EN­TRE­VIS­TA

Ja­vier ve­ga de seoa­ne

Tiempo - - SUMARIO - Jo­sé María Vals POR jm­vals@gru­po­ze­ta.es Pa­co Lla­ta FO­TOS:

Ja­vier Ve­ga de Seoa­ne ha­bla pau­sa­da­men­te. Tie­ne cien­tos de da­tos en la ca­be­za con los que apo­ya siem­pre sus ar­gu­men­tos y, ade­más, es cla­ro en las res­pues­tas, aun­que al­gu­nas sa­be que no gus­tan a to­do el mun­do. ¿Qué de­be­rían con­te­ner los nue­vos Pre­su­pues­tos del Es­ta­do? Creo que te­ne­mos que ha­cer nues­tros de­be­res. En pri­mer lu­gar te­ne­mos que cum­plir nues­tros com­pro­mi­sos con Eu­ro­pa. No­so­tros es­ta­mos sa­lien­do de la cri­sis, te­ne­mos un cre­ci­mien­to no­ta­ble­men­te ma­yor que nues­tros ve­ci­nos. No po­de­mos de­cir aún que de­ja­mos de­fi­ni­ti­va­men­te atrás la gran cri­sis, por­que se­gui­mos te­nien­do una si­tua­ción muy frágil. Y eso, ¿en qué se tra­du­ce? Es­pa­ña tie­ne una deu­da de apro­xi­ma­da­men­te el 250% del PIB. La pú­bli­ca es del cien por cien y la pri­va­da del 150%. Es­te año pa­sa­do he­mos te­ni­do un dé­fi­cit del 4,6% y te­ne­mos ne­ce­si­dad de re­du­cir­lo. De­be­mos re­con­du­cir la si­tua­ción pa­ra lle­gar a una deu­da del en­torno del 60% del PIB, que es don­de de­be­ría es­tar. Pe­ro, ¿có­mo se ha­ce es­to? Es ver­dad que aho­ra te­ne­mos me­nos mar­gen de ma­nio­bra. Ve­ni­mos de una si­tua­ción con una deu­da pú­bli­ca del 37% en el año 2007, an­tes de la cri­sis, y he­mos po­di­do en­deu­dar­nos. Pe­ro aho­ra se ha ter­mi­na­do el mar­gen. No po­de­mos re­la­jar­nos. De­be­mos mo­de­rar el gas­to pú­bli­co e in­cre­men­tar los in­gre­sos fis­ca­les, pe­ro no a ba­se de subidas de im­pues­tos, sino más bien lu­chan­do con­tra la eco­no­mía su­mer­gi­da o el frau­de y es­ti­mu­lan­do el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, que tam­bién pro­por­cio­na más in­gre­sos fis­ca­les. Ha­blan­do de im­pues­tos, ¿có­mo ve la ac­tua­ción del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da con el de so­cie­da­des? Yo es­toy se­gu­ro de que el mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro no tu­vo ma­la in­ten­ción cuan­do de­cla­ró que las gran­des em­pre­sas pa­ga­ban po­cos im­pues­tos. Pe­ro creo que en ese mo­men­to no es­tu­vo muy fino. Pien­so que se re­fe­ría al im­pues­to que pa­gan las gran­des em­pre­sas en re­la­ción con su be­ne­fi­cio con­so­li­da­do. Lo cier­to es que las gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las son nor­mal­men­te mul­ti­na­cio­na­les que tie­nen un vo­lu­men muy importante de su ne­go­cio fue­ra de Es­pa­ña. Sus fi­lia­les pa­gan im­pues­tos don­de es­tán. Y si se com­pa­ra lo que pa­gan en Es­pa­ña so­bre la ci­fra de be­ne­fi­cio que ob­tie­nen en to­do el mun­do sa­le una can­ti­dad pe­que­ña. Pe­ro no pa­re­ce ra­zo­na­ble ha­cer así la cuen­ta. Y us­te­des, ¿qué opi­nan? He­mos he­cho un es­tu­dio y he­mos vis­to que nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos tam­bién tie­nen el mis­mo pro­ble­ma. En­ton­ces he­mos com­pa­ra­do qué por­cen­ta­je del im­pues­to de so­cie­da­des so­bre el PIB se pa­ga en Es­pa­ña y en el res­to de Eu­ro­pa. No­so­tros es­ta­mos pa­gan­do un 2,4% del PIB y nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos pa­gan de me­dia el 2,5%. Pe­ro tam­bién hay que lla­mar la aten­ción, y eso tam­bién lo sa­be el mi­nis­tro Mon­to­ro, so­bre que las cuo­tas a la Se­gu­ri­dad So­cial son aquí más al­tas que en Eu­ro­pa. Por tan­to creo que es su­ma­men­te in­jus­to man­dar un men­sa­je a la so­cie­dad de que aquí las em­pre­sas pa­gan po­cos im­pues­tos. Hay que te­ner un po­co más de fi­nu­ra cuan­do se ha­cen es­tos co­men­ta­rios, por­que los em­pre­sa­rios, de­sa­for­tu­na­da­men­te, no te­ne­mos la repu­tación que nos me­re­ce­mos y es­te ti­po de co­men­ta­rios no con­tri­bu­yen a me­jo­rar­la. Pe­ro esa ma­la repu­tación, des­pués de la cri­sis, tie­ne que ver con el em­pleo pre­ca­rio... En Es­pa­ña hay unos 3,2 mi­llo­nes de em­pre­sas, de las que la mi­tad no tie­nen em­plea­dos. So­lo el 0,1% son gran­des em­pre­sas de más de 250 em­plea­dos. El 0,6% son me­dia­nas em­pre­sas, de en­tre 50 y 250 em­plea­dos. El res­to, un 99,3%, son pe­que­ñas. Y de esas, so­lo el 4% tie­nen más de 10 em­plea­dos. Es de­cir, que el 95% de las em­pre­sas es­pa­ño­las pue­den ca­ta­lo­gar­se co­mo mi­cro­em­pre­sas, tie­nen me­nos de diez em­plea­dos. Las gran­des cre­cen fue­ra y crean po­co em­pleo en Es­pa­ña. Y las pe­que­ñas tie­nen un pro­ble­ma de ta­ma­ño y com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do glo­bal. ¿Có­mo afec­ta eso a la ca­li­dad del em­pleo? En la cri­sis ha ha­bi­do una enor­me des­truc­ción de em­pleo, pe­ro tam­bién se han per­di­do 350.000 em­pre­sas, que han te­ni­do que ce­rrar. Es ver­dad que Es­pa­ña no pue­de apos­tar por una es­tra­te­gia de ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad con sa­la­rios ma­los, por­que no so­lo no se­ría

