Gen­te: la Pan­to­ja pin­cha en Bar­ce­lo­na

El se­gun­do con­cier­to de la fol­cló­ri­ca des­de su re­gre­so a los es­ce­na­rios no fue tan ma­si­vo co­mo el de Ma­drid. El re­cin­to, que suelen aba­rro­tar las es­tre­llas del rock, le que­dó gran­de a la can­tan­te de Se­vi­lla.

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS MARIÑAS

Ha­brá que mi­rar con lu­pa sus con­cier­tos. Fluc­túan o des­con­cier­tan tal ocu­rrió en Bar­ce­lo­na. Su se­gun­do re­ci­tal re­su­ci­ta­dor en com­pa­ra­ción con el de­but ma­dri­le­ño de­jó mu­cho que desear. Es­pe­cial­men­te en el vestuario rehe­cho, pri­me­ro des­he­cho, por Eduardo La­drón de Gue­va­ra que em­pe­zó me­tién­do­le ti­je­ra al ne­gro di­se­ño ele­gi­do pa­ra sa­lir a es­ce­na. Es­ta­ba más ma­qui­na­do que idea­do. Lue­go si­guió alar­gan­do el tra­je blan­co de lu­na­res cu­yos fa­ra­laes pa­re­cían de plás­ti­co. Año­ran­za de Li­na y Jus­to Sa­lao, olvidados co­mo tan­tos otros. “Pa­re­cía ple­xi­glás, le pe­gan una ce­ri­lla y ar­de”, me di­jo re­ve­lan­do su cor­te y con­fec­ción del que han sa­li­do otros sie­te modelos que ella lle­va en su mi­ni­gi­ra his­pa­noa­me­ri­ca­na. De Pe­rú se tra­jo a Chabelita en me­dio de po­lé­mi­ca acer­ca de có­mo la ha­bía adop­ta­do. En­ton­ces has­ta se ha­bló de com­pra­ven­ta con la cria­tu­ri­ta que en­ter­ne­ció es­ta ga­la ca­ta­la­na mien­tras fal­tó el alien­to siem­pre en­tu­sias­ta de do­ña Ana, a la que evi­ta­ron la pa­li­za del des­pla­za­mien­to. No es­tá pa­ra tro­tes, pe­ro su hi­ja le de­di­có un te­ma, igual que a Juan Ga­briel.

Ma­ne­ja­ba to­dos los re­cur­sos ar­tís­ti­cos de más allá don­de lo te­nían co­mo úni­co. Des­pués de Ne­gre­te y Pe­dro Var­gas, no hu­bo ído­lo pa­re­ci­do. Su muer­te frus­tró esos pro­yec­tos y tras la cor­ta es­tan­cia de aho­ra le que­da Se­vi­lla, don­de el ta­qui­lla­je es­tá ago­ta­do. Eso no ocu­rrió en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, con las gra­das del Pa­la­cio de De­por­tes sor­pren­dien­do con lla­ma­ti­vos va­cíos. Cu­rio­so que las en­tra­das más ba­ra­tas –30 eu­ros– se ven­die­sen me­nos.

Un re­cin­to muy gran­de. Lo jus­ti­fi­can por la enor­mi­dad del re­cin­to, na­da in­ti­mis­ta. Creían te­ner ga­na­do to­do el te­rreno, al pú­bli­co vi­to­rean­do, y Bar­ce­lo­na con su es­pan­tá en­frió el en­tu­sias­mo del clan que siem­pre via­ja y tra­ba­ja jun­to a La­drón de Gue­va­ra, en su pri­me­ra ex­pe­rien­cia afla­men­ca­da tras una ca­rre­ra más se­ria. Me cuen­ta có­mo ideó pa­ra amor­ti­guar la vo­lu­mi­no­sa pe­chu­ga de la ar­tis­ta “que no tie­ne mucha ca­de­ra y ape­nas cu­lo, pe­ro sí unas pier­nas pre­cio­sas. Me sor­pren­die­ron. Siem­pre me en­ten­dí con su her­mano Agus­tín, que en nues­tro pri­mer en­cuen­tro pi­dió que le en­se­ña­se te­las. Yo le pre­sen­té una do­ce­na de es­bo­zos. Le en­can­ta­ron”.

