Le­nín Mo­reno, su­ce­sor de Rafael Co­rrea, ga­na las elec­cio­nes en Ecua­dor en me­dio de una gran po­lé­mi­ca.

El can­di­da­to ofi­cia­lis­ta, Le­nín Mo­reno, ha ven­ci­do a Gui­ller­mo Las­so en las pre­si­den­cia­les tras una cam­pa­ña cris­pa­da y car­ga­da de acu­sa­cio­nes cru­za­das. Con­ci­lia­dor, su ob­je­ti­vo es li­de­rar una tran­si­ción moderada y res­ta­ñar he­ri­das.

Tiempo - - SUMARIO - Al­fon­so s. pA­lo­mA­res Twit­ter: @as­pa­lo­ma­res Email: as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Su­ce­dió lo que ha­bían pre­vis­to las en­cues­tas y los po­li­tó­lo­gos: una ajus­ta­da vic­to­ria del can­di­da­to ofi­cia­lis­ta, Le­nín Mo­reno, y la de­nun­cia por frau­de del can­di­da­to opo­si­tor Gui­ller­mo Las­so. La cam­pa­ña fue su­cia y car­ga­da de acu­sa­cio­nes cru­za­das. En es­tas elec­cio­nes es­ta­ba en jue­go un cam­bio brus­co del ci­clo so­cial de Co­rrea a un pe­rio­do con fuer­te car­ga neo­li­be­ral o a una cur­va len­ta de la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na ha­cia una eta­pa me­nos cris­pa­da.

Al su­bir al po­der Rafael Co­rrea con una cla­ra vic­to­ria en 2007, el pre­si­den­te y con él la ma­yo­ría del país mi­ra­ron ha­cia la iz­quier­da e hi­cie­ron una fuer­te apues­ta por erra­di­car la po­bre­za. La idea eje del Mo­vi­mien­to Alian­za País, fun­da­do por el nue­vo pre­si­den­te, con­sis­tía en go­ber­nar plan­tan­do ca­ra a los tra­di­cio­na­les po­de­res fi­nan­cie­ros que ha­bían ar­ti­cu­la­do tra­di­cio­nal­men­te la vi­da eco­nó­mi­ca y so­cial ecua­to­ria­na. Tra­tó de dar vi­da a un sis­te­ma nue­vo, a un mo­de­lo don­de el pue­blo tu­vie­ra más pro­ta­go­nis­mo. El cha­vis­mo es­ta­ba en pleno apo­geo y se mo­vió en la ór­bi­ta de paí­ses que gi­ra­ban en el pla­ne­ta Chá­vez, pe­ro sin caer en los his­te­ris­mos ver­ba­les del ve­ne­zo­lano.

Co­rrea ape­lli­dó su mo­vi­mien­to co­mo “so­cia­lis­mo del si­glo XXI” opo­nién­do­lo co­mo al­ter­na­ti­va al neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je que ame­na­za­ba con do­mi­nar el pai­sa­je eco­nó­mi­co des­tro­zan­do los ras­tros del hu­ma­nis­mo so­cial. La eco­no­mía pa­sa­ba por un buen mo­men­to y pu­do ha­cer plan­tea­mien­tos ex­pan­si­vos, in­vir­tien­do en in­fra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios pú­bli­cos. Tam­bién re­du­jo sus­tan­ti­va­men­te las par­ti­das de­di­ca­das al pa­go de la deu­da. En un prin­ci­pio tu­vo una ad­he­sión ma­si­va. Ga­nó las si­guien­tes elec­cio­nes con hol­ga­da ma­yo­ría. En es­ta oca­sión mu­chas co­sas han cam­bia­do, bas­tan­tes de sus an­ti­guos vo­tan­tes han per­di­do los vie­jos fer­vo­res y se han abier­to mu­chas grietas en el Mo­vi­mien­to Alian­za País. La ra­zón del de­cai­mien­to ha sido la cri­sis y la sub­si­guien­te falta de re­cur­sos para man­te­ner los pro­gra­mas so­cia­les. En es­tas cir­cuns­tan­cias el co­rreís­mo, a pe­sar de la vic­to­ria de su can­di­da­to, cam­bia­rá las ma­ne­ras por falta de re­cur­sos y tam­bién por la di­fe­ren­cia de ta­lan­te que hay en­tre Rafael Co­rrea y Le­nín Mo­reno. Dos hom­bres dia­me­tral­men­te di­fe­ren­tes.

