POR­TA­DA

Historia de una ab­so­lu­ción

Tiempo - - SUMARIO - Por Ja­vier Ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

lle­ga­ron los úl­ti­mos al ca­so de co­rrup­ción más so­na­do has­ta aho­ra y han con­se­gui­do la ab­so­lu­ción de cris­ti­na de bor­bón. con­ven­ci­dos de que ga­na­rían, pre­pa­ra­ron a la in­fan­ta pa­ra una si­tua­ción iné­di­ta.

La ab­so­lu­ción de la in­fan­ta en el jui­cio por el ca­so Nóos es un gran ali­vio pa­ra la her­ma­na del rey Fe­li­pe. Han si­do años de in­cer­ti­dum­bre que al­can­za­ron sus peo­res mo­men­tos con la impu­tación de la in­fan­ta, su de­cla­ra­ción an­te el juez ins­truc­tor Jo­sé Cas­tro y, fi­nal­men­te, cuan­do tu­vo que sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos y efec­tuar su de­cla­ra­ción, es­ta vez pú­bli­ca, en el jui­cio. La sen­ten­cia dice que se be­ne­fi­ció de las can­ti­da­des que su ma­ri­do, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, in­gre­só en las cuen­tas de la so­cie­dad Ai­zóon, que am­bos com­par­tían, y le obli­ga a pa­gar so­li­da­ria­men­te con él 265.000 eu­ros. Sin em­bar­go, Cris­ti­na de Bor­bón ha si­do ab­suel­ta con to­dos los pro­nun­cia­mien­tos fa­vo­ra­bles de los de­li­tos con­tra la Ha­cien­da Pú­bli­ca de los que tam­bién fue acu­sa­da.

El 17 de fe­bre­ro, las ma­gis­tra­das de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ba­lea­res fir­man la es­pe­ra­da sen­ten­cia del ca­so Nóos. Sie­te años des­pués de que se abrie­ra la ins­truc­ción del mis­mo, el tri­bu­nal com­pues­to por tres mu­je­res, la pre­si­den­ta Samantha Romero y las ma­gis­tra­das Ro­cío Mar­tín y Eleo­nor Mo­yá, ab­sol­vían a Cris­ti­na de Bor­bón de los de­li­tos con­tra la Ha­cien­da Pú­bli­ca de que es­ta­ba acu­sa­da.

Cuan­do los abo­ga­dos que lle­va­ron ade­lan­te su de­fen­sa, Pa­blo Mo­lins y Je­sús Sil­va, se lo co­mu­ni­ca­ron, la in­fan­ta se mos­tró “muy con­ten­ta”, se­gún relata el pri­me­ro. Cris­ti­na de Bor­bón les agra­de­ció su tra­ba­jo pa­ra aca­bar con lo que ella ha­bía vi­vi­do co­mo una pe­sa­di­lla. La in­fan­ta te­nía cla­ro que era inocen­te y no com­pren­día có­mo se po­día sos­te­ner la acu­sa­ción. Du­ran­te el pro­ce­so, Mo­lins es­ta­ba se­gu­ro de que iba a ser ab­suel­ta, y así se en­car­gó de trans­mi­tir­lo. Se­gún cuen­ta, has­ta hi­zo to­dos los es­fuer­zos po­si­bles pa­ra es­tar son­rien­te y que sus ges­tos se co­rres­pon­die­ran con el op­ti­mis­mo por los re­sul­ta­dos y no trans­mi­tie­ran preo­cu­pa­ción, ya que le de­cían que es­ta­ba de­ma­sia­do se­rio. La alegría de su ab­so­lu­ción se mez­cla­ba en la in­fan­ta con la pe­na por los seis años y tres me­ses de pri­sión a la que ha­bía si­do con­de­na­do su ma­ri­do, Iña­ki Ur­dan­ga­rin.

