Ode­brecht: el gi­gan­te que co­rrom­pió un con­ti­nen­te

Los so­bor­nos mi­llo­na­rios pa­ga­dos por la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht han he­cho que pre­si­den­tes, ex­pre­si­den­tes, al­tos funcionarios y em­pre­sa­rios de Amé­ri­ca La­ti­na tiem­blen a me­di­da que la so­fis­ti­ca­da tra­ma sa­le a la luz.

Tiempo - - SUMARIO - Por Ri­car­do Gran­de y Eva Brun­ner

mu­chas de las gran­des obras de Amé­ri­ca La­ti­na te­nían un cla­ro due­ño: Ode­brecht. Sus cons­truc­cio­nes fue­ron los ci­mien­tos del desa­rro­llo en la re­gión. Pri­me­ro en su Bra­sil na­tal, lue­go en los paí­ses ve­ci­nos, Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién más allá del Atlán­ti­co, en Eu­ro­pa, Áfri­ca y Asia. La com­pa­ñía del logo ro­jo y blan­co eje­cu­tó al me­nos 4.482 pro­yec­tos. Hi­dro­eléc­tri­cas, nu­clea­res, puen­tes y via­duc­tos, tú­ne­les, lí­neas de me­tro, oleo­duc­tos, ae­ro­puer­tos y to­dos los gran­des trofeos que los Go­bier­nos suelen mos­trar co­mo si­nó­ni­mo de pro­gre­so. Obras que va­len vo­tos. Ode­brecht fue un re­fe­ren­te em­pre­sa­rial; aho­ra es un re­fe­ren­te de la co­rrup­ción, cu­yo al­can­ce aún es­tá por des­cu­brir. “La ma­yor red de so­bor­nos ex­tran­je­ros de la historia”, co­mo la ha ca­li­fi­ca­do el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, em­pe­zó a vis­lum­brar­se ha­ce tres años en Bra­sil. Hoy afec­ta a cien­tos de po­lí­ti­cos y nu­me­ro­sas gran­des em­pre­sas de Amé­ri­ca La­ti­na. La de­ten­ción en ju­nio de 2015 de uno de los em­pre­sa­rios más po­de­ro­sos de Bra­sil, Marcelo Ode­brecht, pu­so en vi­lo a la cla­se po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de la re­gión. El he­re­de­ro del gru­po de em­pre­sas, que fun­dó su abue­lo en los años cua­ren­ta, fue con­de­na­do a 19 años de cár­cel por li­de­rar el es­que­ma de so­bor­nos de 2.100 mi­llo­nes de dó­la­res (1.990 mi­llo­nes de eu­ros) en la pe­tro­le­ra pú­bli­ca Pe­tro­bras. Fue un epi­so­dio des­ta­ca­do del ca­so La­va Ja­to, que in­vo­lu­cra a em­pre­sas y a la cla­se po­lí­ti­ca del país. Pe­ro lo que el se­ñor Ode­brecht sa­bía y ca­lla­ba iba a me­re­cer un ca­so con su pro­pio nom­bre.

La en­car­ce­la­ción de Ode­brecht su­pu­so el de­cli­ve de su im­pe­rio. Rea­cio du­ran­te me­ses a co­la­bo­rar, el due­ño de Bra­sil, co­mo acer­ta­da­men­te era co­no­ci­do, de­ci­dió acep­tar una re­duc­ción de pe­na a cam­bio de su con­fe­sión. Su tes­ti­mo­nio y el de otros 77 al­tos eje­cu­ti­vos de la cons­truc­to­ra, apo­da­dos por la pren­sa co­mo las con­fe­sio­nes del fin del mun­do, aún es­tán ba­jo se­cre­to de su­ma­rio. Son los ca­pí­tu­los más es­pe­ra­dos de una no­ve­la negra cu­ya tra­ma, es­cri­ta en los án­gu­los muer­tos de la de­mo­cra­cia, pa­re­ce es­tar le­jos de su fi­nal. El ca­so es­ta­lló cuan­do el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EEUU, que, co­mo Bra­sil y Sui­za, in­ves­ti­ga­ba a Ode­brecht por so­bor­nar a funcionarios pú­bli­cos, des­ve­ló que la cons­truc­to­ra pa­gó coimas desor­bi­ta­das en diez paí­ses

