ECO­NO­MÍA

El Ban­co Po­pu­lar ya tie­ne un nuevo pre­si­den­te pa­ra ata­jar vie­jos pro­ble­mas. De mo­men­to, se ha da­do un pla­zo pa­ra es­cu­dri­ñar to­dos los rin­co­nes de la en­ti­dad y evi­tar­se sor­pre­sas fu­tu­ras an­tes de to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes.

Tiempo - - SUMARIO - jo­sé María Vals jm­vals@gru­po­ze­ta.es

La caí­da de un 80% en la co­ti­za­ción del Po­pu­lar aca­ba con la pre­si­den­cia de Ángel Ron. Le sus­ti­tu­ye Sa­ra­cho.

Un ex al­to di­rec­ti­vo del sec­tor fi­nan­cie­ro co­mien­za su análisis so­bre lo que pa­sa en el Ban­co Po­pu­lar con una re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca. “Dos de sus ca­rac­te­rís­ti­cas han si­do siem­pre el cui­da­do de los ac­cio­nis­tas y su ni­cho de mer­ca­do, don­de llegó a ser el más ren­ta­ble de Eu­ro­pa”. Pe­ro llegó la cri­sis, que pi­lló al ban­co con un ries­go in­mo­bi­lia­rio al que no es­ta­ba acos­tum­bra­do y con un ne­go­cio que ha­bía cam­bia­do par­te de su cuo­ta de pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, don­de se mo­vía con éxi­to co­mo pez en el agua, por cré­di­tos hi­po­te­ca­rios y fi­nan­cia­ción a pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios, don­de el es­ta­lli­do de la cri­sis le co­gió a con­tra­pié.

La con­clu­sión de es­ta bre­ve des­crip­ción his­tó­ri­ca se ha tra­du­ci­do en una caí­da tam­bién his­tó­ri­ca de la co­ti­za­ción del ban­co, uno de sus pi­la­res sa­gra­dos du­ran­te dé­ca­das. Des­de ju­lio de 2012, fe­cha en la que ya es­ta­ban en vi­gor to­das las me­di­das de res­ca­te de las ca­jas y la nue­va le­gis­la­ción im­pul­sa­da des­de el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pa­ra fortalecer el ba­lan­ce de los ban­cos, la co­ti­za­ción del Po­pu­lar ha caí­do un 82%. Y so­lo en los úl­ti­mos nue­ve me­ses la caí­da ha si­do del 60%. Con es­tas ci­fras lle­ga el cam­bio en la pre­si­den­cia del ban­co, ma­te­ria­li­za­da el pa­sa­do lu­nes, día 20, en una jun­ta de ac­cio­nis­tas don­de un asis­ten­te du­dó pú­bli­ca­men­te en ca­li­fi­car al nuevo pri­mer eje­cu­ti­vo de la en­ti­dad, Emi­lio Sa­ra­cho, de “ángel sal­va­dor” o “ángel li­qui­da­dor”.

Y es que la si­tua­ción que se en­cuen­tra Sa­ra­cho es fran­ca­men­te com­pli­ca­da. Cuan­do en ma­yo del año pa­sa­do el ban­co tu­vo que sacar a la luz par­te de sus pro­ble­mas acu­mu­la­dos, reali­zó una am­plia­ción de ca­pi­tal de gran­des di­men­sio­nes (prác­ti­ca­men­te do­bló su nú­me­ro de ac­cio­nes en cir­cu­la­ción) con la que obtuvo fi­nal­men­te 2.418 mi­llo­nes de eu­ros, que fue­ron a pa­rar a re­for­zar sus re­cur­sos pro­pios en pre­vi­sión de que el año ter­mi­na­ra mal.

Ba­jo el tí­tu­lo de “ad­ver­ten­cia importante”, el fo­lle­to de pre­sen­ta­ción de la am­plia­ción re­gis­tra­do en la CNMV se­ña­la­ba en­ton­ces que exis­tían fac­to­res de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca que, “jun­to a las ca­rac­te­rís­ti­cas de las ex­po­si­cio­nes del gru­po, acon­se­jan aplicar cri­te­rios muy es­tric­tos en la re­vi­sión de las po­si­cio­nes du­do­sas e in­mo­bi­lia­rias, que po­drían dar lu­gar a pro­vi­sio­nes o de­te­rio­ros du­ran­te el ejer­ci­cio 2016 por un im­por­te de has­ta 4.700 mi­llo­nes de eu­ros”.

El ban­co aña­día que “de pro­du­cir­se es­ta si­tua­ción, oca­sio­na­ría pre­vi­si­ble­men­te pér­di­das con­ta­bles en el en­torno de los 2.000 mi­llo­nes de eu­ros en el ejer­ci­cio 2016, que que­da­rían ín­te­gra­men­te cu­bier­tas, a efec­tos de sol­ven­cia, por el aumento de ca­pi­tal, así co­mo una sus­pen­sión tem­po­ral del re­par­to del di­vi­den­do”, y pro­me­tía fi­nal­men­te mar­car­se co­mo ob­je­ti­vo lle­gar a 2018 con un retorno al re­par­to en­tre los ac­cio­nis­tas del 40% del be­ne­fi­cio ne­to del ban­co.

