Blair po­ne en mar­cha la cru­za­da con­tra el bre­xit

El ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co vuel­ve a la es­ce­na po­lí­ti­ca co­mo aban­de­ra­do del mo­vi­mien­to Open Bri­tain, con­tra la re­sig­na­ción an­te la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. Una gue­rra que no le va a ser fá­cil ga­nar.

Tiempo - - SUMARIO - al­fon­so s. pa­lo­ma­res

La re­sig­na­ción an­te la im­pa­ra­ble mar­cha ha­cia el bre­xit se ha­bía adue­ña­do co­mo una fa­ta­li­dad inevi­ta­ble de la opi­nión pú­bli­ca en el Reino Uni­do, in­clu­so la de aque­llos que ha­bían vo­ta­do en con­tra. Co­mo re­cor­da­rán los re­sul­ta­dos fue­ron muy ajus­ta­dos, un 51,9% a fa­vor del sí y un 48,1% a fa­vor del no. Con el país di­vi­di­do en dos, los días si­guien­tes al re­fe­rén­dum se pro­du­je­ron ten­sos de­ba­tes; in­clu­so al­gu­nos de los te­no­res más vis­to­sos en­tre los de­fen­so­res del no, co­mo el ac­tual mi­nis­tro de Ex­te­rio­res y exal­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, y el en­ton­ces lí­der del Par­ti­do por la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do (UKIP, por sus si­glas en in­glés), Ni­gel Fa­ra­ge, re­co­no­cie­ron ha­ber men­ti­do so­bre los mi­llo­nes de li­bras que el Reino Uni­do ga­na­ría con la sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea. Po­co a po­co las aguas se fue­ron cal­man­do con ape­la­cio­nes a la de­mo­cra­cia y la ca­li­fi­ca­ción de an­ti­de­mó­cra­tas a quie­nes no acep­ta­ban los re­sul­ta­dos. La nue­va pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, que ha­bía vo­ta­do por per­ma­ne­cer en Eu­ro­pa, apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra en­tre­gar­se con en­tu­sias­mo al bre­xit. En es­ta co­yun­tu­ra de re­sig­na­ción apa­re­ció Tony Blair co­mo voz cla­ve del mo­vi­mien­to Open Bri­tain, que lu­cha abier­ta­men­te con­tra el bre­xit.

Tiem­po de re­sis­ten­cia.

Un Blair que es­ta­ba des­apa­re­ci­do en es­te te­ma des­de el pa­sa­do 23 de ju­nio, en el que los eu­ro­peís­tas per­die­ron el re­fe­rén­dum. El ex pri­mer mi­nis­tro se pre­sen­tó con el en­tu­sias­mo lí­ri­co e in­cen­dia­rio que re­cor­da­ba aque­llos días de la muer­te de Dia­na de Ga­les en que la de­no­mi­nó princesa del pue­blo e hi­zo que la mis­ma rei­na per­die­ra su frial­dad ma­yes­tá­ti­ca pa­ra unir­se al sen­ti­mien­to ge­ne­ral. Se di­jo en­ton­ces que Blair ha­bía sal­va­do la mo­nar­quía. Aho­ra ha vuel­to con aque­lla fuer­za sor­pren­dien­do a mu­chos, cla­man­do: “No es el mo­men­to de la in­di­fe­ren­cia o la de­ses­pe­ra­ción, sino del le­van­ta­mien­to pa­ra de­fen­der aque­llo en lo que cree­mos”. Acu­sa a May de lle­var al Reino Uni­do al abis­mo e in­vi­ta al 48% que vo­tó a fa­vor de la per­ma­nen­cia en la UE a mo­vi­li­zar­se pa­ra con­ta­giar la es­pe­ran­za de que el fu­tu­ro del Reino Uni­do no es­tá en una so­cie­dad ce­rra­da sino en una so­cie­dad abier­ta y su des­tino de­be es­tar li­ga­do a la UE y no blin­dar­se en la so­le­dad de su is­la, ya que no es el mo­men­to de la re­ti­ra­da, de la in­di­fe­ren­cia o la de­ses­pe­ra­ción.

De­fien­de el de­re­cho a cam­biar de opi­nión fren­te al mo­nó­tono ver­ba­lis­mo de May re­pi­tien­do que un ata­que al bre­xit es un ata­que a la vo­lun­tad de los bri­tá­ni­cos ex­pre­sa­da en las ur­nas. Blair re­pli­ca que no es an­ti­de­mo­crá­ti­co evi­tar que el país cai­ga en el pre­ci­pi­cio.