la­ti­noa­me­ri­ca­nos y dos afri­ca­nos (Mo­zam­bi­que y An­go­la) a cam­bio de al me­nos 100 pro­yec­tos en­tre 2001 y 2016. Gas­tó cer­ca de 788 mi­llo­nes de dó­la­res (749 mi­llo­nes de eu­ros) en so­bor­nos, una ci­fra ré­cord. “Eso le per­mi­tió ob­te­ner unos be­ne­fi­cios de cer­ca de 3.340 mi­llo­nes de dó­la­res [3.166 mi­llo­nes de eu­ros]”, re­fle­xio­na el aca­dé­mi­co de la Ame­ri­can Uni­ver­sity Matt­hew Tay­lor. Las ci­fras son al­tas, pe­ro lo que es­te ex­per­to des­ta­ca es “có­mo Ode­brecht y la co­rrup­ción es­ta­ban ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos”. Ya se cons­ta­tó con La­va Ja­to, el ven­da­val que azo­tó al ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va y a su par­ti­do, pe­ro tam­bién al ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, y a miem­bros de la opo­si­ción. El ca­so es­tu­vo a pun­to de crear una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal en Bra­sil y fue el de­to­nan­te del im­peach­ment a Dil­ma Rous­seff.

PAÍ­SES HE­RI­DOS

Los so­bor­nos de Ode­brecht no en­tien­den de co­lo­res po­lí­ti­cos. Ex­pre­si­den­tes, pre­si­den­tes y al­tos funcionarios de Bra­sil, Ve­ne­zue­la, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pa­na­má, Ar­gen­ti­na, Ecua­dor, Pe­rú, Gua­te­ma­la, Colombia y Mé­xi­co han si­do al­can­za­dos por su on­da ex­pan­si­va. Aun­que no to­dos han si­do gol­pea­dos con la mis­ma in­ten­si­dad. El ex­pre­si­den­te pe­ruano Ale­jan­dro Toledo, lo­ca­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos por el FBI, tie­ne pen­dien­te una or­den de ex­tra­di­ción que lo en­via­ría di­rec­to a pri­sión pre­ven­ti­va. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Pe­rú le acu­sa de ha­ber re­ci­bi­do 20 mi­llo­nes de dó­la­res (19 mi­llo­nes de eu­ros) en so­bor­nos. Co­mo tes­ti­go mu­do, en su país aguar­da una ré­pli­ca del bra­si­le­ño Cris­to Re­den­tor del Cor­co­va­do, que fue do­na­do por Ode­brecht en 2011. Aho­ra re­bau­ti­za­do co­mo Cris­to de lo Ro­ba­do, se ha con­ver­ti­do en la pi­za­rra en la que al­gu­nos ciu­da­da­nos han plas­ma­do su re­cha­zo a la co­rrup­ción. En Pe­rú, los cua­tro úl­ti­mos pre­si­den­tes se han vis­to sal­pi­ca­dos por es­ta me­ga­tra­ma.

