Plei­tos en los ne­go­cios de la fa­mi­lia Fran­co

Los so­cios de los he­re­de­ros del dic­ta­dor ha­brían va­cia­do los ac­ti­vos de sus em­pre­sas.

Tiempo - - SUMARIO - Ja­vier Ote­ro jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los he­re­de­ros del dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co es­tán en­fras­ca­dos en una dispu­ta con los ges­to­res de va­rias em­pre­sas de su pro­pie­dad que han cul­mi­na­do en un jui­cio ce­le­bra­do en Ma­drid por los pre­sun­tos de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal con­tra los que has­ta aho­ra eran per­so­nas de con­fian­za. Du­ran­te años, es­ta con­fian­za ha­bía ido as­cen­dien­do, has­ta el pun­to de que sus­ti­tu­ye­ron en los car­gos de di­rec­ción de las em­pre­sas a los miem­bros de la fa­mi­lia. Aho­ra, sin em­bar­go, se ha he­cho añi­cos. Los so­cios han si­do acu­sa­dos de va­ciar una de las em­pre­sas de los Fran­co en su be­ne­fi­cio.

Se tra­ta de al­gu­na de las em­pre­sas que per­te­ne­cen a la fa­mi­lia Fran­co des­de ha­ce más años y de­di­ca­das al ne­go­cio de los par­kings. Fran­cis­ca Carbonell apa­re­ce en la em­pre­sa Apar­ca­mien­to Ato­cha 70, pe­ro tam­bién en Cen­tro de Agen­tes Uni­dos del Cal­za­do Es­pa­ñol (Cau­ce) que real­men­te se de­di­ca al ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, tam­bién de los des­cen­dien­tes del ge­ne­ral. El ca­so es que los miem­bros de la fa­mi­lia Fran­co de­ci­die­ron ha­ce unos años em­pe­zar a no apa­re­cer co­mo ges­to­res de al­gu­nas de sus em­pre­sas. En es­tos car­gos les sus­ti­tu­ye­ron Fran­cis­ca Carbonell, Juan Car­los San­tos Du­trey y Pe­dro Jo­sé Me­jías Villatoro. Se tra­ta­ba de per­so­nas de con­fian­za de la fa­mi­lia, ya que apa­re­cían re­la­cio­na­das con otros ne­go­cios de los Fran­co des­de años an­tes.

Oceans Ele­ven. Fran­cis­co Fran­co Mar­tí­nez-Bor­diú, el nie­to del dic­ta­dor que se cam­bió el or­den de los ape­lli­dos pa­ra con­ser­var el del ge­ne­ral, y tam­bién co­no­ci­do co­mo Fran­cis Fran­co, de­ci­dió, por ejem­plo, de­jar de cons­tar co­mo con­se­je­ro de la so­cie­dad Oceans Ele­ven, de­di­ca­da tam­bién al al­qui­ler de pla­zas de ga­ra­je. Tras de­jar de ser con­se­je­ro Fran­cis Fran­co, la so­cie­dad pa­só a es­tar di­ri­gi­da por Fran­cis­ca Carbonell y Juan Car­los San­tos Du­trey. En es­te ca­so se ha da­do una ju­ga­rre­ta del des­tino, o qui­zá és­te ya es­ta­ba di­se­ña­do des­de el prin­ci­pio, ya que Oceans Ele­ven es el tí­tu­lo de

la pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­za­ron Geor­ge Cloo­ney y Brad Pitt so­bre una ban­da de es­ta­fa­do­res que va­cían la ca­ja fuer­te de un ca­sino de Las Ve­gas. La so­cie­dad se creó en 2002, al año si­guien­te del es­treno de la pe­lí­cu­la.

Oceans Ele­ven es­ta­ba con­tro­la­da por la em­pre­sa Cau­ce, que tam­bién es due­ña de Apar­ca­mien­to Ato­cha 70. Es­ta es una de las so­cie­da­des que con­tro­la la fa­mi­lia Fran­co des­de ha­ce más tiem­po. El plei­to ju­di­cial ac­tual ver­sa, pre­ci­sa­men­te, so­bre el va­cia­mien­to pa­tri­mo­nial de Apar­ca­mien­to Ato­cha, cu­yos ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios, de cua­tro mi­llo­nes de eu­ros, se tras­la­da­ron a em­pre­sas de Carbonell, San­tos y Me­jías. Ade­más, se­gún la fis­ca­lía, des­via­ron las ren­tas de es­tos apar­ca­mien­tos en su be­ne­fi­cio. Una ju­ga­da, con re­mi­nis­cen­cias a la pe­lí­cu­la Oceans Ele­ven, por la que los acu­sa­dos se en­fren­tan a una po­si­ble pe­na de tres años de cár­cel.

Las em­pre­sas a las que se des­via­ron los ac­ti­vos fue­ron, se­gún la fis­ca­lía, Jus­ta­pio y Blas­co­nell, con­tro­la­das por los acu­sa­dos. La pri­me­ra es­tá pre­si­di­da por San­tos Du­trey, tie­ne co­mo con­se­je­ro a Me­jías Villatoro y Fran­cis­ca Carbonell tie­ne po­de­res. Es­ta úl­ti­ma es ad­mi­nis­tra­do­ra úni­ca de Blas­co­nell. Es­ta em­pre­sa tie­ne un ba­lan­ce de más de 32 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que el de Jus­ta­pio su­pera los 12 mi­llo­nes de eu­ros.

Fran­cis Fran­co de­jó de ser con­se­je­ro en 2012, año en que tam­bién se pro­du­je­ron los he­chos juz­ga­dos aho­ra. Cu­rio­sa­men­te, ha­ce unos años fue acu­sa­do por otro de sus so­cios de ven­der ac­ti­vos de otra de sus em­pre­sas sin su con­sen­ti­mien­to. En es­ta dipu­ta sa­lió a la luz, co­mo pu­bli­có TIEM­PO, que la fa­mi­lia Fran­co ope­ra­ba a tra­vés de pa­raí­sos fis­ca­les con su so­cie­dad Vam­field Allian­ce.

Fran­cis­co Fran­co Mar­tí­nez Bor­diú es­tá li­ga­do al ne­go­cio de los

par­kings.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.