A quién le cae la muer­te

Tiempo - - ACTUALIDAD -

llo­vía a cán­ta­ros y a la me­dia­no­che la gente no­tó que es­ta­ba pi­san­do ba­rro vi­vo, ba­rro que se mo­vía. Se des­bor­da­ron, a la vez, los tres ríos que ro­dean la ciu­dad. Y ca­yó la muer­te. Se desató un fe­nó­meno que no es ra­ro en esa zo­na de amé­ri­ca, el des­la­ve o huay­co, co­mo lo lla­man en Pe­rú, y la mi­tad de mo­coa co­men­zó a des­li­zar­se, li­te­ral­men­te, ha­cia el fon­do de la tierra. ese si­tio es­tá le­jos. no hay ae­ro­puer­to. Se rom­pió el acue­duc­to, se fue la elec­tri­ci­dad y to­do que­dó en ma­nos de un des­tino enemi­go, so­bre to­do, de los más po­bres. Por qué el cam­bio cli­má­ti­co se en­sa­ña siem­pre con quie­nes no lo pro­vo­can, se pre­gun­ta­ba, man­cha­do de ba­rro has­ta la cin­tu­ra, el pre­si­den­te San­tos.

Por luis al­go­rri Foto: Fer­nan­do Vergara/aP Pho­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.