Por la es­cua­dra

Bio­gra­fía “desapa­sio­na­da” y do­cu­men­ta­da de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, fun­da­dor de la Fa­lan­ge.

Tiempo - - SUMARIO - LUIS AL­GO­RRI Email: lal­go­rri.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Twit­ter: @lui­sal­go­rri Blog: www.tiem­po­dehoy.com

Cuan­do veo el li­bro que aca­ba de pu­bli­car Joan María Tho­màs, Jo­sé An­to­nio, reali­dad y mi­to (De­ba­te), re­cuer­do lo que ha­ce ya años me di­jo mi her­mano Ig­na­cio Me­rino: en nin­gún país del mun­do ha­bría te­ni­do bio­gra­fía (y me­nos tan­tas bio­gra­fías) un hom­bre co­mo es­te. Y Na­cho sa­bía bien lo que de­cía: con­ser­va mu­chas ho­ras de con­ver­sa­ción gra­ba­das con Ra­món Se­rrano Su­ñer, que no Sú­ñer, en las cua­les sa­len co­sas que pro­ba­ble­men­te nun­ca ve­rán la luz.

Una de las te­sis del es­plén­di­do li­bro de Tho­màs es pre­ci­sa­men­te esa: Jo­sé An­to­nio, fu­si­la­do a la crís­ti­ca edad de 33 años, te­nía la am­bi­ción –me­jor fue­ra de­cir el sue­ño ju­ve­nil– de pa­sar a la historia co­mo sal­va­dor de al­go, qui­zá de Es­pa­ña, pe­ro de ninguna ma­ne­ra po­día ima­gi­nar que aca­ba­ría ca­no­ni­za­do por el ré­gi­men de Fran­co, un ti­po al que de­tes­ta­ba y que le de­tes­ta­ba a él. Y me­nos aún que ter­mi­na­ría con­ver­ti­do en un mi­to, que su fo­to­gra­fía pre­si­di­ría to­dos los des­pa­chos ofi­cia­les y to­das las escuelas, y que a de­ce­nas de mi­les de ni­ños na­ci­dos en­tre los 40 y los 70 se les bau­ti­za­ría con su nom­bre. Y lo más su­rrea­lis­ta de to­do: que aca­ba­ría en­te­rra­do en un mau­so­leo dis­pa­ra­ta­do, gran­di­lo­cuen­te, te­ne­bro­so y kitsch, a diez pa­sos pre­ci­sa­men­te del ti­po con el que com­par­tía un bien ci­men­ta­do des­pre­cio mu­tuo. Del ge­ne­ral que no le sal­vó la vi­da.

Fui de los muy po­cos ado­les­cen­tes que, en aque­llos años, se le­ye­ron en­te­ras las Obras com­ple­tas de aquel jo­ven que aca­bó fu­si­la­do el mis­mo día del mis­mo mes en que mo­ri­ría Fran­co, pe­ro 39 años an­tes. Mis con­clu­sio­nes fue­ron sen­ci­llas: qué bien es­cri­bía aquel hom­bre, des­de lue­go, y qué en­sa­la­da más ex­tra­ña te­nía en la ca­be­za. Mez­cla­ba sin ti­tu­beos mu­chas ideas to­ma­das de Or­te­ga y Gas­set (qui­zá ese fue­se el tron­co de su pen­sa­mien­to, co­mo su­gie­re Tho­màs) con otras de Eu­ge­nio d’Ors, del ca­be­za lo­ca de Gi-

ménez Ca­ba­lle­ro, del ilustre ma­són Karl Ch­ris­tian Frie­drich Krau­se, de los re­ge­ne­ra­cio­nis­tas de Joa­quín Cos­ta, del pen­sa­mien­to tra­di­cio­na­lis­ta es­pa­ñol al que dio for­ma el mar­ti­llo pi­lón de Me­nén­dez y Pe­la­yo, y des­de lue­go de los mo­vi­mien­tos fas­cis­tas eu­ro­peos, que en­ton­ces eran no­ve­dad y des­lum­bra­ban a mucha gen­te (so­bre to­do jo­ven) por ra­zo­nes muy pa­re­ci­das a las que hoy ex­pli­can el éxi­to de lo que aho­ra lla­ma­mos “po­pu­lis­mos”.

En fin: un gaz­pa­cho ideo­ló­gi­co e in­te­lec­tual enor­me­men­te den­so que a aquel mu­cha­cho no le dio tiem­po a di­ge­rir por la sen­ci­lla ra­zón de que lo ma­ta­ron. Un gaz­pa­cho que, des­de lue­go, no era su­yo, aun­que du­ran­te dé­ca­das se es­cri­bie­ron to­ne­la­das de tex­tos ha­gio­grá­fi­cos en los que se glo­sa­ba la ca­si mi­la­gro­sa originalidad del pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de Jo­sé An­to­nio.