El ex­man­da­ta­rio pe­ruano no es el úni­co so­bre el que pe­sa una or­den de ex­tra­di­ción. La In­ter­pol ha lan­za­do una aler­ta ro­ja pa­ra de­te­ner a dos hi­jos del ex­pre­si­den­te de Pa­na­má, Ri­car­do Mar­ti­ne­lli. Am­bos tie­nen con­ge­la­das sus cuen­tas en Sui­za y es­tán acu­sa­dos de re­ci­bir más de 20 mi­llo­nes de eu­ros en so­bor­nos de la cons­truc­to­ra en­tre 2009 y 2012. Pe­rú y Pa­na­má son so­lo dos ejem­plos del mo­dus ope­ran­di de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña pa­ra aca­pa­rar las prin­ci­pa­les obras pú­bli­cas de Amé­ri­ca La­ti­na. Una ten­ta­ción so­bre la que la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) ya ha­bía ad­ver­ti­do. “La con­tra­ta­ción es­ta­tal se des­ta­ca por ser una de las ac­ti­vi­da­des del Es­ta­do don­de hay más ries­gos de co­rrup­ción”, se­ña­la­ba Luis Al­ma­gro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de es­te or­ga­nis­mo. “Los ni­ve­les de impunidad en ma­te­ria de san­ción de ac­tos de co­rrup­ción son muy al­tos en la mayoría de nues­tros paí­ses”, la­men­ta­ba. Pa­ra ase­gu­rar­se con­tra­tos pú­bli­cos en es­tos paí­ses, Ode­brecht se va­lía de in­flu­yen­tes in­ter­me­dia­rios pa­ra lle­gar a las al­tas es­fe­ras del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co y así ne­go­ciar en con­di­cio­nes muy fa­vo­ra­bles. Un so­fis­ti­ca­do sis­te­ma de em­pre­sas offs­ho­re, en el que se usa­ban dis­tin­tas “ca­pas o ni­ve­les de blan­queo de di­ne­ro”, per­mi­tía que los pa­gos pa­sa­ran inad­ver­ti­dos. La com­pa­ñía llegó in­clu­so a com­prar un ban­co en la is­la ca­ri­be­ña de An­ti­gua pa­ra agi­li­zar las trans­fe­ren­cias de los so­bor­nos. To­do se ges­tio­na­ba des­de el Sec­tor de Ope­ra­cio­nes Es­truc­tu­ra­das de la em­pre­sa, un nom­bre ele­gan­te pa­ra un de­par­ta­men­to es­pe­cí­fi­ca­men­te crea­do pa­ra pa­gar so­bor­nos. En es­ta con­ta­bi­li­dad pa­ra­le­la no se ha­cía na­da sin la au­to­ri­za­ción de Marcelo Ode­brecht.

FI­NAN­CIA­CIÓN ILE­GAL

“El sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal, que per­mi­te crear em­pre­sas fan­tas­ma y es­con­der flu­jos fi­nan­cie­ros ilí­ci­tos, jue­ga un pa­pel importante: es el lu­bri­can­te que

DO­CE PAÍ­SES SE HAN VIS­TO YA SAL­PI­CA­DOS Y AÚN NO SE HA DESCLASIFICADO TO­DA LA IN­FOR­MA­CIÓN

per­mi­te que la ma­qui­na­ria de la co­rrup­ción fun­cio­ne –ex­pli­ca Ale­jan­dro Sa­las, res­pon­sa­ble de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal en Amé­ri­ca La­ti­na–. Ode­brecht y sus so­cios co­rrup­tos des­de lue­go uti­li­za­ban es­tas ven­ta­jas del sis­te­ma”.

La som­bra de Ode­brecht tam­bién al­can­za al ex­pre­si­den­te de El Sal­va­dor Mau­ri­cio Funes, o al ex­man­da­ta­rio pa­na­me­ño Mar­tín To­rri­jos. El círcu­lo del ac­tual pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, tam­bién ha si­do men­cio­na­do en las “de­cla­ra­cio­nes pre­mia­das” de los 77 al­tos eje­cu­ti­vos de Ode­brecht.

No so­lo se ha tra­ta­do de en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. “Otro pro­ble­ma es que par­te del di­ne­ro co­rrup­to se uti­li­zó pa­ra apo­yar la agen­da y las cam­pa­ñas de al­gu­nos po­lí­ti­cos”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Ya­le Su­san Ro­se-Ac­ker­man, ex­per­ta en ju­ris­pru­den­cia y co­rrup­ción. Las acu­sa­cio­nes de fi­nan­cia­ción ile­gal en las elec­cio­nes han afec­ta­do pre­sun­ta­men­te, ade­más de a Bra­sil, a las cam­pa­ñas de los pre­si­den­tes de Pe­rú, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, y Pa­na­má, Juan Car­los Va­re­la, quien ha he­cho pú­bli­cas las cuen­tas de su par­ti­do pa­ra de­mos­trar que no tie­ne na­da que es­con­der.

