Jor­di se­vi­lla

“Po­de­mos ha to­ca­do te­cho elec­to­ral cla­ra­men­te y va a ini­ciar su de­cli­ve”

Tiempo - - SUMARIO - José Ma­ría Vals POR jm­vals@gru­po­ze­ta.es Pa­co Lla­ta FOTOS:

Jor­di Se­vi­lla, ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta, for­mó par­te del equi­po ne­go­cia­dor que pu­so en mar­cha Pe­dro Sánchez tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 26 de ju­nio de 2016. En un li­bro ti­tu­la­do Ve­tos, pin­zas y erro­res, en el que se pre­gun­ta en por­ta­da por qué no fue po­si­ble un Go­bierno del cam­bio, ex­pli­ca có­mo se desa­rro­lla­ron las ne­go­cia­cio­nes con Ciu­da­da­nos y Po­de­mos, sin que al final cua­ja­ran en al­go po­si­ti­vo, y có­mo fue la abrup­ta sa­li­da del pro­pio Sánchez de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del par­ti­do. Al­gu­na vez ha ha­bla­do us­ted de la pin­za PP-Po­de­mos. ¿Cree que eso im­pi­dió go­ber­nar al PSOE? Es­to no es una opi­nión. Es un he­cho que los dipu­tados de Po­de­mos, pu­dien­do vo­tar sí o abs­te­ner­se, vo­ta­ron no a una in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sánchez y es un he­cho que lo hi­cie­ron no, co­mo cuen­tan aho­ra, por­que el PSOE se echó en ma­nos de la de­re­cha, sino por­que no qui­sie­ron ne­go­ciar con no­so­tros. Y lo con­tó la pren­sa del mo­men­to, no me lo he in­ven­ta­do para es­cri­bir un li­bro. Y, ¿por qué no qui­sie­ron ne­go­ciar? No qui­sie­ron sen­tar­se a ne­go­ciar con no­so­tros por­que te­nían otra prio­ri­dad, que era pre­sen­tar­se a otras elec­cio­nes que les die­ran el sor­pas­so. Y por tan­to pri­mó el in­te­rés per­so­nal y de par­ti­do fren­te al in­te­rés co­lec­ti­vo. Y es­to es in­ne­ga­ble. ¿Cree us­ted que en Po­de­mos se de­ja­ron lle­var por el va­ti­ci­nio de triun­fo que les da­ban las en­cues­tas? Yo creo que las en­cues­tas, y eso lo apren­dí de al­guien que sabía mu­cho de es­to, son co­rrec­tas en el mo­men­to en el que se ha­cen. Y en la me­di­da en que se pre­gun­ta por opiniones, los en­cues­ta­dos pue­den cam­biar la su­ya. Y es ver­dad que cuan­do las en­cues­tas va­ti­ci­na­ban un sor­pas­so, se­gu­ra­men­te eso ocu­rría en ese mo­men­to. Lo que ha­bría que pre­gun­tar­se es por qué no se pro­du­jo en nin­gu­na de las dos ci­tas elec­to­ra­les. ¿Por qué no se pro­du­jo? Yo creo que al­go hi­ci­mos bien, co­mo por ejem­plo pre­sen­tar un pro­yec­to ilu­sio­nan­te y un pro­gra­ma bien he­cho, ade­más de con­tar con un co­mi­té de ex­per­tos de pres­ti­gio, y pre­sen­tar a un can­di­da­to que en ese mo­men­to re­pre­sen­ta­ba la no­ve­dad en el PSOE, un in­ten­to de re­ge­ne­ra­ción del par­ti­do. Pe­dro Sánchez fue ele­gi­do den­tro de una cam­pa­ña in­ter­na de cam­bio para res­pon­der a una de­man­da de los ciu­da­da­nos que nos ha­bía lle­va­do a per­der cua­tro mi­llo­nes de vo­tos en­tre 2008 y 2011. Sí, pe­ro la pre­sión so­cial re­ca­yó so­bre el PSOE y no so­bre el PP o so­bre Po­de­mos... Creo que hay que di­fe­ren­ciar dos mo­men­tos. El pri­me­ro, des­pués del 20 de di­ciem­bre de 2015, cuan­do no­so­tros di­ji­mos siem­pre que era el tiem­po de Ma­riano Ra­joy, por­que era el que ha­bía sa­ca­do más dipu­tados y le to­ca­ba to­mar la ini­cia­ti­va. Pe­ro Ma­riano Ra­joy de­cli­nó su res­pon­sa­bi­li­dad an­te el Rey y no­so­tros po­día­mos ha­ber to­ma­do dos de­ci­sio­nes: no acep­tar tam­po­co e ir di­rec­ta­men­te a otras elec­cio­nes, o asu­mir nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de in­ten­tar for­mar un Go­bierno de cam­bio, y es cuan­do la pre­sión cae so­bre no­so­tros. ¿Y des­pués del 26-J? Des­pués del 26 de ju­nio de 2016 el es­ce­na­rio es otro muy dis­tin­to. Al­gu­nos in­ten­ta­mos que la pre­sión re­ca­ye­ra so­bre el PP, y par­ti­cu­lar­men­te so­bre Ra­joy. Yo pro­pu­se que de­fen­dié­ra­mos pú­bli­ca­men­te la abs­ten­ción siem­pre que el can­di­da­to no fue­ra Ma­riano Ra­joy, co­sa que tam­bién de­fen­día Ciu­da­da­nos y po­dría­mos ha­ber­lo lo­gra­do. Aque­lla ma­nio­bra no se con­si­de­ró co­mo la fór­mu­la ade­cua­da por par­te de la di­rec­ción del par­ti­do y a par­tir de ahí se fue ge­ne­ran­do un en­torno de pre­sión so­bre la di­rec­ción del PSOE por par­te de los me­dios y del PP, que ju­gó bien sus cartas. Pe­ro el par­ti­do no es­ta­ba uni­do... La pre­sión es­tu­vo qui­zás tam­bién mo­vi­da por ra­zo­nes in­ter­nas. Creo que la fra­se del pre­si­den­te de la ges­to­ra, de Javier Fernández, es muy re­ve­la­do­ra, cuan­do di­ce que to­dos sa­bía­mos lo que ha­bía que ha­cer pe­ro no có­mo ga­nar un con­gre­so des­pués. Eso de­ter­mi­nó que la lu­cha in­ter­na por el po­der en el par­ti­do con­di­cio­na­ra mu­cho la pos­tu­ra del PSOE en la in­ves­ti­du­ra. ¿Por qué sa­lió Fe­li­pe González a aco­rra­lar a Pe­dro Sánchez con un ar­tícu­lo que mar­có un an­tes y un des­pués? Creo que mu­chos con­si­de­ra­mos in­ne-

