EL DE­RRO­TA­DO

Sa­ca­ba las me­jo­res no­tas, era el ca­po del ajedrez y tu­vo no­vias cuan­do sus ami­gos aún no. Íñi­go Erre­jón ha per­di­do su bue­na es­tre­lla en Vis­ta­le­gre y ha que­da­do a mer­ced de Pa­blo Igle­sias.

Tiempo - - PORTADA - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

A Íñi­go Erre­jón nun­ca le ha gus­ta­do per­der ni a las cha­pas. O al ajedrez, el jue­go del que su co­le­gio or­ga­ni­zó tor­neos du­ran­te años. Erre­jón ga­nó cur­so tras cur­so, ex­cep­to uno, en el que el tro­feo se lo lle­vó uno de sus me­jo­res ami­gos. Su tác­ti­ca pa­ra lo­grar­lo con­sis­tió en, co­mo per­mi­ten las nor­mas, obli­gar­le a mo­ver una pie­za que ya ha­bía to­ca­do, que fue el de­to­nan­te pa­ra ter­mi­nar per­dien­do la par­ti­da. Le­jos de asu­mir su de­rro­ta por jue­go su­cio, con­ven­ció al ter­cer fi­na­lis­ta pa­ra fo­to­gra­fiar­se con el ga­na­dor, pe­ro de es­pal­das a la cá­ma­ra. Du­ran­te mu­cho tiem­po, el ami­go ga­na­dor es­con­dió el tro­feo ca­da vez que Erre­jón iba a su ca­sa.

El ejem­plo del ajedrez da mues­tra de có­mo de­be de sen­tir­se Erre­jón tras su de­rro­ta en la se­gun­da Asam­blea Ciu­da­da­na de Po­de­mos. No so­lo por la con­tun­den­cia de los re­sul­ta­dos –Igle­sias le ga­nó en la elec­ción al Con­se­jo Ciu­da­dano Es­ta­tal con un 60% fren­te al 37%, ven­ció con con­tun­den­cia en to­dos los do­cu­men­tos y so­lo hay dos erre­jo­nis­tas, él y Ri­ta Maes­tre, en­tre los diez pri­me­ros de los 62 miem­bros de la di­rec­ción–. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, vi­ta­les, el re­sul­ta­do su­po­ne un re­vés pa­ra al­guien acos­tum­bra­do des­de ni­ño a ser el me­jor. Al me­nos en ca­si to­do. “Pa­ra ac­ti­vi­da­des mo­to­ras, re­gu­lar” y “tu­vo que ha­cer co­mo 60 cla­ses prác­ti­cas del car­net de con­du­cir”, re­cuer­da un ami­go de la in­fan­cia. Por lo de­más, Erre­jón so­lía sa­car las me­jo­res no­tas del cur­so, tan­to en el co­le­gio y co­mo en el ins­ti­tu­to, am­bos pú­bli­cos y si­tua­dos a no de­ma­sia­da dis­tan­cia el uno

del otro en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de Po­zue­lo. Erre­jón, Ene­ko de to­da la vi­da pa­ra los ami­gos, se pi­ca­ba con los de­más por las me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes. Que­ría ser el pri­me­ro, al­go que no pa­re­ce com­pa­ti­ble con el ter­cer lu­gar, por de­trás de Igle­sias y de Pa­blo Eche­ni­que, y en­ca­ja di­fí­cil­men­te con la vi­sión del éxi­to que des­de el co­le­gio le lle­va­ba a com­pe­tir con sus pro­pios ami­gos.

“Es­toy enor­me­men­te or­gu­llo­so del tra­ba­jo rea­li­za­do”. Así de­fi­nía sus sen­ti­mien­tos ho­ras des­pués de co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de Vis­ta­le­gre II una per­so­na que, de acuer­do con los re­cuer­dos de ami­gos ín­ti­mos y com­pa­ñe­ros de lu­cha po­lí­ti­ca, des­de pe­que­ño ha es­ta­do po­co acos­tum­bra­do a per­der, muy ha­bi­tua­do a gus­tar y que es un lí­der na­tu­ral, tal y co­mo lo ven tan­to afi­nes co­mo no afi­nes en Po­de­mos.

