His­to­rias de la historia

Ver­sa­lles, 25 de fe­bre­ro de 1922. Es gui­llo­ti­na­do Lan­dru, ase­sino de viudas ri­cas a las que pro­po­nía ma­tri­mo­nio.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS RE­YES

Char­les Pe­rrault ha pa­sa­do a la Historia co­mo au­tor de Ca­pe­ru­ci­ta ro­ja y Pul­gar­ci­to, La be­lla dur­mien­te y La Ce­ni­cien­ta. En reali­dad lo que hi­zo fue co­di­fi­car y edi­tar Cuentos de la ma­dre Oca, ocho re­la­tos del acer­bo po­pu­lar, de la na­rra­ti­va oral que pa­sa­ba de abue­los a nie­tos. En­tre ellos hay sin em­bar­go uno que con­tras­ta con los de­más por su fal­ta de ele­men­tos fan­tás­ti­cos, por su cru­de­za na­tu­ra­lis­ta. Es Barba Azul, cró­ni­ca de un ase­sino en se­rie de mu­je­res.

Las raí­ces del mi­to de Barba Azul son an­ces­tra­les, y su ver­sión más fa­mo­sa es, des­de lue­go, las Mil y una no­ches, aun­que Pe­rrault te­nía ejem­plos más cer­ca­nos. El más an­ti­guo era un per­so­na­je de las le­yen­das bre­to­nas al­to­me­die­va­les, el con­de Co­no­mor el Mal­di­to, que ase­si­na­ba a sus es­po­sas cuan­do se que­da­ban em­ba­ra­za­das, una for­ma ra­di­cal de eli­mi­nar a los hi­jos que po­drían des­pla­zar­lo al cre­cer. En­tre las víc­ti­mas es­ta­ba San­ta Tri­fi­na, vir­tuo­sa da­ma de la no­ble­za que fre­cuen­ta­ba la aba­día de Rhuys, fun­da­da por San Gil­das. Co­no­mor la de­go­lló al sa­ber­la en­cin­ta, aun­que San Gil­das la re­su­ci­tó pa­ra que die­se a luz a su hi­jo. El ni­ño, Tre­meur, se crió con el san­to en la aba­día de Rhuys, pe­ro un día se en­con­tró en el campo con su pa­dre, que adi­vi­nan­do quien era tam­bién lo de­go­lló. Las imá­ge­nes de San Tre­meur en las igle­sias de Bre­ta­ña le re­pre­sen­tan de­ca­pi­ta­do y por­tan­do en la mano su pro­pia ca­be­za. El fol­clo­re bre­tón ajus­ta­ría las cuen­tas al mal­va­do Co­no­mor, que apa­re­ce co­mo un hom­bre-lo­bo.

Sin em­bar­go el Barba Azul le­gen­da­rio no pue­de com­pa­rar­se al au­tén­ti­co que nos ofre­ció la cró­ni­ca de sucesos fran­ce­sa ya en el si­glo XX, Hen­ri De­si­ré Lan­dru. Cien, dos­cien­tas, tres­cien­tas, na­die sa­be el nú­me­ro de mu­je­res que ase­si­nó. La Po­li­cía cal­cu­la­ba en­tre 117 y 293 víc­ti­mas, pe­ro fue a la gui­llo­ti­na so­la­men­te por el ase­si­na­to de on­ce... Las que te­nía apun­ta­das en su agen­da.

La Gran Gue­rra ha­bía re­va­lo­ri­za­do mu­cho a los hom­bres vi­vos y en una pie­za. La car­ni­ce­ría en los cam­pos de Eu- ro­pa su­pu­so la muer­te de ocho mi­llo­nes y me­dio de va­ro­nes jó­ve­nes, un mi­llón y cuar­to de ellos fran­ce­ses, ade­más de otros tan­tos mu­ti­la­dos o con la sa­lud que­bran­ta­da, de mo­do que cuan­do apa­re­ció en Le Jour­nal un anun­cio que de­cía: “Viu­do, dos hi­jos, 43 años, sol­ven­te, afec­tuo­so, se­rio y en as­cen­so so­cial desea co­no­cer a viu­da con de­seos ma­tri­mo­nia­les”, cen­te­na­res de mu­je­res le es­cri­bie­ron.

Vul­gar es­ta­fa­dor.

El anun­cio de­cía la ver­dad a me­dias, por­que to­do frau­de tie­ne que ir ro­dea­do de ver­da­des. Hen­ri De­si­ré Lan­dru te­nía la edad y los hi­jos que de­cía, era cier­ta­men­te afec­tuo­so y se to­ma­ba muy en se­rio su “tra­ba­jo”. Pe­ro ni es­ta­ba viu­do ni era sol­ven­te, aun­que es­pe­ra­ba as­cen­der so­cial­men­te des­va­li­jan­do a sus víc­ti­mas. Ha­bía si­do un es­ta­fa­dor de po­ca mon­ta has­ta la gue­rra, ha­cía chan­chu­llos de to­da cla­se por­que su suel­do de ofi­ci­nis­ta no le da­ba pa­ra sos­te­ner a su fa­mi­lia, y por­que le gustaba vi­vir bien, ves­tir bien. Era en reali­dad un dan­di, te­nía una plan­ta y una ele­gan­cia que no de­la­ta­ban sus hu­mil­des orí­ge­nes, y des­de lue­go re­sul­ta­ba se­duc­tor pa­ra las mu­je­res, con su cui­da­da barba que com­pen­sa­ba su cal­vi­cie.