En Colombia se ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ori­gen de un mi­llón de dó­la­res (950.000 eu­ros) que pre­sun­ta­men­te fi­nan­ció la cam­pa­ña del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos. Pa­ra en­ma­ra­ñar más la tra­ma, el ex­se­na­dor Ot­to Bu­la, en pri­sión a con­se­cuen­cia de Ode­brecht, ha pe­di­do a la Fis­ca­lía que no uti­li­ce su de­cla­ra­ción pa­ra in­cul­par a San­tos. La cam­pa­ña de su ri­val pre­si­den­cial en 2014, el uri­bis­ta Ós­car Iván Zu­lua­ga, tam­bién es­tá sien­do in­ves­ti­ga­da pa­ra acla­rar si el logo ro­jo y blan­co de Ode­brecht en­gra­só su cam­pa­ña. En Ve­ne­zue­la, al­gu­nos ex­di­rec­ti­vos de Ode­brecht de­cla­ra­ron que se des­ti­na­ron tres mi­llo­nes de dó­la­res (2.850.000 eu­ros) pa­ra las cam­pa­ñas de Hu­go Chá­vez y Ni­co­lás Ma­du­ro.

“Has­ta aho­ra, ade­más de Bra­sil, Pe­rú y Colombia tam­bién han mos­tra­do la ac­ción ve­loz y efec­ti­va de sus au­to­ri­da­des, mien­tras que otros co­mo Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co o Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­re­cen ha­ber op­ta­do por el silencio y la inac­ción”, re­fle­xio­na Ale­jan­dro Sa­las. En Ecua­dor, el ca­so Ode­brecht ha si­do ar­ma arro­ja­di­za tan­to pa­ra el Go­bierno co­mo pa­ra la opo­si­ción en la re­cien­te cam­pa­ña elec­to­ral. Unos y otros aguar­da­ban que los do­cu­men­tos en­via­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Bra­sil pu­sie­ran nom­bre y ape­lli­dos a quie­nes re­ci­bie­ron los 35,5 mi­llo­nes de dó­la­res (33,6 mi­llo­nes de eu­ros) en so­bor­nos de Ode­brecht. Ten­drán que es­pe­rar. La en­ton­ces di­rec­to­ra de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les de la Fis­ca­lía de­vol­vió a Bra­sil di­chos do­cu­men­tos ale­gan­do que “el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra no cuen­ta con pe­ri­tos acre­di­ta­dos en idio­ma portugués”. La de­vo­lu­ción le ha cos­ta­do el car­go.

EL DA­ÑO EN LOS HO­GA­RES

El efec­to de la co­rrup­ción es de enor­mes di­men­sio­nes. No so­lo afec­ta al ám­bi­to po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. “Más importante aún es el efec­to so­cial so­bre mi­llo­nes de per­so­nas en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Las gran­des obras de in­fra­es­truc­tu­ras que que­dan in­con­clu­sas no be­ne­fi­cia­rán a la po­bla­ción”, ana­li­za Sa­las. Así, Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta­rá al me­nos 16 mi­llo­nes de dó­la­res (15 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra ter­mi­nar los on­ce pro­yec­tos que Ode­brecht ha de­ja­do in­con­clu­sos. “Los re­cur­sos des­per­di­cia­dos no se uti­li­za­rán pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas”, con­clu­ye. En Qui­to, la ca­pi­tal de Ecua­dor, Ode­brecht ha de­ja­do en so­li­ta­rio a la em­pre­sa es­pa­ño­la Ac­cio­na, con la que iba a rea­li­zar las obras del me­tro. FCC tam­bién ten­drá que ter­mi­nar sin su ayu­da las obras del me­tro de Pa­na­má.

Más allá de los ti­tu­la­res con nom­bres y ape­lli­dos de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, los pri­me­ros afec­ta­dos por la co­rrup­ción son aque­llos que pier­den su em­pleo. En el ca­so de la pe­tro­le­ra bra­si­le­ña Pe­tro­bras fue­ron cien­tos. “Es­toy se­gu­ro de que de los mu­chos tra­ba­ja­do­res de Ode­brecht, muy po­cos es­ta­ban im­pli­ca­dos en ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas”, re­mar­ca el pro­fe­sor Tay­lor. En Pe­rú, la pa­ra­li­za­ción de las obras del Gasoducto del Sur, con más de 1.000 ki­ló­me­tros de tu­be­rías y que cos­tó 7.000

mi­llo­nes de dó­la­res (6.600 mi­llo­nes de eu­ros), que lle­va­ba a ca­bo en co­la­bo­ra­ción con la es­pa­ño­la Ena­gás, ha de­ja­do a 15.000 per­so­nas sin em­pleo.

