EL IPC ES LO QUE CO­ME­MOS

El cálcu­lo de la ta­sa de in­fla­ción va más allá de los nú­me­ros y re­fle­ja cam­bios en nues­tras cos­tum­bres que nos lle­va­ron a sus­ti­tuir la má­qui­na de es­cri­bir por el or­de­na­dor o los vi­deo­clubs por pla­ta­for­mas co­mo Net­flix o HBO.

Tiempo - - A FONDO - Por Cla­ra Pi­nar cpi­nar.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

El fi­ló­so­fo ale­mán Lud­wig Feuer­bach ad­vir­tió en 1850 que “pa­ra me­jo­rar al pue­blo”, en lu­gar de dis­cur­sos con­tra los pe­ca­dos, lo que ha­bía que dar­le era “me­jo­res ali­men­tos”. Es­te es el con­tex­to de una de sus fra­ses, “el hom­bre es lo que co­me”, que con los años ha evo­lu­cio­na­do y ha asi­mi­la­do la na­tu­ra­le­za hu­ma­na no so­lo con la ali­men­ta­ción –“somos lo que co­me­mos”, lee­mos hoy en blogs de sa­lud fí­si­ca y men­tal–, con la cul­tu­ra –“somos lo que somos por lo que lee­mos”, di­jo Jor­ge Luis Bor­ges–, has­ta lle­gar al “somos lo que con­su­mi­mos” que uti­li­zan ONG co­mo Ma­nos Uni­das pa­ra aler­tar so­bre el con­su­mo res­pon­sa­ble de agua o so­bre el ham­bre en el mun­do. Somos lo que co­me­mos, lo que lee­mos, lo que con­su­mi­mos y, co­mo con­se­cuen­cia, no so­lo es­ta­mos más o me­nos con­ten­tos con nues­tros go­ber­nan­tes, lee­mos tal o cual li­bro o te­ne­mos cui­da­do de ce­rrar el gri­fo. Es­tas con­duc­tas nues­tras tam­bién de­ter­mi­nan có­mo se cal­cu­la la in­fla­ción, el Ín­di­ce de Pre­cios de Con­su­mo (IPC) que ca­da año ela­bo­ra el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) y que va­ría, no so­lo en fun­ción del pre­cio de los ali­men­tos y otros ar­tícu­los, sino de nues­tras pre­fe­ren­cias co­mo consumidores. Que ha­ya­mos de­ja­do de es­cri­bir a má­qui­na o aho­ra nos abo­ne­mos en ma­sa a ser­vi­cios de mú­si­ca on li­ne co­mo Spo­tify tie­ne que ver con nues­tros usos de consumidores pe­ro tam­bién in­ci­de so­bre có­mo se cal­cu­la ca­da año la in­fla­ción. Así, la com­po­si­ción de la ces­ta de la com­pra, el con­jun­to de 219 ar­tícu­los que el año pa­sa­do se to­ma­ron en cuen­ta pa­ra con­cluir que la in­fla­ción ce­rró es­te enero en un 3%, ha te­ni­do una evo­lu­ción en los úl­ti­mos años que re­fle­ja mo­das, nue­vas ne­ce­si­da­des, usos y cos­tum­bres que, así mi­ra­da, va más allá de un frío mé­to­do pa­ra cal­cu­lar en cuán­to se en­ca­re­cen los pro­duc­tos que con­su­mi­mos.

El pa­so a la historia de las má­qui­nas de co­ser, la lle­ga­da a nues­tras vi­das de los pro­duc­tos die­té­ti­cos o, más aún, la ge­ne­ra­li­za­ción de los te­lé­fo­nos mó­vi­les y su evo­lu­ción a los smartp­ho­nes di­cen mu­cho de una so­cie­dad de consumidores co­mo la nues­tra, atra­ve­sa­da en los úl­ti­mos años por una cri­sis eco­nó­mi­ca que tam­bién se ha de­ja­do no­tar en los cálcu­los de la in­fla­ción. “El prin­ci­pal cam­bio en el há­bi­to de con­su­mo ha si­do a raíz de la cri­sis, tan­to más des­ta­ca­ble co­mo lo que su­ce­dió a fi­na­les del si­glo XX y prin­ci­pios del si­glo XXI”, ob­ser­va Al­bert Vin­yals, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía del Con­su­mo en la Es­co­la Su­pe­rior de Co­me­rç i Dis­tri­bu­ció de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. “An­tes de la cri­sis, era la épo­ca de gas­tar, el aho­rro es­ta­ba ca­si mal vis­to. Hu­bo un con­su­mo exa­cer­ba­do y, vien­do la ces­ta de la com­pra, eran épo­cas en las que se gas­ta­ba me­nos en ali­men­ta­ción y se dis­pa­ra­ban co­sas co­mo la cul­tu­ra, el ocio o el trans­por­te”, dice es­te ex­per­to. Tam­bién se gas­ta­ba más en cui­da­dos per­so­na­les co­mo fi­sio­te­ra­pia y ho­meo­pa­tía y en ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca y pa­ra eli­mi­nar la mio­pía, has­ta el pun­to de que en 2007 se con­vir­tie­ron en gas­tos pa­ra cal­cu­lar la in­fla­ción. Pe­ro lle­ga­ron las va­cas fla­cas y “au­men­tó la cul­tu­ra del aho­rro”, que se no­tó en gas­tar me­nos y com­pa­rar más los pre­cios.

