La hi­ja secreta de Lluís Com­panys

EL LÍ­DER CA­TA­LÁN TU­VO UNA NI­ÑA EN 1930 FRU­TO DE UNA RE­LA­CIÓN EX­TRA­MA­TRI­MO­NIAL. MON­TSE­RRAT TIE­NE AHO­RA 86 AÑOS Y RE­CLA­MA­RÁ EL APE­LLI­DO EN LOS TRI­BU­NA­LES.

Tiempo - - SUMARIO - Por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

He lle­va­do el ape­lli­do Cap­de­vi­la du­ran­te 86 años, creo que ya es ho­ra de ad­qui­rir mi ver­da­de­ra iden­ti­dad”. Mon­tse­rrat Cap­de­vi­la Ber­nar­dó (1930) ha su­fri­do dos ic­tus re­cien­te­men­te, pe­ro aún tie­ne bue­na do­sis de lu­ci­dez y el arro­jo su­fi­cien­te pa­ra desear dar el pa­so más importante de su vi­da: bus­car en los tri­bu­na­les el re­co­no­ci­mien­to que nun­ca tu­vo has­ta aho­ra. Pa­ra ello, pe­di­rá a los jue­ces que cer­ti­fi­quen que es hi­ja de Lluís Com­panys i Jo­ver (1882-1940), uno de los fun­da­do­res de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) y el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat du­ran­te los acia­gos años de la Gue­rra Ci­vil. Fue fu­si­la­do en 1940 por el ré­gi­men fran­quis­ta en el fo­so del cas­ti­llo de Mont­juic tras ser cap­tu­ra­do por la Ges­ta­po ale­ma­na en su exi­lio fran­cés.

TIEM­PO ha te­ni­do ac­ce­so al li­bro La hi­ja secreta de Lluís Com­panys, que es­tá ter­mi­nan­do el pe­rio­dis­ta Julián Fer­nán­dez Cruz, en el que se apor­tan una se­rie de do­cu­men­tos que acre­di­tan es­ta pre­sun­ta re­la­ción pa­terno-fi­lial en­tre el fun­da­dor de ERC y Mon­tse­rrat, una per­so­na que ha pa­sa­do por to­do ti­po de pe­na­li­da-

mon­tse­rrat na­ció de una “re­la­ción prohi­bi­da” y aún re­cuer­da a aquel se­ñor tra­jea­do, de pe­lo al­bo­ro­ta­do y un pa­ñue­lo en la so­la­pa

des a lo lar­go de su vi­da, que hoy se mue­ve en si­lla de ruedas gra­cias a la ayu­da de su hi­ja Li­dia y el ma­ri­do de es­ta úl­ti­ma, y que se sien­te “real­men­te fe­liz” por to­dos los que la rodean y la quie­ren tal y co­mo es: “No por lo que pu­de ser si mi vi­da hu­bie­se trans­cu­rri­do por otros cau­ces”, se­gún relata ella mis­ma en el pró­lo­go del ci­ta­do li­bro.

“Na­cí de una re­la­ción prohi­bi­da y no so­lo en el seno fa­mi­liar, sino más bien po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co, en una Ca­ta­lu­ña con­vul­sa, pre­pa­ra­da pa­ra una gue­rra den­tro de una gue­rra, don­de los va­lo­res afec­ti­vos en mi ca­sa eran una ma­la com­pa­ñía. Pe­ro de to­do ello me en­te­ré ha­ce tan so­lo un año, he per­ma­ne­ci­do 85 años con una ven­da en los ojos, sin iden­ti­dad. Ja­más en­ten­dí aquel odio ha­cia mi per­so­na, los re­cha­zos, los ma­los tra­tos, los des­pre­cios por par­te de quie­nes yo creía que eran mi fa­mi­lia”, afir­ma con un po­so de amar­gu­ra.

