Tres ma­gis­tra­das con­tra el populismo pu­ni­ti­vo

La per­cep­ción pos­tsen­ten­cia del ca­so Nóos es que la Jus­ti­cia, a ve­ces con­tra sus pro­pios vi­cios, fun­cio­na.

Tiempo - - SUMARIO - Agus­tín vA­llA­do­lid Más in­for­ma­ción: @Agus­tin2666 y en el blog de Agus­tín Va­lla­do­lid en www.tiem­po­dehoy.com

En un re­cien­te ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Abo­ga­dos, el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal y pres­ti­gio­so abo­ga­do Luis Ro­drí­guez Ra­mos ci­ta los dis­tin­tos fac­to­res que, a su bien for­ma­do jui­cio, de­va­lúan el de­re­cho de de­fen­sa de los ciu­da­da­nos in­ves­ti­ga­dos, acu­sa­dos, en­cau­sa­dos e in­clu­so con­de­na­dos. En­tre esos fac­to­res ci­ta los si­guien­tes: el abu­so de las me­di­das cau­te­la­res; la “de­ja­ción de la ins­truc­ción por el juez y fis­cal en ma­nos de la Po­li­cía y la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, que­dan­do ellos co­mo me­ros tra­mi­ta­do­res”; el “ex­ce­si­vo uso del se­cre­to in­terno y de otras me­di­das de in­ves­ti­ga­ción des­pro­por­cio­na­da­men­te in­va­si­vas de de­re­chos fun­da­men­ta­les”; la per­sis­ten­cia de la fi­gu­ra del juez ins­truc­tor; y “la pre­sión me­diá­ti­ca fa­vo­ra­ble al lin­cha­mien­to de sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción y otros de­li­tos”. Un alar­man­te ca­tá­lo­go que, enu­me­ra­do por al­guien de ex­pe­rien­cia y pro­fe­sio­na­li­dad con­tras­ta­das, cons­ti­tu­ye una de­nun­cia en to­da re­gla del in­quie­tan­te y, lo que es peor, silencioso de­te­rio­ro de un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal bá­si­co en una de­mo­cra­cia.

El cá­te­dro asien­ta sus con­clu­sio­nes en mul­ti­tud de ca­sos prác­ti­cos que ha co­no­ci­do de pri­me­ra mano o por re­fe­ren­cias di­rec­tas apor­ta­das por otros co­le­gas. Pe­ro si en es­tos úl­ti­mos años he­mos asis­ti­do a un pro­ce­so que aglu­ti­ne, por en­ci­ma de cual­quier otro, al­gu­nos de los más la­ce­ran­tes ex­tra­víos por los que se ha des­li­za­do la ma­qui­na­ria ju­di­cial, ese ha si­do el ca­so Nóos. Sie­te años de di­li­gen­cias, pa­seí­llos, impu­tacio­nes, chan­ta­jes y pe­leas de ga­llos que ilus­tran des­car­na­da­men­te ese de­te­rio­ro de for­ma y fon­do a los que alu­de en su re­cuen­to Ro­drí­guez Ra­mos. Di­cho sea sin en­trar aún a co­men­tar las prin­ci­pa­les en­se­ñan­zas que nos re­ve­la la sen­ten­cia. Y es que an­tes de eso, y pa­ra re­cu­pe­rar cier­ta ecua­ni­mi­dad, de­bié­ra­mos to­dos acep­tar que la cul­pa es­tá muy re­par­ti­da

si de lo que ha­bla­mos es del de­te­rio­ro del de­re­cho a la de­fen­sa.

