Jo­sé One­to

Tiempo - - SUMARIO - JO­SÉ ONE­TO

La se­ma­na pa­sa­da se ce­rra­ban on­ce años de es­cán­da­lo po­lí­ti­co. Un es­cán­da­lo que in­flu­yó de­ci­si­va­men­te en la ab­di­ca­ción del rey Juan Car­los de Bor­bón en ju­nio de 2014, des­pués de un an­nus ho­rri­bi­lis, en el que fue so­me­ti­do a su­ce­si­vas ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas que le tu­vie­ron du­ran­te tiem­po in­mo­vi­li­za­do, en­ce­rra­do y so­lo, en el pa­la­cio de la Zar­zue­la, por la apa­ri­ción en el fir­ma­men­to me­diá­ti­co de Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein y, so­bre to­do, por el es­cán­da­lo de su yerno Iña­ki Ur­dan­ga­rin, un an­ti­guo ju­ga­dor de balonmano ca­sa­do con su hi­ja me­nor, la in­fan­ta Cris­ti­na de Bor­bón, pre­ci­sa­men­te la más uni­da a su her­mano, el rey Fe­li­pe VI, del que hi­zo de con­fi­den­te du­ran­te su no­viaz­go con la ac­tual Rei­na.

Efec­ti­va­men­te, el pa­sa­do vier­nes 17 de fe­bre­ro se ce­rra­ba el peor pe­rio­do por el que ha pa­sa­do la mo­nar­quía es­pa­ño­la des­de que se ins­tau­ró en no­viem­bre de 1975, tras la muer­te del ge­ne­ral Fran­co. Si en fe­bre­ro de 1981, con el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do y el asal­to al Par­la­men­to por un gru­po de guar­dias ci­vi­les, se con­so­li­dó la mo­nar­quía de Juan Car­los de Bor­bón, fe­bre­ro de 2017 ha su­pues­to la con­so­li­da­ción de la de su hi­jo con la sen­ten­cia de ese es­cán­da­lo (una sen­ten­cia dis­cu­ti­da y de­ba­ti­da en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las re­des so­cia­les, es ver­dad ) que ha con­di­cio­na­do su rei­na­do.

Es­pe­cial­men­te, des­de que la in­fan­ta Cris­ti­na y su ma­ri­do Iña­ki Ur­dan­ga­rin tu­vie­ron que sen­tar­se en el ban­qui­llo por de­li­tos tan gra­ves co­mo pre­va­ri­ca­ción, mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción, fal­se­dad do­cu­men­tal, es­ta­fa, de­li­to fis­cal y blan­queo de ca­pi­ta­les. De­li­tos por los que el fis­cal pe­día 19 años y seis me­ses de cár­cel pa- ra él, y ocho años de cár­cel pa­ra ella la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que ejer­cía el sin­di­ca­to ul­tra­de­re­chis­ta Ma­nos Lim­pias, una au­tén­ti­ca or­ga­ni­za­ción ma­fio­sa, cu­yo má­xi­mo re­pre­sen­tan­te, el abo­ga­do Mi­guel Ber­nad, es­tá en­car­ce­la­do acu­sa­do de ex­tor­sión. Un es­pec­tácu­lo pú­bli­co en el que sa­lie­ron a re­lu­cir el pa­pel que en la tra­ma pu­die­ran ha­ber desem­pe­ña­do La Zar­zue­la y al­gu­nos de sus funcionarios, co­mo el se­cre­ta­rio de las in­fan­tas, Car­los Gar­cía Re­ven­ga, así co­mo los en­fren­ta­mien­tos fa­mi­lia­res, las desave­nen­cias y has­ta las in­ti­mi­da­des de ca­da uno de los miem­bros de la Fa­mi­lia Real.

Al­go que ha ido mi­nan­do la ins­ti­tu­ción, a pe­sar del com­por­ta­mien­to ejem­plar de los ac­tua­les Re­yes que, des­de el prin­ci­pio, es­ta­ble­cie­ron quié­nes eran miem­bros de la Fa­mi­lia Real y quié­nes fa­mi­lia­res del Rey, des­po­se­yen­do al ma­tri­mo­nio Bor­bón-Ur­dan­ga­rin del tí­tu­lo de du­ques de Pal­ma, y exi­gien­do a la in­fan­ta la re­nun­cia a sus de­re­chos de su­ce­sión, al­go a lo que ella se ha negado sis­te­má­ti­ca­men­te. Aho­ra, más que nun­ca de­be re­nun­ciar, so­bre to­do si, co­mo en su mo­men­to pu­bli­có el dia­rio El Mun­do, su co­men­ta­rio el día que ter­mi­nó el jui­cio fue: “¡Qué ga­nas ten­go de que aca­be es­to pa­ra no vol­ver a pi­sar es­te país”. Por dig­ni­dad, por res­pe­to a la ins­ti­tu­ción y al pue­blo es­pa­ñol y pa­ra com­pen­sar su fal­ta de ejem­pla­ri­dad.

