Na­ti­vel Pre­cia­do

Tiempo - - SUMARIO - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO @Na­ti­vel­pre­cia­do

Con­fie­so que las si­guien­tes lí­neas iban a ser fru­to de un ata­que de fu­ria, pe­ro cuan­do lo­gro so­se­gar­me me que­da una gran preo­cu­pa­ción. Ve­rán por qué. Ha­ce unos ins­tan­tes, al abrir mi co­rreo en­cuen­tro más de cien re­mi­ten­tes in­de­sea­bles que me ofre­cen vi­nos, se­gu­ros de mo­tos, tar­je­tas de cré­di­to, ser­vi­cios de mó­vil gra­tis... y tam­bién, por su­pues­to, la pa­re­ja ideal o ser­vi­cios se­xua­les con scort, los lla­ma­dos chi­cos de com­pa­ñía. So­lo se tra­ta de co­rreo ba­su­ra que, a ve­ces, se cue­la don­de no de­be. El ca­breo es si­mi­lar al que co­jo ca­da vez que me aco­san te­le­fó­ni­ca­men­te a ho­ras in­tem­pes­ti­vas pa­ra ofre­cer­me des­cuen­tos so­bre di­ver­sos pro­duc­tos. Me di­cen que la úni­ca ma­ne­ra de evi­tar­lo es apun­tar­se en la lis­ta Ro­bin­son, un ser­vi­cio de ex­clu­sión pu­bli­ci­ta­ria, o de­nun­ciar a los más mo­les­tos en la Agen­cia de Pro­tec­ción de Da­tos. Los trá­mi­tes me lle­van un tiem­po que no ten­go, así que al fi­nal ni lis­ta ni de­nun­cia. Y aquí es­toy, ca­brea­da de nuevo, por­que creo que es inú­til lu­char con­tra los ele­men­tos. Ca­da vez es­ta­mos más con­tro­la­dos, por­que las com­pa­ñías pro­ce­san y seg­men­tan la in­for­ma­ción pa­ra di­ri­gir­se a clien­tes po­ten­cia­les.

Pe­ter F. Druc­ker, el ma­yor ex­per­to de la ad­mi­nis­tra­ción (ma­na­ge­ment) del si­glo XX, sen­ten­ció ha­ce tiem­po que los me­dios de pro­duc­ción ha­bían cam­bia­do. Ya no eran los clá­si­cos ca­pi­tal, tra­ba­jo y tie­rra; aho­ra lo era la in­for­ma­ción y, ló­gi­ca­men­te, sa­ber­la pro­ce­sar. Se re­fe­ría a có­mo las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción, y la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to, es­ta­ban trans­for­man­do drás­ti­ca­men­te la es­truc­tu­ra in­dus­trial, los pro­duc­tos y ser­vi­cios, los mer­ca­dos y, en fin, las eco­no­mías; pe­ro los pro­nós­ti­cos de Druc­ker han lle­ga­do a ex­tre­mos in­sos­pe­cha­dos, in­clu­so han irrum­pi­do de ma­ne­ra frau­du­len­ta en la po­lí­ti­ca. Les re­cuer­do el ca­so del po­lí­ti­co ver­de ale­mán Mal­te Spitz, del que se ocu­pó am­plia­men­te el dia­rio Zeit, cuan­do re­cla­mó a la com­pa­ñía Deuts­che Te­le­com la in­for­ma­ción que de él te­nía por el uso de su lí­nea mó­vil du­ran­te seis me­ses; el pe­rió­di­co con­tac­tó con una agen­cia de vi­sua­li­za­ción de da­tos que a su vez re­co­gió to­da la in­for­ma­ción en abier­to de Spitz y ela­bo­ró un ma­pa de­ta­lla­do so­bre los re­co­rri­dos de Spitz, en tren, en avión, quién le lla­ma, cuán­do co­me, los men­sa­jes que re­ci­be y quién se los en­vía. Lo sa­bían to­do so­bre él.

Uno de los pri­me­ros po­lí­ti­cos que uti­li­zó esa cla­se de co­no­ci­mien­tos fue Ba­rack Oba­ma, que en su mo­men­to en­tró con gran éxi­to elec­to­ral en la ba­se de da­tos de­mó­cra­ta (Dem­zi­lla). Tam­bién ha si­do una de las cla­ves de la vic­to­ria de Do­nald Trump, que su­po di­ri­gir­se a los ciu­da­da­nos seg­men­tan­do elec­to­ral­men­te sus men­sa­jes a tra­vés de la ba­se de da­tos re­pu­bli­ca­na (Vo­ter­voult). Aun­que me re­sis­to a creer que lo de Trump sea so­lo por es­to; más bien, co­mo ha di­cho con acier­to Sean Illing “que­rían un hi­jo de pu­ta du­ro que de­rri­ba­se al es­ta­blish­ment”. Pues aquí lo te­ne­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.