“¿Aca­bó qui­tán­do­le lu­na­res a la fal­da pa­ra evi­tar que bro­mea­sen ma­li­cio­sos con que es­ta lle­na de lu­na­res?”, in­qui­rí. “Fue pa­ra dar ma­yor li­ge­re­za al tra­je, que ella mue­ve ad­mi­ra­ble­men­te. La sen­té en una chai­se-lon­ge, en una pri­me­ra ima­gen re­fle­xi­va”. “Sor­pren­de por iné­di­ta en el gé­ne­ro, cuan­do to­das se pre­sen­tan co­mién­do­se el es­ce­na­rio a gol­pe de vo­lan­te y ta­co­neo”, con­ti­nué. “Ha­bía que evi­tar la sen­sa­ción de eu­fo­ria. Con­ve­nía apa­ren­tar hu­mil­dad. Creo que lo con­se­gui­mos, rom­pien­do mol­des”.

Tam­bién lo hi­zo Cus­to al de­bu­tar en la Mer­ce­des Fashion Week ma­dri­le­ña, pa­sa­re­la que los po­ne a prue­ba y, co­mo an­te los va­cíos cau­sa­dos an­te Isa­bel, mar­can tam­bién ten­den­cias so­cia­les

co­mo ver a Si­meo­ne em­bo­ba­do con el impacto de su no­via, Car­la Pe­rei­ra. An­ta­ño ofre­cían unas pri­me­ras fi­las re­ple­tas de lo más flo­ri­do de la Vi­lla y Cor­te y hoy sien­tan co­mo vip a Pe­la­yo Díaz, au­pa­do por su co­sa con David Del­fín. Ma­ri­sa de Bor­bón se co­dea­ba con Pe­dro Al­mo­dó­var, y Bi­bia­na, con Pa­co León. Mez­cla­ban chu­rras y me­ri­nas co­mo hoy a Lo­ren­zo Cas­ti­llo y la adic­ta Fio­na Fe­rrer, dúo se­gui­do des­de su ca­si re­ti­ro por la al fin ju­bi­la­da Cu­ca So­la­na, a quien su­ce­de Cha­ro Iz­quier­do.

Des­lum­bran­te Vic­to­ria Abril.

Lo más lla­ma­ti­vo de es­ta se­ma­na fue Vic­to­ria Abril ha­cien­do de María An­to­nie­ta, pe­lu­ca blan­ca in­clui­da. Pa­ra An­drés Sar­dá hi­zo una evo­ca­ción de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa ani­ma­da con ví­deos de mo­nu­men­tos ga­los, his­tó­ri­co pre­tex­to pa­ra lu­cir dés­ha­bi­llés, bra­gui­tas y su­je­ta­do­res ba­jo tri­cor­nio. To­do muy mor­bo­so. La pri­me­ra par­te se cen­tró en mo­da de des­ca­mi­sa­dos, la se­gun­da pro­di­gó la ele­gan­cia de los ta­lles im­pe­rio don­de la ge­nial ac­triz dis­fru­tó con el cam­bio de pie­les a re­do­ra­dos. Vic­to­ria es, con Án­ge­la Mo­li­na, la ca­ra más importante de nues­tro ci­ne.

“Lle­vo ocho años vi­vien­do en París y sie­te du­ra ya la se­rie que ha­go pa­ra te­le­vi­sión. Des­de aquí no re­ci­bo pro­pues­tas”, la­men­ta Vic­to­ria sin per­der el hu­mor. Des­fi­ló abrien­do y ce­rran­do por amis­tad con Alex Sti­les. Sor­pren­die­ron María Je­sús Ruíz con sus amo­ríos co­mo cruz a cues­tas, Ra­fael Amar­go con su hi­jo Da­niel de 12 años y Cus­to Dal­mau con sus ni­ñas Car­lo­ta, de 25, y Mon­ta­na, de 16. Es­tán de­bu­tan­do con ro­pa de su se­ñor pa­dre an­te la ad­mi­ra­ción de ma­má Eva. Cris­ti­na Ci­fuen­tes fue la po­lí­ti­ca más elo­gia­da des­de el pri­mer des­fi­le y pa­re­ció es­qui­var a un Fran Ri­ve­ra cu­ya pre­sen­cia na­die en­ten­dió. Im­pac­tó tam­bién Ma­ri­ló Mon­te­ro re­apa­re­cien­do tras seis me­ses de es­tan­cia neo­yor­qui­na. Le cam­bia­ron las ideas.

