Una me­di­da tam­Bién Pen­sa­da Para los ha­Bi­tan­tes de gi­Bral­tar

Tiempo - - A FONDO -

La con­ce­sión de la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a los re­si­den­tes bri­tá­ni­cos, sin re­nun­ciar es­tos a la su­ya, tam­bién be­ne­fi­cia­ría a los gi­bral­ta­re­ños que vi­ven la ma­yor par­te del año en Es­pa­ña, pues son ciu­da­da­nos del Reino Uni­do a to­dos los efec­tos. El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, ad­vir­tió en 2014 que ha­bía 6.600 ha­bi­tan­tes del pe­ñón con re­si­den­cia en Es­pa­ña y que dis­po­nían de in­mue­bles va­lo­ra­dos en 250 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, se que­jó de que pa­ga­ban sus im­pues­tos en la co­lo­nia. Ade­más, el pa­sa­por­te es­pa­ñol para los gi­bral­ta­re­ños –sin re­nun­ciar al de la Union Jack– es una de las me­di­das in­clui­das en la pro­pues­ta de co­so­be­ra­nía que Ma­drid ha pre­sen­ta­do a Lon­dres. En ella tam­bién se acep­ta, por par­te es­pa­ño­la, un am­plio au­to­go­bierno para la Ro­ca, un ré­gi­men fis­cal es­pe­cí­fi­co com­pa­ti­ble con la nor­ma­ti­va eu­ro­pea y el des­man­te­la­mien­to de la Ver­ja. Los dos paí­ses com­par­ti­rían las com­pe­ten­cias en de­fen­sa, re­la­cio­nes ex­te­rio­res, con­trol de fron­te­ras, in­mi­gra­ción y asi­lo, se­gún de­ta­lló el em­ba­ja­dor es­pa­ñol an­te la ONU, Ro­mán Oyar­zun, el pa­sa­do mes de oc­tu­bre.

Es­pa­ña se en­cuen­tra an­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de avan­zar en el con­ten­cio­so ya que ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la re­la­ción de la co­lo­nia bri­tá­ni­ca con la UE. Y en to­da ne­go­cia­ción, ya se sa­be, las par­tes tie­nen que ce­der en al­go para lle­gar a un acuer­do. Es­ta po­si­bi­li­dad de ve­to, in­clui­da en el bo­rra­dor de di­rec­tri­ces del pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, de ca­ra a la cum­bre del 29 de abril, no sen­tó bien en Lon­dres ni en Gi­bral­tar, cu­yo mi­nis­tro prin­ci­pal, Fa­bián Pi­car­do, acha­có es­ta pro­pues­ta a “las pre­de­ci­bles ma­qui­na­cio­nes de Es­pa­ña”. Unos días an­tes de la po­lé­mi­ca, el len­gua­je de Pi­car­do fue más mo­de­ra­do. En una in­ter­ven­ción an­te el Par­la­men­to lo­cal tras la car­ta de The­re­sa May a la UE, el di­ri­gen­te gi­bral­ta­re­ño ad­mi­tió que Es­pa­ña y la Ro­ca tie­nen “preo­cu­pa­cio­nes e in­tere­ses co­mu­nes” en re­la­ción con el bre­xit, por lo que pi­dió que am­bas par­tes de­jen de “in­cre­par­se o gri­tar­se en los ti­tu­la­res”. Es­to úl­ti­mo fue jus­to lo que Pi­car­do hi­zo tras ver có­mo el ex­lí­der tory Mi­chael Ho­ward ad­ver­tía que su país iría a la gue­rra por el pe­ñón co­mo ocu­rrió en el pa­sa­do con las Mal­vi­nas, o al leer pós­ters co­mo el que dis­tri­bu­yó el mar­tes The Sun (a la iz­quier­da). “Tusk se es­tá com­por­tan­do co­mo un ma­ri­do cor­nu­do que se es­tá lle­van­do a los ni­ños”, ase­gu­ró Pi­car­do tras in­sis­tir en que Es­pa­ña se com­por­ta­ba co­mo “un ma­tón” al in­ten­tar “in­ti­mi­dar” al pe­ñón. El mi­nis­tro Das­tis zan­jó la po­lé­mi­ca la­men­tan­do que en Lon­dres ha­ya gente que es­té “per­dien­do los ner­vios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.