La reali­dad es que las co­sas han sa­li­do peor de lo es­pe­ra­do. El Po­pu­lar ha ter­mi­na­do fi­nal­men­te el año 2016 con unas pér­di­das de 3.485 mi­llo­nes de eu­ros, des­pués de ha­ber te­ni­do que au­men­tar en 4.200 mi­llo­nes adi­cio­na­les las pro­vi­sio­nes por de­te­rio­ro de cré­di­tos e in­mue­bles. De es­ta ma­ne­ra, los ca­si 2.500 mi­llo­nes de eu­ros que el Po­pu­lar obtuvo con la am­plia­ción de ca­pi­tal del año pa­sa­do han si­do ab­sor­bi­dos en su to­ta­li­dad por las nue­vas pér­di­das, y los re­cur­sos pro­pios del ban­co han des­cen­di­do en otros 1.354 mi­llo­nes de eu­ros.

sol­ven­cia.

Con es­tas ci­fras, el Po­pu­lar ini­cia la nue­va eta­pa con un vo­lu­men de re­cur­sos pro­pios uti­li­za­bles pa­ra ab­sor­ber po­si­bles pér­di­das fu­tu­ras si­tua­do en el ni­vel del 8,17% de los ac­ti­vos del ban­co agru­pa­dos por ries­go. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) exi­gi­rá que al ini­cio de 2019 ese por­cen­ta­je se si­túe muy por en­ci­ma, en fun­ción de los ries­gos que ten­ga y, de he­cho, el plan es­tra­té­gi­co del Po­pu­lar se ha­bía fi­ja­do co­mo me­ta lle­gar al fi­nal de 2018 con un por­cen­ta­je del 12% pa­ra no te­ner pro­ble­mas de cum­pli­mien­to de las nue­vas nor­mas.

Pa­ra ta­par es­te hue­co, el ban­co, se­gún sus pro­pios cálcu­los in­ter­nos, ten­dría que re­te­ner be­ne­fi­cios por un im­por­te cer­cano a los 2.000 mi­llo­nes de eu­ros, en­tre es­te año y el pró­xi­mo, lo que ha­ría di­fí­cil re­par­tir di­vi­den­do a cor­to pla­zo. Otra for­ma de ga­nar ca­pi­tal es la ven­ta de ne­go­cios del ban­co en el ex­te­rior y re­du­cir su ám­bi­to de ac­tua­ción a Es­pa­ña, don­de tam­bién po­dría ven­der al­gu­nas par­tes de su es­truc­tu­ra ac­tual pa­ra cen­trar­se en la ban­ca co­mer­cial en la que es­tu­vo ins­ta­la­da du­ran­te dé­ca­das có­mo­da­men­te.

Ade­más, exis­te el pe­li­gro de que el pro­ce­so de sa­nea­mien­to rea­li­za­do en las cuen­tas de 2016, que se su­ma al que el ban­co hi­zo en 2012 con otra ma­cro­am­plia­ción de ca­pi­tal, no sea su­fi­cien­te. Aflo­rar nue­vas ne­ce­si­da­des de pro­vi­sio­nes re­du­ci­ría el be­ne­fi­cio, y en­ton­ces el Po­pu­lar ten­dría que bus­car otras vías pa­ra lo­grar los ni­ve­les de sol­ven­cia que le per­mi­tan se­guir sien­do in­de­pen­dien­te sin ver­se obli­ga­do a una nue­va am­plia­ción de ca­pi­tal, que hun­di­ría aún más el pre­cio de las ac­cio­nes.

Emi­lio Sa­ra­cho tie­ne, pues, un re­to di­fí­cil pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Su ca­pa­ci­dad de análisis, que es uno de sus gran­des ac­ti­vos pro­fe­sio­na­les tras su pa­so por en­ti­da­des co­mo JP Mor­gan, le ha­ce ser pru­den­te en es­te ca­so y dar­se a sí mis­mo un pla­zo ra­zo­na­ble pa­ra ver có­mo es­tá de ver­dad el Ban­co Po­pu­lar.

Pa­ra to­do ello, el nuevo pre­si­den­te va a en­car­gar in­for­mes ex­haus­ti­vos so­bre la si­tua­ción de los ac­ti­vos de la en­ti­dad, tan­to en su he­ren­cia in­mo­bi­lia­ria co­mo en el res­to de los prés­ta­mos con al­gún gra­do de pe­li­gro en su re­cu­pe­ra­ción. De es­te mo­do, el nuevo pre­si­den­te quie­re lle­gar a las cuen­tas del pri­mer se­mes­tre del año, que se cie­rran a 30 de ju­nio y de­ben ser au­di­ta­das, con to­das las po­si­bles sor­pre­sas eli­mi­na­das.

Aho­ra so­lo que­da que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros le con­ce­dan ese pla­zo pa­ra abor­dar con tran­qui­li­dad la nue­va eta­pa del ban­co y las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias pa­ra con­so­li­dar sus be­ne­fi­cios y ase­gu­rar los ni­ve­les de sol­ven­cia exi­gi­dos por el BCE.

Emi­lio Sa­ra­cho es el nuevo pre­si­den­te del Po­pu­lar des­de su ra­ti­fi­ca­ción por la jun­ta de ac­cio­nis­tas del pa­sa­do 20 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.