La úl­ti­ma

Es­tre­na en el Real su se­gun­da ópe­ra, ‘La ciudad de las men­ti­ras’, so­bre cua­tro re­la­tos de Onet­ti, es­cri­ta con Matt­hias Rebs­tock. Se­vi­lla­na, es ca­te­drá­ti­ca de Com­po­si­ción en la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes de Ber­lín.

Tiempo - - SUMARIO - HER­NAN­DO F. CALLEJA

“Un pro­yec­to cul­tu­ral no pue­de es­tar pen­dien­te de quién ga­ne las elec­cio­nes”

¿Es ne­ce­sa­rio dis­fra­zar­se de ale­mán pa­ra abrir­se pa­so en la mú­si­ca sin­fó­ni­ca?

Es ne­ce­sa­rio es­tar en un lu­gar que fo­men­te, que te dé es­pa­cio pa­ra rea­li­zar tus pro­yec­tos, ya sea en ale­ma­nia, en Nue­va York o en Hong Kong. Lo importante es en­con­trar ese lu­gar en el que lle­var a ca­bo tus pro­yec­tos y que, al tiem­po, pue­das so­bre­vi­vir, que ten­gas po­si­bi­li­da­des ma­te­ria­les pa­ra so­bre­vi­vir.

¿Eso im­pli­ca que en Es­pa­ña no es po­si­ble o, si pre­fie­re, a us­ted no le ha si­do po­si­ble?

En Es­pa­ña es más di­fí­cil. En ale­ma­nia hay un sis­te­ma de be­cas, de re­si­den­cias de ar­tis­tas, hay más en­car­gos por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes, hay más vi­da mu­si­cal y eso tam­bién ofre­ce opor­tu­ni­da­des pa­ra dar cla­ses, pa­ra ga­nar­te la vi­da co­mo ins­tru­men­tis­ta. Hay una red so­cial pa­ra la mú­si­ca muy ac­ti­va.

Los crí­ti­cos, que suelen ser gen­te cir­cuns­pec­ta, con us­ted rom­pen los mol­des. Uno de los más pres­ti­gio­sos de Es­pa­ña di­jo de us­ted: “Es­ta chi­ca es un crack”.

sí, fue con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de la pri­me­ra ópe­ra, Nie­bla, so­bre el tex­to de Una­muno. Ya el ti­tu­lar de la crí­ti­ca a que ha­ce re­fe­ren­cia era “sen­ci­lla­men­te, ge­nial”. muy bien ¿no?

Lo de crack se apli­ca so­lo a los pri­vi­le­gia­dos, a los que es­tán en la ci­ma.

No, no. No­so­tros [al ha­blar en plu­ral se re­fie­re a matt­hias rebs­tock, su al­ter ego] cree­mos en el tra­ba­jo dia­rio, mi­nu­cio­so, por­que la fa­ma, si vie­ne, tie­ne que ve­nir del tra­ba­jo, no de sen­tir­se su­pe­rio­res ni del di­vis­mo. Es­ta­mos fe­li­ces de po­der ha­cer nues­tro tra­ba­jo, por­que cree­mos mu­cho en él.

Hay pa­la­bras con las que los crí­ti­cos de­fi­nen su tra­ba­jo, por ejem­plo, mo­der­ni­dad…

sí, nues­tra mú­si­ca no ig­no­ra la tra­di­ción, pe­ro mi­ra­mos más al pre­sen­te y al fu­tu­ro…

Originalidad…

Ca­da com­po­si­tor tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de en­con­trar su pro­pia voz.

Vir­tuo­sis­ta…

Creo que mi mú­si­ca co­mo el tra­ba­jo de mú­si­ca tea­tral que rea­li­za­mos matt­hias rebs­tock y yo, es vir­tuo­so. tie­ne el sa­bor del vir­tuo­so bri­llan­te por la com­ple­ji­dad en el dis­cur­so, que no es­tá re­ñi­do con que una obra pue­da ser sen­sual, emo­cio­nal.

Tam­bién se le atri­bu­ye el hu­mor a su mú­si­ca. ¿Có­mo se tras­la­da el hu­mor al so­ni­do?

La mú­si­ca es un len­gua­je y siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer gui­ños, de es­ta­ble­cer una com­pli­ci­dad con el oyen­te. si lo lle­va­mos al te­rreno de la ópe­ra, es­tá to­da­vía más cer­ca de esa po­si­bi­li­dad. Nos in­tere­sa a ve­ces el ab­sur­do, la iro­nía, dar­le la vuel­ta a la reali­dad.

¿No tie­ne la im­pre­sión de que su mú­si­ca va por de­lan­te de los gus­tos del pú­bli­co de ópe­ra en Es­pa­ña?

al­guien tie­ne que in­no­var, ¿no? De to­das for­mas no es un pro­ble­ma de Es­pa­ña, es un pro­ble­ma de los tea­tros de ópe­ra, que tie­nen un ti­po de pú­bli­co. a los tea­tros de ópe­ra les pa­sa un po­co co­mo a los mu­seos. Yo creo que hay que abrir es­pa­cios nue­vos, con otras po­si­bi­li­da­des téc­ni­cas y pa­ra un pú­bli­co nuevo.

Vol­ve­mos al ini­cio. ¿Qué nos fal­ta pa­ra ser un lu­gar don­de un mú­si­co pue­da tra­ba­jar?

in­de­pen­di­zar las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de los ava­ta­res de la po­lí­ti­ca. Es im­po­si­ble lle­var a ca­bo un pro­yec­to cul­tu­ral só­li­do cuan­do se de­pen­de de las nue­vas elec­cio­nes. En Es­pa­ña se cam­bian los res­pon­sa­bles, no ya por un cam­bio de par­ti­do en el po­der, un sim­ple cam­bio de Ga­bi­ne­te ya in­te­rrum­pe to­do. Y así no hay ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.