40 años des­pués de la le­ga­li­za­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña, ana­li­za­mos su tra­yec­to­ria y su fu­tu­ro cer­cano.

Cua­tro dé­ca­das des­pués de su le­ga­li­za­ción, la di­rec­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta quie­re cons­truir un nue­vo es­pa­cio po­lí­ti­co. Los crí­ti­cos no des­car­tan que el pro­ce­so aca­be en la rup­tu­ra de Iz­quier­da Uni­da.

Tiempo - - SUMARIO - Por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

El 9 de abril de 1977, mien­tras me­dia Es­pa­ña es­ta­ba pen­dien­te de las pro­ce­sio­nes de Se­ma­na Santa, el mi­nis­tro de Go­ber­na­ción, Ro­dol­fo Mar­tín Vi­lla, se en­ce­rró en su des­pa­cho para lla­mar a to­dos los go­ber­na­do­res ci­vi­les del país. Te­nía que co­mu­ni­car­les una no­ti­cia que cam­bia­ría la his­to­ria de Es­pa­ña: tras ca­si 40 años en la clan­des­ti­ni­dad, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Es­pa­ña (PCE), aca­ba de ser le­ga­li­za­do. La no­ti­cia no sor­pren­dió a na­die, pe­ro sí la fe­cha. Mu­chos mi­li­tan­tes ni si­quie­ra se en­te­ra­ron has­ta que vol­vie­ron a ca­sa esa no­che. El día no tar­dó en ocu­par un lu­gar des­ta­ca­do en el ima­gi­na­rio co­mu­nis­ta co­mo el Sábado San­to Ro­jo. Pe­ro aún ha­bía mu­cho tra­ba­jo por ha­cer.

Des­pués de dé­ca­das li­de­ran­do la lu­cha con­tra el fran­quis­mo, el PCE se en­fren­ta­ba por pri­me­ra vez a las ur­nas ape­nas dos me­ses des­pués de su le­ga­li­za­ción. No le sa­lió bien. San­tia­go Ca­rri­llo, lí­der histórico des­de la Gue­rra Ci­vil, no pu­do com­pe­tir con la ju­ven­tud de Fe­li­pe González ni con la nue­va iz­quier­da que aban­de­ra­ba el PSOE tras el con­gre­so de Su­res­nes. El PCE no lle­gó ni si­quie­ra al 10% de los vo­tos. Ese día, los co­mu­nis­tas en­tre­ga­ron al PSOE un tes­ti­go que 40 años des­pués no han con­se­gui­do re­cu­pe­rar.

Des­de en­ton­ces, la lu­cha del PCE por re­cu­pe­rar un pa­pel he­ge­mó­ni­co en la iz­quier­da se ha plas­ma­do en dis­tin­tas alian­zas. El fan­tas­ma del desas­tre de 1982, con la pér­di­da de más de la mi­tad de los vo­tos a fa­vor del PSOE y 19 de sus 23 dipu­tados, alum­bró cua­tro años más tar­de el na­ci­mien­to de Iz­quier­da Uni­da. El acuer­do unió a ca­si una de­ce­na de par­ti­dos (en­tre otros el PSUC, el PASOC, el PCPE o Iz­quier­da Re­pu­bli­ca­na) ba­jo el li­de­raz­go del PCE.

La fir­ma de aquel pac­to ilus­tra uno de los ma­les que ha aque­ja­do a la coa­li­ción des­de su fun­da­ción y a la

Gar­zón: “El de­ba­te de si­glas es cor­po­ra­ti­vis­ta, se ba­sa en va­lo­res bur­gue­ses”

iz­quier­da des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. El acuer­do tu­vo lu­gar en abril de 1986 en el des­pa­cho de Cris­ti­na Al­mei­da, po­co an­tes ex­pul­sa­da del pro­pio PCE por la di­rec­ción de San­tia­go Ca­rri­llo, y que ape­nas diez años más tar­de aban­do­na­ría la pro­pia coa­li­ción para aca­bar en las fi­las del PSOE jun­to al res­to de miem­bros de su co­rrien­te, Nue­va Iz­quier­da. Se con­fir­ma­ba el vie­jo chis­te de que si dos mi­li­tan­tes de iz­quier­da fun­dan un par­ti­do, se­gu­ro que uno de ellos ya es­tá pen­san­do en or­ga­ni­zar una co­rrien­te di­si­den­te. Y po­si­ble­men­te los dos.

