Los ale­ma­nes sue­ñan con te­ner­la más lar­ga

La ci­ru­gía de alar­ga­mien­to de pe­ne se prac­ti­ca en Ale­ma­nia más que en nin­gún otro país del mun­do.

Tiempo - - SUMARIO - Ma­cu llo­ren­te

A fal­ta de que al­guno de­mues­tre lo con­tra­rio, el me­xi­cano Ro­ber­to Es­qui­vel Ca­bre­ra os­ten­ta el tí­tu­lo de po­seer el miem­bro más gran­de del mun­do: 48,2 cen­tí­me­tros de lar­go y una cir­cun­fe­ren­cia de 25 cen­tí­me­tros. Y to­do es­to sin tru­co y de la ma­ne­ra más na­tu­ral, se­gún la con­clu­sión del equi­po mé­di­co que le ha exa­mi­na­do. Sin em­bar­go, la na­tu­ra­le­za no se muestra igual de ge­ne­ro­sa con to­dos los hom­bres y el re­par­to pa­re­ce que va por zo­nas.

En cuan­to a li­de­raz­go de ta­ma­ño de pe­ne, de los cin­co pri­me­ros paí­ses, cua­tro son afri­ca­nos. A la ca­be­za, los ha­bi­tan­tes de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, con 17,93 cen­tí­me­tros de me­dia. Sin em­bar­go, los ciu­da­da­nos ale­ma­nes no apa­re­cen en es­te ran­king, de mo­men­to. Po­co sa­tis­fe­chos con lo que les ha otor­ga­do la ma­dre na­tu­ra­le­za, los ger­ma­nos se han con­ver­ti­do en los cam­peo­nes mun­dia­les en alar­ga­mien­to de pe­ne.

El rey de es­tas ope­ra­cio­nes es el doc­tor Ch­ris­toph Jet­hon, que en los úl­ti­mos 17 años ha in­ter­ve­ni­do con su pro­pia téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca a más de 7.000 hom­bres. Pa­cien­tes de to­do el mun­do acu­den al Deuts­ches Zen­trum fúr Uro­lo­gie (Cen­tro Ale­mán de Urología) pa­ra po­ner­se en sus ma­nos. Y tam­bién ope­ra en su clí­ni­ca de Ma­llor­ca, don­de en 2016 trató a 60 pa­cien­tes, de los cua­les el 60% eran es­pa­ño­les. Na­da ex­tra­ño ya que en es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes nues­tro país ocu­pa el ter­cer lu­gar. “El 5 % de la po­bla­ción mas­cu­li­na –un hom­bre de ca­da

la fa­lo­plas­tia cues­ta unos 7.200 eu­ros y per­mi­te ga­nar en­tre 3 y 6 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud

vein­te– tie­ne un pe­ne muy pe­que­ño, lo que co­rres­pon­de ac­tual­men­te a más de un mi­llón de es­pa­ño­les. Tras la fa­lo­plas­tia se pue­den ga­nar en­tre 3 y 6 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud y de 2 a 3 cen­tí­me­tros de cir­cun­fe­ren­cia, au­men­tan­do sus di­men­sio­nes tan­to en es­ta­do de re­po­so co­mo en erec­ción”, ex­pli­ca el doc­tor Ch­ris­toph Jet­hon a TIEM­PO. So­me­ter­se a una fa­lo­plas­tia en su clí­ni­ca cues­ta 7.200 eu­ros en ca­so de alar­ga­mien­to, y 6.000 si lo que se bus­ca es au­men­tar el gro­sor.

El ta­ma­ño sí les importa.

Pe­ro ale­ma­nes y es­pa­ño­les no son los úni­cos que apues­tan por mo­di­fi­car su ana­to­mía. Se­gún un es­tu­dio de la In­ter­na­tio­nal So­ciety of Aest­he­tic Plas­tic Sur­gery (Isaps) con ci­fras de 2013, el top 10 de alar­ga­mien­to de pe­ne que­da­ría así: Ale­ma­nia a la ca­be­za, con 2.786 ci­ru­gías; se­gui­da de Ve­ne­zue­la con 473; Es­pa­ña, 471; Mé­xi­co, 295; Colombia, 266; Ita­lia, 256; Bra­sil, 219; Ar­gen­ti­na, 73; EEUU, 61, y en dé­ci­mo lu­gar se si­túa Irán, con 12 ope­ra­cio­nes.

So­bre to­do pa­ra ellos, el ta­ma­ño sí que importa. Y mu­cho. En ca­si to­das las cul­tu­ras el pe­ne y su ta­ma­ño se equi­pa­ra con la vi­ri­li­dad, y aquí en­tra en jue­go una de las pre­gun­tas mas­cu­li­nas más fre­cuen­tes cu­ya res­pues­ta pue­de aca­rrear al­gún que otro com­ple­jo: ¿el mío es nor­mal o es­ta­ré por de­ba­jo de la me­dia? Por­que es­tar bien do­ta­do no so­lo es el sue­ño de to­do hom­bre, tam­bién es una in­yec­ción de se­gu­ri­dad al en­fren­tar­se a una re­la­ción se­xual. “Y no ol­vi­de­mos que las mu­je­res tam­bién pre­fie­ren pe­nes óp­ti­ca­men­te más gran­des”, apun­ta el ci­ru­jano Jet­hon. Ade­más, cuan­do los hom­bres con­si­de­ran que su pe­ne no es­tá a la al­tu­ra, tam­bién pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma ex­po­ner­se an­te otros hom­bres en si­tua­cio­nes con­cre­tas, co­mo las du­chas de los gim­na­sios.

Y si hay al­go des­pro­por­cio­na­do en es­te asun­to es la ima­gi­na­ción, y la ru­mo­ro­lo­gía po­pu­lar no ha­ce sino echar más le­ña al fue­go: ¿los hom­bres de ra­za negra son los gran­des afor­tu­na­dos y los asiá­ti­cos los que me­nos? La al­tu­ra de los in­di­vi­duos, los de­dos de la mano o el ta­ma­ño del pie tam­bién se en­cuen­tran en el pun­to de mi­ra. Pe­ro la ciencia ya se ha ocu­pa­do de acla­rar es­te asun­to: el nú­me­ro de pie que se cal­za pa­re­ce que no tie­ne re­la­ción di­rec­ta con los ge­ni­ta­les, sin em­bar­go, la mayoría de los bió­lo­gos coin­ci­den en que el ta­ma­ño cor­po­ral sí que es de­ter­mi­nan­te, ya que los ge­ni­ta­les, al igual que su­ce­de con otras ex­tre­mi­da­des, cre­cen se­gún el res­to del cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.