ce­sa­rias aque­llas afir­ma­cio­nes. Fe­li­pe si­gue sien­do una per­so­na muy res­pe­ta­da en el PSOE y muy po­ca gente, in­clui­dos sus ami­gos in­con­di­cio­na­les, en­ten­die­ron bien el ata­que tan fu­ri­bun­do que lan­zó con­tra el en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. Creo que no fue­ron unas de­cla­ra­cio­nes afor­tu­na­das. A los so­cia­lis­tas no nos gus­ta ver a una fi­gu­ra co­mo Fe­li­pe González cri­ti­can­do al se­cre­ta­rio ge­ne­ral en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Ha­bla us­ted tam­bién de que lo ma­lo no es el bi­par­ti­dis­mo, sino la par­ti­to­cra­cia... Una de las gran­des de­cep­cio­nes que me lle­vé fue cuan­do vi que esos nue­vos par­ti­dos que ve­nían a cam­biar los de­fec­tos de los par­ti­dos vie­jos, en cuan­to se sen­ta­ron en sus es­ca­ños se com­por­ta­ron no co­mo los vie­jos, sino co­mo los vie­jí­si­mos. Pe­ro, ¿hay un especial choque de tre­nes con Pa­blo Igle­sias? No­so­tros co­men­za­mos a ne­go­ciar con Com­pro­mís y con Iz­quier­da Uni­da para lle­gar a acuer­dos con Po­de­mos. Nues­tro in­ter­lo­cu­tor en aquel mo­men­to era Íñi­go Erre­jón, pe­ro no hu­bo ma­ne­ra de sen­tar­nos con Po­de­mos en nin­gún mo­men­to. No­so­tros ha­blá­ba­mos con las Ma­reas, con to­do el mun­do, y des­pués se ha de­mos­tra­do que eran más pro­cli­ves al acuer­do. Pe­ro tro­pe­za­mos con la pie­dra de la per­so­na de Pa­blo Igle­sias, que ya des­de la no­che elec­to­ral po­nía lí­neas ro­jas, o cuan­do mien­tras Pe­dro Sánchez es­ta­ba en­tre­vis­tán­do­se con el Rey ya es­ta­ba for­mán­do­le el Go­bierno en una rue­da de pren­sa. Ca­da vez que ha­bía una po­si­bi­li­dad de una apro­xi­mación a Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias rom­pía las re­la­cio­nes. ¿Cree que con Íñi­go Erre­jón ha­bría sido po­si­ble un pac­to? No lo sé, por­que nun­ca tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad. Lo que sí que sé es lo que ha di­cho des­pués Erre­jón en sus do­cu­men­tos, que, in­sis­to, están en las pá­gi­nas web que se pue­den en­con­trar fá­cil­men­te. Es­to no son cons­pi­ra­cio­nes ni tra­mas, es­to no es Ibex 35, y en esos do­cu­men­tos di­ce que fue un error no apo­yar un Go­bierno del cam­bio de Pe­dro Sánchez. ¿Lo pien­sa aho­ra y lo pen­sa­ba an­tes? No lo sé, por­que nun­ca tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de sen­tar­nos a ne­go­ciar en se­rio. Vol­vien­do a su par­ti­do, us­ted di­ce que en las elec­cio­nes del 26-J los re­sul­ta­dos del PSOE no cum­plie­ron con las ex­pec­ta­ti­vas. ¿Al­guien es­pe­ra­ba un re­sul­ta­do me­jor? Sí. No­so­tros