Por otra par­te, la in­fan­ta ten­drá que res­pon­der, so­li­da­ria y con­jun­ta­men­te con él, co­mo res­pon­sa­ble ci­vil a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo, por la can­ti­dad de 265.088 eu­ros. Es una res­pon­sa­bi­li­dad a la que ya hi­zo fren­te la in­fan­ta du­ran­te el pro­ce­so ju­di­cial. De he­cho, aho­ra le tie­nen que de­vol­ver unos 800.000 eu­ros. Es­to es así por­que Cris­ti­na de Bor­bón ya ha­bía pa­ga­do una can­ti­dad mu­cho más al­ta pa­ra res­pon­der a las res­pon­sa­bi­li­da­des que le se­ña­ló en su mo­men­to el juez Cas­tro.

Pa­ra la de­fen­sa, es importante la re­dac­ción de la sen­ten­cia en es­te pun­to. Pa­blo Mo­lins sub­ra­ya que la re­dac­ción de es­ta se ha cui­da­do mu­cho de uti­li­zar en sus 742 fo­lios la ex­pre­sión “de­be­mos con­de­nar y con­de­na­mos” pa­ra la in­fan­ta Cris­ti­na, ni cuan­do se de­ta­lla la can­ti­dad que tie­ne que pa­gar co­mo res­pon­sa­ble a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo. “No es una con­de­na, es un pro­nun­cia­mien­to –se­ña­la Mo­lins– que se po­día ha­ber ven­ti­la­do sen­ci­lla­men­te en un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo tri­bu­ta­rio”.

el en­car­go del Rey

La alegría de Cris­ti­na de Bor­bón era el fi­nal de la ope­ra­ción pa­ra sal­var a la in­fan­ta que tu­vo su pis­to­le­ta­zo de sa­li­da ha­ce ca­si cua­tro años, cuan­do el 5 de abril de 2013 Miquel Ro­ca anun­ció que ha­bía re­ci­bi­do el en­car­go del rey Juan Car­los de de­fen­der a su hi­ja. Muy po­co an­tes, el des­pa­cho del ex­po­lí­ti­co ca­ta­lán ha­bía lle­ga­do a un acuer­do de co­la­bo­ra­ción pro­fe­sio­nal con el bu­fe­te Mo­lins & Sil­va por el que es­te se con­ver­tía en el de­par­ta­men­to de Pe­nal de Ro­ca Jun­yent. El acuer­do de enero no su­po­nía la pre­pa­ra­ción de la es­truc­tu­ra pa­ra de­fen­der a la in­fan­ta, se­gún acla­ra Mo­lins. De he­cho, las ne­go­cia­cio­nes en­tre su bu­fe­te y el de Miquel Ro-

LA IN­FAN­TA RE­CI­BIÓ SU AB­SO­LU­CIÓN MUY CON­TEN­TA, PE­RO TAM­BIÉN APE­NA­DA POR LA CON­DE­NA A IÑA­KI UR­DAN­GA­RIN

ca ha­bían em­pe­za­do apro­xi­ma­da­men­te un año an­tes. Mo­lins y Sil­va se en­cuen­tran en­tre los más pres­ti­gio­sos pe­na­lis­tas del país, pe­ro el pri­me­ro de los so­cios su­po­ne que el en­car­go a Ro­ca se pro­du­jo por la amis­tad o con­fian­za que el mo­nar­ca ten­dría con él.

El des­pa­cho de los pe­na­lis­tas es­tá com­pues­to por un equi­po de 35 per­so­nas en­tre Bar­ce­lo­na y Ma­drid. Miquel Ro­ca, que es a quien ha acu­di­do el rey Juan Car­los, adop­ta des­de ese mo­men­to un rol ins­ti­tu­cio­nal o de por­ta­vo­cía de la de­fen­sa.

El equi­po Mo­lins & Sil­va se con­vier­te en el úl­ti­mo en in­cor­po­rar­se a una cau­sa con una tras­cen­den­cia pú­bli­ca sin pre­ce­den­tes. Al lle­gar los úl­ti­mos, les caen en­ci­ma los ca­si 50.000 fo­lios de la ins­truc­ción. Ha si­do “una ma­cro­cau­sa tre­men­da”, en pa­la­bras de Mo­lins. Un equi­po de seis per­so­nas tu­vo que peinar con de­ta­lle esos fo­lios, pa­ra cri­bar aque­llos en los que pu­die­ran en­con­trar­se in­di­cios y prue­bas so­bre la impu­tación de la in­fan­ta Cris­ti­na. Pa­ra Mo­lins, en to­do ca­so, “la cues­tión téc­ni­ca no era es­pe­cial­men­te com­ple­ja” sino que “la ma­yor ten­sión fue la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca y el jui­cio pa­ra­le­lo”. Una prue­ba de ello es, se­gún el análisis de Mo­lins, que en de­fi­ni­ti­va, en la sen­ten­cia de más de 700 fo­lios, lo re­fe­ren­te a la in­fan­ta se ven­ti­la en dos. “Al fi­nal, la con­clu­sión es que res­pec­to a la in­fan­ta ha­bía muy po­co”, apos­ti­lla el abo­ga­do.