“Ha si­do ex­ci­tan­te, pe­ro na­da pa­re­ci­do al ca­lor de ho­gar. Por eso vol­ví” re­co­no­ció Ma­ri­ló an­te su hi­ja Ro­cío Crus­set, de las modelos más aplau­di­das y re­pe­ti­das que en­can­tó a la mag­ní­fi­ca Nieves Ál­va­rez: “Tra­ba­jo tan­to por­que ten­go tres hi­jos”, acla­ró a Ra­quel Sán­chez Sil­va, Pa­lo­ma Lago y Aran­cha del Sol. Ci­fuen­tes in­ten­ta acercar los des­fi­les al cen­tro co­mo ha­cen Bar­ce­lo­na, París, Mi­lán o Nue­va York. Ro­cío se co­lo­có en­se­gui­da y lo agra­de­ce ma­mi,

“El ja­món no so­lo es pa­ta negra sino ro­ji­blan­co”, le sol­tó Mabel Lo­zano al pre­si atlé­ti­co

no sé qué pen­sa­rá el en to­do des­pis­ta­do Car­los He­rre­ra, lo más oí­do de las ma­ña­nas ra­dio­fó­ni­cas.

“Ha si­do ex­ci­tan­te, pe­ro na­da me­jor que es­tar en ca­si­ta” in­sis­tió Ma­ri­ló an­te un Amar­go a pun­to de ex­hu­mar la gran re­vis­ta tan año­ra­da, la de Ce­lia. Re­cuer­dos de una épo­ca glo­rio­sa con las más gran­des: Que­ta Cla­ver, Es­pe­ran­za Roy, Ma­ru­ja To­más, Car­men de Li­rio, Addy Ven­tu­ra, Ta­nia Do­ris, Alady, la Sant­pe­re. Con gran­des mú­si­cas de ge­nios co­mo los maes­tros Alon­so, Padilla, el de El re­li­ca­rio y te­mas eter­nos tal Lu­na de Es­pa­ña, ¡Vi­va Ma­drid!, Pi­chi, Soy la ve­de­te, Mí­ra­me o el “agra­de­ci­da y emo­cio­na­da” de Li­na Mor­gan, que más bien hi­zo comedia mu­si­cal has­ta su muer­te. De­jó des­am­pa­ra­do el gé­ne­ro y La La­ti­na que aho­ra re­cu­pe­ran diez bai­la­ri­nes y el fla­men­co de Amar­go con Ro­sa Va­lenty to­da­vía úni­ca ver­sio­nan­do con do­ble sen­ti­do “aquí te trai­go el hi­go”. Cin­cuen­ta con cuer­po trein­ta­ñe­ro.

Pre­mio Pa­ta negra. Fue mo­no­te­ma es­pe­ran­za­do en el re­par­to de los pre­mios Pa­ta negra, ho­me­na­je anual al Gui­jue­lo que sos­tie­ne Ál­va­ro Luis.

De las po­cas ter­tu­lias que sub­sis­ten en Ma­drid, la úl­ti­ma fue el Gar­ban­zo de pla­ta, que pre­si­día An­to­nio Min­go­te, con reunio­nes en To­rres Ber­me­jas, un su­per­vi­vien­te ta­blao de la Gran Vía ma­dri­le­ña, don­de an­tes abun­da­ban. Más pu­jan­te es el Co­rral de la mo­re­ría, alen­ta­do por Blan­ca del Rey, ído­lo de los ame­ri­ca­nos que aquí re­ca­la­ron cuan­do las ba­ses mi­li­ta­res. Ava Gard­ner y Or­son We­lles se em­bo­rra­cha­ban en su me­sa fi­ja, re­cuer­da aho­ra su due­ña con emo­ción año­ran­do las vi­si­tas de Er­nest He­ming­way que siem­pre le man­da­ba ro­sas.