Erre­jón na­ció hace 33 años en el seno de una fa­mi­lia sin pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Ma­yor de dos her­ma­nos, su pa­dre ha si­do al­to fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción des­de tiem­pos de la UCD. Ha te­ni­do pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad con to­dos los Go­bier­nos y hoy es di­rec­tor de la di­vi­sión de Po­lí­ti­cas Am­bien­ta­les en el de­par­ta­men­to de Eva­lua­ción de la Agen­cia Es­ta­tal de Eva­lua­ción y Ca­li­dad, de­pen­dien­te de Ha­cien­da. Su ma­dre, bió­lo­ga re­cién ju­bi­la­da, fue quien, tras la se­pa­ra­ción, se que­dó al cui­da­do de los dos hi­jos en el pi­so de Po­zue­lo en el que la fa­mi­lia ha­bía da­do un cam­bio de ai­res des­pués de mu­dar­se, cuan­do Erre­jón era aún pe­que­ño, des­de la cén­tri­ca plaza de los Cu­bos de Ma­drid, prác­ti­ca­men­te en­fren­te de la se­de de Po­de­mos.

La ca­sa fa­mi­liar de Po­zue­lo dis­ta mu­cho de las lu­jo­sas ur­ba­ni­za­cio­nes de la lo­ca­li­dad con el PIB más ele­va­do de Es­pa­ña. Es un pi­so en una ur­ba­ni­za­ción que ya en los años 90 te­nía pis­ci­na y jar­dín. Allí, Erre­jón y sus ami­gos pa­sa­ron mu­chas ho­ras ju­gan­do al rol de Star Wars, don­de él siem­pre se pe­día ser el más­ter, es de­cir, el que na­rra y de­fi­ne el es­ce­na­rio en el que se mo­ve­rán el res­to de per­so­na­jes o las con­se­cuen­cias de sus ac­tos. Así se pa­sa­ban los ve­ra­nos has­ta que lle­gó la edad de via­jar. Erre­jón lo hi­zo por en­ci­ma de la me­dia de los cha­va­les de su edad. Al­gu­nas ve­ces a tra­ba­jar, co­mo el ve­rano de sus 18 años, que se pa­só en Lon­dres en una piz­ze­ría de Co­vent Gar­den; otras a es­tu­diar in­glés, co­mo otro ve­rano en Du­blín; y otras, en el ve­rano de 2003, a ha­cer un In­te­rrail por Ita­lia, adon­de vol­ve­ría en 2005 a una uni­ver­si­dad de ve­rano. Fue uno de los mi­les de jó­ve­nes es­pa­ño­les que dis­fru­tó de una be­ca Eras­mus, en Utrecht (Ho­lan­da), don­de com­par­tió vi­da y pi­so tí­pi­cos eras­mus con Jor­ge Mo­runo, que em­pe­zó en Po­de­mos es­cri­bien­do los dis­cur­sos a Igle­sias has­ta que pa­só a tra­ba­jar con Erre­jón en la Se­cre­ta­ría Po­lí­ti­ca y ser uno de sus es­cu­de­ros en Vis­ta­le­gre II.

A pe­sar de que tu­vo sus du­das pa­ra en­trar en Po­de­mos –mu­cho an­tes, en 2006, es­tan­do ya en Amé­ri­ca La­ti­na tra­ban­do su te­sis, con­fe­sa­ba a un ami­go que no creía que su fu­tu­ro po­lí­ti­co es­tu­vie­ra en Es­pa­ña–, al fi­nal des­em­bar­có con gran par­te de su en­torno. Ade­más de Mo­runo, su her­mano Gui­ller­mo, dos años me­nor que él, for­mó par­te de la lis­ta ofi­cial pa­ra la di­rec­ción de Po­de­mos en el País Vas­co, que en­ca­be­za­ron los erre­jo­nis­tas Na­gua Al­ba y Eduar­do Mau­ra. Su ma­dre es miem­bro del Círcu­lo de Vi­llal­ba y se ha ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to in­terno por su fer­vien­te rei­vin­di­ca­ción del pa­pel de las “mu­je­res ma­yo­res” co­mo ella. Uno de sus me­jo­res ami­gos, Al­ber­to Oli­ver, es­tá a pun­to de re­co­ger su ac­ta en la Asam­blea de Ma­drid por di­mi­sión de una dipu­tada.