las se­sio­nes de tra­ba­jo de la in­fan­ta

La mi­sión de sal­var a la in­fan­ta se­rá, se­gu­ra­men­te, una de las más peculiares e im­por­tan­tes que ha­yan afron­ta­do los abo­ga­dos a los que se les en­co­men­dó. El des­tino de la hi­ja de Juan Car­los I, pa­ra la que la acu­sa­ción par­ti­cu­lar de Ma­nos Lim­pias pe­día ocho años de cár­cel, es­ta­ba en sus ma­nos. Fue Miquel Ro­ca el en­car­ga­do de rea­li­zar la la­bor más ins­ti­tu­cio­nal, pe­ro ha­bía que tra­ba­jar en el te­ma de fon­do, en la de­fen­sa con­tra los ar­gu­men­tos que uti­li­za­ba la acu­sa­ción. Pa­ra ello, los abo­ga­dos tra­ba­ja­ron en tres se­sio­nes con Cris­ti­na de Bor­bón du­ran­te la fa­se de ins­truc­ción del ca­so pa­ra pre­pa­rar la de­cla­ra­ción an­te el juez Cas­tro. Era una si­tua­ción com­ple­ta­men­te iné­di­ta. La in­fan­ta tam­bién tu­vo que tra­ba­jar con sus abo­ga­dos en va­rias se­sio­nes

PA­RA CRIS­TI­NA DE BOR­BÓN FUE UN PRO­CE­SO MUY DU­RO. ES­TA­BA “SOR­PREN­DI­DA Y PREO­CU­PA­DA” POR LA ACU­SA­CIÓN

pa­ra or­ga­ni­zar su de­cla­ra­ción en el jui­cio oral, es­ta vez ya sen­ta­da en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. La in­fan­ta no es­tu­vo en na­da aje­na al tra­ba­jo de sus abo­ga­dos. Fue una de las úl­ti­mas per­so­nas en de­cla­rar en el jui­cio, así que co­mo los abo­ga­dos se en­con­tra­ban en Pal­ma, “nos vi­mos bas­tan­te y por las tar­des apro­ve­chá­ba­mos pa­ra co­men­tar el con­te­ni­do de su de­cla­ra­ción”, relata Mo­lins.

Pa­ra la in­fan­ta ha si­do un pro­ce­so muy du­ro, se­gún su abo­ga­do. No con­se­guía en­ten­der có­mo era po­si­ble que se la sen­ta­ra en el ban­qui­llo por al­go que con­si­de­ra­ba que no era cul­pa­ble. “Es­ta­ba sor­pren­di­da y preo­cu­pa­da”, re­cuer­da su abo­ga­do. Ade­más, ha­bía que su­mar el te­ner que so­por­tar la si­tua­ción de su ma­ri­do, Iña­ki Ur­dan­ga­rin. La in­fan­ta con­fia­ba en su ple­na inocen­cia.

