DE PO­DE­MOS

Ire­ne Mon­te­ro, je­fa de ga­bi­ne­te y pa­re­ja de Pa­blo Igle­sias, se ha con­ver­ti­do tras la asam­blea de Vis­ta­le­gre en la mu­jer más po­de­ro­sa de Po­de­mos. Es­ta es su his­to­ria.

Tiempo - - PORTADA - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Si la vic­to­ria de la can­di­da­tu­ra de Po­de­mos pa­ra To­das y de sus do­cu­men­tos tie­ne un cla­ro ga­na­dor en Pa­blo Igle­sias, el re­sul­ta­do de la Asam­blea Ciu­da­da­na de Vis­ta­le­gre II tie­ne tam­bién una ven­ce­do­ra mo­ral. Ire­ne Mon­te­ro era la nú­me­ro dos de la lis­ta de Igle­sias al Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal, el ór­gano de di­rec­ción del par­ti­do mo­ra­do. Pe­ro ade­más, es su pa­re­ja, su je­fa de ga­bi­ne­te y, des­de se­ma­nas an­tes del con­gre­so de Po­de­mos, la ra­zón de la de­ri­va en la que, se­gún di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos co­mo Íñi­go Erre­jón –con­trin­can­te en la con­tien­da– o Luis Ale­gre –prác­ti­ca­men­te re­ti­ra­do–, ha­bía caí­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Sin ci­tar­la, to­do el mun­do mi­ró ha­cia ella co­mo miem­bro –o di­rec­ta­men­te lí­der– del “en­torno”, de la “ca­ma­ri­lla” que, se­gún Ale­gre, iba a “aca­bar con él [Igle­sias] y con Po­de­mos”. Se­gún otros, Mon­te­ro era la res­pon­sa­ble de que a Igle­sias le lle­ga­ra tan “fil­tra­do” lo que ocu­rría en Po­de­mos, que te­nía to­tal­men­te dis­tor­sio­na­da la per­cep­ción de la reali­dad. Tam­bién, se­gún sus de­trac­to­res, era una de las asal­tan­tes del po­der en el par­ti­do y con­tro­la­do­ra fé­rrea de to­do al­re­de­dor del se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Ha­cien­do el sí­mil con la úl­ti­ma pa­re­ja de John Len­non, cul­pa­ble pa­ra la His­to­ria de la rup­tu­ra de los Beatles, se la lle­gó a de­no­mi­nar la Yo­ko Ono de Po­de­mos (ver re­cua­dro).

Pe­ro lle­gó la con­sul­ta en­tre la mi­li­tan­cia y los ins­cri­tos y los re­sul­ta­dos arro­ja­ron una con­tun­den­te vic­to­ria de Igle­sias co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral y de su equi­po en la di­rec­ción de Po­de­mos, don­de la mi­li­tan­cia au­pó

a Mon­te­ro en el cuar­to lu­gar y co­mo pri­me­ra mu­jer, des­pués de Igle­sias, Erre­jón y Pa­blo Eche­ni­que. Con Ca­ro­li­na Bes­can­sa, fun­da­do­ra y ex­se­cre­ta­ria de Aná­li­sis So­cial, fue­ra vo­lun­ta­ria­men­te de la di­rec­ción y con otras pri­ma don­nas co­mo las erre­jo­nis­tas Ri­ta Maes­tre o Cla­ra Se­rra o la ex de Igle­sias y ex­mi­li­tan­te de IU Ta­nia Sán­chez, en un plano ca­da vez más dis­cre­to, Mon­te­ro se al­za tras Vis­ta­le­gre II con el ce­tro fe­me­nino de Po­de­mos.

De la mis­ma for­ma que era –y se­gu­ra­men­te se­gui­rá sien­do– el blanco de las crí­ti­cas de lo que hace Igle­sias, tam­bién es par­te esen­cial del equi­po sin el que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral se ha can­sa­do de re­pe­tir que él “no se­ría na­da”.