En el cen­tro de es­tos análisis se en­cuen­tran per­so­nas co­mo Con­chi Ara­sanz, ha­bi­tan­te de San Sebastián de los Re­yes (Ma­drid), don­de vi­ve jun­to a su ma­ri­do y sus dos hi­jas de 13 y 18 años. Co­mo otros mi­les de ho­ga­res,

El IPC se ela­bo­ra a par­tir de una en­cues­ta a mi­les de fa­mi­lias

ellos fue­ron ele­gi­dos por el INE pa­ra par­ti­ci­par du­ran­te dos años en la En­cues­ta de Pre­su­pues­tos Fa­mi­lia­res (EPF), que es la ba­se pa­ra de­ter­mi­nar qué pro­duc­tos de con­su­mo son los más re­pre­sen­ta­ti­vos, los que su­pe­ran un pe­so de uno por mil en los pre­su­pues­tos fa­mi­lia­res y que, en ese ca­so con­fi­gu­ran la ces­ta de la com­pra del INE. Pa­ra lle­gar a eso ha­cen fal­ta dos años, Ara­sanz re­ci­bió una car­ta en la que se le co­mu­ni­ca­ba que su fa­mi­lia ha­bía si­do se­lec­cio­na­da pa­ra par­ti­ci­par, de ma­ne­ra obli­ga­to­ria, en la EPF. Co­mo ella, en­tre 20.000 y 25.000 ho­ga­res par­ti­ci­pan en una en­cues­ta que se rea­li­za en las 52 ca­pi­ta­les de pro­vin­cia y en otras ca­si 200 lo­ca­li­da­des de dis­tin­to ta­ma­ño. Su co­la­bo­ra­ción se ex­ten­de­ría a lo lar­go de dos años, pe­ro so­lo de­be­ría par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te du­ran­te dos se­ma­nas ca­da año. To­do es­to se lo ex­pli­có el fun­cio­na­rio del INE que un día se pre­sen­tó en su ca­sa pa­ra in­for­mar y pa­ra en­tre­gar “unos for­mu­la­rios bas­tan­te ex­ten­sos”, uno pa­ra los dos adul­tos de la ca­sa y otro pa­ra las hi­jas, que du­ran­te dos se­ma­nas de­bían re­lle­nar a dia­rio con to­dos los de­ta­lles de sus gas­tos. Allí ano­ta­ba des­de un ca­fé has­ta un bi­lle­te de lo­te­ría. Si ha­cían la com­pra, apor­ta­ba el tic­ket con to­dos los ar­tícu­los y pre­cios. “Me lo po­nía co­mo un ejer­ci­cio, te men­ta­li­zas y lo vas ha­cien­do”, dice so­bre los dos pe­rio­dos en que par­ti­ci­pó en una en­cues­ta que en bue­na me­di­da su­po­ne ha­cer un streap­tea­se de los usos fa­mi­lia­res. “To­tal­men­te, es un de­ba­te que tu­ve en el tra­ba­jo. Pe­ro si no hay otra ma­ne­ra de ha­cer es­ta­dís­ti­cas fia­bles, hay que co­la­bo­rar y pun­to”.