Por su­pues­to que el desa­rro­llo del ca­so Nóos y de otros mu­chos se han vis­to con­di­cio­na­dos y con­ta­mi­na­dos, en cla­ve de opi­nión pú­bli­ca, por un des­truc­ti­vo afán de re­van­cha. Pe­ro los que aho­ra, con to­da ra­zón, aler­tan so­bre la fu­nes­ta in­fluen­cia de la pre­sión am­bien­tal en el ám­bi­to de la Jus­ti­cia, han de asu­mir las inevi­ta­bles y ca­si le­gí­ti­mas con­se­cuen­cias de ese ge­ne­ra­li­za­do sen­ti­mien­to de des­qui­te, li­mí­tro­fe en oca­sio­nes con la ven­gan­za. La in­fan­ta Cris­ti­na, co­mo otros impu­tados con re­le­van­cia pú­bli­ca que no vie­nen al ca­so, ha su­fri­do esa ex­ten­di­da pul­sión so­cial de re­sar­ci­mien­to. Al­go co­mo di­go in­elu­di­ble si nos ate­ne­mos al con­tex­to, po­lí­ti­co y fa­mi­liar, en el que se ac­ti­va­ron las pri­me­ras ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les. Pe­ro lo que no se jus­ti­fi­ca, se mi­re co­mo se mi­re, es el im­pro­ce­den­te es­pec­tácu­lo ofre­ci­do en es­tos sie­te lar­gos años por al­gu­nos de los en­car­ga­dos de ga­ran­ti­zar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia y la ten­den­cia al lin­cha­mien­to de cier­tos me­dios cu­yos in­tere­ses na­da tie­nen que ver con una pren­sa con­ce­bi­da co­mo ser­vi­cio pú­bli­co.

“El uso al­ter­na­ti­vo del De­re­cho”.

Por lo que con­cier­ne a las con­se­cuen­cias que de­bie­ran de­ri­var­se de una co­rrec­ta lec­tu­ra de la sen­ten­cia, lo pri­me­ro que hay que ano­tar es la cons­ta­ta­ción de lo anacró­ni­co de la fi­gu­ra del juez ins­truc­tor, que in­ves­ti­ga al tiem­po que pro­te­ge los de­re­chos de los in­ves­ti­ga­dos, dos fun­cio­nes no siem­pre com­pa­ti­bles. Y, en se­gun­do lu­gar, lo es­tra­fa­la­rio, si no per­ni­cio­so, de la mal lla­ma­da acu­sa­ción po­pu­lar, que se ha de­mos­tra­do un ins­tru­men­to que al­te­ra el equilibrio de los pro­ce­di­mien­tos y pue­de ser usa­do con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad co­mo mo­ne­da de cam­bio.

Con to­dos es­tos in­gre­dien­tes tan po­co fa­vo­re­ce­do­res de un cli­ma pon­de­ra­do, lo que re­sul­ta ca­si mi­la­gro­so es que las tres ma­gis­tra­das en­car­ga­das de re­vi­sar y va­lo­rar las prue­bas y tes­ti­mo­nios de la ins­truc­ción ha­yan si­do ca­pa­ces de ais­lar­se lo su­fi­cien­te pa­ra aca­bar pro­du­cien­do una sen­ten­cia ajus­ta­da a De­re­cho, tal y co­mo ha­brían he­cho de ser los acu­sa­dos per­so­nas sin perfil pú­bli­co. Y eso es lo re­le­van­te de los 741 fo­lios del fa­llo: que se­ña­la sin som­bra de du­da a los que ga­nan y a los que pier­den. Pier­de eso que in­ven­ta­ron en los años 70 los jue­ces que sim­pa­ti­za­ban con el PCi ita­liano, el “uso al­ter­na­ti­vo del De­re­cho”, con­sis­ten­te en que es el ter­mó­me­tro de la re­van­cha so­cial, y no la le­tra y el es­pí­ri­tu de las le­yes, el fac­tor esen­cial a la ho­ra de dic­tar sen­ten­cia. Pier­de el “populismo pu­ni­ti­vo”, que es la ver­sión es­pa­ño­la de aque­lla co­rrien­te trans­al­pi­na.

¿Y quién ga­na? Ga­na el sis­te­ma, por mu­cho que les pe­se a al­gu­nos. Por­que la per­cep­ción po­se­mo­cio­nal es que la Jus­ti­cia, a ve­ces con­tra sus pro­pios vi­cios y a pe­sar de sus gra­ves pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, ha fun­cio­na­do y fun­cio­na, y en oca­sio­nes co­mo es­ta de­ja un ras­tro de pro­fe­sio­na­li­dad, has­ta tal pun­to pro­fun­do, que re­cu­pe­ra el ca­mino so­bre el que de­be dis­cu­rrir en un país se­rio y real­men­te de­mo­crá­ti­co.

Pe­dro Sán­chez en la pre­sen­ta­ción de su can­di­da­tu­ra a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.