Dos apa­sio­na­dos por es­pa­ña

Nue­va York, 20 de enero de 1908. Ar­cher Hun­ting­ton inau­gu­ra la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca.

Tiempo - - VIVIR - LUIS RE­YES

Ar­cher Mil­ton Hun­ting­ton no te­nía pa­dre co­no­ci­do. Se­gún las ma­las len­guas era hi­jo de un tahúr del Mi­si­si­pi; se­gún las peo­res, era hi­jo del mul­ti­mi­llo­na­rio Co­llis Hun­ting­ton, aman­te de su ma­dre, Ara­be­lla Ya­rring­ton, con la que fi­nal­men­te se ca­sa­ría y adop­ta­ría al ni­ño.

Be­nigno Ma­riano Pe­dro Cas­to de la Ve­ga-In­clán y Fla­quer era hi­jo de un mar­qués y po­día ras­trear su es­tir­pe has­ta los al­bo­res de la Re­con­quis­ta, pues era de la san­gre de los re­yes de Cas­ti­lla. Pe­se a la di­fe­ren­cia de fi­lia­ción, mu­chas otras co­sas em­pa­re­ja­ban a es­tos dos hom­bres, cu­ya amis­tad da­ría fru­tos co­mo el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes en­tre Es­pa­ña y EEUU tras la Gue­rra de Cu­ba.

Para em­pe­zar por lo fun­da­men­tal, am­bos per­te­ne­cían a las éli­tes: Ve­ga-In­clán, a la no­ble­za es­pa­ño­la; Hun­ting­ton, a la plu­to­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Los dos eran per­so­nas muy cul­ti­va­das y cos­mo­po­li­tas, via­je­ros y po­lí­glo­tas; am­bos te­nían una vas­ta cul­tu­ra y una especial sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca. Los dos fue­ron me­ce­nas, ca­da cual en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des: Ve­ga-In­clán lle­va­ría las pin­tu­ras y mue­bles de épo­ca de su pro­pia ca­sa para abrir el Mu­seo del Ro­man­ti­cis­mo, y con el apo­yo de Hun­ting­ton crea­ría la Ca­sa del Gre­co de To­le­do y la Ca­sa de Cer­van­tes de Va­lla­do­lid. Ar­cher Hun­ting­ton, hi­jo de la mu­jer más ri­ca del mun­do, fun­dó 16 mu­seos, in­clui­da la His­pa­nic So­ciety de Nue­va York.

Pe­ro lo que más les her­ma­na­ba era un pa­trio­tis­mo cí­vi­co que en el ca­so del ame­ri­cano era do­ble, ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, su país, y ha­cia Es­pa­ña, su pa­sión. Los dos asu­mie­ron una mis­ma mi­sión en la vi­da, pre­ser­var y di­fun­dir el acer­bo de la cul­tu­ra es­pa­ño­la. Evo­car­lo vie­ne a cuen­to por­que esa con­di­ción es­tá de­trás de la so­ber­bia ex­po­si­ción del Pra­do, Te­so­ros de la His­pa­nic So­ciety of Ame­ri­ca, de la que se da cuen­ta en es­ta mis­ma pá­gi­na, a la iz­quier­da.

En efec­to, Hun­ting­ton fue el fun­da­dor de la His­pa­nic So­ciety, bus­có y su­fra­gó los te­so­ros (y no es hi­pér­bo­le) que pue­den con­tem­plar­se aho­ra en el mu­seo ma­dri­le­ño. En cuan­to al mar­qués de la Ve­ga-In­clán, fue prác­ti­ca­men­te el in­ven­tor del con­cep­to de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal es­pa­ñol, que ha con­ver­ti­do nues­tro país en una po­ten­cia cul­tu­ral ca­paz de con­vo­car ex­hi­bi­cio­nes co­mo és­ta.

En Be­nigno de la Ve­ga-In- clán el pa­trio­tis­mo se le su­po­nía, por su con­di­ción de no­ble y su pro­fe­sión de mi­li­tar, he­re­da­da de pa­dres y abue­los. Cier­to que no reali­zó ha­za­ñas bé­li­cas co­mo las de sus ma­yo­res, ca­si siem­pre es­tu­vo fue­ra del ser­vi­cio ac­ti­vo, cum­plien­do en cam­bio mi­sio­nes di­plo­má­ti­cas y, so­bre to­do, via­jan­do por su cuen­ta. En sus es­tan­cias en París, Ber­lín y Lon­dres vio

hun­ting­ton fun­dó 16 mu­seos; Ve­ga-in­clán, el ro­mán­ti­co y las ca­sas del Gre­co y cer­van­tes

có­mo ges­tio­na­ban su pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, y cuan­do re­gre­só de­fi­ni­ti­va­men­te a Es­pa­ña traía el pro­pó­si­to de de­di­car su vi­da a es­ta mi­sión.