Un asun­to importante es cuán­to ha cos­ta­do to­do es­to. La sen­ten­cia con­de­na a Ma­nos Lim­pias a pa­gar las cos­tas en re­la­ción a la acu­sa­ción que man­tu­vo con­tra la in­fan­ta Cris­ti­na. Es­to su­ce­de en el mo­men­to en que el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de Ma­nos Lim­pias aca­ba de sa­lir de pri­sión pre­ven­ti­va en la que se en­con­tra­ba a con­se­cuen­cia de la in­ves­ti­ga­ción so­bre los pre­sun­tos chan­ta­jes rea­li­za­dos por Aus­banc y Ma­nos Lim­pias uti­li­zan­do de­man­das ju­di­cia­les. Una de las cues­tio­nes que que­da por acla­rar es el del ofre­ci­mien­to de re­ti­rar la acu­sa­ción con­tra la in­fan­ta a cam­bio de tres mi­llo­nes de eu­ros. Cu­rio­sa­men­te, se­ña­la­ron que es la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra cu­brir las cos­tas. Si fue­ra cier­to, ten­dría que ser lo que de­be­rían de sal­dar aho­ra que han si­do con­de­na­dos a pa­gar­las.

El juez Pe­draz, que in­ves­ti­ga es­te ca­so de los pre­sun­tos chan­ta­jes, ha de­ci­di­do no te­ner en cuen­ta un es­cri­to que le en­vió el juez ins­truc­tor del ca­so Nóos, Jo­sé Cas­tro, en el que re­la­ta­ba una pe­ti­ción por un emi­sa­rio del des­pa­cho de Ro­ca pa­ra re­unir­se en un lu­gar dis­cre­to. Ro­ca ha negado que se ha­ya pro­du­ci­do tal pe­ti­ción. Mo­lins se des­mar­ca con ro­tun­di­dad: “No ten­go ab­so­lu­ta­men­te na­da que ver”, dice. Mo­lins se ex­tra­ña de es­te su­ce­so por­que con­si­de­ra que lo ló­gi­co se­ría que hu­bie­ra rea­li­za­do el en­car­go al­guien de su equi­po, mien­tras que el juez Cas­tro relata que fue un aso­cia­do a Ro­ca en Pal­ma el que reali­zó la ges­tión.

Mo­lins, no que­rían ce­rrar en fal­so el ca­so, sino lle­gar has­ta el fi­nal pa­ra de­jar cla­ra la inocen­cia de la in­fan­ta.

Lo más pro­ba­ble es que Ma­nos Lim­pias no ten­ga sol­ven­cia pa­ra pa­gar las cos­tas, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que Mo­lins & Sil­va no re­ci­ban su mi­nu­ta de su clien­te. ¿Pa­ga el rey Juan Car­los o la in­fan­ta? La res­pues­ta es­tá li­mi­ta­da por el se­cre­to pro­fe­sio­nal.

Si Mo­lins no qui­so ce­rrar en fal­so, el abo­ga­do Gon­zá­lez Pee­ters, defensor de Die­go To­rres, en con­ver­sa­ción con es­ta re­vis­ta, sos­tie­ne que la sen­ten­cia acre­di­ta que la ac­tua­ción de su de­fen­di­do no de­be­ría te­ner re­pro­che pe­nal al­guno. Es­to se­ría así por­que la sen­ten­cia no con­de­na a los im­pli­ca­dos en las ges­tio­nes del Ins­ti­tu­to Nóos, por ejem­plo, en sus ra­mas ma­dri­le­ña o va­len­cia­na. Si es­ta te­sis fue­ra ad­mi­ti­da en los re­cur­sos, no so­lo li­bra­ría a To­rres de su pe­na, sino tam­bién a Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Tam­bién es cier­to que el abo­ga­do de To­rres tam­bién cree que la sen­ten­cia apo­ya sus ar­gu­men­tos res­pec­to a que las ac­ti­vi­da­des em­pre­sa­ria­les eran co­no­ci­das y con­ta­ban con el vis­to bueno de La Zar­zue­la. Uno de los as­pec­tos más lla­ma­ti­vos de la sen­ten­cia es que, fi­nal­men­te, los co­rreos elec­tró­ni­cos que usó pa­ra su de­fen­sa Die­go To­rres y que cau­sa­ron tan­to re­vue­lo por sus re­fe­ren­cias al rey Juan Car­los y la Ca­sa Real, no han si­do te­ni­dos en cuen­ta. Gon­zá­lez Pee­ters so­lo de­cla­ra, es­cue­to, que “no me sor­pren­de”. La in­fan­ta vi­vió el pro­ce­so co­mo una pe­sa­di­lla. Aho­ra de­be­ría ter­mi­nar, pe­ro la con­de­na a seis años y tres me­ses de cár­cel a su ma­ri­do, Iña­ki Ur­dan­ga­rin, pe­sa­rá to­da­vía so­bre su áni­mo. En el ho­ri­zon­te apa­re­ce co­mo po­si­ble un es­ce­na­rio de do­lo­ro­sas vi­si­tas a la cár­cel si man­tie­ne, co­mo ha he­cho has­ta aho­ra du­ran­te la du­ra­ción de to­do el ca­so, su pos­tu­ra de es­tar al la­do de su es­po­so.

