Ti­pos ne­ga­ti­vos y sus da­ños co­la­te­ra­les

Man­te­ner ar­ti­fi­cial­men­te los ti­pos en ne­ga­ti­vo tie­ne efec­tos se­cun­da­rios en otros mer­ca­dos de in­ver­sión.

Tiempo - - ACTUALIDAD - Je­sús sán­chez-qui­ño­nes

Los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos son una ano­ma­lía his­tó­ri­ca que aun­que pro­por­cio­nen cier­tos efec­tos po­si­ti­vos so­bre la eco­no­mía, tam­bién ge­ne­ran efec­tos se­cun­da­rios per­ni­cio­sos.

A me­no­res ti­pos de in­te­rés, me­nor cos­te de la deu­da. Sin du­da, un ali­vio pa­ra las per­so­nas, en­ti­da­des y Es­ta­dos más en­deu­da­dos. Des­de el la­do del pres­ta­mis­ta, es muy po­si­ble que es­tos ba­jos ti­pos de in­te­rés no con­tem­plen, en un ele­va­do nú­me­ro de los ca­sos, la ne­ce­sa­ria pri­ma de pre­cio que re­co­ja el ries­go de un even­tual im­pa­go del deu­dor.

No se en­tien­den los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos en Eu­ro­pa sin la ac­tua­ción del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). El Te­so­ro es­pa­ñol re­ci­be di­ne­ro por en­deu­dar­se con ven­ci­mien­to has­ta dos años. Quien com­pra un bono del Te­so­ro a di­cho pla­zo sa­be que si lo man­tie­ne a ven­ci­mien­to per­de­rá un 0,26% ca­da año. En el ca­so de los bo­nos ale­ma­nes, la ren­ta­bi­li­dad ne­ga­ti­va es aún más pro­nun­cia­da y pa­ra el mis­mo pla­zo, dos años, al­can­za en es­tos mo­men­tos el 0,8%.

Per­ju­di­ca­dos.

So­lo la in­ter­ven­ción del BCE com­pran­do bo­nos en una cuan­tía in­clu­so su­pe­rior a la emi­sión ne­ta de los dis­tin­tos tesoros de la Eu­ro­zo­na jus­ti­fi­ca

es­ta si­tua­ción. Los prin­ci­pa­les per­ju­di­ca­dos son los aho­rra­do­res e in­ver­so­res más con­ser­va­do­res. Si la ren­ta­bi­li­dad sin ries­go es ne­ga­ti­va, pa­ra lo­grar al­go de ren­ta­bi­li­dad po­si­ti­va (re­ci­bir al­gún ren­di­mien­to por in­ver­tir el di­ne­ro en ac­ti­vos o de­pó­si­tos) se­rá ne­ce­sa­rio asu­mir ries­go.

La caí­da de las ren­ta­bi­li­da­des de los bo­nos so­be­ra­nos y por ex­ten­sión de los bo­nos cor­po­ra­ti­vos, ha­ce que los in­ver­so­res bus­quen ren­ta­bi­li­dad en otra cla­se de ac­ti­vos, in­cen­ti­van­do la crea­ción de bur­bu­jas en al­gu­nos mer­ca­dos. Así, el Ban­co Cen­tral de Ale­ma­nia (Bun­des­bank) aca­ba de aler­tar de una so­bre­va­lo­ra­ción de cer­ca del 30% en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de al me­nos sie­te gran­des ciu­da­des.

Bús­que­da de rin­co­nes.

Con los ti­pos de in­te­rés en ne­ga­ti­vo en los bo­nos so­be­ra­nos ale­ma­nes has­ta ven­ci­mien­tos de sie­te años, los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les y, tam­bién los par­ti­cu­la­res, se ven obli­ga­dos a bus­car ren­ta­bi­li­dad en otros ac­ti­vos. El ca­len­ta­mien­to del sec­tor in­mo­bi­lia­rio ale­mán es evi­den­te, al me­nos pa­ra el Bun­des­bank.

Cuan­to más tiem­po se man­ten­gan los ti­pos en los ni­ve­les ac­tua­les ma­yor se­rá el so­bre­ca­len­ta­mien­to de los pre­cios in­mo­bi­lia­rios. Cuan­do el BCE de­je de com­prar bo­nos en la cuan­tía en que lo ha­ce ac­tual­men­te y fi­nal­men­te ce­se en la com­pra to­tal de los mis­mos, los ti­pos de in­te­rés de los bo­nos vol­ve­rán a ni­ve­les ra­cio­na­les, pro­vo­can­do un des­cen­so de los pre­cios del in­mo­bi­lia­rio, que pa­re­ce que es­tá sien­do uti­li­za­do co­mo re­fu­gio pa­ra ob­te­ner las ren­ta­bi­li­da­des que las in­ver­sio­nes sin ries­go no dan ni a los par­ti­cu­la­res ni a los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les.

Las cuen­tas es­tán cla­ras. Si los ti­pos de in­te­rés ofre­ci­dos por el bono ale­mán a 10 años son del 0,4%, una ren­ta de un in­mue­ble del 2% pue­de re­sul­tar atrac­ti­va pa­ra un in­ver­sor ins­ti­tu­cio­nal. Si el ti­po del bono re­tor­na en al­gún mo­men­to al 2,5%, ine­vi­ta­ble­men­te la ren­ta­bi­li­dad exi­gi­da al in­mue­ble se­rá su­pe­rior y la bur­bu­ja de­ja­rá de cre­cer.

El ti­po de in­te­rés sin ries­go (de los bo­nos so­be­ra­nos) es la ba­se que se uti­li­za ha­bi­tual­men­te pa­ra rea­li­zar la va­lo­ra­ción de cual­quier ac­ti­vo. Si es­te ti­po es­tá al­te­ra­do o dis­tor­sio­na­do por la ac­tua­ción del BCE, la va­lo­ra­ción de to­dos los ac­ti­vos que uti­li­cen co­mo ba­se de cálcu­lo di­cho ti­po de in­te­rés es­ta­rá tam­bién dis­tor­sio­na­da.

el Ban­co Cen­tral de ale­ma­nia ad­vier­te ya de una bur­bu­ja de pre­cios in­mo­bi­lia­rios

Ma­rio drag­hi, pre­si­den­te del BCe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.