Con­vie­ne de­cir que el Blair ac­tual no es aquel ca­ris­má­ti­co pri­mer mi­nis­tro de los tiem­pos de la muer­te de Dia­na, a día de hoy ha llo­vi­do mu­cho so­bre él y no han si­do aguas be­né­vo­las las que le han em­pa­pa­do sino to­do lo con­tra­rio. Su com­pro­mi­so con Geor­ge W. Bush y su de­fen­sa de la pre­sen­cia de ar­mas quí-

mi­cas en Irak acep­tan­do fal­sas prue­bas pa­ra jus­ti­fi­car la in­va­sión del país han de­te­rio­ra­do pro­fun­da­men­te su ima­gen. Pe­se a to­do, en es­ta lu­cha con­tra el bre­xit va a te­ner un importante acom­pa­ña­mien­to, pe­ro no le se­rá fá­cil, por­que el ac­tual lí­der de los la­bo­ris­tas se ha en­tre­ga­do a mu­chos de los pos­tu­la­dos po­pu­lis­tas del bre­xit, co­mo el con­trol fé­rreo de las fron­te­ras: con­si­de­ra que con­trol de las fron­te­ras pa­ra im­pe­dir a los eu­ro­peos y al res­to de los ex­tran­je­ros en­trar es la con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra neu­tra­li­zar la de­lin­cuen­cia y de­fen­der el pues­to de tra­ba­jo de los bri­tá­ni­cos.

Los tér­mi­nos del di­vor­cio.

El eu­ro­es­cép­ti­co Dun­can Smith ha ca­li­fi­ca­do el dis­cur­so de Blair de arro­gan­te y an­ti­de­mo­crá­ti­co, mien­tras Ni­gel Fa­ra­ge se ha li­mi­ta­do a de­cir que el ex pri­mer mi­nis­tro es un hom­bre del pa­sa­do. Con­vie­ne de­cir, y Blair es cons­cien­te de ello, que la anu­la­ción del bre­xit so­lo se con­se­gui­ría con otro re­fe­rén­dum, que no quie­re de for­ma in­me­dia­ta por­que sa­be que aho­ra lo vol­ve­rían a per­der los eu­ro­peís­tas, pues el fer­vor populista sigue en ebu­lli­ción. Hay que es­pe­rar por lo me­nos dos años pa­ra ver el des­gas­te que va cau­san­do el ale­ja­mien­to de la UE y las re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas so­bre la eco­no­mía bri­tá­ni­ca. El pró­xi­mo marzo se pon­drán en mar­cha los trá­mi­tes del di­vor­cio al ac­ti­var por or­den del Go­bierno el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, un di­vor­cio que tam­bién irá te­nien­do en cuen­ta cuá­les y có­mo se­rán las re­la­cio­nes de fu­tu­ro.

Las ne­go­cia­cio­nes pos­te­rio­res de los dis­tin­tos tra­ta­dos du­ra­rán va­rios años, al­gu­nos se­ña­lan que pue­den lle­gar a sie­te. De mo­men­to, ya ha ha­bi­do un efec­to vi­si­ble, la de­pre­cia­ción de la li­bra en un 20%, per­ju­di­can­do a los que vi­ven del sec­tor ex­te­rior y a los tu­ris­tas y via­je­ros, los de­más no lo per­ci­bi­rán de mo­men­to. Cla­ro que la sa­li­da no les sal­drá gra­tis, de­be­rán abo­nar al­re­de­dor de unos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros en con­cep­to de pensiones pa­ra sus funcionarios co­mu­ni­ta­rios y pa­ra cu­brir el cos­te de los pro­yec­tos eu­ro­peos en su te­rri­to­rio. No sa­be­mos cuál se­rá en el fu­tu­ro la res­pues­ta a la lla­ma­da de Blair, pe­ro es pro­ba­ble que su men­sa­je no cai­ga en el va­cío. Lo cier­to es que el bre­xit ha ge­ne­ra­do un cli­ma de ten­sión ra­cis­ta que ha he­cho su­bir un 25% las agre­sio­nes xe­nó­fo­bas

La anu­la­ción del

bre­xit so­lo es po­si­ble con la con­vo­ca­to­ria de otro re­fe­rén­dum

Tony Blair en una con­fe­ren­cia en Lon­dres el pa­sa­do día 17, don­de de­fen­dió la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.