En 1909 en­con­tró un vivero pa­ra un es­ta­fa­dor, los anuncios de re­la­cio­nes en la pren­sa. Res­pon­dió al de Mme Izo­ret, una viu­da ri­ca que cán­di­da­men­te ofre­cía su pa­tri­mo­nio al ca­ba­lle­ro que se con­vir­tie­se en ali­vio de su so­le­dad. Lan­dru se

En­tre 100 y 300 mu­je­res fue­ron víc­ti­mas de Lan­dru, se­gún sos­pe­cha­ba la Po­li­cía

com­pro­me­tió for­mal­men­te con ella, le sa­có 20.000 fran­cos y des­apa­re­ció, pe­ro Mme Izo­ret le de­nun­ció y fue con­de­na­do a tres años. Era la ter­ce­ra vez que vi­si­ta­ba la cár­cel, ha­bía in­ten­ta­do in­clu­so sui­ci­dar­se en pri­sión, aun­que qui­zá fue­ra una far­sa pa­ra que los psiquiatras re­co­men­da­ran su li­ber­tad. Lo que no fue una far­sa fue el sui­ci­dio de su pa­dre, hon­ra­do tra­ba­ja­dor abo­chor­na­do por el desapren­si­vo hi­jo. En to­do ca­so Lan­dru de­ci­dió dar un gi­ro a su ca­rre­ra: las viudas aco­mo­da­das se­rían sus víc­ti­mas pe­ro ha­bía que evi­tar que, des­pe­cha­das, le de­nun­cia­sen. Ha­bía que ma­tar­las.

Qui­zá no se hu­bie­ra de­ci­di­do si no hu­bie­se es­ta­lla­do la Gran Gue­rra, pe­ro en­se­gui­da la vi­da de­jó de te­ner va­lor, los pe­rió­di­cos traían lis­tas de mi­les de víc­ti­mas a dia­rio (el pro­me­dio fue de 6.046 muer­tos ca­da día de con­tien­da). ¿Qué im­por­tan­cia te­nía aña­dir de vez en cuan­do una mu­jer in­sa­tis­fe­cha a la lis­ta? Esa fue la jus­ti­fi­ca­ción mo­ral que es­gri­mió el moderno Barba Azul. Lan­dru es­co­gió en­tre las mu­chas res­pues­tas a su pri­mer anun­cio a una viu­da bas­tan­te atrac­ti­va que te­nía 39 años y 5.000 fran­cos. Tam­bién te­nía, por des­gra­cia, un hi­jo de 17 años, de mo­do que el pri­mer cri­men pro­ba­do de Lan­dru fue do­ble. Des­cuar­ti­zó a la ma­dre y al hi­jo y que­mó sus res­tos en la chi­me­nea. Era enero de 1915, quin­to mes de la Gran Gue­rra. Tras al­qui­lar va­rias vi­vien­das con dis­tin­tos nom­bres en­con­tró en

Gam­bais, cer­ca de París, su lu­gar ideal, una ca­si­ta con am­plio jar­dín que bau­ti­zó L’Er­mi­ta­ge. El horno del jar­dín era muy prác­ti­co pa­ra eli­mi­nar ca­dá­ve­res.

Un día el al­cal­de de Gam­bais re­ci­bió una car­ta de una se­ño­ra in­da­gan­do por una ami­ga des­apa­re­ci­da, que man­te­nía re­la­cio­nes con M. Du­pont, de Gam­bais. Al po­co re­ci­bió otra en los mis­mos tér­mi­nos de una her­ma­na preo­cu­pa­da, aun­que es­ta vez era un tal M. Frém­yet. Es­ca­ma­do, pu­so en con­tac­to a las dos fa­mi­lias, que des­cu­brie­ron que los dos ca­ba­lle­ros eran el mis­mo, y acu­die­ron a la Po­li­cía. Pe­ro Du­pont-Frém­yet ha­bía des­apa­re­ci­do sin de­jar ras­tro.

Sin em­bar­go la dio­sa For­tu­na ha­bía aban­do­na­do a Lan­dru. La ami­ga de una de las des­apa­re­ci­das se lo cru­zó cuan­do sa­lía de una tien­da en la ele­gan­te Rue de Ri­vo­li. La Po­li­cía acu­dió a esa tien­da, don­de te­nían las se­ñas del ca­ba­lle­ro al que de­bían lle­var sus com­pras. Y así fue de­te­ni­do Lan­dru en la ca­sa de una aman­te jo­ven y sol­te­ra, la be­lla Fer­nan­de Se­gret, “ar­tis­ta lí­ri­ca de ca­ba­ret”, con la que se gas­ta­ba los aho­rros de las viudas. La Po­li­cía en­con­tró en L’Er­mi­ta­ge 295 hue­sos hu­ma­nos se­mi­cal­ci­na­dos, ki­lo y me­dio de ce­ni­zas y 47 dien­tes de oro. Lo su­fi­cien­te pa­ra man­dar­lo a la gui­llo­ti­na.

La fas­ci­na­ción que Lan­dru ejer­ció so­bre el pú­bli­co da­ría lu­gar a una obra maes­tra del ci­ne, Mon­sieur Ver­doux (1947), di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por Char­les Cha­plin, que por una vez qui­so ha­cer de ma­lo de la pe­lí­cu­la.

Lan­dru, sus víc­ti­mas y el es­ce­na­rio del cri­men en una ilus­tra­ción de la épo­ca, y Cha­plin en su in­ter­pre­ta­ción del ase­sino en se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.