ra­zo­na­ble des­de el pun­to de vis­ta mo­ral, sino que se­ría ab­sur­do eco­nó­mi­ca­men­te, ya que siem­pre ha­bría paí­ses con sa­la­rios más ba­jos que los nues­tros. Lo que ha­ce fal­ta es una es­tra­te­gia ba­sa­da en la edu­ca­ción, pa­ra que quie­nes sa­len de la uni­ver­si­dad y de la for­ma­ción pro­fe­sio­nal res­pon­dan a lo que pide el mer­ca­do la­bo­ral, ade­más de te­ner em­pre­sas más gran­des, con más crea­ción de va­lor y que pa­guen sa­la­rios me­jo­res. Si mi­ra­mos los sa­la­rios que pa­gan las gran­des em­pre­sas y las me­dia­nas no son ba­jos en ge­ne­ral. Los peo­res se dan en las pe­que­ñas y en las me­dia­nas de me­nor ta­ma­ño. Pe­ro no se pue­den su­bir los sa­la­rios sin ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad, por­que eso ge­ne­ra des­em­pleo. Un sa­la­rio pre­ca­rio es un desas­tre, pe­ro el des­em­pleo es to­da­vía peor. Te­ne­mos que ser com­pe­ti­ti­vos y pa­gar sa­la­rios al­tos, que eso es lo que pa­sa en las em­pre­sas bue­nas. ¿Qué opi­na de la subida del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal? A to­dos nos gus­ta que los sa­la­rios se mue­van ha­cia arri­ba. Pe­ro cuan­to más al­to sea el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, me­nos se van a ani­mar las pe­que­ñas em­pre­sas a con­tra­tar. Me pa­re­ce que es jus­to y ra­zo­na­ble su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo, pe­ro eso va en con­tra de la ge­ne­ra­ción de em­pleo. Es bueno pa­ra los em­plea­dos y ma­lo pa­ra los des­em­plea­dos. ¿Có­mo se pue­de lle­gar a un equilibrio? No­so­tros mi­ra­mos lo que ha­cen otros y en mu­chos paí­ses bue­nos no hay sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal. Se de­ja que el mer­ca­do fun­cio­ne. Y se da la cir­cuns­tan­cia de que en es­tos paí­ses es don­de me­nos des­em­pleo exis­te. Es evi­den­te que en Es­pa­ña no fun­cio­na bien el mer­ca­do la­bo­ral. Cuan­do al­guien va a bus­car tra­ba­jo y no lo en­cuen­tra, el sis­te­ma no fun­cio­na. Tam­bién es tre­men­do que te­nien­do mi­llo­nes de des­em­plea­dos, cuan­do una em­pre­sa sa­le a bus­car can­di­da­tos pa­ra un pues­to con­cre­to hay ve­ces que tam­po­co lo en­cuen­tran. ¿Cuá­les son las cau­sas? Pri­me­ro hay un des­en­cuen­tro en­tre el mun­do edu­ca­ti­vo y el la­bo­ral que hay que co­rre­gir. Pe­ro tam­bién hay un mer­ca­do la­bo­ral dual, en el que las per­so­nas que tie­nen un em­pleo fi­jo cuen­tan con unas con­di­cio­nes muy di­fe­ren­tes al res­to. Hay ba­rre­ras de sa­li­da y de en­tra­da. Si po­ne­mos va­llas se di­fi­cul­ta que la gen­te sal­ga, pe­ro tam­bién que en­tre. ¿Se es­tá re­fi­rien­do al con­tra­to úni­co? No­so­tros no va­mos a ese