Mé­xi­co afron­ta las de­por­ta­cio­nes de Trump

Las ONG so­li­ci­tan al pre­si­den­te Pe­ña Nie­to ma­yo­res re­cur­sos pa­ra aten­der la ola de de­por­ta­dos.

Tiempo - - SUMARIO - Luis Alon­so Pé­rez (DPA)

“Es­ta no­che hay ca­sa lle­na en el al­ber­gue”, dice An­drés Sal­da­ña, di­rec­tor del re­fu­gio pa­ra mi­gran­tes del Ejér­ci­to de Sal­va­ción en la ciudad me­xi­ca­na de Ti­jua­na, a un ki­ló­me­tro de la fron­te­ra co Es­ta­dos Uni­dos. To­dos los asien­tos del co­me­dor es­tán ocu­pa­dos, así co­mo las 130 ca­mas de los dor­mi­to­rios. “Eso que aún no he­mos re­ci­bi­do el gol­pe de Trump”, agre­ga, en re­fe­ren­cia a los mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que el pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, quie­re de­por­tar. Si se pro­du­ce una ola de de­por­ta­cio­nes, los al­ber­gues no ten­drían re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra aten­der a los me­xi­ca­nos que re­gre­san a su país. En Ti­jua­na ya es­tán sa­tu­ra­dos por re­fu­gia­dos de Hai­tí que el año pa­sa­do em­pe­za­ron a lle­ga­ra la fron­te­ra.

La mayoría de los hai­tia­nos per­die­ron sus ca­sas y tra­ba­jos en el te­rre­mo­to de 2010. Mu­chos fue­ron aco­gi­dos por Bra­sil, pe­ro en me­dio de la cri­sis eco­nó­mi­ca bra­si­le­ña se que­da­ron sin em­pleo y de­ci­die­ron se­guir ca­mino ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias me­xi­ca­nas, unos 16.000 hai­tia­nos lle­ga­ron a Ti­jua­na el año pa­sa­do. Al­re­de­dor de 4.000 con­ti­núan vi­vien­do en la ciudad, esperando pa­ra so­li­ci­tar asi­lo al Go­bierno de EEUU. Sal­da­ña afir­ma que no hay mu­cho que pue­da ha­cer su al­ber­gue pa­ra pre­pa­rar­se an­te la emer­gen­cia que ge­ne­ra­ría una de­por­ta­ción ma­si­va. Al­ma­ce­nar ali­men­tos no pe­re­ce­de­ros y pa­gar por ade­lan­ta­do los ser­vi­cios de agua y elec­tri­ci­dad son al­gu­nas de las me­di­das que han to­ma­do pa­ra que la fal­ta de re­cur­sos no les im­pac­te en la aten­ción a los mi­gran­tes.

De­por­ta­dos.

A las sie­te de la tar­de, las per­so­nas en­tran al al­ber­gue pa­ra re­ci­bir la ce­na. El pri­me­ro es Elías Sar­mien­to, me­xi­cano de­por­ta­do a Ti­jua­na a fi­na­les de enero, des­pués de vi­vir 27 años en Es­ta­dos Uni­dos. En la mo­chi­la car­ga un po­co de ro­pa y ob­je­tos per­so­na­les, lo su­fi­cien­te pa­ra sub­sis­tir mien­tras re­cu­pe­ra fuer­zas pa­ra cru­zar la fron­te­ra y re­gre­sar a ca­sa con las dos hi­jas que de­jó en ese país. El olor a es­to­fa­do de po­llo inun-

da el co­me­dor, que len­ta­men­te se lle­na de hai­tia­nos y me­xi­ca­nos. Elías se aco­mo­da en la me­sa del fon­do y ob­ser­va a los mi­gran­tes que van en­tran­do. “To­dos no­so­tros te­ne­mos ne­ce­si­dad de cru­zar [a Es­ta­dos Uni­dos], y lo va­mos a ha­cer”, afir­ma. En 2007, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se de­por­tó a 573.000 me­xi­ca­nos, la ci­fra más al­ta de los úl­ti­mos diez años. En 2016, el nú­me­ro des­cen­dió has­ta 220.000, se­gún ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción de Mé­xi­co.

Trump pro­me­tió en cam­pa­ña ex­pul­sar a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les de su país, aun­que des­pués de ga­nar las elec­cio­nes afir­mó que so­lo de­por­ta­ría de dos a tres mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos con an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les.

