EL RACIONALISTA MÁ­GI­CO

Tiempo - - VIVIR -

De­cía Pá­ni­ker: “A la Igle­sia ca­tó­li­ca no le gus­ta na­da la ex­pe­rien­cia religiosa. Por eso veía con tan ma­los ojos a los mís­ti­cos, tan­to que a ve­ces los man­da­ba a la ho­gue­ra. A la Igle­sia, eso de la ex­pe­rien­cia le pa­re­ce pe­li­gro­so y te­mi­ble. No quie­re ex­pe­rien­cia: quie­re obe­dien­cia a unas creen­cias en­ten­di­das y es­ta­ble­ci­das co­mo dog­mas”. Pe­ro aquel racionalista de iz­quier­das aña­día: “El gran cri­men de la mo­der­ni­dad es se­pa­rar lo que es sa­gra­do de lo que es pro­fano, la poe­sía de la pro­sa. Y eso es un dis­pa­ra­te pro­pio del ra­cio­na­lis­mo exa­cer­ba­do. Los pri­me­ros hu­ma­nis­tas lo sa­bían bien”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.