es­pe­rá­ba­mos un re­sul­ta­do me­jor. Es ver­dad que evi­ta­mos de nue­vo el sor­pas­so. Es ver­dad que Po­de­mos per­dió un mi­llón de vo­tos in­clu­so des­pués de su fu­sión con Iz­quier­da Uni­da, pe­ro es cier­to que no­so­tros, des­pués del es­fuer­zo que ha­bía­mos he­cho con Ciu­da­da­nos para aten­der a la de­man­da ciu­da­da­na de for­mar un Go­bierno del cam­bio, es­pe­rá­ba­mos que iba a ser va­lo­ra­do y re­co­no­ci­do por los ciu­da­da­nos y la reali­dad fue que ba­ja­mos al­go en vo­tos y en es­ca­ños. ¿Cree que fue un error el en­ro­que de Pe­dro Sánchez con su “no es no”? Pri­me­ro, creo que no fue un en­ro­que. Y se de­mues­tra aho­ra de nue­vo cuan­do el PP si­gue que­rien­do co­go­ber­nar con el PSOE y eso es muy di­fí­cil para el Par­ti­do So­cia­lis­ta, igual que lo era en­ton­ces. Pe­ro sí era ver­dad que tras el 26-J, el pa­no­ra­ma era que íba­mos a unas ter­ce­ras elec­cio­nes o nos abs­te­nía­mos. El PSOE se vio obli­ga­do a ele­gir en­tre el me­nor de los ma­les y ahí hu­bo una ma­yo­ría de com­pa­ñe­ros que pen­sa­ron que el mal me­nor era la abs­ten­ción, mien­tras que otros, en­tre los que es­ta­ba Pe­dro Sánchez, pen­sa­ban que el mal me­nor era ir a unas ter­ce­ras elec­cio­nes en las que nun­ca sa­bre­mos qué hu­bie­ra pa­sa­do. ¿Por qué se re­be­la­ron los ba­ro­nes del par­ti­do en mi­tad del pro­ce­so ne­go­cia­dor? Eso ve­nía de an­tes, de la lu­cha in­ter­na de po­der den­tro del par­ti­do. Y pien­so que al­gu­nos que­rían que fue­ra Pe­dro Sánchez el que de­fen­die­ra la abs­ten­ción para lue­go cri­ti­car­le. Creo que en la to­ma de de­ci­sio­nes del PSOE se mez­cló la res­pon­sa­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal co­mo pri­mer par­ti­do de la opo­si­ción con la lu­cha in­ter­na que arras­tra­ba. Ten­go la im­pre­sión de que si Sánchez hu­bie­ra de­fen­di­do pú­bli­ca­men­te la abs­ten­ción, al­gu­nos se ha­brían ali­nea­do en el “no es no” solo para lle­var­le la con­tra­ria. ¿Pue­de el PSOE re­cu­pe­rar su pa­pel histórico? Creo que po­co a po­co se va a ir di­lu­yen­do el ra­di­ca­lis­mo in­fan­til de Po­de­mos y po­co a po­co el PSOE va a ir ga­nan­do en cla­ri­dad con un pro­yec­to au­tó­no­mo. En­ton­ces, ¿no ha­brá sor­pas­so nun­ca? Yo creo que no. Po­de­mos ha to­ca­do te­cho cla­ra­men­te y, aun­que no me atre­vo a de­cir si va a ser más o me­nos len­to o rá­pi­do, va a ini­ciar su de­cli­ve.

“Ca­da vez que ha­bía una apro­xi­maCión, igle­sias la rom­pía” “el pro­ble­ma in­terno del psoe ve­nía de an­tes, por lu­Chas de po­der”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.