Los ex­per­tos se­ña­lan que en mu­chos paí­ses los so­bre­cos­tes de las obras fue­ron ma­yo­res que los so­bor­nos pa­ga­dos a po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios. “Los pro­yec­tos aca­ban cos­tan­do mu­cho más que si se hu­bie­ra abier­to un pro­ce­so ver­da­de­ra­men­te com­pe­ti­ti­vo y lim­pio. Mu­chos de ellos no es­tán di­se­ña­dos te­nien­do en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del país”, ex­pli­ca la aca­dé­mi­ca Ro­se-Ac­ker­man. Pa­ra ella, la co­rrup­ción “in­tro­du­ce una se­rie de dis­tor­sio­nes en las de­ci­sio­nes que los Go­bier­nos to­man”. Un in­for­me del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Sui­za re­ve­la que por ca­da mi­llón de dó­la­res que Ode­brecht pa­ga­ba en so­bor­nos, la em­pre­sa ge­ne­ra­ba una ga­nan­cia de cua­tro mi­llo­nes.

“El ca­so La­va Ja­to ha im­pac­ta­do tre­men­da­men­te en los paí­ses de la re­gión, ge­ne­ran­do gran ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca”, la­men­ta el pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, Jo­sé Ugaz, pre­gun­ta­do por Ode­brecht. Por mu­cho que Ma­quia­ve­lo di­je­ra que sin es­tos “vi­cios” di­fí­cil­men­te “se po­dría sal­var al Es­ta­do”, los ex­per­tos se­ña­lan que la pér­di­da de con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, el des­cré­di­to po­lí­ti­co, la ma­la ima­gen an­te los in­ver­so­res y el agu­je­ro en las ar­cas pú­bli­cas son so­lo al­gu­nos re­ve­ses de es­tos es­cán­da­los. “Es­to de­mues­tra el po­der da­ñino de la gran co­rrup­ción, que en nues­tros paí­ses apro­ve­cha la exis­ten­cia de una co­rrup­ción es­truc­tu­ral y sis­té­mi­ca”, con­clu­ye Ugaz.

“Hay muy po­cas em­pre­sas ca­pa­ces de asu­mir pro­yec­tos de tan­ta en­ver­ga­du­ra”, ex­pli­ca Mó­ni­ca Arru­da de Al­me­dia, es­pe­cia­lis­ta en cri­men fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, que ha es­tu­dia­do a fon­do el pa­pel de Ode­brecht en La­va Ja­to. “La com­pa­ñía se va­lía de prác­ti­cas de cár­tel y so­bor­nos pa­ra evi­tar la com­pe­ten­cia”. cuan­do atis­ba­ba un pro­yec­to in­tere­san­te, es­ta cons­truc­to­ra se reunía con otras em­pre­sas pa­ra pac­tar pre­cios y be­ne­fi­cios, in­clui­dos so­bor­nos. “Evi­ta­ban así la com­pe­ten­cia al po­ner­se de acuer­do. Lle­va­ban un sis­te­ma ar­mó­ni­co de cri­men or­ga­ni­za­do pa­ra sa­quear al Es­ta­do”, re­su­me Sa­las.