Hoy la si­tua­ción no es mu­cho me­jor. La pér­di­da de re­le­van­cia cons­tan­te de Iz­quier­da Uni­da en los úl­ti­mos años (nun­ca por en­ci­ma de ocho es­ca­ños des­pués de 1996), le hi­zo plan­tear­se la con­fluen­cia con un re­cién na­ci­do Po­de­mos, que muy pron­to ha­bía su­pe­ra­do en ex­pec­ta­ti­vas elec­to­ra­les a la coa­li­ción. Des­pués del ex­pe­ri­men­to de Ca­ta­lu­ña con ICV en sep­tiem­bre de 2015, “de­cep­cio­nan­te” en pa­la­bras de Pa­blo Igle­sias, la di­rec­ción mo­ra­da de­ci­dió rom­per las ne­go­cia­cio­nes para las ge­ne­ra­les de di­ciem­bre. Por se­pa­ra­do, Po­de­mos e IU (es­te úl­ti­mo ba­jo la coa­li­ción Uni­dad Po­pu­lar) lo­gra­ron con 5,2 y 0,9 mi­llo­nes de vo­tos, 69 y 2 es­ca­ños, res­pec­ti­va­men­te. El PSOE, con 5,5 mi­llo­nes, 90. Más del 80% de los vo­tos de IU no se tra­du­je­ron en es­ca­ños, al­go que re­for­zó el dis­cur­so de los fa­vo­ra­bles a la unión po­lí­ti­ca. En ma­yo la con­fluen­cia era ya una reali­dad. Los mi­li­tan­tes de IU la ra­ti­fi­ca­ron con el 84% de los vo­tos y Al­ber­to Gar­zón, prin­ci­pal va­le­dor del pac­to, fue ele­gi­do en ju­nio coor­di­na­dor de la coa­li­ción con un apo­yo del 75% de los mi­li­tan­tes.

Des­de en­ton­ces, el rui­do no ha aban­do­na­do a IU ni a su prin­ci­pal pi­lar, el PCE. Un sec­tor mi­no­ri­ta­rio pe­ro am­plio de la coa­li­ción acu­sa a la ac­tual di­rec­ción de ha­ber “ven­di­do” el par­ti­do a Pa­blo Igle­sias por unos es­ca­ños (tres más que en 2015, ver grá­fi­co en la pá­gi­na si­guien­te) que ni si­quie­ra garantizan re­le­van­cia pú­bli­ca a sus ocu­pan­tes. Para ilus­trar esa pér­di­da de in­fluen­cia, los crí­ti­cos po­nen co­mo ejem­plo a las ma­trios­kas, esas mu­ñe­cas ru­sas que es­con­den en su in­te­rior otras mu­ñe­cas. Aun­que no exis­te fu­sión or­gá­ni­ca, ni a te­nor de las de­cla­ra­cio­nes de sus lí­de­res hay in­ten­ción de que exis­ta en un fu­tu­ro cer­cano, un sec­tor del par­ti­do ar­gu­men­ta que el PCE ya es solo un par­ti­do es­con­di­do den­tro de IU, que a su vez per­ma­ne­ce ocul­ta den­tro de Po­de­mos.

Para mues­tra, un bo­tón. En ju­nio por pri­me­ra vez en su his­to­ria IU no pre­sen­tó un can­di­da­to a la pre­si­den­cia del Go­bierno. Su re­no­va­do lí­der, Al­ber­to Gar­zón, fue de nú­me­ro cin­co por Ma­drid, una po­si­ción que, se­gún con­fe­só él mis­mo, hi­zo al an­te­rior coor­di­na­dor ge­ne­ral de la coa­li­ción vo­tar a Uni­dos Po­de­mos con la na­riz ta­pa­da.

Su po­si­ción en las listas tam­bién tie­ne co­rres­pon­den­cia en cuan­to a pre­sen­cia par­la­men­ta­ria. En los de­ba­tes de in­ves­ti­du­ra pos­te­rio­res a las elec­cio­nes de di­ciem­bre de 2015, pe­se a no te­ner gru­po par­la­men­ta­rio, Al­ber­to Gar­zón ha­bló diez mi­nu­tos. En el úl­ti­mo de­ba­te de in­ves­ti­du­ra Uni­dos Po­de­mos solo le con­ce­dió tres y me­dio. Y sin de­re­cho a re­pli­car al pre­si­den­te. Esa pér­di­da de pro­ta­go­nis­mo se ex­tien­de al res­to de la vi­da par­la­men­ta­ria. Cuan­do PSOE, Uni­dos Po­de­mos y Ciu­da­da­nos se unie­ron para for­zar la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la fi­nan­cia­ción del PP, sus tres por­ta­vo­ces acu­die­ron jun­tos al re­gis­tro. La imagen de Gar­zón jun­to a ellos, co­mo “in­vi­ta­do de pie­dra”, do­lió mu­cho en al­gu­nos sec­to­res del par­ti­do.