Mon­te­ro no se ha con­ver­ti­do tan­to co­mo en se­cre­ta­ria ge­ne­ral en Po­de­mos, co­mo pe­día en te­le­vi­sión una jo­ven mien­tras es­pe­ra­ba la co­la pa­ra en­trar en Vis­ta­le­gre II, pe­ro es la mu­jer que ate­so­ra más po­der en un par­ti­do que ha ele­gi­do te­ner una cla­ra iden­ti­dad de iz­quier­das y obre­ra, huir de la mo­que­ta de las ins­ti­tu­cio­nes y apos­tar por el as­fal­to, co­mo ella sue­le di­fe­ren­ciar, pa­ra po­ten­ciar la ac­ción po­lí­ti­ca en la ca­lle o do­tar­se de un se­cre­ta­rio ge­ne­ral con to­dos los po­de­res en la cús­pi­de de una or­ga­ni­za­ción per­fec­ta­men­te je­rar­qui­za­da. To­dos es­tos as­pec­tos cua­dran muy bien con la bio­gra­fía po­lí­ti­ca de Ire­ne Mon­te­ro. Un Po­de­mos así po­dría con­si­de­rar­se co­mo un re­ga­lo pa­ra su 29 años, que ce­le­bró el pa­sa­do 13 de fe­bre­ro, jus­to el día si­guien­te de Vis­ta­le­gre II. Pe­ro quién es es­ta jo­ven, jo­ven en­tre los jó­ve­nes de Po­de­mos, que con me­nos de 30 años se si­túa aho­ra en bue­na me­di­da a los man­dos de Po­de­mos. Ella mis­ma sub­ra­ya que es hi­ja úni­ca “y se me no­ta”. “En la ca­be­zo­ne­ría, el per­fec­cio­nis­mo y la intolerancia a la frus­tra­ción”, con­tó en una oca­sión en La Van­guar­dia. Sus pa­dres, ella edu­ca­do­ra y él em­plea­do en una em­pre­sa de mu­dan­zas, la cria­ron en­tre San Blas y Mo­ra­ta­laz, ba­rrios ma­dri­le­ños de cla­se tra­ba­ja­do­ra. En es­te úl­ti­mo es­ta­ba su co­le­gio, el Si­glo XXI, uno de los cen­tros ro­jos que se crea­ron en la ca­pi­tal a fi­na­les de los años 7o pa­ra ofre­cer una for­ma­ción que en­ton­ces no se da­ba en nin­gún si­tio. Aún hoy, el co­le­gio fun­cio­na co­mo una coope­ra­ti­va de pa­dres, a la que tam­bién tu­vie­ron que unir­se los de Mon­te­ro pa­ra ma­tri­cu­lar a su hi­ja en un cen­tro que fue in­no­va­dor en téc­ni­cas edu­ca­ti­vas que hoy es­tán más ge­ne­ra­li­za­das. Por ejem­plo, ella es­tu­dió sin li­bros y sa­lió de acam­pa­da des­de los 3 años.