Es­tu­dian­te de so­bre­sa­lien­te pe­ro tam­bién re­vol­to­so y ha­bla­dor, Erre­jón guar­da en la me­mo­ria con ca­ri­ño los cen­tros don­de es­tu­dió. El año pa­sa­do dio el dis­cur­so en la gra­dua­ción de los alum­nos de 2º de ESO a la que el ins­ti­tu­to to­dos los años in­vi­ta a al­gún exa­lumno que ha­ya des­ta­ca­do en al­gún cam­po. Tras unas pri­me­ras du­das so­bre si no se­ría sig­ni­fi­car­se al in­vi­tar al nú­me­ro dos de Po­de­mos, se lle­gó a la con­clu­sión de que Erre­jón es, de mo­men­to, el alumno más cé­le­bre que ha pa­sa­do por el Ca­mi­lo Jo­sé Cela. “Que yo se­pa, el úni­co dipu­tado”, apun­ta el di­rec­tor, Án­gel Ro­me­ro, a quien pi­dió na­da más lle­gar dar un pa­seo pa­ra ver las au­las. Fue una “vi­si­ta re­lám­pa­go” en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra el 26-J, en la que, una vez en el gimnasio de­lan­te de los chi­cos, les ani­mó a “apa­sio­nar­se con la po­si­bi­li­dad de mar­car la di­fe­ren­cia”. En los mis­mos pa­si­llos pe­ro años an­tes, Erre­jón es­tu­vo más bien apa­sio­na­do por la jus­ti­cia en el mun­do. Eran los tiem­pos en los que los “apren­di­ces de skin­heads” pu­lu­la­ban tam­bién por su ins­ti­tu­to y en una oca­sión pe­ga­ron a un alumno que ha­bía de­fen­di­do an­te ellos a un com­pa­ñe­ro ne­gro. “Es­to no pue­de que­dar im­pu­ne”, re­cuer­da uno de sus me­jo­res ami­gos que le di­jo. El ata­que an­tis­kin con­sis­tió en em­pa­pe­lar el ins­ti­tu­to con car­te­les acu­san­do a los agre­so­res, que sa­lió bien por­que en lu­gar de con otra agre­sión –a ellos– se sal­dó con la pe­ti­ción de los acu­sa­dos de que, por fa­vor, los re­ti­ra­sen. “Nos po­dían ha­ber zu­rra­do, pe­ro Erre­jón no se me­te en una pe­lea si no sa­be que va a ga­nar”, de­cía es­te ami­go dos días an­tes de que se con­su­me su de­rro­ta an­te Igle­sias. En el ins­ti­tu­to em­pe­zó a te­ner sus pri­me­ras no­vias, o por lo me­nos re­la­cio­nes de me­ses que sus ami­gos no co­no­cían y con­si­de­ra­ban una eter­ni­dad.

Tam­bién pa­ra en­ton­ces sa­bía que que­ría es­tu­diar Cien­cias Po­lí­ti­cas. Tras un bre­ve pa­so por los boys­couts de Ara­va­ca –“me gus­ta­ba ha­cer fue­go, soy muy pe­sa­do con eso”, de­cla­ró hace tiem­po–, las ma­ni­fes­ta­cio­nes a las que le lle­va­ron sus pa­dres de pe­que­ño, a las que arras­tró a sus ami­gos pi­jos de Po­zue­lo, o los do­min­gos bus­can­do li­bros en el Ras­tro con­for­ma­ron una ve­na ac­ti­vis­ta que, an­tes de lle­gar a la Com­plu­ten­se, le lle­vó a for­mar par­te

