La pa­tria, la nue­va fe

Del pa­trio­tis­mo sen­ti­men­tal o vis­ce­ral al pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal. En­tre esos dos po­los va­ci­la­mos to­dos.

Tiempo - - SUMARIO - al­ber­to gi­nel saúl

El Dio­ses úti­les de Jo­sé Ál­va­rez Jun­co (2016) abre con una ci­ta de Ed­ward Gib­bon en la que se alu­de a la re­li­gión co­mo “ver­da­de­ra pa­ra el pue­blo, fal­sa pa­ra los fi­ló­so­fos y útil pa­ra el po­lí­ti­co”. Creo que no pue­de re­sul­tar más su­ge­ren­te en un li­bro so­bre la cons­truc­ción so­cio-his­tó­ri­ca de la nación. Y es que si al­go ca­rac­te­ri­za a la re­li­gión en su ver­tien­te pú­bli­ca es la ge­ne­ra­ción de una mo­ral vin­cu­lan­te que per­mi­te ubi­car­se en la co­mu­ni­dad de cre­yen­tes. Al­go muy útil pa­ra el cre­yen­te y tam­bién pa­ra el po­lí­ti­co.

Ha­ber­mas plan­tea que, en la mo­der­ni­dad, la nación re­le­va a la fe en su fun­ción on­to­ló­gi­ca y te­leo­ló­gi­ca. El pen­sa­dor par­te del éxi­to his­tó­ri­co del Es­ta­do-nación a la ho­ra de sus­ti­tuir las per­te­nen­cias pre­mo­der­nas por nue­vos la­zos de so­li­da­ri­dad sus­ten­ta­do­res de la co­mu­ni­dad. Con­tra­po­ne dos gran­des modelos pa­ra lo­grar­lo: la co­mu­ni­dad na­tu­ra­lis­ta (aso­cia­da al na­cio­na­lis­mo) y la nación de ciu­da­da­nos (vin­cu­la­da al ideal re­pu­bli­cano).

La fuer­za in­te­gra­do­ra de la pri­me­ra gra­vi­ta so­bre la ho­mo­ge­nei­dad en tér­mi­nos pre­po­lí­ti­cos, mien­tras que la se­gun­da bus­ca es­ta­ble­cer una co­mu­ni­dad de de­re­chos y de­be­res so­bre la ba­se de un uni­ver­sa­lis­mo sen­si­ble a la plu­ra­li­dad, la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca y el pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal.

En nues­tro tiem­po po­lí­ti­co, ca­rac­te­ri­za­do por la ex­pre­sión de to­do ti­po de ma­les­ta­res, una es­tra­te­gia na­cio­na­lis­ta no pue­de con­fiar ex­clu­si­va­men­te en los ele­men­tos es­tá­ti­cos de­fi­ni­to­rios de

la co­mu­ni­dad na­tu­ra­lis­ta. Lo ve­mos en Ca­ta­lu­ña. Pa­ra el na­cio­na­lis­ta, el buen pa­trio­ta hoy, ade­más de re­unir las con­di­cio­nes pre-po­lí­ti­cas (idio­má­ti­cas y cul­tu­ra­les), es tam­bién el buen de­mó­cra­ta que com­par­te que los Es­ta­dos de­mo­crá­ti­cos pue­den ser ato­mi­za­dos des­de la ra­zón de­ci­sio­nis­ta.

Así es co­mo des­de el de­ci­sio­nis­mo se in­vo­ca al pue­blo-blo­que que aguar­da a cons­ti­tuir­se en mi­tad más uno pa­ra des­bor­dar por fin la ra­zón nor­ma­ti­vis­ta del Es­ta­do, una ra­zón que siem­pre se­rá pre­sen­ta­da co­mo artificial y con­tin­gen­te fren­te a la ver­dad del pue­blo ma­ni­fes­tán­do­se an­te el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia.

A me­di­da que el mal­tra­ta­do y ma­lea­ble con­cep­to de “pue­blo” co­me te­rreno al de “ciu­da­da­nía” (fe­liz­men­te am­plio en su al­can­ce pe­ro con­cre­to en su con­te­ni­do de de­re­chos y obli­ga­cio­nes ba­jo la for­ma de la de­mo­cra­cia li­be­ral), más se achi­ca el es­pa­cio de la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca: un es­pa­cio con unas re­glas exi­gen­tes más allá de lo me­ra­men­te cuan­ti­ta­ti­vo. Un es­pa­cio en el que la uni­la­te­ra­li­dad y la ame­na­za no son una op­ción. A me­di­da que se in­vo­can pre­fe­ren­cias co­mo si fue­ran de­re­chos co­lec­ti­vos sus­cep­ti­bles de pon­de­ra­ción, ma­yor ries­go co­rren los au­tén­ti­cos de­re­chos re­co­no­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción y en el Es­ta­tut, y más fal­tan a su ju­ra­men­to o pro­me­sa las au­to­ri­da­des in­ves­ti­das co­mo ta­les pa­ra ga­ran­ti­zar su ple­na vi­gen­cia en Ca­ta­lu­ña.

Al­bert Ca­mus, quien en 1957 de­cla­ró sen­tir­se par­te de una pa­tria eu­ro­pea, de­cía amar tan­to a su país que era in­ca­paz de ser na­cio­na­lis­ta. El pa­trio­ta re­co­no­ce su víncu­lo sen­ti­men­tal con la tie­rra y la apre­cia de un mo­do crí­ti­co que le per­mi­te reír­se, con Plu­tar­co, de quien con­si­de­ra más lle­na y her­mo­sa la lu­na ate­nien­se que la co­rin­tia.

Pa­ra el na­cio­na­lis­ta, su nación ya es per­fec­ta o muy po­co le fal­ta (a lo su­mo un re­fe­rén­dum). Pue­de que lo úni­co que le so­bre a su nación sea la mo­les­ta pre­sen­cia “del otro”: del que quie­re no ser pa­trio­ta de es­te o de aquel otro mo­do (en per­jui­cio de la uti­li­dad del po­lí­ti­co de turno).

Una nación de patriotas (cons­ti­tu­cio­na­les) pue­de ser una nación de ciu­da­da­nos li­bres e igua­les. Una nación de na­cio­na­lis­tas es una co­sa in­su­fri­ble. El na­cio­na­lis­ta no so­lo pien­sa que su lu­na es más bo­ni­ta: tam­bién se cree con más de­re­chos, y eso ya es mu­cho más pe­li­gro­so pa­ra to­dos.

el na­cio­na­lis­ta no so­lo pien­sa que su lu­na es más bo­ni­ta: tam­bién se cree con más de­re­chos

el con­ce­jal bar­ce­lo­nés de la cup Jo­sep gar­gan­té en una con­cen­tra­ción an­ti­mo­nár­qui­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.