¿A qué fa­mi­lia se re­fie­re? Mon­tse­rrat na­ció el 10 de marzo de 1930, pe­ro no es­tá se­gu­ra que fue­se ese día, pues su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to fue fal­si­fi­ca­do. En el do­cu­men­to se dice que es hi­ja de Juan Cap­de­vi­la y En­gra­cia Ber­nar­dó, pe­ro es­ta úl­ti­ma en reali­dad era la her­ma­nas­tra de su ver­da­de­ra ma­dre bio­ló­gi­ca, María An­to­nia Ber­nar­dó Coll (1883-1960), quien por aquel en­ton­ces era una mu­jer que lle­va­ba mu­chos años se­pa­ra­da de su ma­ri­do, por ser­le in­fiel con una ve­ci­na, y que te­nía 36 años cuan­do co­no­ció a Lluís Com­panys.

maría An­to­nia se ha­bía ca­sa­do en 1915 con un se­ñor lla­ma­do Ra­món Company Ros­sin­yol, que na­da te­nía que ver con aquel po­lí­ti­co sur­gi­do de la al­ta bur­gue­sía ca­ta­la­na al que co­no­ció en las pos­tri­me­rías de la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Pri­mo de Ri­ve­ra, con­cre­ta­men­te en un mi­tin que en 1929 dio en Man­re­sa an­te un gru­po de pa­ye­ses de la co­mar­ca del Ba­gés. Lluís Com­panys, por su par­te, se ha­bía ca­sa­do en 1910 con Mer­cé Mi­có y ha­bía te­ni­do dos hi­jos con ella: María, nacida en 1915, que aca­ba­ría en el exi­lio me­xi­cano tras la Gue­rra Ci­vil, y Luis, su que­ri­do Llui­set (1911-1954), que tan mal lo pa­só des­de mi­tad de los años trein­ta por cul­pa de una es­qui­zo­fre­nia y que, sin em­bar­go, se sal­vó de ser cap­tu­ra­do por la Ges­ta­po al per­der­se du­ran­te un bom­bar­deo de la avia­ción na­zi. Cuan­do Com­panys co­no­ció a María An­to­nia ya se en­con­tra­ba muy dis­tan­cia­do de Mi­có, aun­que aún no ha­bía co­no­ci­do a la que se­ría el ver­da­de­ro amor de su vi­da: Car­me Ba­lles­ter, con quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1936, tras di­vor­ciar­se de su pri­me­ra mu­jer.

María An­to­nia guar­dó en una ca­ja to­das las car­tas y re­cuer­dos que tu­vo con Com­panys, una per­so­na a la que siem­pre le per­si­guió la fa­ma de don­juán y mu­je­rie­go, co­mo a otros mu­chos po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes de la épo­ca. El pre­si­den­te del Par­la­men­to ca­ta­lán, Joan Ca­sa­no­va, se ha­bía ca­sa­do con una ca­ba­re­te­ra, se­gún re­cuer­da En­ric Vi­la, au­tor de una bio­gra­fía que des­mi­ti­fi­ca al pre­cur­sor del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ba­jo el tí­tu­lo Lluís Com­panys. La ver­dad no ne­ce­si­ta már­ti­res.

Uno de es­tos re­cuer­dos que Mon­tse­rrat y su hi­ja Li­dia en­con­tra­ron re­cien­te­men­te fue un fo­lle­to de la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal ce­le­bra­da en 1929 en Bar­ce­lo­na, en la que se pue­de leer una ano­ta­ción es­cri­ta a mano en su dor­so con el si­guien­te de­seo: “Nos ve­mos es­ta se­ma­na en Man­re­sa”. La re­la­ción sen­ti­men­tal en­tre Com­panys y María An­to­nia Ber­nar­dó fue in­ter­mi­ten­te, ya que el po­lí­ti­co ca­ta­lán in­gre­só en pri­sión en va­rias oca­sio­nes y sus queha­ce­res po­lí­ti­cos no le per­mi­tían acu­dir a las citas clan­des­ti­nas con la pe­rio­di­ci­dad que hu­bie­se desea­do. A ve­ces pa­sa­ba una se­ma­na en­tre en­cuen­tro y en­cuen­tro, en otras el tiem­po se es­pa­cia­ba y los dos se reunían en uno de los lla­ma­dos “domicilios de amis­tad” que pro­li­fe­ra­ban en Bar­ce­lo­na pa­ra es­te ti­po de en­cuen­tros fur­ti­vos. El re­sul­ta­do de to­do ello fue el na­ci­mien­to de Mon­tse­rrat en marzo de 1930.