de­cla­ra­ción iné­di­ta

El mo­men­to cla­ve en el que la ma­qui­na­ria pa­ra sal­var a la in­fan­ta se pu­so en mar­cha a to­do gas fue cuan­do iba a ser impu­tada de­fi­ni­ti­va­men­te por el juez ins­truc­tor Jo­sé Cas­tro. Es­to su­po­nía tam­bién que iba a te­ner que de­cla­rar co­mo tal an­te el ma­gis­tra­do. Una si­tua­ción iné­di­ta pa­ra la mo­nar­quía que cau­só gran re­vue­lo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Es el mo­men­to en que lle­ga el en­car­go de su de­fen­sa al bu­fe­te de Miquel Ro­ca, el ve­te­rano ex­po­lí­ti­co ca­ta­lán. Era el día 5 del mes de abril del año 2013 cuan­do la ope­ra­ción Sal­var a la in­fan­ta se po­ne ofi­cial­men­te en mar­cha. Miquel Ro­ca po­nía el grue­so del tra­ba­jo en ma­nos de Je­sús Sil­va y Pa­blo Mo­lins, dos pres­ti­gio­sos pe­na­lis­tas, ya que el bu­fe­te de Ro­ca es­ta­ba de­di­ca­do a

EL ABO­GA­DO MO­LINS SE ES­FOR­ZÓ EN ES­TAR SON­RIEN­TE PA­RA TRANS­MI­TIR OP­TI­MIS­MO

otras es­pe­cia­li­da­des del De­re­cho. Pre­ci­sa­men­te tres me­ses an­tes de ha­cer­se car­go de la de­fen­sa de Cris­ti­na de Bor­bón, los bu­fe­tes Mo­lins & Sil­va y Ro­ca Jun­yent fir­ma­ban un acuer­do de aso­cia­ción pa­ra cu­brir es­ta área.

El hom­bre que re­ci­be el en­car­go del rey Juan Car­los pa­ra la de­fen­sa de su hi­ja es, por lo tan­to, Miquel Ro­ca. Se apun­ta­ron des­de el prin­ci­pio las ra­zo­nes del pres­ti­gio de es­ta per­so­na­li­dad con gran ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y uno de los que se con­si­de­ran sie­te pa­dres de la Cons­ti­tu­ción de 1978. El pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co de Ro­ca tam­bién al­can­zó al­tas co­tas du­ran­te su eta­pa de por­ta­voz de la lla­ma­da en­ton­ces mi­no­ría ca­ta­la­na en el Con­gre­so de los Dipu­tados, os­ten­ta­da por Con­ver­gèn­cia i Unió. Qui­zá pe­sa­ran sus do­tes de ne­go­cia­ción du­ran­te la eta­pa cons­ti­tu­yen­te y mien­tras la coa­li­ción ca­ta­la­na fue de­ci­si­va en las vo­ta­cio­nes de Con­gre­so.

En el mo­men­to en el que afron­tó la de­fen­sa de la in­fan­ta Cris­ti­na, al­gu­nos apun­ta­ron que el rey Juan Car­los ha­bía es­co­gi­do a una per­so­na que ha­bía pa­sa­do a sim­pa­ti­zar con el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán. Pe­ro la per­so­na­li­dad de Miquel Ro­ca es más que eso. Na­ció en Bur­deos, en el exi­lio vi­vi­do por su pa­dre en Francia. Cuen­tan que es­te, uno de los fun­da­do­res de Unió De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya, en una oca­sión tu­vo que sal­tar de un tren al ver que va­rios va­go­nes por de­lan­te del su­yo se ha­bía subido un miem­bro de la Ges­ta­po ale­ma­na.