mo­de­lo. Ha­bla­mos de tres con­tra­tos: el fi­jo, que de­be ser el nor­mal, los que va­yan li­ga­dos a un pro­yec­to con­cre­to o a una ac­ti­vi­dad tem­po­ral y, por úl­ti­mo, no­so­tros proponemos el con­tra­to de apren­di­za­je pa­ra fa­ci­li­tar la for­ma­ción prác­ti­ca de los jó­ve­nes. Vol­vien­do a las ba­rre­ras, ¿es una de ellas el cos­te del des­pi­do? En­tre otras co­sas. Los pe­que­ños y me­dia­nos em­pre­sa­rios, si pien­san que cuan­do con­tra­tan una per­so­na les va a cos­tar mu­cho di­ne­ro des­pe­dir­le si lue­go les van las co­sas mal, pues no con­tra­tan. Las em­pre­sas se que­jan tam­bién mu­cho de que hay mu­chas nor­ma­ti­vas au­to­nó­mi­cas y lo­ca­les... Efec­ti­va­men­te, te­ne­mos un sis­te­ma con mu­chas co­sas bue­nas, pe­ro des­pués de 40 años de ex­pe­rien­cia ya va sien­do ho­ra de cam­biar al­gu­nas. Ha­cen fal­ta re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Ade­más de te­ner 17 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas le­gis­lan­do, te­ne­mos tam­bién las nor­mas co­mu­ni­ta­rias, las del Go­bierno cen­tral y los ayun­ta­mien­tos. Es­to es un en­jam­bre de re­gu­la­cio­nes y funcionarios que no con­tri­bu­yen a que las co­sas fun­cio­nen ni a la uni­dad de mer­ca­do. Ade­más, aho­ra se cru­za el pro­ble­ma ca­ta­lán. ¿Ve al­gu­na so­lu­ción? No­so­tros pen­sa­mos que la co­sa es­tá tan com­pli­ca­da que pri­me­ro hay que bus­car una sa­li­da al em­bro­llo y lue­go, cuan­do la si­tua­ción se des­ten­se, bus­car una so­lu­ción pa­ra en­ca­jar a Ca­ta­lu­ña y otras co­mu­ni­da­des con el res­to de Es­pa­ña. Unos cuan­tos han per­di­do el fa­mo­so seny ca­ta­lán tan ad­mi­ra­do por to­dos y han pro­vo­ca­do un pro­ble­ma de gran­des di­men­sio­nes. Ha­bla­ba us­ted de la ma­la repu­tación de las em­pre­sas, pe­ro si hay un co­lec­ti­vo con muy ma­la repu­tación, es el de los po­lí­ti­cos... Es­ta­mos en un mun­do me­diá­ti­co en el que se resaltan las ma­las no­ti­cias en lu­gar de las bue­nas. La Jus­ti­cia, ade­más, es de­ma­sia­do len­ta. To­dos los días, du­ran­te años, nos pa­san por las narices los mis­mos ca­sos y te­ne­mos la sen­sa­ción de que hay más co­rrup­ción de la que real­men­te te­ne­mos. Te­ne­mos la per­cep­ción de que somos un país co­rrup­to, pe­ro por for­tu­na no lo somos. La so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá sa­na. Hay ca­sos de co­rrup­ción de­lez­na­bles y muy es­can­da­lo­sos, pe­ro afor­tu­na­da­men­te el te­ji­do so­cial es­pa­ñol es­tá sano.

“EL ES­TA­DO TIE­NE QUE IN­GRE­SAR MÁS, PE­RO SIN SU­BIR IM­PUES­TOS” “HAY QUE BUS­CAR UNA SA­LI­DA PA­RA EL EM­BRO­LLO CA­TA­LÁN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.