“El ja­món no so­lo es pa­ta negra sino ro­ji­blan­co”, sol­tó la hin­cha Mabel Lo­zano a un agra­de­ci­do En­ri­que Ce­re­zo, a quien na­die lo­gra me­ter­le un gol. Y cui­da­do que lo in­ten­tan co­mo pre­si fut­bo­le­ro y pro­duc­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Una por­te­ría im­ba­ti­ble. Lo ad­mi­ra­ban des­de Pe­pe Na­va­rro a Ma­rily Coll, se­sen­to­na pe­ro lo­za­na: “Y eso que lle­vo tres años sin po­ner­me bo­tox”, re­ve­ló muy ufa­na sin mo­ver un múscu­lo a An­to­nio Ca­ta­lán, gran pa­ta negra ho­te­le­ra con 220 lo­ca­les y 300 em­plea­dos re­par­ti­dos por el mun­do.

Car­men Linares es gran­de can­tan­do y re­ci­tan­do y ofre­cía su úl­ti­mo dis­co­li­bro con Mi­guel Her­nán­dez y sus An­da­lu­ces de Jaén, que Jar­cha po­pu­la­ri­zó cuan­do no se po­día.

“¿Has di­ge­ri­do lo tan añe­jo pe­ro ac­tua­li­za­do de tu lío con Ivon­ne Re­yes?”, pre­gun­té al Pe­pe Na­va­rro siem­pre en eter­na ju­ven­tud acre­cen­ta­da por su ri­sa de­sen­fa­da­da o cí­ni­ca: “Ni me afec­tó. Pe­ro sí ha mo­les­ta­do a Lo­re­na, mi es­po­sa, y a mi hi­ja ma­yor, de 15 años”, con­fe­só a una im­pac­tan­te Am­pa­ro Mo­ra­le­da que ade­más de efi­ca­cia fi­nan­cie­ra apor­ta be­lle­zón real­za­do en pun­to blan­co. Isa­bel Ge­mio an­te el en­torno po­dría re­vi­vir su ¿Quién sa­be, dón­de?

Mien­tras tan­to, Jo­se­ma Yus­te, ya cua­ren­ta años con la im­pa­ga­ble María Jo­sé, real­za­da en es­ta oca­sión en ro­jo, pre­gun­tó a Gem­ma Cuervo por qué no ha­ce tea­tro. Ya con 82 a sus es­pal­das, la dra­má­ti­ca ac­triz tan có­mi­ca en el re­cuer­do de Aquí no hay quien vi­va en trío con Em­ma Pe­ne­lla y Ma­ri­ví Bil­bao, lo ra­zo­nó: “Ne­ce­si­ta­ría al­go muy a la me­di­da. Pe­ro no un mo­nó­lo­go, que me abu­rri­ría, sino una obra de mu­cho re­par­to”, ex­pre­só an­te su pla­ti­na­da hi­ja Ca­ye­ta­na Gui­llén, otra de las ja­mo­nea­das con Juan Echa­no­ve ya es­tre­nan­do Los sue­ños que­ve­dia­nos en la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro Clásico. Di­ri­ge Ge­rar­do Ve­ra. “Su­po­ne mi de­but en ese gé­ne­ro dra­má­ti­co tras ha­cer­lo ca­si to­do”, di­jo. Na­da me­jor pa­ra en­dul­zar­lo co­mo la pa­ta negra re­ci­bi­da. Una na­da pe­sa­da car­ga de ocho ki­los.

Vic­to­ria Abril Lo­ren­zo Cas­ti­llo y Fio­na Fe­rrer Car­la Pe­rei­ra

Pe­la­yo Díaz

To­más Alía con Ra­quel Sán­chez Sil­va Ma­rily Coll Gem­ma Cuervo con su hi­ja Ca­ye­ta­na y En­ri­que Ce­re­zo Mabel Lo­zano

Jo­se­ma Mi­llán con su es­po­sa, María Jo­sé Isa­bel Ge­mio y Pe­pe Na­va­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.