COOPE­RA­CIÓN

La tra­ma que ma­ne­ja­ba el due­ño de Bra­sil es tan gran­de que los paí­ses afec­ta­dos han en­ten­di­do que de­ben tra­ba­jar jun­tos. La co­rrup­ción cues­ta a La­ti­noa­mé­ri­ca 142.900 mi­llo­nes de dó­la­res (135.469 mi­llo­nes de eu­ros) anua­les, el 3% de su ro­duc­to in­te­rior bru­to, se­gún la ONG es­ta­dou­ni­den­se Glo­bal Fi­nan­cial In­te­grity. An­tes de que es­ta­lla­ra Ode­brecht, Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal se­ña­la­ba que so­lo dos regiones del mun­do eran per­ci­bi­das co­mo más co­rrup­tas que Amé­ri­ca La­ti­na: Áfri­ca sub­saha­ria­na y la zo­na que va des­de el es­te de Eu­ro­pa has­ta Asia cen­tral.

“Ode­brecht ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia po­si­ti­va que por pri­me­ra vez en la historia la lu­cha con­tra la co­rrup­ción es a ni­vel in­ter­re­gio­nal”, des­ta­ca el ex­per­to Tay­lor. La se­ma­na pa­sa­da se reunie­ron en Brasilia los fis­ca­les de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Colombia, Ecua­dor, Mé­xi­co, Pa­na­má, Por­tu­gal, Pe­rú, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Ve­ne­zue­la. Es­tos on­ce paí­ses in­ter­cam­bia­ron in­for­ma­ción, tra­za­ron una es­tra­te­gia co­mún y sus­cri­bie­ron un acuer­do de co­la­bo­ra­ción pa­ra ata­jar la co­rrup­ción sis­té­mi­ca en la re­gión. El se­cre­to de su­ma­rio que pro­te­ge las con­fe­sio­nes del fin del mun­do no ven­ce has­ta el 1 de ju­nio. Sin em­bar­go, la Fis­ca­lía de Bra­sil ha abier­to la ve­da pa­ra que los paí­ses im­pli­ca­dos ac­ce­dan a la in­for­ma­ción bá­si­ca pa­ra avan­zar en sus pes­qui­sas. Ex­per­tos

UNA DE LAS CON­SE­CUEN­CIAS PO­SI­TI­VAS DEL ES­CÁN­DA­LO HA SI­DO LA COOPE­RA­CIÓN IN­TER­RE­GIO­NAL DE LA JUS­TI­CIA

co­mo el do­cen­te de la Ame­ri­can Uni­ver­sity Matt­hew Tay­lor aler­tan de que un gran obs­tácu­lo pue­de ser la len­ti­tud de los tri­bu­na­les, co­mo ha pa­sa­do en Bra­sil: “La iro­nía es que cuan­do los fis­ca­les es­ta­ban pre­pa­ra­dos y dis­pues­tos pa­ra avan­zar con los ca­sos, se to­pa­ron con el sis­te­ma que ri­ge en los tri­bu­na­les”. Pa­ra Tay­lor, in­clu­so los sis­te­mas más rá­pi­dos ne­ce­si­ta­rán va­rios me­ses pa­ra di­ge­rir es­tas ale­ga­cio­nes en car­gos de al­to ni­vel.

Los ten­tácu­los de Ode­brecht han pues­to al des­cu­bier­to la sis­te­ma­ti­za­ción de la co­rrup­ción en la mi­tad del con­ti­nen­te y la ne­ce­si­dad de ata­jar­la. Me­jo­rar la trans­pa­ren­cia de los sis­te­mas de con­tra­ta­ción pú­bli­ca y de las re­glas de fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas y de par­ti­dos son pa­sos in­elu­di­bles. Ale­jan­dro Sa­las su­gie­re ir más allá: “Se de­ben ha­cer es­fuer­zos por ha­cer re­gis­tros pú­bli­cos de quié­nes son los ver­da­de­ros due­ños de em­pre­sas, so­bre to­do en pa­raí­sos fis­ca­les o paí­ses con re­gu­la­ción e in­cen­ti­vos que fa­ci­li­tan el flu­jo de re­cur­sos fru­to de la co­rrup­ción”.

MUL­TA HIS­TÓ­RI­CA

Otro tris­te ré­cord que os­ten­ta Ode­brecht es el de la mi­llo­na­ria mul­ta que ha te­ni­do que asu­mir. De acuer­do con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, Ode­brecht y su fi­lial pe­tro­quí­mi­ca Bras­kem acep­ta­ron pa­gar a las au­to­ri­da­des brasileñas, de Es­ta­dos Uni­dos y de Sui­za una su­ma com­bi­na­da que as­cen­día al me­nos a 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res (3.318 mi­llo­nes de eu­ros). Ese es el cos­te por de­jar de es­tar pros­cri­ta y po­der vol­ver a con­cur­sar en obras pú­bli­cas, su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos.