El nom­bre, qué co­sa más cu­rio­sa. No lo­gro re­cor­dar a ninguna fi­gu­ra po­lí­ti­ca de im­por­tan­cia que ha­ya pa­sa­do a la me­mo­ria de las gen­tes con su nom­bre de pi­la: siem­pre se usa el ape­lli­do o un apo­do, co­mo en los ca­sos de Le­nin y Sta­lin. La úni­ca ex­cep­ción que se me ocu­rre aho­ra mis­mo es la de Na­po­león. El pro­pio Jo­sé An­to­nio fa­vo­re­ció eso, que se le lla­ma­se por su nom­bre: él, que se lan­zó a la vi­da po­lí­ti­ca po­nien­do por de­lan­te que no te­nía vocación pa­ra ello y que lo úni­co que le mo­vía a ha­cer­lo era de­fen­der la me­mo­ria de su pa­dre (el dic­ta­dor Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra y Or­ba­ne­ja), aca­bó por dar­se cuen­ta de que, a me­di­da que iba per­fi­lan­do un pro­yec­to po­lí­ti­co digno de tal nom­bre, su ape­lli­do era un pro­ble­ma más que otra co­sa. Él, que usa­ba mu­cho la pa­la­bra “nuevo” (una Es­pa­ña nue­va, un nuevo ama­ne­cer, to­do aque­llo) no ig­no­ra­ba que aquel “Pri­mo de Ri­ve­ra” so­na­ba a an­ti­gua­lla, a mu­chas de las co­sas que él de­cía que que­ría com­ba­tir o, al me­nos, ju­bi­lar.

Pe­ro aquel nom­bre de pi­la, al­go que los es­pa­ño­les usa­mos siem­pre con el ca­ri­ño que dan la amis­tad o la pro­xi­mi­dad fa­mi­liar, sir­vió, en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, pa­ra ha­cer de aquel jo­ven muer­to ca­si un pa­rien­te de mi­llo­nes de per­so­nas.

Uno de los pa­sa­jes más es­cla­re­ce­do­res del li­bro es aquel en el que se cuen­ta có­mo un pe­rio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano, Jay Allen, le en­tre­vis­tó en la cár­cel de Ali­can­te, de la que ya no sal­dría. Fue el 3 de oc­tu­bre de 1936 y es­ta­mos an­te el cu­rio­so ca­so de una en­tre­vis­ta al re­vés, por­que las au­to­ri­da­des de la Re­pú­bli­ca ha­bían prohi­bi­do que el pre­so lo­gra­se in­for­ma­ción so­bre lo que es­ta­ba pa­san­do en el país más allá de los mu­ros de la cár­cel; pe­ro Allen, me­dian­te el uso de unas pre­gun­tas de en­dia­bla­da com­ple­ji­dad re­tó­ri­ca, pu­so a Jo­sé An­to­nio al co­rrien­te de que el mo­vi­mien­to del ge­ne­ral Fran­co re­pre­sen­ta­ba ya “a la vie­ja Es­pa­ña que lu­cha por sus pri­vi­le­gios per­di­dos”, y que “los mu­cha­chos” de la Fa­lan­ge “es­tán com­ba­tien­do co­do con co­do con mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de los te­rra­te­nien­tes”.

Jo­sé An­to­nio, sin du­da, se atra­gan­tó. Él so­ña­ba con un país que for­za­se a Or­te­ga a cam­biar su “no es es­to” por un “es­to sí”. Pe­ro en la Es­pa­ña de los su­ble­va­dos se es­ta­ba pro­du­cien­do un fe­nó­meno inau­di­to: mien­tras se cons­truía el mi­to del Au­sen­te, mien­tras se pre­pa­ra­ba el más gi­gan­tes­co cul­to a la per­so­na­li­dad de un ser hu­mano que ha co­no­ci­do nues­tro país des­pués del que de­di­có al pro­pio Fran­co, el ban­do que le to­ma­ba por ban­de­ra ol­vi­da­ba, ma­ni­pu­la­ba o trai­cio­na­ba sus ideas y sus pro­yec­tos. “To­do eso se­ría un error”, le con­tes­ta a Allen el in­cré­du­lo Jo­sé An­to­nio. Un error que le cos­tó la vi­da, por­que en la Gue­rra Ci­vil no ha­bía na­die, ni los hu­nos ni los ho­tros, dis­pues­to a pa­rar­se a dis­tin­guir las su­ti­le­zas de un jo­ven poe­ta me­ti­do a po­lí­ti­co.

Es­plén­di­do li­bro, pues, no ap­to pa­ra sec­ta­rios de ninguna ban­de­ra. Gran bio­gra­fía de un ti­po que qui­zá no hu­bie­se te­ni­do ninguna de no ha­ber si­do por­que unos lo ma­ta­ron y otros lo trai­cio­na­ron.

es­plén­di­da bio­gra­fía de jo­sé an­to­nio, no ap­ta pa­ra sec­ta­rios de ninguna ban­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.