Reunio­nes sí, pe­ro sin diá­lo­go

La fa­mo­sa ope­ra­ción Diá­lo­go en­tre el Go­bierno cen­tral y el ca­ta­lán sigue sin avan­zar ha­cia un pro­ce­so que des­ac­ti­ve el cho­que de tre­nes que se ave­ci­na.

Tiempo - - SUMARIO - an­to­nio Fer­nán­dez

Ca­ta­lu­ña en­ca­ra des­de es­te mes lo que los in­de­pen­den­tis­tas con­si­de­ran la úl­ti­ma fa­se del pro­ce­so, es de­cir, la eta­pa que ma­te­ria­li­za la su­pues­ta rup­tu­ra con Es­pa­ña. Des­de ha­ce se­ma­nas, los Go­bier­nos cen­tral y de Ca­ta­lu­ña se es­tán lan­zan­do men­sa­jes que lla­man al diá­lo­go y que in­sis­ten en una po­lí­ti­ca de mano ten­di­da. Pe­ro na­die ce­ja ni un mi­lí­me­tro en sus po­si­cio­nes. “Nues­tra mano es­tá ex­ten­di­da. La ope­ra­ción Diá­lo­go exis­te a pe­sar de que los in­de­pen­den­tis­tas van a lo su­yo y lo nie­gan cons­tan­te­men­te”, dice a TiEm­Po una fuen­te del Go­bierno cen­tral. Des­de Bar­ce­lo­na se les con­tes­ta que el diá­lo­go es una mentira más y so­lo obe­de­ce a la pro­pa­gan­da del Eje­cu­ti­vo de ma­riano Ra­joy. Y ello a pe­sar de la reunión que man­tu­vie­ron el 11 de enero los pre­si­den­tes de am­bos Go­bier­nos (ver recuadro).

El pre­si­den­te es­pa­ñol ha en­car­ga­do a la vi­ce­pre­si­den­ta, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, que lle­ve a buen puer­to las ne­go­cia­cio­nes pa­ra evi­tar el cho­que de tre­nes. Su in­ter­lo­cu­tor es el vi­ce­pre­si­den­te ca­ta­lán, oriol Jun­que­ras, tam­bién con­se­je­ro de Eco­no­mía. Y las re­la­cio­nes en­tre am­bos no son ma­las, al re­vés: exis­te fee­ling. Pe­ro, reunio­nes apar­te, en el intenso de­ba­te pú­bli­co so­bre si exis­ten ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas en­tre ma­drid y Bar­ce­lo­na, to­das las fuen­tes con­sul­ta­das coin­ci­den en ne­gar­lo. “Hay re­la­cio­nes flui­das en­tre las dos ad­mi­nis­tra­cio­nes, pe­ro no ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas”, ad­mi­ten en el Go­bierno cen­tral. Y un al­to car­go del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán se­ña­la tam­bién que “no se ne­go­cia se­cre­ta­men­te y sí exis­ten mu­chos con­tac­tos, es­pe­cial­men­te a ni­vel de cua­dros téc­ni­cos, pe­ro a ni­vel po­lí­ti­co las re­la­cio­nes no son nor­ma­les”.

“Que­re­mos ha­blar del re­fe­rén­dum. He­mos he­cho una ofer­ta y no he­mos re­ci­bi­do res­pues­ta del Go­bierno cen­tral. Ra­joy no ha pues­to so­bre la me­sa ni una so­la pro­pues­ta”, se que­jan los na­cio­na­lis­tas. Des­de el Go­bierno cen­tral se que­jan de que “los in­de­pen­den­tis­tas van a pi­ñón fi­jo y so­lo pien­san en el re­fe­rén­dum. To­do lo quie­ren lle­var a su te­rreno. En las úl­ti­mas se­ma­nas, va­rios mi­nis­tros han vi­si­ta­do Ca­ta­lu­ña y se han reuni­do con con­se­je­ros de la Ge­ne­ra­li­tat. El pro­pio mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá, se en­con­tró con Puig­de­mont en un ac­to del Co­le­gio de Abo­ga­dos e hi­cie­ron un apar­te pa­ra ha­blar. Ello in­di­ca que hay una cier­ta nor­ma­li­dad en las re­la­cio­nes”.