HI­JA ÚNI­CA, ES­TU­DIÓ EN UN CO­LE­GIO SIN LI­BROS Y A LOS 16 AÑOS IN­GRE­SÓ EN LAS JU­VEN­TU­DES CO­MU­NIS­TAS

Co­no­ci­da por ser apli­ca­da y sa­car bue­nas no­tas, eli­gió la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía y, qui­zá por in­fluen­cia ma­ter­na, un más­ter en Psi­co­lo­gía de la Edu­ca­ción, aun­que pron­to le sa­lió la ve­na po­lí­ti­ca. A los 16 años se afi­lió a las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas, don­de mi­li­tó unos seis o sie­te años. Allí par­ti­ci­pó en las reivin­di­ca­cio­nes del mo­men­to, en bri­ga­das de so­li­da­ri­dad con Pa­les­ti­na, mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les con­tra el Plan Bo­lo­nia y en el na­ci­mien­to de las Mar­chas de la Dig­ni­dad con­tra los re­cor­tes y la pre­ca­rie­dad. En aque­lla épo­ca pa­sa dos cor­tas es­tan­cias en Chi­le, don­de par­ti­ci­pa en sus mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les y tam­bién en la cum­bre al­ter­na­ti­va La ho­ra de los pue­blos co­mo miem­bro de una de­le­ga­ción es­pa­ño­la del PCE, don­de coin­ci­de con Ja­vier Cou­so, hoy eu­ro­dipu­tado de IU. En pa­ra­le­lo a las in­ves­ti­ga­cio­nes que por en­ton­ces y sin co­no­cer­se to­da­vía lle­van a ca­bo di­ri­gen­tes de Po­de­mos co­mo Igle­sias o Erre­jón, Mon­te­ro ha­bló en es­te foro de los mo­vi­mien­tos de re­sis­ten­cia la­ti­noa­me­ri­ca­nos y su tras­la­ción a pro­yec­tos po­lí­ti­cos en la “lu­cha por un mun­do nue­vo, por el so­cia­lis­mo y en con­tra del ca­pi­ta­lis­mo”. Tres años des­pués de afi­liar­se a las Ju­ven­tu­des, Mon­te­ro es ya un cua­dro in­ter­me­dio y for­ma par­te de la di­rec­ción re­gio­nal de Ma­drid, co­mo pre­mio a la “de­di­ca­ción y tra­ba­jo” y tam­bién a la ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar equi­pos, di­ce el hoy se­cre­ta­rio ge­ne­ral Xa­vier Gar­cía.

En esa épo­ca tam­bién es­tá in­tere­sa­da por los de­sahu­cios in­mo­bi­lia­rios y, jun­to a Ra­fa Ma­yo­ral, otro pe­so pe­sa­do del nue­vo Po­de­mos, mon­ta en Ma­drid la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca (PAH), por la que en­ton­ces, prin­ci­pios de la dé­ca­da de 2010, Ada Co­lau ya em­pie­za a ha­cer­se co­no­ci­da en Bar­ce­lo­na. Sin em­bar­go, la vi­sión de Mon­te­ro es muy dis­tin­ta a la que tie­ne la hoy al­cal­de­sa, co­mo se evi­den­cia en unas jor­na­das de for­ma­ción en As­tu­rias, don­de la je­fa de ga­bi­ne­te de Igle­sias defiende que la PAH tie­ne que se­guir una “lí­nea du­ra”, de ne­go­cia­ción

“a ca­ra de pe­rro” con los ban­cos fren­te al po­si­bi­lis­mo de Co­lau, más pro­cli­ve a los al­qui­le­res so­cia­les o a la da­ción en pa­go. A ojos de Mon­te­ro, es­ta vi­sión su­po­ne asu­mir que los ban­cos tie­nen de­re­cho a echar a la gen­te de sus ca­sas. Fue­ra de las bron­cas in­ter­nas, Mon­te­ro igual ocu­pa­ba en­ti­da­des ban­ca­rias que im­par­tía ta­lle­res de ayuda psi­co­ló­gi­ca a los desahu­cia­dos, re­cuer­da un com­pa­ñe­ro su­yo de la PAH que, sin em­bar­go, tam­bién re­pro­cha que tan­to Mon­te­ro co­mo otros com­pa­ñe­ros, hoy tam­bién en Po­de­mos y pa­blis­tas, co­mo Ma­yo­ral o Juanma del Ol­mo, des­pués se han ol­vi­da­do de sus de­man­das. Su pa­so por la PAH pa­ra na­da les ga­ran­ti­za el ac­ce­so a Po­de­mos, has­ta el pun­to de que la pla­ta­for­ma se sien­te más es­cu­cha­da en el Con­gre­so de los Dipu­tados por otros par­ti­dos, co­mo Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya.