Pe­ro es­ta in­dem­ni­za­ción no ha lim­pia­do su nom­bre. “Ode­brecht tie­ne que es­tar dis­pues­ta a ser mo­ni­to­ri­za­da y es­ta­ble­cer bue­nas es­truc­tu­ras in­ter­nas de con­trol”, apun­ta Su­san Ro­se-Ac­ker­man, la aca­dé­mi­ca de Ya­le. Pe­ro al­go que no pue­de res­tau­rar el di­ne­ro es el de­te­rio­ro de la mar­ca a ni­vel in­ter­na­cio­nal de la que fue la cons­truc­to­ra más pres­ti­gio­sa de Amé­ri­ca La­ti­na. “Es muy di­fí­cil que pue­da se­guir sien­do el gi­gan­te que fue has­ta ha­ce po­co”, diag­nos­ti­ca Sa­las. Exis­te el ries­go de que mu­chos paí­ses le cie­rren las puer­tas. Pe­rú ha si­do uno de ellos. Su pre­si­den­te, Pe­dro Pa­blo Kuc-zyns­ki, ha ase­gu­ra­do que su país no vol­ve­rá a tra­ba­jar más con es­ta em­pre­sa. Ode­brecht, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, ha agra­de­ci­do “la opor­tu­ni­dad de pa­sar pá­gi­na y su­pe­rar es­te do­lo­ro­so epi­so­dio”. Pe­ro la so­cie­dad no se con­ten­ta con su dis­cul­pa y el pa­go de la mul­ta mi­llo­na­ria. Quie­re sa­ber quié­nes fue­ron so­bor­na­dos y es­pe­ra con­se­cuen­cias. Así cla­ma­ban cen­te­na­res de ciu­da­da­nos en las ca­lles de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Pe­rú o Pa­na­má con­tra la impunidad. La bra­si­le­ña ex­per­ta en co­rrup­ción Mó­ni­ca Arru­da de Al­me­dia cree que la in­dig­na­ción que es­ta me­ga­tra­ma es­tá cau­san­do pue­de ser constructiva. Jo­sé Ugaz tam­bién ve un la­do bueno: “Se abre una ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des pa­ra re­sol­ver es­tos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. La mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na con­tra la co­rrup­ción ge­ne­ra con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra pro­pi­ciar un cam­bio sis­té­mi­co y sos­te­ni­ble”.

Des­de que el ca­so es­ta­lló, ha­ce po­co más de dos me­ses, do­ce paí­ses se han vis­to sal­pi­ca­dos. Tam­bién cien­tos de po­lí­ti­cos y nu­me­ro­sas gran­des em­pre­sas. Pe­ro aún exis­te in­for­ma­ción que no se ha desclasificado pa­ra no per­ju­di­car las investigaciones. Hay in­di­cios de que los ten­tácu­los de Ode­brecht tam­bién han po­di­do gol­pear a Por­tu­gal, Chi­le y An­ti­gua y Bar­bu­da. Mu­chos ex­per­tos no des­car­tan que Ode­brecht, que ope­ra­ba en 24 paí­ses de cua­tro con­ti­nen­tes, uti­li­za­ra su so­fis­ti­ca­da red de so­bor­nos en otros Es­ta­dos.

mam­ra­crel­coe­lo­doed- ebrbecrhect­het­nel­nal­cao­cro­ter­te fed­fe­draer­lablr­bar­sial­sei­ñ­lea­ñea­nen seps­tei­pet­miebmr­ber­deed2e01250. 15.

Un car­tel de la com­pa­ñía bra­si­le­ña an­te edi­fi­cios en cons­trUc­ciÓn en río de Ja­nei­ro.

pro­tes­ta con­tra la co­rrUp­ciÓn en li­ma (pe­rÚ) el 16 de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.