Ope­ra­ción De­fen­der al sol­da­do Sán­chez

Na­da más apro­bar sus es­ta­tu­tos, el PP ha­ce una ex­cep­ción so­bre los impu­tados con el pre­si­den­te de Mur­cia.

Tiempo - - SUMARIO - Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pa­ra la mayoría de los ciu­da­da­nos, el pre­si­den­te de mur­cia, Pe­dro An­to­nio Sán­chez, pue­de no ser más que el úl­ti­mo di­ri­gen­te po­lí­ti­co en de­cla­rar an­te un juez por un pre­sun­to de­li­to de co­rrup­ción. Pe­ro pa­ra el PP, Sán­chez tie­ne mu­cho más pre­di­ca­men­to, has­ta el pun­to de pro­vo­car sos­pe­chas so­bre el pa­pel del mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia en su ca­so y de que el PP ha­ya he­cho una ex­cep­ción al tra­to de sus impu­tados que se acor­dó en el re­cien­te con­gre­so na­cio­nal, aun po­nien­do en pe­li­gro su pac­to de Go­bierno en mur­cia con Ciu­da­da­nos.

An­tes de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de mur­cia en ju­lio de 2015, Sán­chez fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, un pues­to me­nor de ca­ra a la ga­le­ría pe­ro que le per­mi­tió co­no­cer y ga­nar­se la amis­tad en al­gu­nos ca­sos de otros di­ri­gen­tes po­pu­la­res que, co­mo él, tam­bién han cre­ci­do po­lí­ti­ca­men­te con los años. Sin sa­lir de mur­cia, Sán­chez fue al­cal­de de Puer­to Lumbreras du­ran­te diez años, an­tes de con­ver­tir­se en con­se­je­ro au­to­nó­mi­co y, so­bre to­do, en el ojo de­re­cho del ex­pre­si­den­te mur­ciano e his­tó­ri­co del PP Ra­món Luis Val­cár­cel.

A prin­ci­pios de 2015, ma­riano Ra­joy le de­sig­nó can­di­da­to a las au­to­nó­mi­cas de ma­yo, en lu­gar de a Al­ber­to Ga­rre, que ha­bía sus­ti­tui­do a Val­cár­cel cuan­do es­te se mar­chó al Par­la­men­to Eu­ro­peo en 2014, y a pe­sar de que ya pe­sa­ba so­bre Sán­chez la po­si­bi­li­dad de ser im­pu-

ta­do por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la cons­truc­ción de un au­di­to­rio en Puer­to Lumbreras, el ca­so Au­di­to­rio, por el que ten­drá que de­cla­rar el 6 de marzo an­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de mur­cia por pre­sun­ta pre­va­ri­ca­ción, frau­de y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos. Por otra par­te, Sán­chez se ha li­bra­do de la impu­tación en la in­ves­ti­ga­ción que se ha se­gui­do so­bre él en re­la­ción a la ra­ma mur­cia­na de la tra­ma Pú­ni­ca, que en ma­drid tie­ne impu­tado a me­dio cen­te­nar de per­so­nas. Fren­te al cri­te­rio de las fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción, que con­si­de­ra­ban que de­bía ser in­ves­ti­ga­do por la fir­ma de un con­tra­to con la tra­ma Pú­ni­ca, que no se lle­vó a efec­to pre­sun­ta­men­te por­que es­ta­lló la in­ves­ti­ga­ción, pa­ra me­jo­rar su ima­gen, pre­ci­sa­men­te por el ca­so Au­di­to­rio, Sán­chez se li­bró de ser in­ves­ti­ga­do por ins­truc­ción de su su­pe­rior je­rár­qui­co, el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Juan ma­nuel ma­za, en quien se ve de­trás los in­ten­tos del Go­bierno de fre­nar el ca­so.

Sin con­se­cuen­cias. La in­ves­ti­ga­ción del ca­so Au­di­to­rio si­guió su cur­so, el juez ha lla­ma­do a de­cla­rar a Sán­chez y la pos­tu­ra del Par­ti­do Po­pu­lar es in­ten­tar fre­nar cual­quier con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca, a pe­sar del pac­to de in­ves­ti­du­ra con Ciu­da­da­nos en mur­cia, que dice que Sán­chez de­be di­mi­tir tras su impu­tación. “No es el mo­men­to de exi­gir res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas”, de­cía días atrás el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ra­fael Ca­ta­lá. El PP in­sis­te en la di­fe­ren­cia en­tre quien “me­te la pa­ta” y quien “me­te la mano”, se­gún su coor­di­na­dor ge­ne­ral, Fer­nan­do mar­tí­nez maí­llo. Sán­chez es­ta­ría en el pri­mer ca­so: “No es un ca­so de co­rrup­ción, sino una fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va”. El PP no ve mo­ti­vos pa­ra ac­ti­var su com­pro­mi­so con Ciu­da­da­nos, aun­que su­pon­ga ha­cer una ex­cep­ción a sus es­ta­tu­tos, re­cién apro­ba­dos. El Par­ti­do Po­pu­lar man­tie­ne la di­mi­sión cuan­do se abre jui­cio oral, ex­cep­to cuan­do un acuer­do con otras fuer­zas di­ga otra co­sa. En mur­cia, el acuer­do con Ciu­da­da­nos dice que la di­mi­sión de­be lle­gar con la impu­tación.

Tras co­no­cer­se, Ciu­da­da­nos em­pe­zó a re­cor­dar en re­des so­cia­les las de­cla­ra­cio­nes de Sán­chez ase­gu­ran­do que di­mi­ti­ría si era impu­tado, al­go que Ra­joy ya ha di­cho que no le va a pe­dir. So­bre el pa­pel, es mo­ti­vo pa­ra rom­per el pac­to de in­ves­ti­du­ra. Pe­ro le­jos de de­ci­sio­nes tan drás­ti­cas, los de Al­bert Ri­ve­ra han pre­fe­ri­do ha­blar en los pró­xi­mos días con Sán­chez so­bre su si­tua­ción ju­rí­di­ca.

En el PP la di­mi­sión lle­ga con el jui­cio oral, sal­vo ca­so di­fe­ren­te en un pac­to de Go­bierno

El pre­si­den­te de Mur­cia, Pe­dro an­to­nio Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.