Nue­vo va­ra­pa­lo a las cuen­tas del Ban­co Po­pu­lar

Los ac­cio­nis­tas del Po­pu­lar han vis­to có­mo la co­ti­za­ción del ban­co caía tras reha­cer par­te de las cuen­tas.

Tiempo - - SUMARIO - J.M. Vals

La lar­ga lu­cha que el Ban­co Po­pu­lar li­bra con­tra sí mis­mo se ha co­bra­do otras dos víctimas. Una es re­in­ci­den­te. Se tra­ta de los ac­cio­nis­tas del ban­co, que vie­ron có­mo el pa­sa­do lu­nes 3 de abril la co­ti­za­ción en bol­sa caía un 10,4% en una so­la se­sión y que en al­gu­nos mo­men­tos de la mis­ma la caí­da fue su­pe­rior in­clu­so al 15%. La se­gun­da es Pe­dro La­re­na, el con­se­je­ro de­le­ga­do de la en­ti­dad que to­mó po­se­sión del car­go en sep­tiem­bre de 2016 y que ha du­ra­do solo sie­te me­ses en el des­pa­cho. Aho­ra el pre­si­den­te, Emi­lio Sa­ra­cho, ten­drá que re­com­po­ner el puen­te de man­do.

Lo que sí ha re­com­pues­to, y ese es el ori­gen de las dos víctimas co­la­te­ra­les, son las ci­fras del ban­co, que au­men­ta­rá en 184 mi­llo­nes bru­tos (129 ne­tos de im­pues­tos) las pér­di­das re­co­no­ci­das en 2016, que ya as­cen­dían a la ci­fra his­tó­ri­ca de 3.485 mi­llo­nes de eu­ros. Sa­ra­cho ha de­ci­di­do vol­ver a ha­cer lim­pie­za en el ba­lan­ce de la en­ti­dad y de­jar­lo, aho­ra pa­re­ce que de­fi­ni­ti­va­men­te, lim­pio y asea­do para de­ci­dir des­pués qué se ha­ce con el ban­co, que se de­ba­te en­tre dos op­cio­nes: se­guir in­de­pen­dien­te o ser ven­di­do a otro más gran­de. La op­ción de la in­de­pen­den­cia pa­sa­ría se­gu­ra­men­te por una nue­va am­plia­ción de ca­pi­tal so­bre la que los ana­lis­tas del sec­tor tie­nen se­rias du­das de que ten­ga in­ver­so­res dis­pues­tos a cu­brir­la.

So­bre la re­vi­sión de las cuen­tas, el ban­co re­co­no­ce que arras­tra­ba una in­su­fi­cien­cia en de­ter­mi­na­das pro­vi­sio­nes cons­ti­tui­das res­pec­to a ries­gos que de­ben ser ob­je­to de pro­vi­sio­nes in­di­vi­dua­li­za­das, que afec­ta­rían a los re­sul­ta­dos de 2016 –y por ello, al pa­tri­mo­nio ne­to–, por un im­por­te de 123 mi­llo­nes de eu­ros. Aña­de tam­bién una po­si­ble in­su­fi­cien­cia de pro­vi­sio­nes aso­cia­das a créditos du­do­sos en los que la en­ti­dad se ha ad­ju­di­ca­do la ga­ran­tía vin­cu­la­da a es­tos créditos que, es­ti­ma­da con un ni­vel de con­fian­za del 95%, as­cen­de­ría, apro­xi­ma­da­men­te, a 160 mi­llo­nes de eu­ros.

El ban­co re­co­no­ce igual­men­te la po­si­ble obli­ga­ción de dar de ba­ja al­gu­nas de

las ga­ran­tías aso­cia­das a ope­ra­cio­nes cre­di­ti­cias du­do­sas, sien­do el sal­do vi­vo ne­to de pro­vi­sio­nes de las ope­ra­cio­nes en las que es­ti­ma que pu­die­ra dar­se es­ta si­tua­ción de, apro­xi­ma­da­men­te, 145 mi­llo­nes de eu­ros, lo que po­dría te­ner un im­pac­to aún no cuan­ti­fi­ca­do en las pro­vi­sio­nes co­rres­pon­dien­tes a esas ope­ra­cio­nes.

Ca­pi­tal. Y, por úl­ti­mo, ha­bla de “de­ter­mi­na­das fi­nan­cia­cio­nes a clien­tes que pu­die­ran ha­ber­se uti­li­za­do para la ad­qui­si­ción de ac­cio­nes en la am­plia­ción de ca­pi­tal lle­va­da a ca­bo en ma­yo de 2016, cu­yo im­por­te, si se ve­ri­fi­ca­ra, de­be­ría ser de­du­ci­do de acuer­do con la nor­ma­ti­va vi­gen­te del ca­pi­tal re­gu­la­to­rio del ban­co, sin efec­to al­guno so­bre el re­sul­ta­do ni el pa­tri­mo­nio ne­to con­ta­ble. La es­ti­ma­ción es­ta­dís­ti­ca del im­por­te de es­tas fi­nan­cia­cio­nes es de 205 mi­llo­nes de eu­ros”.

“Es­tos son ajus­tes –se­ña­la el ban­co– que no su­po­nen nin­gún in­cum­pli­mien­to y, en nin­gún ca­so, re­pre­sen­tan un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las cuen­tas anua­les de la en­ti­dad que jus­ti­fi­quen una re­for­mu­la­ción, tal y co­mo ha con­fir­ma­do el au­di­tor ex­terno Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers, y que pro­ce­den de los tra­ba­jos ru­ti­na­rios del de­par­ta­men­to de au­di­to­ría in­ter­na”. El ban­co aña­de que es­tos ajus­tes con­ta­bles no ten­drán efec­to en la ci­fra final de be­ne­fi­cio atri­bui­ble y que cum­ple es­cru­pu­lo­sa­men­te con los re­que­ri­mien­tos de ca­pi­tal y ra­tios de sol­ven­cia pre­vis­tos en las nor­mas dis­ta­das por el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y el Ban­co de Es­pa­ña. Pe­ro el mercado ha reac­cio­na­do mal y si­gue a la es­pe­ra de ver qué pa­sa.

Emi­lio Sa­ra­cho, pre­si­den­te del Po­pu­lar, reor­de­na las cuen­tas de la en­ti­dad con una au­di­to­ría in­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.