Es en ese mo­men­to cuan­do Lluís Com­panys, o al­guien de su círcu­lo más pró­xi­mo, en­tre­ga 100.000

pe­se­tas de la épo­ca (una su­ma con­si­de­ra­ble, más de un mi­llón de eu­ros al cam­bio de hoy) al ma­tri­mo­nio Cap­de­vi­la-Ber­nar­dó pa­ra que se hi­cie­ra car­go de la ni­ña con el be­ne­plá­ci­to de María An­to­nia, tal y co­mo se in­di­ca en una car­ta que un se­cre­ta­rio o abo­ga­do del po­lí­ti­co ca­ta­lán en­tre­gó a es­ta úl­ti­ma.

Una de las in­cóg­ni­tas de es­ta historia es por qué la ma­dre bio­ló­gi­ca pre­fi­rió en­tre­gar a su hi­ja a la her­ma­nas­tra en vez de que­dar­se con ella y el di­ne­ro. Julián Fer­nán­dez Cruz apun­ta una hi­pó­te­sis: “No quie­ro dis­cul­par a María An­to­nia por ac­ce­der a ello, pe­ro sí de­cir­te que pa­ra su tiem­po era muy bohe­mia y muy li­bre. Qui­zás pensó que se­ría la me­jor op­ción. Lo que la hon­ra es que ella no per­ci­bió na­da de aquel di­ne­ro”.

El pre­cio de ese silencio no im­pi­dió que Lluís Com­panys fue­se a Man­re­sa en va­rias oca­sio­nes pa­ra ver a su hi­ja Mon­tse­rrat, quien aún tie­ne en­tre sus pri­me­ros re­cuer­dos la fi­gu­ra de un se­ñor tra­jea­do de pe­lo al­bo­ro­ta­do, za­pa­tos blan­cos y un pa­ñue­lo en la so­la­pa que, de vez en cuan­do, apa­re­cía por ca­sa cuan­do iba a ver a su ver­da­de­ra ma­dre. La prue­ba más pal­pa­ble de ese ca­ri­ño pa­ter­nal es la car­ta que Com­panys es­cri­bió a María An­to­nia el 17 de abril de 1933. Por aquel en­ton­ces, él era mi­nis­tro de Ma­ri­na den­tro del Go­bierno de Ma­nuel Aza­ña. Su eta­pa mi­nis­te­rial en Ma­drid fue efí­me­ra, de ape­nas nue­ve me­ses, con via­jes con­ti­nuos en­tre la ca­pi­tal y Bar­ce­lo­na.

El po­lí­ti­co ca­ta­lán ya vis­lum­bra en la ci­ta­da car­ta las di­fi­cul­ta­des pa­ra se­guir ade­lan­te con es­ta si­tua­ción: “Mis her­ma­nas no quie­ren es­ta re­la­ción y no pue­do ha­cer na­da. No te preo­cu­pes, eres la ami­ga ideal pa­ra mí y la ne­na es mi lo­cu­ra”, le dice a María An­to­nia en es­ta mi­si­va que ter­mi­na con un es­pa­ñol “Luis Company”.

A par­tir de ahí to­do se com­pli­ca. Ba­lles­ter en­tra co­mo un hu­ra­cán en la vi­da de Com­panys y es­te pa­sa ca­si dos años en­tre re­jas –de oc­tu­bre de 1934 a fe­bre­ro de 1936– por su pro­cla­ma­ción en Bar­ce­lo­na del “Es­ta­do ca­ta­lán den­tro de la Re­pú­bli­ca fe­de­ral es­pa­ño­la”, que aca­bó con una in­ter­ven­ción mi­li­tar en Ca­ta­lu­ña sin ape­nas de­rra­ma­mien­to de san­gre a di­fe­ren­cia del ca­so de As­tu­rias.