Mue­bles, ro­pa, ener­gía. Ade­más de los cua­der­nos que ella y su fa­mi­lia re­lle­na­ron con to­dos los por­me­no­res de sus com­pras du­ran­te dos se­ma­nas, apor­ta­ron tam­bién sus gas­tos en ga­so­li­na o ener­gía. Al fi­nal de es­te pe­rio­do una per­so­na del INE vol­vió a su ca­sa pa­ra in­te­rro­gar­les por otras com­pras me­nos ha­bi­tua­les, co­mo mue­bles o ro­pa en los úl­ti­mos me­ses y en un año. Ara­sanz con­si­de­ra que la su­ya es “una fa­mi­lia ti­po en con­su­mo”, que qui­zá por eso no se ha es­ca­pa­do a las no­ve­da­des de 2016. Ellos es­tán abo­na­dos a Net­flix, una pla­ta­for­ma de series y pe­lí­cu­las on li­ne, un sec­tor que ce­rró el año pa­sa­do con 5,8 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en Es­pa­ña. Cu­rio­sa­men­te, la ge­ne­ra­li­za­ción de es­tos ser­vi­cios pue­de vin­cu­lar­se tam­bién con el oca­so de otro que tam­bién se re­fle­jó en el cálcu­lo del IPC. En 2012 de­jó de con­si­de­ra­se el gas­to en al­qui­ler de pe­lí­cu­las. Los vi­deo­clubs des­apa­re­cían y se es­pe­ra­ba la lle­ga­da de la te­le­vi­sión de pa­go.

La fa­mi­lia de Con­chi Ara­sanz no ha de­ja­do de gas­tar en ocio y cul­tu­ra, la par­ti­da que el año pa­sa­do re­gis­tró el ma­yor cre­ci­mien­to, un 21,8% con res­pec­to al

año an­te­rior, que muestra qui­zá que mu­chos ho­ga­res em­pie­zan a sa­lir de la cri­sis. “Se ha vis­to que en los úl­ti­mos dos o tres años se em­pie­za a re­cu­pe­rar un po­co el con­su­mo, pe­ro con há­bi­tos de in­ten­tar bus­car el pre­cio más ba­ra­to po­si­ble”, dice Vin­yals.

Co­mo le de­be ocu­rrir a una par­te des­ta­ca­ble de los es­pa­ño­les, ella no re­cu­rre ya a los ser­vi­cios de re­pa­ra­ción de elec­tro­do­més­ti­cos. Es­te es uno de los gas­tos que sa­lió de la ces­ta de la com­pra del IPC en la re­vi­sión que hi­zo el INE en 2007 por­que ya no es re­pre­sen­ta­ti­vo del gas­to de los ho­ga­res. “Se te es­tro­pea y lo ti­ras pa­ra com­prar otro”, dice Ara­sanz, con­fir­man­do un fe­nó­meno que el ex­per­to Vin­yals vin­cu­la con que el pre­cio de es­tos ar­tícu­los ca­da vez es me­nor y no sa­le a cuen­ta arre­glar­los. Sí tie­nen or­de­na­dor por­tá­til, co­mo los que en­tra­ron en la ces­ta de la com­pra al­re­de­dor de 2010, pro­ba­ble­men­te en sus­ti­tu­ción de las má­qui­nas de es­cri­bir que ha­bía en los años 90. Con los or­de­na­do­res lle­ga­ron y se mar­cha­ron en los años pos­te­rio­res to­da una va­rie­dad de ar­tícu­los, co­mo los dis­que­tes, des­pués sus­ti­tui­dos por los pen­dri­ves o por los dis­cos du­ros por­tá­ti­les que al cálcu­lo del IPC lle­ga­ron en 2012, jun­to a las ta­ble­tas y los or­de­na­do­res aún más pe­que­ños, los no­te­books. “¿Que den­tro de 10 años se uti­li­za otra co­sa? Pues sal­drá y en­tra­rá otra co­sa”, di- cen en el INE. La en­cues­ta “nos dice que con­su­mi­mos más po­llo que ca­viar, más cer­ve­za con al­cohol que sin, más re­fres­cos de co­la que de li­món o más pes­ca­do o más car­ne”, aña­den en el Ins­ti­tu­to so­bre unos da­tos acer­ca de qué pro­duc­tos en­tran exac­ta­men­te en la ces­ta, que son se­cre­tos pa­ra im­pe­dir ma­ni­pu­la­cio­nes de pre­cios.