En 2012 sus com­pa­ñe­ros de la PAH em­pie­zan a no­tar un “le­gí­ti­mo” in­te­rés por pa­sar a la ac­ción po­lí­ti­ca. Ade­más de la pla­ta­for­ma, Mon­te­ro de­jó una be­ca de pos­gra­do en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en Po­de­mos. En un par­ti­do en el que los acon­te­ci­mien­tos han su­ce­di­do a mil re­vo­lu­cio­nes cin­co eu­ro­dipu­tados dos me­ses des­pués de su fun­da­ción, 69 es­ca­ños en el Con­gre­so un año des­pués o una cri­sis fra­tri­ci­da a los tres años de vi­da–, el as­cen­so de Mon­te­ro has­ta Igle­sias es aún más rá­pi­do. En ape­nas dos me­ses pa­sa­ron de no co­no­cer­se a que él la nom­bra­ra su je­fa de ga­bi­ne­te. Po­cos me­ses des­pués em­pe­za­ron los ru­mo­res de que man­te­nían una re­la­ción sen­ti­men­tal y en la cam­pa­ña a las elec­cio­nes del 20 de di­ciem­bre de 2015, Igle­sias anun­cia­ba que Mon­te­ro se­ría su vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra de la Vi­ce­pre­si­den­cia. Vi­da po­lí­ti­ca y per­so­nal se cru­za­ban y por el ca­mino Mon­te­ro no de­ja­ba de ga­nar pe­so in­terno co­mo la So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos.

Aun­que Igle­sias y Mon­te­ro tie­nen en co­mún su mi­li­tan­cia en las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas y su re­la­ción con IU, no se co­no­cie­ron has­ta bien pa­sa­das las elec­cio­nes eu­ro­peas de 2014, don­de Po­de­mos dio la campanada con cin­co es­ca­ños en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. El es­ce­na­rio fue un pla­tó del ca­nal lo­cal Te­leK, don­de Igle­sias hi­zo sus pri­me­ros pi­ni­tos te­le­vi­si­vos con La Tuer­ka. El 3 de oc­tu­bre de 2014, es­tre­na pro­gra­ma, Im­plí­ka­te, y su pri­me­ra en­tre­ga es un de­ba­te que lle­va por tí­tu­lo “Po­de­mos se­gún Pa­blo Igle­sias”, con el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos, Al­ber­to Garzón y Ada Co­lau co­mo in­vi­ta­dos. La en­car­ga­da de pre­sen­tar­le a la au­dien­cia que

EN LA PAH DE MA­DRID DE­FEN­DIÓ LA LÍ­NEA DU­RA FREN­TE A CO­LAU, MÁS PRO­CLI­VE A NE­GO­CIAR CON LOS BAN­COS

ese día lle­na el Ate­neo de Va­lle­cas es una jo­ven Ire­ne Mon­te­ro, ter­tu­lia­na co­mo él en es­te ca­nal de TDT y por­ta­voz de la PAH y de las Mar­chas de la Dig­ni­dad. Em­pie­za lla­man­do a Igle­sias “im­pre­sen­ta­ble”, por no ser po­si­ble pre­sen­tar­le, y de­mues­tra en su in­ter­ven­ción que pro­fe­sa la mis­ma ad­mi­ra­ción ha­cia él que es ge­ne­ral en la ca­de­na. Ape­nas dos se­ma­nas más tar­de, la pri­me­ra Asam­blea Ciu­da­da­na de Po­de­mos con­fi­gu­ra una es­truc­tu­ra de par­ti­do en la que se in­clu­ye la se­cre­ta­ría de Mo­vi­mien­tos So­cia­les, que re­cae en Ra­fael Ma­yo­ral, vie­jo co­no­ci­do de Mon­te­ro de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por la Hi­po­te­ca, que la nom­bra su se­gun­da. Igle­sias aún es eu­ro­dipu­tado y vi­ve en­tre Ma­drid y Bruselas cuan­do dos me­ses des­pués, en di­ciem­bre de 2014, nom­bra a Mon­te­ro su je­fa de ga­bi­ne­te. Al­gu­nos me­ses des­pués, en la pri­ma­ve­ra de 2015, em­pie­zan los pri­me­ros ru­mo­res de que man­tie­nen una re­la­ción sen­ti­men­tal que, tiem­po des­pués, se con­fir­man cuan­do se van a vi­vir jun­tos al pi­so de Pa­blo Igle­sias en Va­lle­cas.