su aman­te maría An­to­nia re­ci­be en­ton­ces va­rios es­cri­tos anó­ni­mos con ame­na­zas:“Te con­vie­ne man­te­ner­te ca­lla­da y ale­ja­da de Lluís”, “Estás vi­gi­la­da, tú mis­ma”. An­te es­tas ad­ver­ten­cias y sin­tién­do­se ob­ser­va­da, de­ci­de mar­char­se a Francia, don­de per­ma­ne­ce en ca­sa de uno de sus tíos. En las reunio­nes in­ter­nas de ERC se ha­bla de “la man­re­sa­na”, pe­ro el asun­to no va a más. La pe­que­ña Mon­tse­rrat, en­tre tan­to, que­da a car­go de unos pa­dras­tros que tie­nen cin­co hi­jos que ali­men­tar en ple­na con­tien­da ci­vil. Pe­se a que En­gra­cia es su tía, la pe­que­ña se sien­te mar­gi­na­da. “Lo úni­co que re­cuer­do de ella era su mi­ra­da de des­pre­cio, en aquel ho­gar yo era una bo­ca más que ali­men­tar o qui­zás los hi­jos pen­sa­ran que iba a com­pe­tir por los afec­tos de su ma­dre, muy le­jos de la reali­dad. Pa­ra ella yo sim­ple­men­te era el re­sul­ta­do de una re­la­ción pe­ca­mi­no­sa, por la que ha­bían pa­ga­do una gran for­tu­na y les ve­nía bien aquel di­ne­ro”, relata la hi­ja de Com­panys. fi­na­li­za­da la Gue­rra Ci­vil, mu­chos de los ve­ci­nos del ba­rrio no po­dían ali­men­tar a sus hi­jos

com­panys o al­guien de su en­torno en­tre­gó 100.000 pe­se­tas al ma­tri­mo­nio cap­de­vi­la­ber­nar­dó pa­ra que se hi­cie­ra car­go de la ni­ña

y los en­tre­ga­ban al Au­xi­lio So­cial pa­ra que fue­sen da­dos en adop­ción. Mon­tse­rrat te­me que sea su ca­so, aun­que lo peor lle­ga en 1940, al po­co de cum­plir 10 años, cuan­do uno de sus her­ma­nas­tros abu­sa se­xual­men­te de ella. Sus pa­dres de adop­ción de­ci­den en­viar­la a las mon­ta­ñas, a cui­dar ga­na­do en Ber­ga­dá. Allí or­de­ña ca­bras y va­cas, lim­pia es­ta­blos y ha­ce la­bo­res do­més­ti­cas a cam­bio de co­mi­da y te­cho. maría An­to­nia sa­be en 1945 de las con­di­cio­nes tan pe­no­sas en las que vi­ve su hi­ja y de­ci­de que­dar­se con ella. “Re­co­gi­mos la po­ca ro­pa que ha­bía en aque­lla ca­sa y re­cuer­do el en­fren­ta­mien­to que tu­vie­ron las dos her­ma­nas­tras, lo úl­ti­mo que di­jo mi ma­dre an­tes de aban­do­nar aque­lla ca­sa ja­más se me ol­vi­da­rá: ‘Te voy a li­be­rar de una car­ga, es­ta es la úl­ti­ma vez que ve­rás a Mon­tse­rrat, te vino bien co­ger el di­ne­ro que su pa­dre en­tre­gó, to­do el da­ño que has he­cho es­pe­ro que al­gún día lo pa­gues con cre­ces”. Die­ron un por­ta­zo y ape­nas su­pie­ron más de aque­lla fa­mi­lia.

maría An­to­nia y Mon­tse­rrat ini­cian una nue­va vi­da en los al­re­de­do­res de Man­re­sa sin ha­blar del fa­lle­ci­do Com­panys. Mon­tse­rrat se ca­só con el ma­dri­le­ño Emi­lio Ji­mé­nez y re­ci­bió de los Cap­de­vi­la una cu­rio­sa do­te: los re­ci­bís del lla­ma­do di­ne­ro ro­jo que su fa­mi­lia de adop­ción en­tre­gó al ban­do ven­ce­dor de la Gue­rra Ci­vil co­mo otras mu­chas y que hoy si­guen re­cla­man­do des­de la Aso­cia­ción de Per­ju­di­ca­dos por la In­cau­ta­ción del Go­bierno Fran­quis­ta (Apigf). Mon­tse­rrat y Emi­lio tu­vie­ron dos hi­jos: Mar­tín (1951-1990) y Li­dia (1954), quien re­cuer­da vi­va­men­te có­mo su abue­la la lle­va­ba al ce­men­te­rio de Mont­juic pa­ra que to­ca­se una lá­pi­da sin nom­bre. “Aquí es­tá en­te­rra­do tu abue­lo”, le de­cía an­te el ni­cho en el que es­tu­vie­ron los res­tos de Com­panys has­ta que fue tras­la­da­do a una se­pul­tu­ra más dig­na, ya en de­mo­cra­cia.