Esa sen­sa­ción de “ren­di­ción” a la for­ma­ción mo­ra­da ha he­cho mo­vi­li­zar­se a los sec­to­res crí­ti­cos, es­pe­cial­men­te a la co­rrien­te Iz­quier­da Abier­ta, li­de­ra­da por el ex­coor­di­na­dor ge­ne­ral de la coa­li­ción has­ta 2008, Gas­par Lla­ma­za­res. Aun­que no quie­re ha­blar de di­so­lu­ción en es­te mo­men­to, el aho­ra dipu­tado au­to­nó­mi­co en As­tu­rias sí cri­ti­ca la “di­lu­ción” de IU en un pro­yec­to ajeno, el de Po­de­mos. En su opi­nión, mu­chos vo­tan­tes de la coa­li­ción no se iden­ti­fi­can ni con la cul­tu­ra pro­gra­má­ti­ca ni con la cul­tu­ra de ges­tos de la for­ma­ción mo­ra­da. Por eso, sos­tie­ne, en­tre di­ciem­bre de 2015 y ju­nio de 2016, la su­ma de am­bos se de­jó más de un mi­llón de vo­tos por el ca­mino. A su jui­cio, la de­ri­va em­pren­di­da por las di­rec­cio­nes del PCE e IU ha he­cho que se ale­jen de los idea­les y va­lo­res que tra­di­cio­nal­men­te han de­fen­di­do. “Pa­re­cen ex­tra­te­rres­tres, no re­co­no­cen ni su pro­pia me­mo­ria”, se que­ja.

El des­con­ten­to, aun­que pro­fun­do en al­gu­nos sec­to­res, no es aún de­fi­ni­ti­vo. Lla­ma­za­res no quie­re ha­blar aún de una es­ci­sión o rup­tu­ra den­tro de la coa­li­ción, co­mo sí ase­gu­ran otros di­ri­gen­tes en pri­va­do. “No lo sé, no me gus­ta­ría”, se li­mi­ta a res­pon­der, pe­ro re­co­no­ce que los plan­tea­mien­tos de su co­rrien­te están ca­da vez más le­jos de la lí­nea po­lí­ti­ca de la di­rec­ción. En su opi­nión, el em­pe­ño de dos sec­to­res ma­yo­ri­ta­rios de Po­de­mos e IU por con­fluir ha aca­ba­do mar­gi­nan­do en am­bos par­ti­do a quie­nes se re­sis­tie­ron. “Para in­cluir a los de fue­ra, se ha ex­clui­do a los de den­tro”, ar­gu­men­ta. Lla­ma­za­res no nie­ga que la de­ci­sión fue­ra de­mo­crá­ti­ca, pe­ro cri­ti­ca que tras el fra­ca­so de la con­fluen­cia no ha­ya ha­bi­do au­to­crí­ti­ca. “La mi­li­tan­cia hi­zo una con­ce­sión de le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad en un mo­men­to en que se le pre­sen­tó el pa­raí­so co­mo fu­tu­ro. A na­die le amar­ga el dul­ce de ga­nar por una vez. Pe­ro cuan­do no hu­bo sor­pas­so, no hu­bo vic­to­ria elec­to­ral, ni hu­bo un Go­bierno al­ter­na­ti­vo, mu­chos mi­li­tan­tes se de­cep­cio­na­ron. Ha­brá que vol­ver a de­ci­dir una vez que las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do”, re­cla­ma. Otros crí­ti­cos van más allá y no des­car­tan que de re­pe­tir­se la con­fluen­cia en unas nue­vas elec­cio­nes, el par­ti­do po­dría ter­mi­nar de rom­per­se.