Ro­ca fue un jo­ven que comenzó par­ti­ci­pan­do en el Sin­di­ca­to Es­pa­ñol Uni­ver­si­ta­rio (SEU), el úni­co le­gal en aque­llos años se­sen­ta en el fran­quis­mo. Su ac­ti­vi­dad le lle­vó a la ex­pul­sión en 1966 co­mo pro­fe­sor en la facultad de De­re­cho de Bar­ce­lo­na por sus ac­ti­vi­da­des en fa­vor del Sin­di­ca­to De­mo­crá­ti­co de Es­tu­dian­tes. Miquel Ro­ca tam­bién par­ti­ci­pó en 1961 en el Front Obrer de Ca­ta­lun­ya, un mo­vi­mien­to an­ti­fran­quis­ta. En es­te par­ti­ci­pa­ron y se co­no­cie­ron Nar­cís Se­rra, Pas­qual Ma­ra­gall y Ro­ca. Se­rra llegó años más tar­de a ser vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno con Fe­li­pe Gon­zá­lez. An­tes fue al­cal­de de Bar­ce­lo­na, co­mo Pas­qual Ma­ra­gall, pre­ci­sa­men­te el hom­bre que ven­ció a Miquel Ro­ca cuan­do am­bos dispu­taron es­ta al­cal­día.

En los años se­ten­ta, Ro­ca y Se­rra com­par­tie­ron de nuevo un pro­yec­to. Fue un ga­bi­ne­te de es­tu­dios en re­pre­sen­ta­ción de los gran­des pro­pie­ta­rios del Plan de la Ri­be­ra de Bar­ce­lo­na. Los in­tere­ses que re­pre­sen­ta­ban no pros­pe­ra­ron.

psC y Ciu

Exis­te una le­yen­da ur­ba­na que dice que Miquel Ro­ca y Nar­cís Se­rra de­ci­die­ron a suer­tes quién se iba al na­cio­na­lis­mo y quién al so­cia­lis­mo ca­ta­lán. Lo cier­to es que Ro­ca fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral adjunto de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya des­de su cons­ti­tu­ción en 1974 y Se­rra se afi­lió en 1978 al Par­tit dels So­cia­lis­tes de Ca­ta­lun­ya (PSC) en 1978.

Su tra­yec­to­ria en el par­ti­do la reali­zó con Jor­di Pu­jol co­mo má­xi­mo di­ri­gen­te y pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

El tra­ba­jo po­lí­ti­co que sin du­da ha si­do re­co­no­ci­do es el ha­ber si­do uno de los sie­te re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos que ne­go­cia­ron la re­dac­ción de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la de 1978. Se les ha con­si­de­ra­do los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción, lo que con­fie­re a Ro­ca un pres­ti­gio úni­co. A Miquel Ro­ca se le atri­bu­ye ha­ber ela­bo­ra­do el tér­mino de “na­cio­na­li­da­des” pa­ra dar sa­li­da a los sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas, pe­ro sin que la Cons­ti­tu­ción pu­die­ra ha­blar más que de Es­pa­ña co­mo nación.

Una de las des­crip­cio­nes más lla­ma­ti­vas de Miquel Ro­ca la ha he­cho el que fue­ra dipu­tado del PNV Iña­ki Ana­sa­gas­ti. Pa­ra él, Ro­ca, el hom­bre al que el rey Juan Car­los le con­fía el fu­tu­ro de su hi­ja, “más que un ser hu­mano, pa­re­cía una ne­ve­ra”. Si fue­ra cier­to, qui­zá es una bue­na cua­li­dad pa­ra ser un gran ne­go­cia­dor.

Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca al­can­za uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes con la par­ti­ci­pa­ción en 1986 en el pro­yec­to de un par­ti­do que re­cu­pe­re el es­pa­cio del cen­tro po­lí­ti­co, aglu­ti­nan­do a los na­cio­na­lis­tas. Es­to se con­cre­tó en la crea­ción del Par­ti­do Re­for­mis­ta. El in­ten­to fue bau­ti­za­do co­mo “ope­ra­ción Ro­ca” y es­tu­vo apo­ya­do por Con­ver­gèn­cia. Co­se­chó un ro­tun­do fra­ca­so elec­to­ral. En la aven­tu­ra, Ro­ca es­tu­vo acom­pa­ña­do por el em­pre­sa­rio Flo­ren­tino Pé­rez, de ACS, al que ha se­gui­do li­ga­do co­mo con­se­je­ro de es­ta so­cie­dad que cen­tra su ne­go­cio en la cons­truc­ción y las con­ce­sio­nes pú­bli­cas. En el mis­mo con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción se han sen­ta­do Al­ber­to Al­co­cer y Al­ber­to Cor­ti­na, co­no­ci­dos co­mo los Al­ber­tos. A Al­co­cer se le atri­bu­ye una cer­ca­nía al rey Juan Car­los que re­ma­ta­ría la cer­ca­nía de Ro­ca con el mo­nar­ca. Ro­ca asesora a Flo­ren­tino en una de las cons­truc­to­ras de las fra­ca­sa­das au­to­pis­tas ra­dia­les de Ma­drid, Ac­ce­sos de Ma­drid, hoy en li­qui­da­ción, par­ti­ci­pa­da por Aber­tis, don­de tam­bién apa­re­ce Ro­ca. El

Es­ta­do ha te­ni­do que res­ca­tar las au­to­pis­tas des­pués de que no se cum­plie­ran ni de le­jos las pre­vi­sio­nes de trá­fi­co que lle­va­ron a su cons­truc­ción.

Ro­ca aban­do­na la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca y en 1996 fun­da el des­pa­cho Ro­ca Jun­yent, el bu­fe­te al que re­cu­rre el rey Juan Car­los pa­ra la de­li­ca­da mi­sión de sal­var a la in­fan­ta. Cuan­do es­to ocu­rre, Ro­ca con­fía tan de­li­ca­do en­car­go a sus pe­na­lis­tas, Pa­blo Mo­lins y Je­sús Sil­va. Se tra­ta de unos repu­tados es­pe­cia­lis­tas en De­re­cho Pe­nal. Mo­lins, miem­bro de la fa­mi­lia de la ce­men­te­ra del mis­mo nom­bre, con on­ce her­ma­nos, se for­jó en el des­pa­cho de uno de los abo­ga­dos más po­de­ro­sos de Ca­ta­lu­ña, Juan Pi­qué Vidal. En­tre los ca­sos más des­ta­ca­dos que lle­vó se en­cuen­tra el de los ins­pec­to­res de Ha­cien­da Hu­guet y Aguiar, ca­so que aca­bó con la po­si­bi­li­dad de que Jo­sep Bo­rrell li­de­ra­ra el PSOE. Tam­bién ha si­do abo­ga­do defensor en el ca­so Pa­lau. Por su par­te, Je­sús Sil­va ha­bía si­do un pres­ti­gio­so con­sul­tor ju­rí­di­co y no fue has­ta 2009 cuan­do de­ci­dió po­ner­se la to­ga y ba­jar a la are­na de los juicios ora­les.

el rey Juan car­los sa­lu­da a Miquel ro­ca, el ex­po­lí­ti­co de ciu en­car­ga­do de la de­fen­sa de la in­fan­ta. a la iz­quier­da, los abo­ga­dos de­fen­so­res de cris­ti­na de bor­bón, Je­sús sil­va y Pa­blo Mo­lins (con ga­fas).

la in­fan­ta cris­ti­na de bor­bón, sen­ta­da al fon­do del ban­qui­llo de los acu­sa­dos du­ran­te la ce­le­bra­ción del jui­cio del ca­so Nóos en Pal­ma. en pri­mer plano, el ex­pre­si­den­te ba­lear Jau­me Ma­tas.

Miquel Ro­ca, en­car­ga­do de la de­fen­sa de la in­fan­ta Cris­ti­na, en una com­pa­re­cen­cia an­te la pren­sa.

iña­ki ur­dan­ga­rin en su bi­ci­cle­ta por las ca­lles de Gi­ne­bra (sui­za) días des­pués de co­no­cer­se su con­de­na a seis años de pri­sión por el ca­so Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.