cuan­do María An­to­nia fa­lle­ce en 1960, sus per­te­nen­cias son re­par­ti­das en­tre sus fa­mi­lia­res y a la pe­que­ña Li­dia le en­tre­gan una “ca­ja de car­tón pie­dra ata­da con cuer­das de es­par­to” de la que no quie­re sa­ber na­da. “Siem­pre la re­cha­cé, nun­ca quise abrir­la, mi pa­dre la lle­va­ba con­si­go en to­das las mu­dan­zas que hi­ci­mos. Fue en el año 2014 cuan­do mi ma­dre Mon­tse­rrat su­frió un ic­tus y tu­vo que per­ma­ne­cer va­rios días en el hos­pi­tal, cuan­do me lle­vé la ca­ja pa­ra ma­tar el abu­rri­mien­to”, cuen­ta la nie­ta de Com­panys des­de la lo­ca­li­dad de Bi­gues i Riells (Bar­ce­lo­na).

“Es en­ton­ces cuan­do me doy cuen­ta de quié­nes somos real­men­te, de nues­tra ver­da­de­ra iden­ti­dad. Las car­tas, do­cu­men­tos y cua­der­nos de mi abue­la ven la luz y es a par­tir de ese mo­men­to cuan­do en­tien­do el com­por­ta­mien­to de los Cap­de­vi­la”. Tras re­ci­bir el al­ta, Mon­tse­rrat y Li­dia fue­ron a un no­ta­rio pa­ra que die­ra fe de los do­cu­men­tos que ha­bían en­con­tra­do y se plan­tean aho­ra pre­sen­tar una de­man­da de pa­ter­ni­dad en los tri­bu­na­les con la ayu­da del abo­ga­do Jo­sep Cruan­yes.

“Quie­ro que la gen­te se­pa la ver­dad de es­ta historia. No pi­do na­da, so­la­men­te que mi ma­dre y yo sea­mos re­co­no­ci­das y po­da­mos am­bas por­tar el ape­lli­do que nos co­rres­pon­de, Com­panys”. Y an­te la vo­rá­gi­ne po­lí­ti­ca por el desafío se­ce­sio­nis­ta, Li­dia dice te­ner el co­ra­zón par­ti­do en­tre un ma­ri­do “muy ca­ta­lino” y un pa­dre que nun­ca ol­vi­dó sus raí­ces “ga­tas” en Ca­ta­lu­ña: “Soy neu­tra co­mo la le­jía”, sub­ra­ya en­tre ri­sas.

Mon­tse­rrat Cap­de­vi­la Ber­nar­dó pa­só 85 años de su vi­da sin sa­ber quién era su ver­da­de­ro pa­dre has­ta que su hi­ja Li­dia –en la fo­to, con su ma­ri­do– en­con­tró unas car­tas de Com­panys (a la de­re­cha).

Fo­to de María An­to­nia Ber­nar­dó en la épo­ca en que co­no­ció a Com­panys, cuan­do am­bos es­ta­ban se­pa­ra­dos de sus res­pec­ti­vos cón­yu­ges.

Por­ta­da del li­bro La hi­ja secreta de Lluís Com­panys, del pe­rio­dis­ta Julián Fer­nán­dez Cruz, que sal­drá a la ven­ta pró­xi­ma­men­te.

La pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, re­ci­be a la jun­ta de la Apigf. En si­lla de ruedas apa­re­ce Mon­tse­rrat y, a su la­do con bol­so, su hi­ja Li­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.