Jo­sé Mo­reno, de la Coa­li­ción Pro De­fen­sa del Mi­gran­te, dice que his­tó­ri­ca­men­te las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil “han he­cho fren­te de una ma­ne­ra muy dig­na” a las emer­gen­cias mi­gra­to­rias, co­mo de­por­ta­cio­nes ma­si­vas o el arri­bo de re­fu­gia­dos a la fron­te­ra.

Sin em­bar­go, con­si­de­ra que ac­tual­men­te nin­gún al­ber­gue es­tá lo su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a un gru­po ma­si­vo de de­por­ta­dos. “Aho­ra es el Go­bierno el que de­be­ría pre­pa­rar­se, pues es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la aten­ción a los mi­gran­tes”, se­ña­la.

Li­be­rar es­pa­cios.

Los or­ga­nis­mos ciu­da­da­nos han so­li­ci­ta­do al Eje­cu­ti­vo del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to la cons­truc­ción de un al­ber­gue pa­ra aten­der so­bre to­do a los hai­tia­nos que si­guen en Ti­jua­na. Es­to per­mi­ti­ría brin­dar­les una me­jor aten­ción, al tiem­po que li­be­ra­ría es­pa­cios que se pue­den des­ti­nar a los me­xi­ca­nos de­por­ta­dos. Pa­ra Mary Gal­ván, tra­ba­ja­do­ra so­cial del Cen­tro Ma­dre As­sun­ta pa­ra Mu­je­res Mi­gran­tes, la lle­ga­da de hai­tia­nos a la fron­te­ra ha sa­tu­ra­do la ca­pa­ci­dad del al­ber­gue has­ta el pun­to de que im­po­si­bi­li­ta una aten­ción adecuada de las mi­gran­tes y sus hi­jos.

“Ha si­do una lo­cu­ra”, dice, al des­cri­bir la di­fi­cul­tad de aten­der a más de 150 per­so­nas en un al­ber­gue con ca­pa­ci­dad pa­ra 45. Así co­mo los al­ber­gues no es­tán pre­pa­ra­dos, tam­po­co lo es­tán los ha­bi­tan­tes de Ti­jua­na y otras co­mu­ni­da­des fron­te­ri­zas, con­si­de­ra por su par­te Sal­da­ña.

“La gen­te aquí en la fron­te­ra no siem­pre ha vis­to al de­por­ta­do con sim­pa­tía, in­clu­so lo han per­ci­bi­do co­mo un pe­li­gro”, la­men­ta, por­que tie­nen mu­cho que apor­tar a las co­mu­ni­da­des de aco­gi­da.

Re­clu­ta­do­res de fá­bri­cas y cen­tros de aten­ción te­le­fó­ni­ca lo­ca­les vi­si­tan con re­gu­la­ri­dad el Ejér­ci­to de Sal­va­ción. Pa­ra ellos, en­con­trar un tra­ba­ja­dor de­por­ta­do con bue­na ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral y que ade­más sea bi­lin­güe y bi­cul­tu­ral, “es co­mo en­con­trar un te­so­ro”, sos­tie­ne Sal­da­ña. Sen­ta­do en el co­me­dor, Elías Sar­mien­to asegura que nun­ca ha te­ni­do di­fi­cul­tad pa­ra en­con­trar tra­ba­jo tem­po­ral des­de su de­por­ta­ción. El cre­ci­mien­to del sec­tor in­mo­bi­lia­rio de Ti­jua­na ge­ne­ró una de­man­da de tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción, co­mo Sar­mien­to, que de­di­có la ma­yor par­te de su vi­da la­bo­ral en EEUU a ese ofi­cio. Pa­ra Mo­reno, el po­si­ble in­cre­men­to en las de­por­ta­cio­nes de­be des­per­tar la so­li­da­ri­dad de los me­xi­ca­nos con sus con­na­cio­na­les que emi­gra­ron. “Mu­chos de los mi­gran­tes se han ido por­que no po­dían te­ner una vi­da dig­na. No por­que des­pre­cia­ran su país. Aho­ra te­ne­mos que dar­les la opor­tu­ni­dad de que se in­te­gren a nues­tras co­mu­ni­da­des”.

Un gru­po de per­so­nas pro­tes­ta en Ti­jua­na con­tra la po­lí­ti­ca de de­por­ta­cio­nes de me­xi­ca­nos del pre­si­den­te Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.