Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - SUMARIO - JE­SÚS RI­VA­SÉS

John Jo­sep Si­ri­ca (1904-1992), hi­jo de in­mi­gran­tes ita­lia­nos, fue juez prin­ci­pal del tri­bu­nal de dis­tri­to de Co­lum­bia, en Was­hing­ton. Es­tá en la historia de los Es­ta­dos Uni­dos por­que fue el ma­gis­tra­do que pro­pi­ció que el ca­so Wa­ter­ga­te se in­ves­ti­ga­ra, al­go que en úl­ti­ma ins­tan­cia desem­bo­có en la di­mi­sión de Ri­chard M. Ni­xon co­mo pre­si­den­te, pa­ra evi­tar ser des­ti­tui­do –so­me­ti­do a im­peach­ment–. Hay mu­chos per­so­na­jes im­por­tan­tes en el ca­so Wa­ter­ga­te, pe­ro sin el juez Si­ri­ca, que era re­pu­bli­cano co­mo el pro­pio Ni­xon, nun­ca hu­bie­ra lle­ga­do a na­da. Asig­na­do en 1957 a los tri­bu­na­les por el pre­si­den­te Dwight D. Ei­sen­ho­wer, nun­ca ha­bía des­ta­ca­do es­pe­cial­men­te, has­ta que llegó Wa­ter­ga­te y cam­bió la historia de los Es­ta­dos Uni­dos.

Jo­sé Cas­tro Ara­gón (Cór­do­ba, 1947), juez por opo­si­ción que in­gre­só en la ca­rre­ra ju­di­cial en 1976, des­pués de ha­ber si­do fun­cio­na­rio de pri­sio­nes, qui­zá pensó que la historia le re­ser­va­ba un pa­pel si­mi­lar al del juez Si­ri­ca cuan­do ca­yó en sus ma­nos el lla­ma­do ca­so Nóos y, tras una lar­guí­si­ma ins­truc­ción (20102013), lo­gró el pro­ce­sa­mien­to de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, pe­ro so­bre to­do de la in­fan­ta Cris­ti­na, que com­par­tió el ban­qui­llo con su ma­ri­do y con otros quin­ce pro­ce­sa­dos. Él de­cía que ha­cía su tra­ba­jo, pe­ro na­die ig­no­ra­ba que lo que te­nía en­tre ma­nos era más que un su­ma­rio y que sal­pi­ca­ba di­rec­ta­men­te a la mo­nar­quía, has­ta el pun­to de que no so­lo por eso –pe­ro tam­bién por eso– el rey don Juan Car­los ab­di­có en su hi­jo Fe­li­pe VI.

Las ma­gis­tra­das Samantha Romero, Eleo­nor Mo­yá y Ro­cío Mar­tín, sie­te años des­pués de que Jo­sé Cas­tro die­ra los pri­me­ros pa­sos del ca­so Nóos y tras in­ter­mi­na­bles me­ses de de­li­be­ra­ción y 750 fo­lios, han dic­ta­do una sen­ten­cia dis­cu­ti­da, be­né­vo­la pa­ra unos y es­tric­ta pa­ra otros, que co­lea­rá du­ran­te tiem­po, por­que que­da pen­dien­te la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo tras los re­cur­sos que los con­de­na­dos pre­sen­ta­rán. Eso sí, el juez Cas­tro, que in­só­li­ta­men­te ha de­cla­ra­do que “no se es­pe­ra­ba es­ta sen­ten­cia”, qui­zá tie­ne po­co de qué pre­su­mir, por­que de las 17 per­so­nas que lle­vó al ban­qui­llo, na­da me­nos que diez han si­do ab­suel­tas de de­li­to por par­te del tri­bu­nal y, sal­vo Iña­ki Ur­dan­ga­rin, Die­go To­rres y Jau­me Ma­tas, los otros cua­tro con­de­na­dos lo han si­do en me­nor gra­do. En el me­jor de los ca­sos, sig­ni­fi­ca un varapalo pa­ra el juez Cas­tro que, sin em­bar­go, co­mo apun­tan los de­fen­so­res de la in­fan­ta, dio pie a que tan­to ella co­mo el res­to de pro­ce­sa­dos pa­ga­ran y to­da­vía pa­guen la lla­ma­da “pe­na de te­le­dia­rio”.