Sin em­bar­go, en la Ge­ne­ra­li­tat no son de es­ta opi­nión. “La co­mi­sión bi­la­te­ral Es­ta­do-Ge­ne­ra­li­tat no se reúne des­de 2010. Y Ra­joy ha re­ci­bi­do ofi­cial­men­te pri­me­ro a inés Arri­ma­das, que es la je­fa de la opo­si­ción, que al pre­si­den­te del Go­bierno ca­ta­lán. Lo mis­mo hi­zo So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría. Y aho­ra dice que bus­ca otros in­ter­lo­cu­to­res en Ca­ta­lu­ña fue­ra del Go­bierno. Eso no es nor­mal”, cri­ti­can.

En ma­drid, lo que más preo­cu­pa aho­ra es el po­si­ble cho­que de tre­nes. La ho-

ja de ru­ta in­de­pen­den­tis­ta, ava­la­da por Junts pel Sí (JxS), la pla­ta­for­ma que en­glo­ba a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia y a Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya, pre­vé ce­le­brar el re­fe­rén­dum, co­mo muy tar­de, en el mes de sep­tiem­bre, aun­que des­de la Ge­ne­ra­li­tat se ad­mi­te que es­tán tra­ba­jan­do a con­tra­rre­loj pa­ra po­der te­ner lis­ta la con­vo­ca­to­ria a pri­me­ros de ju­nio.

una ley cla­ve. Ello sig­ni­fi­ca­ría que a fi­na­les de ma­yo se ten­drían que te­ner apro­ba­das las le­yes de des­co­ne­xión y, es­pe­cial­men­te, la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca. Es­ta nor­ma pre­ten­de ser la que sus­ti­tu­ya a las le­yes es­pa­ño­las y a ella pre­ten­de aga­rrar­se Car­les Puig­de­mont pa­ra con­vo­car el re­fe­rén­dum, ya que con la le­gis­la­ción vi­gen­te no tie­ne com­pe­ten­cias pa­ra esa con­vo­ca­to­ria. “En cuan­to se aprue­be esa ley, lo que ha­brá en Ca­ta­lu­ña es un cho­que de le­ga­li­da­des”, dice a TiEm­Po un dipu­tado de Junts pel Sí.

La es­tra­te­gia del Go­bierno cen­tral es cor­tar por lo sano y evi­tar que se pue­da apro­bar la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca “pa­ra evi­tar pre­ci­sa­men­te que se pue­dan aco­ger a una pre­ten­di­da do­ble le­ga­li­dad, que so­lo exis­ti­ría en la mente de los in­de­pen­den­tis­tas”, se­gún re­co­no­cen a es­te se­ma­na­rio fuen­tes del Go­bierno de ma­riano Ra­joy. En otras pa­la­bras, muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia, por­que Puig­de­mont no ten­dría mar­co ju­rí­di­co (ni pro­pio ni ajeno) pa­ra con­vo­car la con­sul­ta.

mien­tras tan­to, la CUP ha pues­to al Go­bierno ca­ta­lán en un bre­te: quie­re que apues­te por la desobe­dien­cia a las le­yes y los tri­bu­na­les es­pa­ño­les co­mo eje de su po­lí­ti­ca. Su in­ten­ción es “co­lec­ti­vi­zar la desobe­dien­cia a la le­ga­li­dad, ha­cer­la ma­si­va, has­ta el pun­to de que al Es­ta­do se le ha­ga ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble combatirla y que, des­de es­ta pers­pec­ti­va, le sea im­po­si­ble juz­gar a to­dos aque­llos que par­ti­ci­pen en es­ta de­ci­sión [la de des­obe­de­cer las le­yes]”. Los ra­di­ca­les son cons­cien­tes de que pue­de ha­ber san­cio­nes pe­na­les, pe­ro es­pe­ran co­lap­sar los juz­ga­dos con esa desobe­dien­cia ma­si­va. Y to­dos de­ben ser cons­cien­tes de que se asu­men ries­gos. “Si so­lo es­ta­mos dis­pues­tos a lle­var ade­lan­te el re­fe­rén­dum ba­jo la con­di­ción de que no ten­ga con­se­cuen­cias pa­ra na­die, apues­to por que de­je­mos es­tar el te­ma del pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta y de­di­qué­mo­nos a otra co­sa”, ex­pli­ca­ba el dipu­tado de la CUP Be­net Sa­le­llas en una con­fe­ren­cia ha­ce po­cos días.

La ho­ja de ru­ta del Go­vern pre­vé ce­le­brar el re­fe­rén­dum en sep­tiem­bre co­mo muy tar­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.