DE PE­QUE­ÑO PA­SÓ MU­CHAS HO­RAS CON LOS JUE­GOS DE ROL, Y A LOS 18 AÑOS TRA­BA­JÓ DU­RAN­TE EL VE­RANO EN UNA PIZ­ZE­RÍA DE LON­DRES

de Co­rrien­te 1984, una asam­blea de ba­rrio for­ma­da por una trein­te­na de ve­ci­nos de Ara­va­ca y Po­zue­lo que to­mó su nom­bre del li­bro de Geor­ge Or­well y que con una ideo­lo­gía de “de­mo­cra­cia ra­di­cal”, en la ra­ma de la “iz­quier­da más al­ter­na­ti­va que lue­go ter­mi­nó en el 15-M” se reunían una vez a la se­ma­na pa­ra or­ga­ni­zar ac­cio­nes co­mo pe­dir la re­ti­ra­da de una lí­nea de al­ta ten­sión, una bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal o la se­pa­ra­ción de Po­zue­lo y Ara­va­ca y la in­te­gra­ción de es­te te­rri­to­rio a Ma­drid. Un com­pa­ñe­ro de en­ton­ces, hoy de An­ti­ca­pi­ta­lis­tas, cree que Erre­jón “ha evo­lu­cio­na­do más, en el sen­ti­do de que se ha ale­ja­do de las for­mas que de­fen­día en­ton­ces”. Se ha “mo­de­ra­do”, apun­ta­ba an­tes de que ce­rra­ran las ur­nas de Vis­ta­le­gre II. Y “en Po­de­mos, la mo­de­ra­ción se cas­ti­ga” ad­ver­tía.

Su pa­so por Co­rrien­te 1984 ca­si coin­ci­de con su lle­ga­da a la fa­cul­tad de Po­lí­ti­cas, don­de años des­pués se fun­da­ría Po­de­mos. Hi­zo nue­vos ami­gos, en­tre ellos Pa­blo Igle­sias, y con ellos fun­dó la aso­cia­ción Con­tra­po­der, des­de don­de par­ti­ci­pó en el boi­cot a la vi­si­ta de Rosa Díez o se dis­fra­zó de pre­so de Guan­tá­na­mo cuan­do el ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res Jo­sep Pi­qué fue a dar una con­fe­ren­cia en pleno es­cán­da­lo por los vue­los de la CIA. Con­tra­po­der hoy es­tá de ca­pa caí­da, pe­ro en la dé­ca­da del 2000 tu­vo una in­fluen­cia na­da des­pre­cia­ble, no siem­pre pa­ra bien, se­gún otros alum­nos que creían que quie­nes es­ta­ban fue­ra tam­bién lo es­ta­ban del fa­vor de cier­tos pro­fe­so­res y de las be­cas. De al­gu­nas se be­ne­fi­ció Erre­jón, que pa­ra su te­sis so­bre el Go­bierno de Evo Mo­ra­les en Bo­li­via vi­vió en es­te país y en Los Án­ge­les, adon­de via­jó en bus­ca de un pro­fe­sor que con­si­de­ra­ba im­pres­cin­di­ble pa­ra con­cluir su tra­ba­jo y don­de se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Los Án­ge­les (UCLA). Tam­bién ob­tu­vo una be­ca que le con­ce­dió su ami­go Al­ber­to Mon­te­ro, tam­bién en Po­de­mos, en la Uni­ver­si­dad de Má­la­ga que le va­lió la in­ha­bi­li­ta­ción co­mo in­ves­ti­ga­dor por no ha­ber es­ta­do en Má­la­ga y ha­ber­la com­pa­gi­na­do con un sueldo en el par­ti­do.

Es­te úl­ti­mo epi­so­dio era has­ta aho­ra uno de los ta­cho­nes de una ca­rre­ra po­lí­ti­ca a la que des­de su lle­ga­da a Po­de­mos es­ta­ba lla­ma­do Erre­jón. Aho­ra su en­fren­ta­mien­to y de­rro­ta an­te Igle­sias le ha de­ja­do al mar­gen. Se ha re­sis­ti­do a de­jar sus car­gos y no le que­dó más re­me­dio que po­ner­se “a la or­den” de los ga­na­do­res. Su suer­te es­tá echa­da y ya no es el más­ter en una par­ti­da de rol.

FUE BOYSCOUT Y TU­VO SU ÉPO­CA ASAMBLEARIA EN LA UNI­VER­SI­DAD COM­PLU­TEN­SE AN­TES DE “MO­DE­RAR­SE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.