El ban­que­ro y el hu­ma­nis­ta. A pe­sar de to­do, el he­cho de que no ga­na­ra Gui­ller­mo Las­so, lí­der del Mo­vi­mien­to CREO-SU­MA con­tri­bui­rá a que los ajus­tes sean más mo­de­ra­dos. Las­so, ban­que­ro de pro­fe­sión y de­vo­ción, tie­ne co­mo dog­ma de fe el pen­sa­mien­to neo­li­be­ral sin fron­te­ras. En­tre sus pro­me­sas elec­to­ra­les fi­gu­ra­ba la de rom­per de un ta­jo con el pa­sa­do, con el pa­sa­do de ayer, el de Rafael Co­rrea. A pe­sar de las grietas a las que an­tes he alu­di­do, el le­ga­do de Co­rrea to­da­vía re­sis­te y per­sis­te en am­plias ca­pas de la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te en las más po­bres. La imagen de Gui­ller­mo Las­so su­frió un no­ta­ble de­te­rio­ro al re­ve­lar el pe­rió­di­co ar­gen­tino Pá­gi­na 12

que el ban­que­ro par­ti­ci­pa­ba en 49 empresas offs­ho­re que ope­ra­ban des­de pa­raí­sos fis­ca­les.

Al ar­que­ti­po de ban­que­ro neo­li­be­ral que re­pre­sen­ta Gui­ller­mo Las­so se opo­ne el del hu­ma­nis­ta que en­car­na Le­nín Mo­reno, que fue vi­ce­pre­si­den­te en la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Co­rrea, sien­do el au­tor del le­ma: “Son­ríe Ecua­dor, so­mos gente ama­ble”. Un he­cho trá­gi­co con­di­cio­nó el res­to de su vi­da cuan­do en un in­ten­to de ro­bo un dis­pa­ro le de­jó pa­ra­plé­ji­co y en si­lla de rue­das para el res­to de sus días. De ese in­ci­den­te tam­bién de­ri­va su ha­blar len­to y pau­sa­do, co­mo pen­san­do lo que va a de­cir, tan dis­tin­to de la ame­tra­lla­do­ra ver­bal que es Co­rrea. Su dis­cur­so cal­cu­la­do y con­ci­lia­dor es­tá siem­pre abier­to a la ne­go­cia­ción. Da­das las cir­cuns­tan­cias, el Go­bierno va a te­ner que ne­go­ciar mu­cho con la opo­si­ción, una vez que se se­re­nen las aguas, lo que tar­da­rá to­da­vía al­gún tiem­po. La so­cie­dad ecua­to­ria­na es­tá di­vi­di­da en dos gran­des blo­ques, pe­ro esos dos gran­des blo­ques están cuar­tea­dos en­tre sí. Hay de­ma­sia­das ten­sio­nes y se ne­ce­si­ta­rá mu­cho hi­lo y de­dal para co­ser­los. Es la apues­ta prin­ci­pal del nue­vo pre­si­den­te. Es co­no­ci­da mun­dial­men­te su lu­cha a fa­vor de los dis­ca­pa­ci­ta­dos, se hi­zo cé­le­bre su fra­se: “Dis­ca­pa­ci­dad no es in­ca­pa­ci­dad”. En 2012 fue can­di­da­to al pre­mio No­bel de la Paz por esa lu­cha. El an­te­rior se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, Ban Ki-moon, le nom­bró su de­le­ga­do per­so­nal para com­ba­tir a fa­vor de los dis­ca­pa­ci­ta­dos.

El ca­so As­san­ge. Es­tas elec­cio­nes ten­drán una cier­ta re­per­cu­sión so­bre el des­tino de Julian As­san­ge, el fun­da­dor de Wi­kiLeaks, que per­ma­ne­ce asi­la­do des­de 2012 en la em­ba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres para evi­tar ser ex­tra­di­ta­do a Sue­cia acu­sa­do de vio­la­ción. Las­so en su cam­pa­ña, di­jo: “Cuan­do lle­gue­mos a la pre­si­den­cia pe­di­re­mos con to­do res­pe­to al se­ñor Julian As­san­ge que aban­do­ne en el pla­zo de un mes nues­tras de­pen­den­cias di­plo­má­ti­cas lon­di­nen­ses por res­pe­to a nues­tros paí­ses her­ma­nos y ami­gos”. As­san­ge to­mó bue­na no­ta del men­sa­je y cuan­do se die­ron a co­no­cer los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes es­cri­bió a tra­vés de Twit­ter: “Yo in­vi­to al se­ñor Las­so a de­jar Ecua­dor en los pró­xi­mos 30 días (con o sin los mi­llo­nes que tie­ne en pa­raí­sos fis­ca­les). Es­pe­re­mos para ver có­mo se van cal­man­do las aguas.

El can­di­da­to Le­nín Mo­reno (en si­lla de rue­das) y el pre­si­den­te Co­rrea en un ho­tel de Quito, po­co an­tes de co­no­cer­se los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.