra­les, au­tén­ti­cos gol­pes de gra­cia equi­li­bra­da. Las des­fi­lan­tes no pa­re­cían ties­tos flo­ri­dos a di­fe­ren­cia de otros años.

Tan­to co­mo el plan­tel de mo­de­los im­po­si­ble de jun­tar en las pa­sa­re­las ma­dri­le­ña, ya al caer, o las bar­ce­lo­ne­sas.

Nom­bres apa­bu­llan­tes: des­de la im­po­nen­te Car­la Pereyra, no­via de Si­meo­ne, a Lau­ra Ma­ta­mo­ros, Jessica Bueno, Mi­reia Ca­nal­da y Ma­ri­sa Ja­ra ai­rean­do el man­tón o la más opu­len­ta De­si­ré Cor­de­ro, o una Glo­ria Ca­mi­la re­lle­ni­ta, sin cin­tu­ra, re­don­dea­da en su vein­te­na. Re­cuer­do có­mo su dís­co­lo her­mano se ori­na­ba so­bre las ba­tas afa­ro­la­das de la chi­pio­ne­ra, ex­ce­sos siem­pre re­me­dia­dos por el efi­caz pe­ro mal­tra­ta­do Juan Ló­pez de la Rosa, su “chi­co pa­ra to­do”. El crío lo ha­cía por mal­dad acre­cen­ta­da con los años. Cecilia Gó­mez ya ape­nas ac­túa, una pe­na motivada por los cos­tes de for­mar com­pa­ñía, y eso qui­ta al bai­le es­pa­ñol uno de sus má­xi­mos sos­te­ne­do­res que ti­ró ade­lan­te sin apo­yos ni pa­tro­ci­nios ofi­cia­les.

Nue­va se­cue­la de Grey. Cul­tu­ra no es­tá pa­ra dan­zas del amor bru­jo. Daf­ne Fernández pa­seó en­tre au­gu­rios nup­cia­les ya ca­si con­fir­ma­dos y ale­gró con sim­pa­tía im­pen­sa­ble en Da­ko­ta John­son, que po­co cap­tó de sus años an­da­lu­ces. Na­da me­nos que sie­te vo­lan­tes cor­tos y la­cios ex­hi­bió lán­gui­da y des­vaí­da pa­ra es­tre­nar la con­ti­nua­ción de las Som­bras de Grey. Lo hi­zo an­te Paz Pa­di­lla, So­nia Fe­rrer en­ca­de­na­da y La­ra Di­bil­dos otra vez con acha­res cer­ca de So­ra­ya a pun­to de par­to, tri­pón que aca­ri­ció Mónica Mar­tín Lu­que. No en­tien­do su éxi­to y po­co gla­mour sien­do hi­ja de Me­la­nie Grif­fith y el gua­pe­ras Don John­son. En Ma­drid po­só des­ga­na­da en el ai­re mos­tra­do en Mar­be­lla, cuan­do Me­la­nie era pa­re­ja de Antonio Ban­de­ras y ellos ani­ma­ban el es­tío cos­ta­so­le­ño y su pla­ya, que da­ba a una rie­ra que años atrás ha­bía mo­ti­va­do que Antonio Herrero re­nun­cia­ra a com­prar­la cuan­do Gil y Gil se la pu­so en ban­de­ja. Era un ca­si re­ga­lo en­ve­ne­na­do pro­pio de al­cal­da­da.

El rey de la ra­dio ma­ña­ne­ra lo desechó por lo que se le ven­dría en­ci­ma. Lue­go fue de En­car­na Sán­chez, me­nos mi­ra­da con la le­ga­li­dad y que la es­tre­nó con Pan­to­ja en un ¡me­ca­chis, no pu­do ser! ini­cia­do en Vi­lla Am­bi­cio­nes que re­tra­tán­do­las los cá­ma­ras re­bau­ti­za­ron Vi­lla Bo­llo. Al mo­rir En­car­na, su he­re­de­ra la ven­dió y aca­bó en ma­nos de Ban­de­ras. Allí vi­mos los re­to­ces de Da­ko­ta con su her­ma­nas­tra Ste­lla del Car­men en aguas su­cias, las pla­yas no son el or­gu­llo de la zo­na. Pe­ro las crías ni se en­te­ra­ban por la co­mo­di­dad de ac­ce­der al are­nal des­de una puer­ta la­te­ral

Da­ko­ta John­son, que po­co cap­tó de sus años an­da­lu­ces, po­só des­ga­na­da en su estreno

de la fa­cha­da y ca­si era pro­lon­ga­ción de “ga­vio­ta” na­da po­pu­lar, por­que el ga­lán an­da­luz siem­pre ti­ró al otro la­do. Com­po­nían es­tam­pas irre­pe­ti­bles re­co­rrien­do Los Mon­te­ros en­ton­ces quin­tae­sen­cia­dos que ser­vía el desa­yuno más im­po­nen­te que he vis­to. Mon­ta­ban en bi­ci an­ti­ci­pa­dos a lo que aho­ra tan­to se prac­ti­ca y mo­les­ta. Nos cru­zá­ba­mos ba­jan­do o su­bien­do ha­cia el are­nal y el ac­tor era muy pró­xi­mo, igual que Me­la­nie.