Es cier­to que la be­né­vo­la sen­ten­cia con­tra el yer­ní­si­mo y la ab­so­lu­ción de la in­fan­ta, han pro­vo­ca­do polémicas has­ta cier­to pun­to com­pren­si­bles en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas es­pa­ño­las, por los nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción que han ido aflo­ran­do en la vi­da po­lí­ti­ca, por el de­te­rio­ro so­cial que

la sen­ten­cia del ca­so nóos, be­né­vo­la pa­ra mu­chos, cie­rra de mo­men­to el es­cán­da­lo de co­rrup­ción que ma­yor da­ño ha he­cho a la mo­nar­quía des­de su ins­tau­ra­ción tras la muer­te de fran­co

se re­fle­ja en la ca­lle y por el cli­ma de cre­cien­te con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca .

Pe­ro, di­cho es­to, hay que aña­dir bien cla­ro que, pe­se a quie­nes sos­te­nían que la hi­ja del rey Juan Car­los ja­más se sen­ta­ría en el ban­qui­llo, no so­lo se ha sen­ta­do sino que ha si­do la pri­me­ra vez que una per­so­na di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con una mo­nar­quía de­mo­crá­ti­ca ha si­do juz­ga­da y con­de­na­da al pa­go de 265.088 eu­ros en con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo, se­gún el Có­di­go Pe­nal. Era lo má­xi­mo a lo que po­día lle­gar el tri­bu­nal san­cio­na­dor, da­do que la Fis­ca­lía no ha­bía pe­di­do ninguna pe­na por dos de­li­tos fis­ca­les, y so­lo Ma­nos Lim­pias, co­mo acu­sa­ción par­ti­cu­lar, pe­día pa­ra ella ocho años de cár­cel.

Las de­cla­ra­cio­nes del so­cio de Ur­dan­ga­rin, Die­go To­rres, que ha re­ci­bi­do la ma­yor pe­na (ocho años de pri­sión), y de otros pro­ce­sa­dos in­sis­tien­do en que na­da se mo­vía en el Ins­ti­tu­to Nóos sin el vis­to bueno de Zar­zue­la y el he­cho mis­mo de que un hom­bre de la Ca­sa del Rey, Car­los Gar­cía Re­ven­ga, es­tu­vie­se al tan­to de las ope­ra­cio­nes de Nóos, se­gún tes­ti­mo­nio del pro­pio Ur­dan­ga­rin y de la in­fan­ta, es lo que más ha da­ña­do a la mo­nar­quía y lo que ha su­mi­do el ca­so en una nu­be de sos­pe­chas que ha lle­ga­do has­ta el tri­bu­nal que ha emi­ti­do sen­ten­cia.

Es­ta ha­bría si­do la prin­ci­pal cau­sa de que el fa­llo ju­di­cial se ha­ya re­tra­sa­do más de lo pre­vis­to, ya que el pro­pio tri­bu­nal, for­ma­do por las ma­gis­tra­das Samantha Romero, Eleo­nor Mo­yá y Ro­cío Mar­tín, no se po­nía de acuer­do so­bre ese de­li­ca­do te­ma. Ro­cío Mar­tín no so­lo era con­tra­ria a una re­ba­ja en la con­de­na de Ur­dan­ga­rin, sino que in­sis­tía en in­tro­du­cir un pá­rra­fo so­bre el com­por­ta­mien­to de la Ca­sa Real, te­nien­do en cuen­ta las de­cla­ra­cio­nes de los prin­ci­pa­les impu­tados, que du­ran­te el jui­cio uti­li­za­ron a la Ca­sa Real co­mo es­cu­do pa­ra elu­dir su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de el ban­qui­llo, Die­go To­rres, que fil­tró nu­me­ro­sos co­rreos de Ur­dan­ga­rin, reite­ró que la Ca­sa Real rea­li­za­ba un “con­trol to­tal” de las ac­ti­vi­da­des del ins­ti­tu­to: “No de­ci­día­mos na­da sin su con­sen­ti­mien­to”, afir­mó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.