Des­de el año pa­sa­do y pa­ra ce­ñir­se al mo­de­lo eu­ro­peo, la en­cues­ta va más al de­ta­lle de los pro­duc­tos que se con­su­men. Por ejem­plo, en lu­gar de “le­che”, se tie­ne en cuen­ta que es­ta sea en­te­ra, se­mi­des­na­ta­da o des­na­ta­da. Gra­cias a es­ta com­pa­ra­ti­va in­ter­na­cio­nal, sí se pue­de sa­ber qué pro­duc­tos no con­su­men los es­pa­ño­les en com­pa­ra­ción con otros eu­ro­peos. Por ejem­plo, en Es­pa­ña no es re­pre­sen­ta­ti­vo el gas­to en fru­tas con­ge­la­das, re­fres­cos con al­cohol, vino ela­bo­ra­do con fru­tas dis­tin­tas a la uva, ser­vi­cios de se­gu­ri­dad, la­van­de­ría y tin­to­re­ría o mue­bles de jar­dín.

Ces­ta de la com­pra.

Con la in­for­ma­ción de en­tre 20.000 y 25.000 ho­ga­res de 177 mu­ni­ci­pios el año pa­sa­do, el per­so­nal del INE se pu­so a tra­ba­jar. Pri­me­ro pa­ra de­ter­mi­nar qué ar­tícu­los te­nían un pe­so des­ta­ca­do –del uno por mil, ex­pli­can en el INE–, pa­san­do así a en­gro­sar la ces­ta de la com­pra, en la que

El mó­vil llegó al IPC pa­ra que­dar­se, pe­ro con cam­bios

es­te año han en­tra­do las mo­no­do­sis de ca­fé, pa­ra ca­fe­te­ras Ness­pres­so y si­mi­la­res, y han aban­do­na­do, por no ser ya un gas­to importante, el bran­di y las cá­ma­ras de ví­deo. “Cam­bian los pro­duc­tos, cam­bian las pau­tas y se in­ten­ta que la ces­ta de la com­pra es­té ac­tua­li­za­da pa­ra que re­pre­sen­te lo que es­ta­mos con­su­mien­do”, di­cen en el INE.

Uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos se dio con la en­tra­da, ya en­tra­do el si­glo XXI, de los te­lé­fo­nos mó­vi­les pa­ra el cálcu­lo del IPC. En 2006 ya ha­bía en Es­pa­ña más mó­vi­les que ha­bi­tan­tes (44,3 mi­llo­nes de lí­neas pa­ra una po­bla­ción en­ton­ces de 44,1 mi­llo­nes), que por en­ton­ces eran ter­mi­na­les con­ven­cio­na­les, que ser­vían pa­ra ha­blar por te­lé­fono y po­co más. A me­di­da que pa­sa­ban los años y lle­ga­ron nue­vas tec­no­lo­gías, la ces­ta de la com­pra se adap­tó a los gus­tos de los consumidores, que des­de ha­ce años en lo que se gas­tan el di­ne­ro es en smartp­ho­nes, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes en los que la fun­ción de te­lé­fono es ca­si lo de me­nos, y que en Es­pa­ña re­pre­sen­ta­ban en 2015 el 81% de los mó­vi­les to­ta­les. Es­te es un ca­so cla­ro de có­mo tra­ba­ja el INE a la ho­ra de re­ca­bar pre­cios de los pro­duc­tos. En 2016 uti­li­za­ron co­mo muestra a ca­si de 29.000 es­ta­ble­ci­mien­tos, en los que se hi­zo una “ex­haus­ti­va” de 220.000 pre­cios de los pro­duc­tos se­ña­la­dos por los en­cues­ta­dos. No se buscan mar­cas con­cre­tas, sino “es­pe­ci­fi­ca­cio­nes” de un pro­duc­to, que en el ca­so de un yo­gur pue­de ser que sea des­na­ta­do o que se ven­da en pack de cua­tro, por ejem­plo. En el de un mó­vil, que sea un smartp­ho­ne, aun­que ha­ce años el INE in­da­ga­ra el pre­cio de los No­kia y aho­ra lo ha­ga de un iPho­ne. Con es­ta re­co­gi­da de da­tos y otros que apor­tan di­rec­ta­men­te las com­pa­ñías de la luz o dis­tri­bui­do­ras de ga­so­li­na se ter­mi­na ela­bo­ran­do un ín­di­ce que fi­ja la in­fla­ción. Un dato que sube, ba­ja y pue­de traer de ca­be­za des­de a La Mon­cloa has­ta al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. Pe­ro que tam­bién nos de­vuel­ve la ima­gen co­mo consumidores.

los ho­ga­res gas­tan el 19,77% de su pre­su­pues­to en ali­men­tos y be­bi­das no al­cohó­li­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.