El de­ba­te so­bre la ido­nei­dad de la sen­ten­cia se­gui­rá, al mar­gen del fu­tu­ro pe­ni­ten­cia­rio in­me­dia­to de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, has­ta que el Su­pre­mo ra­ti­fi­que o mo­di­fi­que y con­vier­ta en fir­me la sen­ten­cia. De­fen­so­res y de­trac­to­res de la de­ci­sión de las ma­gis­tra­das se que­jan, por igual, de que la Jus­ti­cia no es igual pa­ra to­dos. Los par­ti­da­rios de la in­fan­ta de­fien­den que, en es­te ca­so, se ha apli­ca­do la ley de for­ma más du­ra a su ma­ri­do por es­tar ca­sa­do con ella. Los de­trac­to­res creen que ese pa­ren­tes­co ha he­cho que la con­de­na –seis años y tres me­ses– sea mu­cho más be­né­vo­la de lo que creen que se­ría ló­gi­co. Fran­cis­co To­más y Va­lien­te (1932-1996), pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (1986-1992), ase­si­na­do por ETA, sin­te­ti­zó las di­fe­ren­cias so­bre las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les en una fra­se

don juan car­los, por al­gún mo­ti­vo, in­tu­yó al­go que no aca­ba­ba de con­ven­cer­le en iña­ki ur­dan­ga­rin y, de for­ma muy dis­cre­ta, mo­vió al­gu­nos hi­los pa­ra que la in­fan­ta cris­ti­na per­ci­bie­ra al­gu­nas co­sas y, por lo me­nos, re­fle­xio­na­ra, pe­ro una in­dis­cre­ción des­ba­ra­tó to­do

que qui­zá en­cie­rre to­do un tra­ta­do ju­rí­di­co: “La siem­pre im­per­fec­ta cer­ti­dum­bre ju­di­cial” pe­ro que, a pe­sar de to­do, en un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y de De­re­cho es im­pres­cin­di­ble aca­tar y res­pe­tar.

La sen­ten­cia que ab­suel­ve a la in­fan­ta Cris­ti­na y con­de­na a Iña­ki Ur­dan­ga­rin, más allá de su re­vi­sión pos­te­rior, sea la que sea, cie­rra un capítulo y abre otro en la vi­da de la se­gun­da hi­ja del rey emé­ri­to y del ma­ri­do de es­ta. Na­die es­pe­ra que la in­fan­ta pue­da vol­ver a usar el du­ca­do de Pal­ma, ni tam­po­co que ten­ga nin­gún pa­pel ins­ti­tu­cio­nal en el fu­tu­ro, pe­ro sí es po­si­ble que sus re­la­cio­nes con el res­to de su fa­mi­lia se dul­ci­fi­quen o se nor­ma­li­cen. Es de­cir, do­ña Cris­ti­na, po­co a po­co, po­dría re­in­cor­po­rar­se a los ac­tos fa­mi­lia­res pri­va­dos, es­pe­cial­men­te aque­llos en los que sean pro­ta­go­nis­tas sus pa­dres y su her­ma­na. Eso es lo que es­pe­ra –y es­tá de­ci­di­da a con­se­guir­lo– la rei­na So­fía.

La sen­ten­cia tam­bién le per­mi­te em­pie­za a pa­sar pá­gi­na a don Juan Car­los, cu­ya in­tui­ción tam­po­co le fa­lló con Ur­dan­ga­rin, a pe­sar de que du­ran­te un tiem­po tu­vie­ron ex­ce­len­tes re­la­cio­nes. El rey emé­ri­to, de he­cho, re­ce­ló por al­gún mo­ti­vo de aquel ju­ga­dor de balonmano cuan­do su hi­ja se lo pre­sen­tó co­mo su no­vio. Es una historia po­co co­no­ci­da, pe­ro don Juan Car­los mo­vió va­rios hi­los con dis­cre­ción en­ca­mi­na­dos a que la in­fan­ta se die­ra cuen­ta de al­gu­nas co­sas y re­fle­xio­na­ra. Una in­dis­cre­ción de su her­ma­na, la in­fan­ta do­ña Pi­lar, que se en­re­dó en una pre­gun­ta pe­rio­dís­ti­ca, en­tre otras co­sas, y ad­mi­tió “es un chi­co ma­jí­si­mo”, des­ba­ra­ta­ron el tí­mi­do in­ten­to del en­ton­ces rey, al que siem­pre le fun­cio­nó muy bien su in­tui­ción. Lue­go, las ha­bi­li­da­des y la sim­pa­tía de Ur­dan­ga­rin, fren­te al en­va­ra­mien­to de Jai­me de Ma­ri­cha­lar, le ha­rían ga­nar­se el fa­vor por un tiem­po, so­bre to­do de don Juan Car­los y do­ña So­fía. Has­ta que, cla­ro, la reali­dad y los ne­go­cios du­do­sos –más en al­guien obli­ga­do a la ejem­pla­ri­dad– con­fir­ma­ron aque­lla in­tui­ción ini­cial de un rey –Juan Car­los I– que por lo me­nos tie­ne la sa­tis­fac­ción de la ab­so­lu­ción de su hi­ja. El juez Cas­tro no es el juez Si­ri­ca.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.