A pe­sar de la do­ble re­la­ción, la­bo­ral y sen­ti­men­tal, un dipu­tado en el Con­gre­so ase­gu­ra que “no se no­ta na­da, na­da”. “Yo me doy más be­sos y abra­zos con Pa­blo Igle­sias que ella”, en­fa­ti­za un miem­bro de Uni­dos Po­de­mos que apre­cia mu­cho su tra­ba­jo par­la­men­ta­rio y el tra­to con los dipu­tados. “Se to­ma las co­sas muy en se­rio. Es una tra­ba­ja­do­ra ex­ce­len­te, no es­tá por es­tar, es afa­ble y es­cu­cha”.

Que Mon­te­ro es una mu­jer es­for­za­da y “en­can­ta­do­ra” es al­go en lo que es­tán de acuer­do las di­ver­sas per­so­nas con­sul­ta­das por es­te se­ma­na­rio y que han coin­ci­di­do con ella en di­fe­ren­tes pe­rio­dos de su vi­da. Sus de­trac­to­res sa­can a re­lu­cir el con­trol ex­tre­mo so­bre la or­ga­ni­za­ción y los equi­pos, ful­mi­nan­do to­do conato de di­si­den­cia a Igle­sias. Mien­tras que él pa­re­ce más du­ro de lo que es en el tra­to per­so­nal, quie­nes co­no­cen a Mon­te­ro apun­tan que de puer­tas pa­ra aden­tro pue­de te­ner mu­cho más ge­nio y ser más “com­pli­ca­da” de lo que apa­ren­ta en pú­bli­co. Y lo sue­len pa­gar quie­nes tra­ba­jan con ella. “Le gus­ta que la gen­te ha­ga bien su tra­ba­jo”. Es bue­na “co­mu­ni­ca­do­ra”, ca­paz de fi­jar el men­sa­je y de sa­ber­se to­dos los te­mas pa­ra que la pren­sa no la pi­lle en un re­nun­cio. Pe­ro tam­bién le cues­ta con­tro­lar sus ner­vios en mo­men­tos de ten­sión, de los que ha te­ni­do mu­chos has­ta Vis­ta­le­gre. Pa­sa­da la trau­má­ti­ca se­gun­da Asam­blea Ciu­da­da­na de Po­de­mos, pa­re­ce, sin em­bar­go, que el am­bien­te es­tá más cal­ma­do, al me­nos pa­ra ella. Mon­te­ro ha re­ba­ja­do ten­sión y ha ga­na­do pe­so.

CO­NO­CIÓ A PA­BLO IGLE­SIAS EN OC­TU­BRE DE 2014, Y EN DI­CIEM­BRE YA ERA SU JE­FA DE GA­BI­NE­TE. SON NO­VIOS DES­DE 2015

Quie­nes la co­no­cen, de­fi­nen a Mon­te­ro co­mo tra­ba­ja­do­ra, en­can­ta­do­ra y bue­na co­mu­ni­ca­do­ra, pe­ro tam­bién co­mo al­guien que con­tro­la mal los ner­vios en mo­men­tos de ten­sión.

Mon­te­ro e Igle­sias se co­no­cie­ron en oc­tu­bre de 2014 en un de­ba­te en el ca­nal lo­cal Te­le K en el que él era el in­vi­ta­do al que ella se en­car­gó de pre­sen­tar.

Arri­ba, Mon­te­ro, Igle­sias y, en­tre am­bos, la ma­dre de es­te en el Círcu­lo de Va­lle­cas tras clau­su­rar Vis­ta­le­gre II. Aba­jo, se­gun­da por la de­re­cha, en la cum­bre al­ter­na­ti­va La ho­ra de los pue­blos, en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.