Pa­sa­ron a la his­to­ria del lu­gar, don­de co­mo ve­ci­nos te­nían a Ele­na Be­na­rroch y el se­ño­rial ba­rón de Gó­tor, pa­dre de Po­cho­lo Mar­tí­nez Bor­diú. Pre­su­mía de os­ten­tar el tí­tu­lo más an­ti­guo de Es­pa­ña, crea­do en 1250. Nues­tra no­ble­za es de lo más ran­cio y ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar. Aun­que se dan ca­sos de in­mo­vi­lis­mo co­mo el de Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo, nue­vo du­que de Ar­jo­na, por es­pe­cial gra­cia de la fa­lle­ci­da Ca­ye­ta­na. Así pre­mió a su oji­to de­re­cho por co­mo au­pó la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba a la que aho­ra no per­te­ne­cen los acei­tes que re­lan­za tras cua­tro años pro­ble­má­ti­cos y has­ta dis­tan­cia­do­res del me­nos co­mer­cia­dor je­fe de la fa­mi­lia. Aun­que él siem­pre fue de ver­so li­bre de una fa­mi­lia don­de la du­que­sa tu­vo con­duc­ta bohe­mia a ve­ces re­pro­ba­ble, pe­ro com­par­ti­da, por­que na­die la con­tra­de­cía. De ahí su se­gun­da bo­da con Je­sús Agui­rre, el ex­je­sui­ta tan de­tes­ta­do has­ta por la des­cen­den­cia, co­mo bien se­ña­ló Ca­ye­tano re­cien­te­men­te. Lo til­dó de “de­pre­da­dor del pa­tri­mo­nio”, aun­que el cu­ri­lla pre­su­mía de ha­ber­lo con­ser­va­do y agran­da­do.

Son apu­ros los que obli­gan al aris­tó­cra­ta a es­ta es­pe­cie de cha­la­neo, in­clui­da ci­ta mul­ti­tu­di­na­ria a la pren­sa. En­se­gui­da pro­tes­tó por la can­ti­dad de fo­tó­gra­fos y has­ta lle­gó a de­cir: “No soy un ob­je­to del pim­pam­púm”. Se con­si­de­ró un mu­ñe­co de fe­ria an­te un aco­so que de­be­ría agra­de­cer. In­ca­paz de aguan­tar­lo, pi­dió so­lo pre­gun­tas so­bre sus do­mi­nios oli­va­re­ros, pie pa­ra en­trar de lleno en su vi­da pri­va­da. A pun­to de pa­ta­tús in­di­si­mu­la­do, se ne­gó a co­men­tar gratis lo per­so­nal. Y re­ma­tó el asun­to por­que las oli­vas por sí mis­mas son co­mo Ca­ye­tano: sin mu­cha car­ne y tie­nen hue­so.

Com­pa­ñe­ros de cum­plea­ños. No lo tu­vo pe­ro sí car­na­za la reunión te­le­vi­si­va pa­ra el 35 cum­ple de Ki­ke Calleja, ci­ta que au­men­tó el mor­bo de si si­gue con Te­re­lu. “So­mos ami­gos y cóm­pli­ces”, me di­jo enig­má­ti­co. No fal­tó na­die. Be­lén Es­te­ban, re­fe­liz con Miguel po­san­do, des­min­tió su ruina: “Gas­té lo guar­da­do pa­gan­do a Ha­cien­da, pe­ro co­bro un buen sueldo men­sual. En ca­sa no fal­ta na­da y tam­po­co a mi hi­ja”, acla­ró apoyada por su com­pa­ñe­ra Mi­la Xi­mé­nez tras enor­me bol­són elo­gia­do por Raúl Prie­to, que lo com­pa­ró con su Loe­we, y Da­vid Vall­de­pe­ras, di­rec­to­res de Sál­va­me. Ma­ría Pa­ti­ño de cha­le­co hippy fes­te­jó su dé­ci­mo aniver­sa­rio amo­ro­so con el ac­tor Ricardo. Te­re­lu y Car­men Bo­rre­go asom­bra­ron con sus cu­tis co­mo en la pe­que su iro­nía: “Ha­ré otros dos pro­gra­mas de Cam­pos que que­dan, pe­ro sin de­jar lo mío”, con­cre­tó. Aún sin asis­tir, doy fe de que Paz Pa­di­lla es­tu­vo en las len­guas de do­ble fi­lo y has­ta cir­cu­ló una lis­ta de las pa­ta­das al idio­ma que ati­za des­de que re­ba­jó Sál­va­me. Suer­te que lo re­to­mó Jor­ge Ja­vier y la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­ja­rá de es­tre­me­cer­se.

Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo no co­men­ta gratis lo que se re­fie­re a su vi­da per­so­nal

Cecilia Gó­mez Ja­mie Dor­nan con Da­ko­ta John­son Paz Pa­di­lla

Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo

Glo­ria Ca­mi­la Or­te­ga Mi­reia Ca­nal­da Te­re­lu Cam­pos De­si­ré Cor­de­ro Li­dia Lo­zano Be­lén Es­te­ban con su no­vio, Miguel

Ma­ri­sa Ja­ra Ki­ke Calleja

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.