Ri­car­do Me­nén­dez Sal­món

Tiempo - - SUMARIO - RI­CAR­DO ME­NÉN­DEZ SAL­MÓN

Hay pér­di­das de las que no se re­gre­sa. He­ri­das que nin­gún tiem­po cie­rra. El do­lor, que co­mo los seís­mos po­see una es­ca­la, po­see tam­bién un gra­do ce­ro, al­can­za­do el cual la vi­da, aun­que si­ga su cur­so, se pro­te­ge me­dian­te una es­pe­cie de iner­cia. Vi­da es­tric­ta, pu­ra­men­te bio­ló­gi­ca, que sa­tis­fa­ce unos ape­ti­tos bá­si­cos (sue­ño, ali­men­to, res­pi­ra­ción), pe­ro que en reali­dad se re­du­ce a me­ra pró­rro­ga. Vi­da sin los adi­ti­vos de la be­lle­za, la alegría o la bús­que­da de un sen­ti­do. Vi­da que se agota en su cum­pli­mien­to or­gá­ni­co, sin otra ex­pec­ta­ti­va que la de pro­lon­gar­se has­ta que el mo­tor que la ani­ma se de­ten­ga.

La exis­ten­cia de Lee Chand­ler, el per­so­na­je que Ca­sey Af­fleck bor­da en Manchester fren­te al mar, in­gre­sa por de­re­cho pro­pio en el olim­po de los gran­des do­lien­tes de la historia del ci­ne. Po­cas ve­ces nos ha­brá si­do na­rra­da la vi­da de al­guien que ha­ya al­can­za­do fuen­tes tan le­ja­nas e inago­ta­bles de su­fri­mien­to. Y po­cas ve­ces esa tragedia ín­ti­ma, de la que nin­gún hom­bre pue­de re­cla­mar­se com­ple­ta­men­te li­bre, al mar­gen, ha­brá ha­lla­do una re­pre­sen­ta­ción es­cé­ni­ca tan aus­te­ra, se­ca, au­sen­te de im­pos­tu­ra. Por­que cual­quier es­pec­ta­dor, al ac­ce­der a una tragedia aje­na, tra­ba­ja con dos he­mis­fe­rios: uno emo­cio­nal; otro ra­cio­nal. Mé­ri­to del di­rec­tor Ken­neth Lo­ner­gan es ha­ber res­pe­ta­do la pri­va­ci­dad del pri­me­ro de esos mun­dos pa­ra que quien con­tem­pla su pe­lí­cu­la re­cons­tru­ya el pea­je del do­lor por sus me­dios. En Manchester fren­te al mar el do­lor nos es mos­tra­do in nu­ce, fru­to gro­se­ro, exac­to en su gi­gan­tes­ca mag­ni­tud, pe­ro no con­ta­mi­na­do por de­rrum­bes gran­dio­sos, cá­ma­ras len­tas, sub­ra­ya­dos in­ne­ce­sa­rios. La con­ten­ción con que se na­rra el in­fierno de un hom­bre co­mún, cu­ya cul­pa no tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, es el ma­yor lo­gro de es­ta obra. Tan­to más cuan­to que, a la pos­tre, en su de­sola­ción, la pe­lí­cu­la apun­ta a la po­si­bi­li­dad de un más allá tras la de­ba­cle.

O di­cho de otro mo­do. Exis­te una con­fian­za no in­fan­til ni gra­tui­ta, sino ma­du­ra, re­fle­xi­va, en la evi­den­cia de que la vi­da, aun con­tra co­rrien­te, se abre ca­mino. Y no al mo­do de esas in­sí­pi­das re­crea­cio­nes de la es­pe­ran­za a las que cier­to len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co nos ha acos­tum­bra­do, sino a la ma­ne­ra du­bi­ta­ti­va, pe­no­sa y com­ple­ja con la que los per­so­na­jes de Manchester fren­te al mar, hom­bres y mu­je­res cu­yo co­ra­zón se ha se­ca­do, in­ten­tan re­cons­truir las rui­nas. Pa­dres, ma­dres, her­ma­nos, hi­jos, hi­jas y ami­gos des­ga­rra­dos por el fra­ca­so del amor, el pas­mo de los ac­ci­den­tes, la ce­gue­ra de la fa­ta­li­dad. Del re­cor­da­to­rio cons­tan­te de es­ta frágil y a la vez fé­rrea cir­cuns­tan­cia que nos re­su­me, del he­cho de que somos se­res con­de­na­dos a caer pe­ro nu­tri­dos por la em­pa­tía, el jui­cio jus­to, la po­si­bi­li­dad del per­dón, se ali­men­ta es­ta pe­lí­cu­la con­mo­ve­do­ra, un exac­to re­tra­to de una pe­na, un pe­ni­ten­te y una pe­ni­ten­cia.

EL LO­GRO DEL FIL­ME ES LA CON­TEN­CIÓN CON QUE NA­RRA EL IN­FIERNO DE UN HOM­BRE CO­MÚN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.