ALI­CIA CAS­TRO

Tiempo - - VIVIR -

El Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Hu­ma­nos, gen­te muy se­ria que se reúne en Es­tras­bur­go, ha con­de­na­do a la Jus­ti­cia es­pa­ño­la por no pro­te­ger la vi­da pri­va­da de Pau­li­na Ru­bio. Us­te­des qui­zá re­cuer­den quién es Pau­li­na Ru­bio: una can­tan­te que ha­bía que se ca­só con Ri­car­di­to Bofill. La co­noz­co: un al­ma de Dios, una in­ge­nua que se cree que la gen­te es bue­na y que te pue­des fiar de ella. Es­ta Ca­pe­ru­ci­ta no tar­dó en caer en las fau­ces de Aquí hay to­ma­te, ¿Dón­de estás co­ra­zón?, Cró­ni­cas mar­cia­nas y otras má­qui­nas de pi­car car­ne hu­ma­na. A la chi­ca la des­tro­za­ron. Con­ta­ron to­do lo que sa­bían, in­clu­so lo más ín­ti­mo, y lo de­más lo in­ven­ta­ron o lo in­si­nua­ron. Dro­gas, se­xo, re­la­cio­nes de pa­re­ja, no se de­tu­vie­ron an­te na­da. La Jus­ti­cia es­pa­ño­la hi­zo co­mo que aque­llo no iba con ella: aho­ra lo va­mos a pa­gar. Pe­ro ten­gan cui­da­do: las hie­nas le han cam­bia­do el nom­bre a sus pro­gra­mas, pe­ro si­guen ahí. Las mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.