Ele­gi­do dipu­tado li­be­ral en 1910, des­de su es­ca­ño im­pul­só la crea­ción de la Co­mi­sa­ría Re­gia de Tu­ris­mo, el pri­mer or­ga­nis­mo de es­te ti­po en Es­pa­ña, del que asu­mió la di­rec­ción a con­di­ción de no co­brar suel­do, qui­zá por el pru­ri­to de que los hi­dal­gos es­pa­ño­les no tra­ba­ja­ban por di­ne­ro –su fa­mi­lia pro­ce­día de la hi­dal­guía cán­ta­bra que ini­ció la Re­con­quis­ta–. Co­mo no ha­bía na­da he­cho, su la­bor fue in­gen­te. An­tes de que pa­sa­ra un mes de su nom­bra­mien­to pu­so en mar­cha su pri­mer pro­yec­to, la res­tau­ra­ción de la si­na­go­ga del Trán­si­to de To­le­do, para ins­ta­lar un centro de es­tu­dios he­brai­cos, y pue­de de- cir­se que fue el crea­dor de lu­ga­res em­ble­má­ti­cos co­mo el ba­rrio de Santa Cruz de Se­vi­lla, un po­zo de mi­se­ria an­tes de su ges­tión. Res­tau­ró la Al­ham­bra, el Ge­ne­ra­li­fe, los Reales Al­cá­za­res se­vi­lla­nos, el Tea­tro Ro­mano de Mé­ri­da, se in­ven­tó la Ca­sa del Gre­co y la Ca­sa de Cer­van­tes, y cons­tru­yó los pri­me­ros pa­ra­do­res de tu­ris­mo, em­pe­zan­do por el de la Sie­rra de Gre­dos.

re­ve­la­ción.

El amor a Es­pa­ña de Ve­ga-In­clán era na­tu­ral, pe­ro, ¿de dónde le ve­nía a Hun­ting­ton esa pa­sión? Una ex­pli­ca­ción ca­si le­gen­da­ria cuen­ta que an­tes de cum­plir los 10 años via­jó a Te­xas y oyó ha­blar en es­pa­ñol, que­dan­do he­chi­za­do para siem­pre por el so­ni­do de esa len­gua. Co­mo era un ni­ño ri­co al que da­ban to­dos los ca­pri­chos, hi­zo que le tra­je­sen a su man­sión de Man­hat­tan una ins­ti­tu­triz de Va­lla­do­lid, con la que apren­dió un cas­te­llano per­fec­to. Hun­ting­ton lle­ga­ría a com­po­ner ver­sos en es­pa­ñol, aun­que su pri­mer pi­ni­to li­te­ra­rio in­fan­til fue una no­ve­la de ca­ba­lle­rías ins­pi­ra­da en uno de los li­bros que ha­bía leí­do en es­pa­ñol, el Ama­dís de Gau­la.

Co­men­zó a co­lec­cio­nar li­bros so­bre Es­pa­ña, pe­ro la re­ve­la­ción de­fi­ni­ti­va lle­gó al final de la ado­les­cen­cia, cuan­do acom­pa­ñó a sus pa­dres a Mé­xi­co, lo que su­pu­so su pri­mer con­tac­to real con el mun­do his­pá­ni­co. Ce­nó en el cas­ti­llo de Cha­pul­te­pec in­vi­ta­do por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pe­ro lo me­mo­ra­ble del via­je es que pu­do pal­par el es­plen­dor del ar­te colonial es­pa­ñol. Re­gre­só de­ci­di­do a de­di­car su vi­da a la pa­sión es­pa­ño­la, a pe­ne­trar en el al­ma de nues­tra cul­tu­ra y a di­fun­dir­la crean­do un “Mu­seo Es­pa­ñol”. Te­nía 19 años, pe­ro su pa­dre acep­tó la de­ci­sión de aban­do­nar los ne­go­cios y de­di­car­se al me­ce­naz­go. “Haz lo que quieras y haz­lo bien”, fue to­do lo que le pi­dió.

Los ca­pri­chos de un hi­jo de pa­pá nun­ca pro­vo­can sim­pa­tía. Mo­rris K. Je­sup, que fun­dó el Mu­seo Ame­ri­cano de His­to­ria Na­tu­ral cuan­do ya era un ma­du­ro ban­que­ro, le afeó que se in­tere­sa­se por una ci­vi­li­za­ción “muer­ta y aca­ba­da” co­mo la es­pa­ño­la, y en sus círcu­los so­cia­les y fa­mi­lia­res se reían abier­ta­men­te de él por su “inú­til pro­fe­sión”. Pe­ro los ata­ques no me­lla­ron la de­ter­mi­na­ción de Ar­cher Hun­ting­ton, con­ta­ba con el apo­yo de su ma­dre y su pa­dre adop­ti­vo, el gran em­pe­ra­dor de los fe­rro­ca­rri­les, que le re­ga­ló un cua­dro de su ca­sa co­mo pri­me­ra pie­dra del fu­tu­ro mu­seo: na­da me­nos que el re­tra­to del Gran Du­que de Al­ba por An­to­nio Mo­ro, que po­de­mos dis­fru­tar aho­ra en la ex­po­si­ción del Pra­do.

Al po­co de cum­plir 20 años Hun­ting­ton se pre­pa­ró para la gran ex­pe­rien­cia: co­no­cer Es­pa­ña. De sus an­dan­zas por nues­tro país, y de las de su ami­go Ve­gaIn­clán por Es­ta­dos Uni­dos, es­cri­bi­re­mos en el pró­xi­mo nú­me­ro.

Ar­cher Hun­ting­ton por el pin­tor es­pa­ñol López Mez­qui­ta (His­pa­nic So­ciety of New York).

El mar­qués de la Ve­ga-In­clán por el pin­tor ame­ri­cano Tur­ner (Ca­sa de Cer­van­tes de Va­lla­do­lid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.