UN FAS­CIS­MO PE­CU­LIAR

Tiempo - - VIVIR -

Hoy na­die con la ca­be­za en su si­tio nie­ga que la más cla­ra pro­xi­mi­dad del pen­sa­mien­to de Jo­sé An­to­nio era el fas­cis­mo de su tiem­po. Pe­ro ca­da fas­cis­mo era dis­tin­to y el de aquel mu­cha­cho hu­bie­se si­do un desas­tre, por la sim­ple ra­zón de que in­cor­po­ra­ba el pen­sa­mien­to cris­tiano. Bas­ta re­pa­sar la vi­da y la obra del pa­pa Mon­ti­ni, e in­clu­so el de su an­te­ce­sor Rat­ti, pa­ra dar­se cuen­ta de la ene­mis­tad esen­cial, inevi­ta­ble, en­tre fas­cis­tas (o na­zis, des­de lue­go) e Igle­sia ca­tó­li­ca. Es ló­gi­co. La vo­lun­tad to­ta­li­ta­ria del con­trol ab­so­lu­to de las per­so­nas no ad­mi­te com­pe­ti­do­res. Bien lo sa­bía Fran­co, que se rin­dió a la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.