Los crí­ti­cos creen que un nue­vo pac­to con Po­de­mos les em­pu­ja­ría a la es­ci­sión

No es el úni­co histórico que se per­mi­te cri­ti­car abier­ta­men­te a la di­rec­ción. El an­te­rior se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCE, Fran­cis­co Fru­tos, car­ga ha­bi­tual­men­te des­de las re­des con­tra su su­ce­sor, José Luis Cen­te­lla, al que acu­sa lle­var al par­ti­do a un “pro­ce­so de des­truc­ción pro­gra­ma­da y/o por inep­ti­tud” has­ta ser­vir solo para “bai­lar­les el agua a Igle­sias y su sub­al­terno Gar­zón”.

Para la ac­tual di­rec­ción del PCE e IU, to­das es­tas crí­ti­cas, aun­que le­gí­ti­mas, son mi­no­ri­ta­rias. “Hay crí­ti­cas que, bien fun­da­men­ta­das, son es­ti­mu­lan­tes. Al­gu­nas de las que es­tá ha­bien­do den­tro de IU no lo están”, sub­ra­ya Al­ber­to Gar­zón. El coor­di­na­dor ge­ne­ral sos­tie­ne que la di­rec­ción no es­tá más que desa­rro­llan­do el pro­yec­to que ma­yo­ri­ta­ria­men­te apro­ba­ron sus ba­ses el año pa­sa­do para “su­pe­rar” IU lo an­tes po­si­ble: “Cons­truir un es­pa­cio po­lí­ti­co que tra­ba­je con la gente y no es­té ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en lo elec­to­ral. No solo pre­sen­tar­se a elec­cio­nes sino cons­truir te­ji­do so­cial, una ba­se para cual­quier pro­ce­so de trans­for­ma­ción so­cial y po­lí­ti­ca”. Y se nie­ga a ha­blar de di­lu­ción den­tro de Uni­dos Po­de­mos. A su jui­cio, el de­ba­te de si­glas en sí “es cor­po­ra­ti­vis­ta, ba­sa­do en va­lo­res bur­gue­ses”. “En reali­dad el mo­vi­mien­to obre­ro y el PCE no tie­nen fe­ti­chis­mo de las si­glas. Lo im­por­tan­te son los ob­je­ti­vos, no los ins­tru­men­tos. IU es un ins­tru­men­to. Quie­nes ha­blan del lo­go o la mar­ca tie­nen un pen­sa­mien­to muy es­tre­cho en el que el ins­tru­men­to se con­vier­te en un fin”, zan­ja. El mis­mo ar­gu­men­to uti­li­za Cen­te­lla, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCE: “La po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal del PCE ha sido unir a las iz­quier­das. Ya lo hi­ci­mos en la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, des­pués du­ran­te el fran­quis­mo o en el úl­ti­mo pe­rio­do de­mo­crá­ti­co con IU. En es­te mo­men­to en­ten­de­mos que es ne­ce­sa­rio avan­zar ha­cia un mo­vi­mien­to más am­plio que IU y en eso es­ta­mos tra­ba­jan­do con Uni­dos Po­de­mos”. Y nie­ga que eso res­te pre­sen­cia al par­ti­do: “Na­die cree que el PCE se di­lu­yó en el Fren­te Po­pu­lar. No­so­tros siem­pre he­mos an­te­pues­to ob­je­ti­vos a la pre­sen­cia for­mal de nues­tras si­glas. Nues­tro ob­je­ti­vo es una ma­yo­ría de iz­quier­das en el país. En to­do ca­so, uni­dad no sig­ni­fi­ca uni­for­mi­dad”.

Am­bos de­fien­den la vi­gen­cia de las ideas co­mu­nis­tas y su pe­so en Uni­dos Po­de­mos. “Más que vá­li­do, es ne­ce­sa­rio que ha­ya una fuer­za que se plan­tee un mo­de­lo al­ter­na­ti­vo al ca­pi­ta­lis­mo, un sis­te­ma in­jus­to en sí mis­mo que tie­ne que ser de­rro­ta­do”, se re­afir­man. Ni si­quie­ra los di­si­den­tes del par­ti­do nie­gan es­te pun­to. Que sea po­si­ble de­fen­der­lo den­tro de Uni­dos Po­de­mos, es­tá por ver.

Al­ber­to Gar­zón y Pa­blo Igle­sias, tras el pac­to que cer­ti­fi­có la alian­za elec­to­ral en­tre Po­de­mos e IU.

san­tia­go Ca­rri­llo jun­to a la di­rec­ción del PCE el día de su le­ga­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.