Mú­si­ca para la Se­ma­na Santa (y las otras)

En es­tas fe­chas del año pro­li­fe­ra, ade­más de Ben Hur, la mú­si­ca con­si­de­ra­da sa­cra o religiosa.

Tiempo - - SUMARIO - En­ri­que Pe­ris

Si po­nen Ben-Hur en la te­le­vi­sión, pro­ba­ble­men­te es­te­mos en Se­ma­na Santa, aun­que qui­zá no: la ver­sión de Wi­lliam Wy­ler, con Charl­ton Hes­ton, es un mag­ní­fi­co es­pec­tácu­lo en cual­quier épo­ca.

Lo mis­mo po­dría de­cir­se de la mú­si­ca religiosa, que sue­na y se pro­gra­ma es­pe­cial­men­te en es­tas fe­chas, aun­que cual­quier mes es bueno para es­cu­char El Me­sías, de Haen­del; o La crea­ción, de Haydn; o La Pa­sión se­gún San Ma­teo, de J.S. Bach. El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, go­ber­na­do por Po­de­mos, es uno de los que más in­te­rés es­tá po­nien­do en aso­ciar Se­ma­na Santa y mú­si­ca sa­cra, o religiosa, a tra­vés de un am­plio y muy atrac­ti­vo pro­gra­ma de con­cier­tos que es­tos días se desa­rro­lla en igle­sias, pa­rro­quias y ba­sí­li­cas (tam­bién au­di­to­rios, mer­ca­dos o cen­tros cul­tu­ra­les) de la ciu­dad y sus dis­tri­tos.

¿Mú­si­ca religiosa? Hay quien sos­tie­ne que se­ría más exac­to ha­blar de mú­si­ca so­bre te­ma re­li­gio­so, o so­bre tex­tos sa­gra­dos o li­túr­gi­cos. En pu­ri­dad, mú­si­ca sa­cra se­ría aque­lla que ha sido com­pues­ta para ser in­ter­pre­ta­da en un ac­to o un con­tex­to re­li­gio­so, o al ser­vi­cio de una li­tur­gia. Aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te. Y no solo en re­la­ción con la re­li­gión cris­tia­na, co­mo se sue­le en­ten­der en Oc­ci­den­te. El di­rec­tor de or­ques­ta Cris­tó­bal So­ler, res­pon­sa­ble ar­tís­ti­co de la Se­ma­na de Mú­si­ca Religiosa de Cuen­ca (que lle­ga a su edi­ción nú­me­ro 56 co­mo una de las ci­tas más re­pre­sen­ta­ti­vas del mun-

do en es­te gé­ne­ro), le da un sen­ti­do más am­plio: lo re­li­gio­so, tan­to en el ám­bi­to cris­tiano co­mo en el ára­be y en el ju­dío, y tam­bién lo mís­ti­co, lo tras­cen­den­tal, lo ele­va­do y es­pi­ri­tual.

Mú­si­cas an­ti­guas y mo­der­nas. Es lo que re­fle­ja la pro­gra­ma­ción de Cuen­ca es­te año, que in­clu­ye no solo mú­si­ca an­ti­gua y gre­go­riano, sino tam­bién nue­va crea­ción y obras de en­car­go, jun­to a otras tan re­pre­sen­ta­ti­vas co­mo Las sie­te pa­la­bras de Cris­to en la Cruz, de Haydn, o La­za­rus, la cé­le­bre can­ta­ta inaca­ba­da de Schu­bert, ade­más de la pre­sen­cia de Aman­cio Pra­da con su muy re­co­no­ci­da ver­sión del Cán­ti­co es­pi­ri­tual de San Juan de la Cruz y acom­pa­ña­do del Co­ro de Ra­dio Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. Ha­blan­do de lo que hay que en­ten­der por mú­si­ca religiosa, Cris­tó­bal So­ler re­cuer­da que J. S. Bach es­cri­bió to­da su mú­si­ca “co­mo ser­vi­dor de Dios” y para su gloria, pe­se a lo cual es­tá cla­ro que no hay que ser cre­yen­te o re­li­gio­so para go­zar con La Pa­sión se­gún San Ma­teo o las par­ti­tas o las sui­tes, por­que “la mú­si­ca es un len­gua­je uni­ver­sal y el gran ali­men­to del al­ma”.

El maes­tro Mi­guel Án­gel Gó­me­zMar­tí­nez, di­rec­tor de la Or­ques­ta y Co­ros de RTVE, que es­te año tie­ne un pa­pel des­ta­ca­do en la Se­ma­na de Cuen­ca, con la in­ter­pre­ta­ción del Re­quiem de Brahms y el Sta­bat Ma­ter de Ros­si­ni, de­fien­de que hay mú­si­ca religiosa (“es el ca­rác­ter, el am­bien­te de la pro­pia mú­si­ca lo que la ha­ce religiosa”) y hay tam­bién mú­si­ca “su­pues­ta­men­te religiosa que, aun­que va­ya so­bre tex­tos bí­bli­cos o sa­gra­dos, es me­nos religiosa que dra­má­ti­ca”. Y po­ne co­mo ejem­plos de es­to úl­ti­mo, el pro­pio Sta­bat Ma­ter ros­si­niano o el Re­quiem de Ver­di en al­gu­nos o mu­chos de sus pa­sa­jes.

En cam­bio, cier­to frag­men­to de la Sin­fo­nía fan­tás­ti­ca, de Ber­lioz, es sin du­da mú­si­ca religiosa; de he­cho, el pro­pio com­po­si­tor ano­ta: “Re­li­gio­sa­men­te”, en la con­clu­sión de En­sue­ños y pa­sio­nes, el pri­me­ro de los Epi­so­dios de la vi­da del ar­tis­ta. Por el con­tra­rio, la po­pu­la­rí­si­ma can­ta­ta Car­mi­na Bu­ra­na es otra co­sa: se nos in­di­ca cla­ra­men­te que son “can­tos pro­fa­nos”, por si no nos da­mos cuen­ta.

Cre­yen­tes y no cre­yen­tes, ag­nós­ti­cos o ateos, idea­lis­tas o ma­te­ria­lis­tas, re­li­gio­sos, lai­cis­tas y... pro­fa­nos: para to­dos, la mú­si­ca es, en efec­to, el idio­ma co­mún. Y la Se­ma­na Santa es una épo­ca tan bue­na co­mo cual­quier otra para re­go­ci­jar­se con ella.

No hay que ser cre­yen­te o re­li­gio­so para dis­fru­tar de la Pa­sión se­gún San Ma­teo, de Bach

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.